6 hábitos matutinos que pueden perjudicar tu salud

0
414
habitos matutinos

Todos tenemos algunos hábitos matutinos que realizamos como parte de nuestra rutina diaria, pero lo que muchos no saben es que hay algunos que pueden ser peligrosos y perjudiciales para la salud. Así que presta atención y cambia esos malos hábitos para que empieces a notar los beneficios que esto trae a tu cuerpo.

1. No te bañas por la mañana o te duchas con agua caliente:

De acuerdo con la profesora e investigadora de Harvard la Dra. Shelley Carson, la ducha de la mañana hace que sea más fácil para nosotros encontrar soluciones, ya que estimula el sistema nervioso simpático haciendo que el cerebro se mantenga alerta y está menos propenso a distraerse por factores externos; además de ello le permite generar ideas nuevas y creativas, así que nunca te saltes la ducha.

A pesar de ello hay personas que sí se dan una ducha pero con agua caliente, esto de igual forma no es recomendable, ya que como sabemos, darse un baño caluroso relaja nuestro cuerpo haciendo que en vez de activarnos nos den ganas es de acurrucarnos en la cama; Como recomendación es preferible tomar una ducha fría para estimular nuestra actividad cerebral y a su vez perder peso, ya que está comprobado que el agua fría estimula tu hipotálamo que es el órgano termorregulador por excelencia, haciendo que este cumpla su función de generar calor interno para contrarrestar el frío externo quemando unas calorías extra.

2. Revisas tu teléfono:

Las investigaciones muestran que el 80% de las personas revisan su dispositivo celular una vez que se despiertan. Pero aunque no lo creas, la manera en que nos despertamos influirá en cómo pasaremos el resto del día; así que si quieres tener un día más eficiente deja de perder tu tiempo chequeando la vida de las demás personas y dedícale más tiempo a la tuya. Lo mismo pasa con los correos del trabajo, deja eso para la oficina y disfruta tu despertar colocando algo de música o cocinando algo saludable.

3. Te arreglas con la luz apagada:

Muchas personas dicen ¿para qué voy a abrir las cortinas y dejar entrar la claridad a mi habitación si lo puedo hacer con la luz apagada?, Pues según como lo explica la Dra. natalie Dautovich profesora y psicóloga de la fundación nacional del sueño “cuando nos arreglamos para ir al trabajo en la oscuridad, esto podría engañar a nuestro cerebro, haciéndolo pensar que aún es de noche conllevando a que te mantengas en un estado de somnolencia pudiendo perjudicar tus actividades en el día. Para evitar esto enciende la luz o simplemente abre las cortinas y deja entrar la claridad, tus ojos no se van a derretir por esto.

4. Pierdes mucho tiempo eligiendo qué ropa te vas a poner:

Seguramente eres una de esas personas que deja todo para hacer en las mañanas y una de esas cosas es la de escoger la ropa que te vas a poner para ir al trabajo; recuerda que nuestras mañanas son bastante agitadas y el tiempo pasa más rápido pudiendo conllevar a que llegues tarde al trabajo. Para que esto te resulte más fácil opta por escoger la ropa en la noche e incluso si amerita un poco de planchado te dará mas oportunidad de hacerlo. Hasta el mismo Steve Jobs creador de la marca Apple utilizaba siempre sus mismos jeans con los suéter negros cuello de tortuga y no era porque quisiera ahorrar dinero sino porque sabía que su tiempo era valioso. Ordena tu clóset donde donde puedas colocar la ropa por estación y tipo de actividad, de esta manera se te será más fácil elegirla.

5. Bebes una taza de café negro:

A pesar de que tomar una taza de café negro puede ser una bebida energizante por su alto contenido de cafeína que aumenta la vascularización sanguínea, lo cierto es que también libera una hormona llamada cortisol la cual se libera en momentos de tensión y estrés pudiendo generarte un poco de ansiedad; y peor aún si lo tomas con el estómago vacío corres el riesgo de sufrir de gastritis por aumentar la producción de ácido clorhídrico en el estómago. Es por ello que según las investigaciones la mejor hora para tomarte tu primera taza de café es después de 4 horas de haberte levantado y acompañándolo de un buen desayuno.

6. Tiendes la cama apenas te levantas:

A pesar de que es costumbre tender la cama apenas nos levantamos, lo cierto es que estamos cometiendo un gravísimo error. En el polvo existe una serie de parásitos llamados ácaros los cuales se depositan en cualquier interior de la casa incluidas las sábanas que no se lavan frecuentemente, es por ello que al momento de levantarnos y tender la cama, no dejamos que la humedad que se encuentra acumulada se evapore, dejando un medio propicio para que puedan habitar estos parásitos por un largo tiempo, pudiendo reproducirse e infectar tu piel. Es por ello que se recomienda retirar el cobertor de la cama por completo y dejar que tus sábanas se sequen mientras te preparas para irte al trabajo luego de ello si puedes tenderla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here