Antisociales: Personas que no se adaptan a las normas de la sociedad

0
250
trastorno antisocial de la personalidad

Anteriormente hemos escuchado la palabra antisocial para referirnos a que alguien no le gusta o le cuesta relacionarse con otros y podemos entenderlo como una dificultad ante la vida en la sociedad, como una persona retraído o reservado.

Sin embargo, en la psicología lo podemos comprender dentro de un trastorno de personalidad antisocial, a veces llamado sociopatía en donde la persona no muestra consideración por lo bueno o malo e ignora los derechos y sentimientos de los demás. La personalidad antisocial no tiende a mostrar culpa o remordimiento de sus comportamientos. A continuación, te hablaremos más del trastorno de personalidad antisocial.

¿Qué es el trastorno de personalidad antisocial?

La personalidad antisocial es una afección de salud mental en la cual una persona tiene un patrón a largo plazo de manipulación, explotación o violación de los derechos de los demás. Este comportamiento suele ser criminal. Este tipo de condición es un tipo de trastorno de personalidad particularmente desafiante caracterizado por un comportamiento impulsivo, irresponsable y con frecuencia delincuente.

Al igual que otros tipos de trastornos de la personalidad, el trastorno de personalidad antisocial está en un espectro, lo que significa que puede variar en severidad desde el mal comportamiento ocasional hasta violar la ley repetidamente y cometer delitos graves.

Se considera que los psicópatas tienen una forma grave de trastorno de personalidad antisocial.

¿Cuáles son sus causas? 

Los investigadores creen que entre sus causas están los factores genéticos y ambientales, como el maltrato infantil, contribuyen al desarrollo de esta condición. Las personas con un padre antisocial o alcohólico tienen un mayor riesgo. El fuego y la crueldad con los animales durante la infancia están relacionados con el desarrollo de la personalidad antisocial.

Es común ver en estos casos que en su infancia hayan tenido padres que son hostiles, abusen de ellos o los maltraten. Con este modelo de crianza los niños pueden asumir que ejercer su voluntad está por encima de otras consideraciones, cosa que se manifestara en a adultez.

Del mismo modo, que en el caso de los padres ausentes o muy permisivos los niños terminan aprendiendo a que siempre pueden hacer su voluntad, y que reaccionan de forma vengativa ante el cese o amenaza a que ello acabe.

La prevalencia total de las personas que sufren del trastorno antisocial de la personalidad en las muestras de población general es aproximadamente del 3 % en los varones y del 1 % en las mujeres.  En los lugares de tratamiento de abuso de sustancias y en la cárcel o en el marco forense, se han encontrado cifras de prevalencia incluso más elevadas.

¿Cómo se manifiesta el trastorno de personalidad antisocial?

Los adultos con trastorno antisocial de la personalidad suelen manifestar comportamientos  antisociales antes de los 15 años es decir, tendrá un historial de trastorno de conducta durante la infancia, como el absentismo escolar por ejemplo: no ir a la escuela, la delincuencia, cometer delitos o el uso indebido de sustancias y otras conductas perturbadoras y agresivas.

Una persona con trastorno de personalidad antisocial puede:

  • Explotar, manipular o violar los derechos de los demás
  • Falta de preocupación, arrepentimiento o remordimiento por la angustia de otras personas o no aprende de sus errores
  • Comportarse de manera irresponsable y mostrar desinterés por el comportamiento social normal
  • Tener dificultades para mantener relaciones a largo plazo.
  • Ser incapaz de controlar su ira
  • Culpar a otros por problemas en sus vidas
  • Violar repetidamente la ley
  • Ser capaz de actuar ingenioso y encantador
  • Tener problemas con el abuso de sustancias
  • Miente, roba, y pelea a menudo
  • A menudo puede estar enojado o arrogante

Si bien el trastorno antisocial de la personalidad se considera una afección que dura de por vida, en algunas personas hay ciertos síntomas, como las conductas delictivas y destructivas, que pueden disminuir con el transcurso del tiempo. Pero no está claro si esta disminución es producto de la edad o de una concientización mayor sobre las consecuencias de la conducta antisocial.

Las consecuencias del trastorno de personalidad antisocial

Las complicaciones, las consecuencias y los problemas del trastorno de personalidad antisocial pueden ser, entre otros, los siguientes:

  • Maltrato hacia la pareja o maltrato o descuido hacia los hijos
  • Abuso de alcohol o sustancias
  • Estar en cárcel o prisión
  • Conductas homicidas o suicidas
  • Padecer otros trastornos de salud mental, como depresión o ansiedad
  • Nivel económico y social bajo o no tener hogar
  • Participación en pandillas
  • Muerte prematura, generalmente, como consecuencia de la violencia

Diagnóstico

La personalidad antisocial no se puede diagnosticar antes de los 18 años y debe ser confirmada por una evaluación psicológica. Para realizar el diagnostico se debe descartar con otros trastornos primero, ya que se trata de un diagnóstico grave. Al evaluar los rasgos antisociales, el clínico le será útil tener en cuenta el contexto social y económico en el que ocurren estos comportamientos.

El diagnóstico del trastorno de personalidad antisocial normalmente se basa en lo siguiente:

  • Una evaluación psicológica que explora los pensamientos, los sentimientos, las relaciones, los patrones de comportamiento y los antecedentes familiares
  • Historia clínica y antecedentes personales
  • Los síntomas enumerados en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DMS-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría)

Este comportamiento generalmente se vuelve más extremo y desafiante a finales de la adolescencia y principios de los 20. Puede mejorar para cuando la persona llegue a los 40 años. La identificación del trastorno de personalidad antisocial de manera temprana puede ayudar a mejorar los resultados a largo plazo.

¿Cuál es el tratamiento para el trastorno de personalidad antisocial?

Esta afección es uno de los trastornos de personalidad más difíciles de tratar. A pesar de ser complicado su tratamiento en el caso de algunas personas, se puede tratar y seguir minuciosamente a lo largo del tiempo, lo cual puede ser beneficiosos. Buscar médicos y profesionales de salud mental adecuados y con experiencias en el tratamiento del trastorno de personalidad antisocial puede ayudar mucho.

Del mismo modo, las personas rara vez buscan tratamiento por su cuenta y pueden iniciar la terapia solo cuando el tribunal lo obliga a hacerlo. El tratamiento depende de la situación particular de cada persona, su deseo de participar en él y la gravedad de los síntomas.

Psicoterapia

La psicoterapia, también llamada terapia conversacional, a veces se utiliza para tratar el trastorno antisocial de la personalidad. La terapia puede incluir, por ejemplo, manejo de la ira y la violencia, tratamiento por abuso de sustancias y tratamiento para otras afecciones de salud mental.

Sin embargo, la psicoterapia no siempre es eficaz, sobre todo si los síntomas son intensos y la persona no puede reconocer que contribuye a problemas graves.

Medicamentos

No existen medicamentos específicamente aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para tratar el trastorno antisocial de la personalidad. Los médicos pueden recetar medicamentos para afecciones que, a veces, se asocian con el trastorno antisocial de la personalidad, como la ansiedad o la depresión, o para síntomas de agresión. Por lo general, los medicamentos se recetan con mucho cuidado, ya que algunos pueden utilizarse incorrectamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here