Asma: La enfermedad respiratoria e inflamatoria más común en la juventud

0
231

Seguramente, alguna vez en tu vida vida, haz escuchado hablar sobre el asma bronquial, ya que esta es una de las enfermedades crónicas del sistema respiratorio más comunes que existe hoy en dia y que varía mucho de un país a otro. Esta afecta alrededor del 3 al 7% de la población adulta, siendo más frecuente en edades infantiles.

En los últimos veinte años se ha convertido en una patología con un aumento en su morbilidad, debido en parte a la contaminación ambiental y las consecuencias de esta, además del aumento de la población mundial. Por ejemplo, la organización mundial de la salud reportó que un 8% de la población suiza padecía de asma, comparado con solo 2% hace 25-30 años atrás. He aquí la importancia de tener todo el conocimiento de esta enfermedad, como te lo explicaremos a continuacion:

¿Qué es el asma bronquial?

Es una afección crónica de las que las vías respiratorias, en donde estas se estrechan y se inflaman produciendo un moco adicional. Esto puede dificultar la respiración y provocar tos, sibilancias y dificultad para respirar.

Para algunas personas, el asma es una molestia menor. Para otros, puede ser un problema importante que interfiere con las actividades diarias y puede llevar a un ataque de esta enfermedad potencialmente mortal que requiere un tratamiento medico en un centro de salud.

¿Por qué se produce el asma (patogenia)?

El origen de la enfermedad es algo complejo, los científicos piensan que después de la exposición de un factor desencadenante, esto producirá una serie de cambios en nuestro organismo que involucra:

1. La inflamación de la vía aérea:

la presencia de edema o secreciones contribuye tanto con la obstrucción como con la hiperreactividad. Muchas células inflamatorias están implicadas en esta inflamación: mastocitos, eosinofilos, celulas epiteliales, macrofagos y linfocitos T activados

2. obstrucción intermitente al flujo aéreo

La presencia de edema se produce entre 6 a 24 horas después del contacto con el alergeno, dando La formación de tapones mucosos por la acumulación de exudado rico en proteínas y residuos celulares originando asi la broncoconstricción. La remodelación de la vía aérea se asocia con cambios estructurales del árbol bronquial debido a la inflamación mantenida en el tiempo y afecta en forma muy importante la reversibilidad de la obstrucción

3. La hiperreactividad bronquial

Incremento en la respuesta broncoconstrictora de las vías respiratorias.

asma bronquial

¿Cuáles son los causas del asma (etiología)?

Las causas que provocan el esta enfermedad y motivan la respuesta de los mecanismos principalmente inmunológicos se clasifican en:

Extrínsecas (Provocados por un factor del exterior):

Iniciada en la infancia con antecedentes familiares positivos para alergias y se asocia con una hipersensibilidad tipo 1 y otras manifestaciones alérgicas (IgE); en aproximadamente 50% de los niños con asma y un porcentaje menor de adultos, la exposición a alérgenos es responsable parcial o sustancialmente de la inflamación asmática por medio de reacciones de hipersensibilidad, tales como:

  • El aire de pobre calidad (producido por contaminación automovilística o niveles elevados de ozono)
  • Cigarrillo ( en especial por fumadoras maternas)
  • Infecciones virales a una edad temprana
  • El uso de antibióticos a temprana edad (puede causar la aparición de asma al modificar la flora microbiana normal de un individuo, predisponiéndolo a una modificación del sistema inmune)
  • Enfermedad celiaca se asocia con frecuencia a procesos recurrentes de vías respiratorias altas de naturaleza inmuno-alérgica, tales como el asma y la rinitis
  • Estrés psicológico, entre otras.

Intrínsecas o idiopática:

Por lo general comienza en mayores de 35 años y sin antecedentes personales ni familiares. Se inicia por estímulos no inmunológicos, sin elevar IgE, representados por microbios, hongos, tos, trastornos psíquicos, estrés, etc.

