Ataque de pánico: Miedo de sufrir una crisis de ansiedad

0
130
ataque de panico
“Un día sin ningún motivo, un sentimiento intenso de ansiedad se apoderó de mí. Sentí que no podía respirar, mi corazón palpitaba muy rápido y parecía que iba salir de mi pecho, que podría morir. Me sentía mareada y estaba sudando. Sentía como si no tuviera control sobre estos sentimientos, pensamientos y como si me estuviera ahogando y no pudiera pensar claramente”.

Las personas que sufren de ataques de pánico se sienten así y luchan día a día con esos sentimientos. Estos afectan al 30% de la población mundial, son episodios repentinos de miedo intenso que ocasionan síntomas físicos graves cuando no existe ningún peligro real o causa aparente.

Lo cierto es que la persona siente que pierde el control, que va morir e incluso siente miedo de sufrir otro ataque, a continuación te hablaremos de todo lo que experimenta una persona con ataques de pánico, sus causas y sus posibles tratamiento.

¿Qué es un ataque de pánico?

Los ataques de pánico también llamados crisis de angustia, según la American Psychiatric Association plantea que un ataque de pánico es una ola repentina de miedo abrumador que se produce sin previo aviso y sin ningún motivo.

Es mucho más intenso que la sensación de estar «estresado» que la mayoría de las personas experimenta. Asimismo, tiende aparecer en los adolescentes o adulto temprano siendo más común en mujeres que en hombres.

Está acompañado de al menos 4 de un total de 13 síntomas somáticos o cognoscitivos según el DSM V (Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). 

Además un ataque de pánico está caracterizado por las siguientes condiciones:

  • Ocurre de repente, sin ninguna advertencia y sin ninguna forma de detenerlo.
  • El nivel de miedo está fuera de proporción con la situación actual; A menudo, de hecho, no tiene relación alguna.
  • Pasa en unos minutos; el cuerpo no puede sostener la respuesta de «lucha o huida» por más tiempo que eso. Sin embargo, los ataques repetidos pueden continuar recurriendo durante horas.

Un ataque de pánico no es peligroso, pero en muchos casos las personas se sienten “loco o fuera de control” que lo hace ser aterrador.

El trastorno de pánico es terrible debido a los ataques de pánico asociados con él, y también porque a menudo conduce a otras complicaciones como fobias, depresión, abuso de sustancias, complicaciones médicas e incluso suicidio. Sus efectos pueden ir desde una leve palabra o deterioro social hasta una incapacidad total para enfrentar el mundo exterior.

De hecho, las fobias que desarrollan las personas con trastorno de pánico no provienen de temores de objetos o eventos reales, sino más bien del temor de sufrir otro ataque. En estos casos, las personas evitarán ciertos objetos o situaciones porque temen que estas cosas desencadenan otro ataque. 

¿Cuáles son los síntomas del ataque de pánico? 

Durante la crisis de ansiedad se producen una serie de síntomas que inician de forma brusca y alcanza su máxima expresión con rapidez habitualmente en 10 min o menos. Los síntomas principales son:

Fisiológicos:

  • Palpitaciones
  • Sudoración
  • Temblores o sacudidas
  • Sensación de ahogo o falta de aliento
  • Sensación de atragantarse
  • Opresión o malestar torácico
  • Náuseas o molestias abdominales
  • Inestabilidad o mareo
  • Parestesias (entumecimiento u hormigueo)
  • Escalofríos o sofocaciones

crisis de panico

Cognitivos:

  • Despersonalización
  • Miedo a perder el control o volverse loco
  • Miedo a morir

En la mayoría de las personas que padecen un ataque sufrirán otros más. Cuando los ataque son continuos o la persona siente una fuerte ansiedad de tener otro ataque. Este trastorno puede desencadenar otros problemas psicológicos.

Puede generar miedos irracionales llamados fobias y comenzar a tratar de evitar estas situaciones. En un tiempo, la necesidad de evitar estas situaciones y el grado de ansiedad por miedo a otro ataque, logran que la persona no quiera moverse de su casa. En este momento, la persona sufre trastorno de pánico con agorafobia.

También te puede interesar: “Ataque cardíaco repentino: 7 síntomas que te alertan sobre el”.

¿Qué causa el ataque de pánico?

Los ataques de pánico se pueden originar por una predisposición genética a los trastornos de ansiedad, algunos pacientes informan que un miembro de la familia tiene o tuvo un trastorno de pánico o algún otro trastorno emocional como la depresión.

Los estudios con gemelos han confirmado la posibilidad de «herencia genética» del trastorno. El trastorno de pánico también podría deberse a un mal funcionamiento biológico, aunque aún no se ha identificado un marcador biológico específico.

Por otro lado, los eventos estresantes del día a día y la vida agitada pueden desencadenar un ataque de pánico. También sea relacionado con la pérdida de un ser querido o separación reciente.

