Adicción a las cirugías plásticas: Cuando la belleza se convierte en una obsesión

0
97
ADICCION A LAS CIRUGIAS PLASTICAS ADICTOS A LAS CIRUGIAS PLÁSTICAS ADICCION CIRUGIAS ESTETICAS

Vivimos en una sociedad en la que se da mucha importancia a como nos vemos. El hecho de calzar en el canon de belleza impuesto parece ser determinante para nuestra integración o valor que tenemos en nuestro grupo social. Hay quienes recurren a una rutina de ejercicios con el deseo de mejorar el aspecto físico, pero a veces este deseo se convierte en obsesión, llevándonos a tomar medidas mayores. Las cirugías plásticas nos permiten mejorar algunas características de nuestro aspecto, sin embargo, en algunos casos se recurre a estas de manera obsesiva. Un mínimo defecto se convierte en motivo de una visita al quirófano. La búsqueda de la belleza a veces sobrepasa los límites y puede convertirse en una adicción a las cirugías plásticas.

La idea no es satanizar las cirugías estéticas. Si una persona desea mejorar alguna característica de su aspecto, es libre de hacerlo. Podemos hablar de una problemática si la idea de realizarse cirugías estéticas para corregir defectos mínimos es compulsiva y continúa a pesar de que ya se realizó la intervención o cuando limita o afecta la vida el desarrollo de una persona.

cirugias plasticas cirugias esteticas adictos a las cirugias plsticas

¿Todos aquellos que se realizan una cirugía estética tienen un problema?

La respuesta es no. No todas las personas que se realizan una intervención tienen un problema. También existen argumentos a favor de la cirugía plástica. Realizarse una cirugía para mejorar alguna característica física si se  cuenta con los medios y la motivación necesaria para ello no tiene nada de malo.

Si la decisión es meditada y si al realizarse la intervención, la persona queda satisfecha con el resultado y continúa con su desarrollo sin problemas.

Existen casos significativos, como en los casos de cirugía maxilofacial u ortognática. En estos casos puede observarse asimetría facial que puede ser bastante evidente y esto puede afectar, en muchos casos, el autoestima del paciente debido a la observación de su entorno social.

En muchos casos, cuando el paciente ha tomado una decisión equilibrada, razonable y recibe preparación emocional en el pre y postoperatorio, queda satisfecho y obtiene buenos resultados tanto física como emocionalmente. Aquí el link del blog que contiene el testimonio de quien pasó por una cirugía y obtuvo resultados satisfactorios.

¿Quienes tienen adicción a las cirugías plásticas?

Los médicos cirujanos indican que, para identificar a aquellos pacientes que pueden tener un problema de adicción a las cirugías, preguntan por aquellas características físicas con las que el paciente se siente conforme o a gusto.

Si el paciente puede mencionar aspectos que le agradan de si mismo físicamente y puede definir con precisión qué es lo que quiere mejorar, entonces se tiene evidencia de que posee estabilidad, tiene límites claros, sabe qué es lo que quiere y quedará satisfecho.

Por el contrario, si el paciente no puede identificar aspecto que le agraden de si mismo, rompe en llanto, menciona varias cirugías plásticas previas o indica una imperfección pequeña e imperceptible a la vista, se puede evidenciar rasgos de trastorno dismórfico o adicción a las cirugías plásticas .

Tipos de pacientes que recurren a las cirugías plásticas

De acuerdo a lo observado en consulta, tanto por médicos cirujanos como por psicólogos, se identifican algunos perfiles respecto a quienes desean realizarse una cirugía plástica.

Estables y racionales

Estos son los pacientes que considerados aptos para pasar por una intervención quirúrgica sin riesgo emocional. Estos paciente se caracterizan por poseer una autoestima adecuada, en la que son capaces de identificar aspectos de mejora tanto personal como físicamente y también pueden reconocer aspectos que les agraden de si mismos.

Estos pacientes tienen una adecuada inteligencia emocional, si bien desean corregir algo, saben exactamente qué es y cómo lo quieren. Al ser orientados por los médicos sobre el resultado están de acuerdo y no desean ni menor ni mayor resultado de el mencionado.