Mixtas:

Combinación con frecuencia de naturaleza bacteriana de factores intrínsecos y extrínsecos.

¿Cuáles son los síntomas del asma (cuadro clínico)?

Los síntomas más característicos del asma bronquial son:

  • La disnea o dificultad respiratoria de intensidad y duración variable y con la presencia de espasmos bronquiales
  • habitualmente se acompaña de tos
  • Secreciones mucosas
  • Respiración sibilante.
  • También se caracteriza por la rigidez torácica en el paciente y su respiración sibilante.
  • En algunos pacientes estos síntomas persisten a un nivel bajo, mientras que en otros, los síntomas pueden ser severos y durar varios días o semanas. Bajo condiciones más graves, las funciones ventilatorias pulmonares pueden verse alteradas y causar cianosis e incluso la muerte.

Es importante acotar que cuando el asma o sus síntomas, tal como la tos, no mejoran, es posible que se deba a:

  • Algún desencadenante en el entorno del paciente, como en la casa, colegio o trabajo: polvo, animales, cucarachas, moho y el polen, aire frío, humo de tabaco, entre otros.
  • Algún desencadenante ocupacional, en el cual es característico que el paciente mejore durante los fines de semana o cuando esté en vacaciones.
  • El paciente no está tomando algún medicamento, incluyendo el inhalador, de la manera correcta. En algunos casos será necesario cambiar de medicamento por alguno más efectivo para el control a largo plazo.
  • Puede que el asma sea más grave de lo que se piensa, por lo que los casos de asma recurrentes deben ser consultados con especialistas en asma.
  • Es posible que no sea asma, sino otra enfermedad la que afecte al paciente.

¿Cuál es la clasificación del asma?

El asma se puede clasificar en dos categorías, sin embargo el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre 2007, plantea un punto fuerte que indica que el control total del asma de su hijo es en realidad lo más importante, no el nivel de gravedad que resulta en cualquier momento. Los ajustes del tratamiento se basan principalmente en qué tan bien controlada está el asma de su hijo cuando se evalúa en las visitas de seguimiento. ´Pero aquí te mostraremos las dos clasificaciones:

Según el nivel de severidad:

  • Asma intermitente

Un niño que tiene síntomas de dificultad para respirar y ataques de tos no más de 2 días a la semana se considera que tiene asma intermitente; las crisis nocturnas ocurren dos veces al mes como máximo. Fuera de estos cuantos episodios, un niño con asma intermitente no padece los síntomas del asma. Cualquier niño con síntomas de asma con mayor frecuencia que 2 días a la semana o 2 noche al mes, en promedio, se considera que ya no tiene asma intermitente sino asma persistente. El asma persistente tiene 3 niveles de gravedad.

  • El asma persistente leve

En el asma persistente leve, los síntomas ocurren más de dos veces por semana pero menos de una vez al día, y las crisis puede afectar la actividad. Las crisis nocturnas ocurren con mayor frecuencia que dos veces al mes pero menos de una vez a la semana. La función del pulmón es el 80% de lo normal o más.

  • Asma persistente moderada

El asma se clasifica como persistente moderada si los síntomas ocurren diariamente. Las crisis ocurren y generalmente duran varios días. La tos y la dificultad para respirar pueden interrumpir las actividades normales del niño y dificultar el sueño. Las crisis nocturnas pueden ocurrir más de una vez a la semana. En el asma persistente moderada, la función del pulmón está casi entre el 60% y 80% de lo normal, sin tratamiento.

  • El asma persistente severa:

En el asma persistente severa, los síntomas ocurren diariamente y con frecuencia. También restringen con frecuencia las actividades del niño o trastornan su sueño. La función del pulmón es menor del 60% del nivel normal sin tratamiento. El nivel severo de asma es el menos común.

