Cáncer de colon: señales que te alertan sobre él y como prevenirlo

0
1320
cancer de colon

Seamos honesto por un segundo: ¿Con qué frecuencia miras el papel higiénico (o dentro del inodoro) después de ir al baño? Si tu respuesta es “nunca”, podría ser el momento de comenzar a hacerlo; debido a que las tasas de cáncer colorrectal, los cáncer de colon y recto están en aumento entre los jóvenes de 20 a 49 años, dice Stacey Cohen, M.D., oncóloga médica que se especializa en el tratamiento de personas con cáncer colorrectal y otros tipos de cáncer gastrointestinal en Seattle Cancer Care Alliance.

¿Por qué se ha vuelto tan frecuente el cáncer de colon?

Aunque no lo creas el cáncer colorrectal es la segunda causa de muerte por cáncer en los EE. UU., Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. El Instituto Nacional del Cáncer estima que nada mas para el 2018 se diagnosticará a 140,250 personas con cáncer colorrectal, y que 50,630 morirán a causa de él; los científicos sospechan que esto se debe a los malos hábitos que llevan algunas personas en la actualidad.

Pero también existen buenas noticias y es que este tipo de enfermedad es altamente prevenible con una evaluación adecuada. Debido a que la detección temprana es clave, la American Cancer Society ahora recomienda que las evaluaciones comiencen a los 45 años, cinco años antes que la recomendación actual de los 50 años. Es por ello que es importante el conocimiento necesario sobre esta enfermedad para poder prevenirlo.

¿Qué es el cáncer de colon?

El cáncer de colon o también llamado  cáncer colorrectal hace referencia a la presencia de neoplasias (tumores) en el colon, recto y/o apéndice. Los científicos piensan que muchos de los casos de cáncer colorrectal nacen de un pólipo adenomatoso (tumor en forma de hongo que crece a partir de las glándulas en la mucosa) que al principio son benignos pero con el tiempo pueden ser cancerígenos. En la mayoría de los casos, el diagnóstico del cáncer localizado es por colonoscopia.

que es el cancer de colon

¿Cuáles son los factores de riesgo para padecer de esta enfermedad?

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de colon son:

1. Edad:

El riesgo de contraer cáncer colorrectal se incrementa al aumentar la edad. La mayoría de los casos ocurren entre los 60 y 70 años, mientras que antes de los 50 años es poco común, a menos que haya una historia familiar de aparición temprana de cáncer colorrectal.

Raza afroamericana:

Los afroamericanos tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer de colon que las personas de otras razas.

Antecedentes de cáncer:

Los individuos que previamente hayan sido diagnosticados y tratados por tener cáncer tienen un mayor riesgo que la población general de contraer cáncer colorrectal en el futuro. Las mujeres que hayan tenido cáncer de ovario, útero o del seno tienen un riesgo aumentado de la aparición de cáncer de colon.

Enfermedades inflamatorias intestinales:

Las enfermedades inflamatorias crónicas del colon, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de colon.

Síndromes heredados que aumentan el riesgo de sufrir cáncer de colon:

Los síndromes genéticos transmitidos a través de las generaciones de tu familia pueden aumentar el riesgo de tener cáncer de colon. Estos síndromes comprenden la poliposis adenomatosa y el cáncer colorrectal hereditario no poliposo, también conocido como «síndrome de Lynch».

Antecedentes familiares de cáncer de colon:

Tienes más posibilidades de padecer cáncer de colon si tienes un padre, hermanos, hermanas o hijos con esta enfermedad. Si más de un miembro de tu familia tiene cáncer de colon o de recto, el riesgo es aún mayor.

Una dieta con bajo contenido de fibra y alto contenido de grasas:

Los estudios demuestran que una dieta rica en carne y baja en frutas, vegetales, aves de corral y pescado aumenta el riesgo de cáncer colorrectal. En junio de 2005, una investigación por el Estudio Prospectivo Europeo Sobre Cáncer y Nutrición sugirió que las dietas altas en carnes rojas, al igual que aquellas bajas en fibra, están asociadas a un riesgo de cáncer colorrectal. Aquellos que frecuentemente comen pescado mostraron un riesgo disminuido. Sin embargo, otros estudios ponen en duda la aseveración de que una dieta rica en fibra disminuya el riesgo de cáncer colorrectal, más bien, las dietas bajas en fibra están asociadas a otros factores de riesgo que es lo que ha causado la confusión de asociarla con cáncer. De modo que la relación entre la fibra dietética y el riesgo de cáncer colorrectal permanece aún en controversia.

Diabetes:

Las personas con diabetes y resistencia a la insulina tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de colon.