Al reconocer aspectos que les agrada de si mismos, poseen una idea realista de cómo se verán al finalizar la intervención. Es decir, saben que conservarán mucho de su aspecto físico inicial y que sólo se modificará la característica objetivo de intervención. Mientras que los pacientes que presentan mayor inestabilidad poseen, en muchos casos, la idea de que se verán como otra persona, los pacientes con mayor estabilidad tienen expectativas más cercanas a la realidad.

Estos pacientes, además, planifican y evalúan los riesgos de la operación. Se toman el tiempo para elegir el lugar más seguro y con las condiciones adecuadas para llevar a cabo la intervención. La decisión de estos pacientes es racional, objetiva y no está dominada por la ansiedad.

adiccion a cirugias plasticas adictos a cirugias plasticas

Quienes acuden por una crisis

Hacer un viaje o un cambio de look son actividades que solemos realizar como una manera de ayudarnos a soltar y superar una crisis. Estas actividades nos ayudan a interiorizar la aceptación del cambio, pero recurrir a una cirugía en momento de crisis no es la mejor elección.

Muchos pacientes desean una cirugía plástica cuando experimentan una pérdida, fracaso o insatisfacción consigo o con algún área de la vida. Muchos recurren a una cirugía cuando han experimentado el fallecimiento de un ser querido, pero sobre todo, cuando terminan relaciones amorosas o descubren infidelidades.

En consulta se observa que estos pacientes desean mejorar el aspecto porque creen que fueron reemplazados debido a que no se veían lo suficientemente atractivos en comparación a otras personas.

Lo delicado de esta decisión es que el paciente ve a la cirugía como una manera de afrontamiento y pone todas sus esperanzas en que esta es la solución al problema que se presentó. Cuando el paciente constata la realidad y ve que no soluciona el problema, experimenta mayor frustración y tristeza a la que experimentó en un inicio. Este escenario trae como consecuencia un círculo vicioso de cirugías plásticas “insatisfactorias”.

El exigente y perfeccionista

Los pacientes con adicción a las cirugías presentan este perfil. Lo que ocurre con estos pacientes es que se realizan una cirugía para mejorar un parte del aspecto físico, pero al culminar, esta operación los estimula a realizarse la siguiente.

En lugar de quedar satisfechos, se dan cuenta de que existe algo más por mejorar u opinan que no es suficiente. Al finalizar la cirugía, el médico cirujano indica que la intervención se realizó con éxito, pero el paciente opina que aún hay algo por mejorar o que debió hacerse de otra  manera. En lugar de aceptar el resultado, encuentran razones por las que la operación está mal y debido a esto entran en una espiral de frustración, desesperación, tristeza e incluso enojo, el cual puede dirigirse al médico cirujano.

La adicción a las cirugías plásticas también está relacionado a la no aceptación del paso del tiempo y el envejecimiento. Quienes no lo aceptan como un proceso natural, recurren a cirugías plásticas ante la más mínima señal de envejecimiento.

El objetivo con estos paciente será hacerlos reflexionar acerca de sus expectativas y lograr que puedan definir un objetivo concreto que se ajuste a la realidad.

adiccion a las cirugias plasticas adiccion cirugias esteticas

Recomendaciones

Como mencionamos anteriormente, las cirugías plásticas no son un indicador definitivo de algún problema. El problema surge sólo si se convierte en una necesidad, que una vez realizada, genera mayor malestar, en lugar de satisfacción.

Si deseamos o sabemos de alguien que desea realizarse una cirugía plástica, debemos tratar de responder las preguntas ¿Qué es lo que no le gusta de usted? y por otro lado, ¿Qué es lo que te gusta de ti y no cambiarías?. Estas preguntas son clave para poder darnos cuenta de si estamos tomando una decisión adecuada o si, por el contrario, estamos actuando sin tomar en cuenta muchos factores, con la intensión de darle solución a problemas que demandan otra solución o no nos encontramos en el estado emocional más adecuado para hacerlo.

Si identificamos que estamos en cualquiera de estos escenarios, lo más recomendable es buscar apoyo de parte de un profesional de la salud mental. Una vez abordadas las dificultades que podamos presentar, entonces podremos tener mayor determinación y estabilidad para tomar una decisión adecuada que nos brinde satisfacción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here