Según los niveles de control del paciente con asma:

  • Controlado: sin síntomas diarios o nocturnos, no necesita medicamentos de rescate, sin exacerbaciones y un PEF normal.
  • Parcialmente controlado: síntomas diurnos o más de dos veces por semana, algún síntoma nocturno, a menudo amerita uso de medicamentos de rescate más de dos veces por semana, con una o más crisis por año.
  • No controlado: tres o más características del asma, con exacerbaciones semanales

sintomas del asma

¿Cómo se diagnostica el asma?

1. Anamnesis:

El diagnóstico del asma comienza con un interrogatorio del cuadro clínico, la historia familiar y antecedentes de riesgo o crisis anteriores tomando en consideración el tiempo de evolución del cuadro y las crisis. La mayoría de los casos de asma están asociados a condiciones alérgicas, de modo que diagnosticar trastornos como rinitis y eczema conllevan a una sospecha de asma en pacientes con la sintomatología correcta: tos, asfixia y presión en el pecho.

2. ​El examen físico: 

La inspección del tórax: puede mostrar tiraje o retracción subcostal o intercostal. Las dimensiones del tórax en pacientes asmáticos crónicos varían en comparación con niños no asmáticos, característico el aplanamiento costal. La inspección puede revelar detalles al diagnóstico, como el descubrimiento de dermatitis alérgicas, etc.

A la auscultación: Por lo general revela las sibilancias que caracterizan al asma con el uso del estetoscopio sobre el campo pulmonar utilizado por el medico. Es importante evaluar si el paciente ya recibió algún tratamiento antes de la consulta médica, así como los eventos desencadenantes de la crisis.

En algunos casos severos, la broncoobstrucción es tal que se presenta un silencio auscultatorio, sin embargo, el resto de la clínica es tan florida por la incapacidad respiratoria que el diagnóstico no amerita la percepción de sibilancias para el tratamiento de estas crisis grave de asma.

3. ​Estudios de imagen: 

Rayos x de tórax: nos puede ayudar a ver si existen signos de atrapamiento de aire por la broncoconstricción que se produce y a su vez observar si existe algún tipo de infección respiratoria asociada al asma.

Pruebas para medir la función pulmonar: tal como la espirometría, esta prueba calcula el estrechamiento de sus bronquios al verificar la cantidad de aire que puede exhalar después de una respiración profunda y la rapidez con que puede exhalar.

4. ​Laboratorio: 

Exámenes de sangre: El hemograma sirve para ver si existe un aumento de la leucocitos en caso de que haya fiebre o un proceso infeccioso asociado al asma.

¿Cuál es el tratamiento del asma?

El tratamiento debe incluir la identificación de los elementos que inicien la crisis, tales como polenes, ácaros, pelos de mascotas etc., si esto no resulta, entonces se puede recurrir al tratamiento médico. el cual veras a continuación:

 

  • Tratamiento médico

El tratamiento farmacológico específico recomendado para pacientes con asma depende en la severidad de su enfermedad y la frecuencia en la aparición de los síntomas. Eso lo decidirá el medico tratante, pero los mas usados son:

  • Nebulizadores:

Los nebulizadores proveen una dosis más continua y duradera al vaporizar la medicina diluida en solución salina, el cual el paciente inhala hasta que se administra la dosis completa. No hay evidencias de que sean más efectivas que un spacer. El alivio de crisis asmáticas incluye medicamentos: agonistas de receptores beta (como el salbutamol), Los agonistas adrenérgicos (la adrenalina inhalada ha demostrado ser un agente efectivo en la culminación de una crisis asmática),

Medicamentos anticolinérgicos, tales como el bromuro de ipratropio pueden ser usados y no tienen los efectos cardíacos, de modo que pueden ser administrados en pacientes con cardiopatías. Los glucocorticoides inhalados por lo general son considerados medicamentos preventivos, sin embargo, se ha desmostrado el beneficio de 250 µg de beclometasona cuando se toma en una combinación con 100 µg de albuterol.

nebulizadores para es asma

  • Agonistas de acción rápida:

Los broncodilatadores de acción prolongada tienen una estructura molecular muy similar a los agonistas β2 de corta duración, pero tienen cadenas laterales más largas lo que resulta en un efecto de 12 horas de duración, de modo que son usados para el alivio sintomático durante la noche. Algunos de los agonistas β2 de larga duración disponibles en el mercado incluyen el salmeterol, formoterol, bambuterol.

nebulizador

¿Cómo se puede prevenir el asma?