Algunos investigadores comparan el «factor de estrés de la vida» con un termostato; es decir, cuando el estrés reduce su resistencia, la predisposición física subyacente se activa y desencadena un ataque.

Tanto los factores físicos como psicológicos trabajan juntas al momento de desencadenar un ataque de pánico. Sin embargo los ataque pueden surgir de la nada, o la persona puede ayudar a provocarlos respondiendo a los síntomas físicos de una crisis de ansiedad.

Complicaciones de la crisis de ansiedad

Si los ataques de pánico no son tratados puede traer consecuencias muy graves a la persona. El trastorno de pánico sin tratamiento puede conducir de inmediato a una fobia. Esto se debe a que una vez que ha sufrido un ataque de pánico, puede comenzar a evitar situaciones como la que sufrió cuando ocurrió el ataque.

Muchas personas que sufren del trastorno de pánico tienden a evitar situaciones que puedan desencadenar los ataques de pánico. Por ejemplo: puede sufrir un ataque mientras conduce y comenzar a evitar conducir hasta que desarrolle una fobia real hacia él.

efectos secundarios de los ataques de panico

También las personas que sufren de crisis de ansiedad pueden desarrollar agorafobia, fobia social, porque creen que al permanecer adentro pueden evitar todas las situaciones que puedan provocar un ataque o que no puedan obtener ayuda. El miedo a un ataque es tan debilitante que prefieren pasar la vida encerrados en sus hogares. Si quieres saber más de este tipo de fobias puedes consultar el artículo “Agorafobia: El miedo a perder el control”.

Su calidad de vida se ve totalmente deteriorada, siendo más propensos al abuso de alcohol y otras drogas. Tienen mayor riesgo de intento de suicidio y de pasar más tiempo en salas de emergencia de hospitales. Incluso la persona puede abandonar pasatiempos, deportes, trabajo y otras actividades que lo enriquecen.

Las personas con crisis de ansiedad se sienten emocionalmente y físicamente menos saludables. Lo cierto es que los ataques de pánico se pueden tratar con éxito y las personas pueden llevar una vida normal, plena y satisfactoria.

¿Cómo diagnosticar el ataque de pánico?

Es importante saber que solamente se puede diagnosticar un trastorno de pánico con un terapeuta del área de la salud mental.

Según estudios las personas a veces visitan a 10 o más médicos antes de ser diagnosticados adecuadamente, y que solo una de cada cuatro personas con el trastorno recibe el tratamiento que necesita. Por ello es importante saber cuales son los síntomas para así obtener la ayuda adecuada.

Muchas personas experimentan ataques de pánico ocasionales, y si ha tenido uno o dos de estos ataques, probablemente no haya ninguna razón para preocuparse. El síntoma clave del trastorno de pánico es el temor persistente de tener futuros ataques de pánico y especialmente si ha tenido un ataque de pánico y tiene miedo continuo de tener otro.

Si sufre de ataques de pánico repetidos de cuatro o más. Hay muchas personas que experimentan la crisis de ansiedad ocasionalmente y si ha tenido uno o dos ataques, probablemente no haya ninguna razón para preocuparse.

Es importante tomar en cuenta estos signos  al momento de considerar la búsqueda de un profesional de la salud mental que se especialice en trastornos de pánico o ansiedad.

¿Cómo se puede tratar el ataque de pánico?

Como todo trastorno de ansiedad, los ataques de pánico son altamente tratables, y existen muchas terapias que la pueden abordar y son totalmente efectivos. La mayoría de las personas que han completado exitosamente el tratamiento pueden continuar experimentando evitación o ansiedad situacional, y en esos casos podría ser necesario un tratamiento adicional.

Las terapias cognitiva-conductual son las terapias más eficaces para tratar los ataques de pánico y en algunos casos se combina con medicamentos de ser necesario.

panico

Estas terapias pueden ayudar al paciente a identificar posibles desencadenantes de los ataques. El desencadenante en un caso individual podría ser algo como un pensamiento, una situación o algo tan sutil como un ligero cambio en los latidos del corazón.

Una vez que el paciente comprende que el ataque de pánico es independiente e independiente del desencadenante, ese desencadenante comienza a perder algo de su poder para inducir un ataque.

Las personas con trastorno de pánico tienen más miedo del ataque real que de objetos o eventos específico. Por otro lado, las técnicas de relajación pueden ayudar al paciente a poder atravesar de la mejor manera el ataque. Recuerda si sufres de ataques de pánico no puedes hacer hacer esto por sí solo, todas estas técnicas son descritos y prescritos por un psicólogo o psiquiatra.

Referencias Bibliográficas: 

1.- National Institute of Mental Health. Modificado en Febrero del  2017.Trastorno de pánico: Cuando el miedo agobia. (Revisado el 2 de mayo del 2019).  Disponible en linea en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/trastorno-de-panico-cuando-el-miedo-agobia/index.shtml

2.- American Psychological Association (APA). Respuestas a sus preguntas sobre el trastorno de pánico. (Revisado el 2 de mayo del 2019).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here