Si bien no hay forma de prevenir el asma, al trabajar juntos, usted y su médico pueden diseñar un plan paso a paso para vivir con su afección y prevenir los ataques de asma. El asma es una condición continua que requiere monitoreo y tratamiento regular. Tomar el control de su tratamiento puede hacer que se sienta más en control de su vida en general.

1. Vacúnese contra la influenza y la neumonía:

Mantenerse al día con las vacunas puede evitar que la gripe y la neumonía desencadenen brotes de asma.

2. Identificar y evitar los desencadenantes del asma:

Una serie de alergenos e irritantes al aire libre, que van desde polen y moho hasta aire frío y contaminación del aire, pueden desencadenar ataques de asma. Averigüe qué causa o empeora su asma y tome medidas para evitar esos desencadenantes.

3. Vigila tu respiración:

Puede aprender a reconocer las señales de advertencia de un ataque inminente, como tos leve, sibilancias o falta de aliento. Pero debido a que su función pulmonar puede disminuir antes de que note algún signo o síntoma, mida y registre regularmente su flujo de aire máximo con un medidor de flujo máximo local.
Identificar y tratar los ataques tempranamente. Si actúas rápidamente, es menos probable que tengas un ataque severo. Tampoco necesitará tantos medicamentos para controlar sus síntomas.

4. Tome su medicación según lo prescrito:

Solo porque su asma parece estar mejorando, no cambie nada sin antes consultar con su médico. Es una buena idea llevar sus medicamentos con usted a cada consulta con el médico, para que su médico pueda verificar que está usando sus medicamentos correctamente y que está tomando la dosis correcta.

5. Preste atención si tiene que usar continuamente el inhalador de alivio rápido:

Si confía en su inhalador de alivio rápido, como el albuterol, su asma no está bajo control. Consulte a su médico sobre cómo ajustar su tratamiento.

6. Usa tu aire acondicionado:

El aire acondicionado reduce la cantidad de polen en el aire de los árboles, pastos y malezas que encuentran su camino en el interior. El aire acondicionado también reduce la humedad interior y puede reducir su exposición a los ácaros del polvo. Si no tiene aire acondicionado, intente mantener las ventanas cerradas durante la temporada de polen.

7. Evitar las esporas de moho:

Limpie las áreas húmedas en el baño, la cocina y alrededor de la casa para evitar que se desarrollen las esporas de moho. Deshágase de las hojas mohosas o de la leña húmeda en el patio.

8. Limpiar regularmente Limpie su casa:

al menos una vez a la semana. Si es probable que levante polvo, use una máscara o pídale a otra persona que haga la limpieza.

9. Haz ejercicio regularmente:

Tener asma no significa que tenga que ser menos activo. El tratamiento puede prevenir los ataques de asma y controlar los síntomas durante la actividad. El ejercicio regular puede fortalecer el corazón y los pulmones, lo que ayuda a aliviar los síntomas del asma. Si hace ejercicio en temperaturas frías, use una mascarilla para calentar el aire que respira.

En conclusión:

ten en cuenta que, a pesar de que el asma puede ser desafiante y estresante y que en ocasiones, puedes sentirte frustrado, enojado o deprimido porque necesitas reducir tus actividades habituales y desprenderte de ciertas cosas que te gustaría hacer. No es el final de todo, el asma no tiene que ser una condición limitante, asi que la mejor manera de superar la ansiedad y la sensación de impotencia es comprender tu condición y tomar el control de tu tratamiento para que observes que si puedes llevar una vida normal y corriente como muchas personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here