Obesidad:

Las personas obesas presentan un mayor riesgo de tener cáncer de colon y de morir a causa de esta enfermedad en comparación con las personas cuyo peso se considera normal.

Fumar:

Es más probable que una persona que fuma muera de cáncer colorrectal que una persona no fumadora. La Sociedad Estadounidense contra el Cáncer hizo un estudio donde se encontró que era un 40% más probable que las mujeres que fuman murieran de cáncer colorrectal que una mujer que nunca haya fumado. Los fumadores masculinos tienen un riesgo 30% mayor de morir de esta enfermedad que sus homólogos no fumadores

quien puede padecer de cancer de colon

Radioterapia contra el cáncer:

La radioterapia dirigida al abdomen para tratar casos de cáncer previos aumenta el riesgo de padecer cáncer de colon y cáncer de recto.

¿Cómo se forma el Cáncer de colon (patogenia)?

Las células sanas crecen y se dividen de manera ordenada para mantener el funcionamiento normal del cuerpo. Sin embargo, cuando el ADN de una célula se daña se vuelve canceroso, entonces las células continúan dividiéndose, incluso si no se necesitan células nuevas y amedida que las células se acumulan, forman un tumor, en este caso se forman en el colon, que posteriormente realizado la biopsia este reporta usualmente que contiene una descripción con un tipo de célula llamado adenocarcinoma, el cual es cancerígeno y ocupa un 95% de los casos. Otros tipos menos frecuentes incluyen los linfomas y tumores de células escamosas.

Por lo general si el tumor aparece del lado derecho (colon ascendente y ciego), tiende a tener un patrón exofítico, es decir, el tumor crece hacia el exterior del intestino comenzando desde la pared de la mucosa, es por ello que al examen físico se puede palpar una masa abdominal y casi nunca causa obstrucción del paso de las heces. En cambio el cáncer del lado izquierdo tiende a ser circunferencial y crece hacia el interior del intestino, obstruyendo la luz del colon impidiendo la salida de heces.

¿Cuáles son las señales que me indican un posible cáncer de colon?

El cáncer colorrectal no suele dar síntomas hasta fases avanzadas y por eso la mayoría de pacientes presentan tumores que han invadido toda la pared intestinal o han afectado los ganglios regionales. Es importante que sepas los sintomas dependiendo del sitio del tumor y la extensión de la enfermedad:

1. Síntomas de cáncer de colon derecho:

Los síntomas principales el dolor abdominal que ocurre en más del 60% de los pacientes referido en la mitad derecha del abdomen y que ocasionalmente se palpa una masa abdominal . El síndrome anémico ocurre también en más del 60% de los casos y se debe a pérdida continuada, aunque mínima, de sangre que no modifica el aspecto de las heces, a partir de la superficie ulcerada del tumor. Los pacientes refieren fatiga (cansancio, debilidad) palpitaciones e incluso angina de pecho.

2. Síntomas Cáncer de colon izquierdo:

Puede haber un dolor cólico en abdomen inferior que se alivia con las defecaciones, en el caso de algunos pacientes puede desarrollar anemia por falta de hierro igual que en el caso de Cáncer de colon derecho es importante darse cuenta que no solo pierda sangre por las heces sino también por otros orificios del cuerpo como puede ser por los orificios nasales(nariz) o por la boca. Es más probable que estos pacientes noten un cambio en las defecaciones y eliminación de sangre roja brillante (rectorragia) condicionados por la reducción de la luz del colon. El crecimiento del tumor puede ocluir la luz intestinal provocando un cuadro de obstrucción intestinal con dolor cólico, distensión abdominal, vómitos y cierre intestinal.

3. Cáncer de rectosigmoide

Como las heces se van concentrando a medida que atraviesan el colon transverso y el colon descendente, los tumores localizados a este nivel tienden a impedir su paso al exterior, lo que origina un dolor abdominal tipo cólico, a veces con obstrucción intestinal e incluso con perforación intestinal. En esta localización es frecuente la rectorragia, tenesmo rectal y disminución del diámetro de las heces. Sin embargo, la anemia es un hallazgo infrecuente. A veces la rectorragia y el tenesmo rectal son síntomas frecuentes de hemorroides.

4. Pierdes peso involuntariamente: 

El bajo contenido de hierro puede ser un síntoma de cáncer de colon en las mujeres, debido a la pérdida de sangre en el tracto digestivo. Si los resultados de los análisis de sangre muestran que sus niveles de hierro son menos que estelares, hable con su médico. La debilidad y la fatiga también pueden ser parte de la mezcla, agrega Cohen. También hay factores de pérdida de peso inexplicables aquí: si no está tratando de perder peso, pero se encuentra bajando de peso sin una explicación, su médico definitivamente necesita saberlo, dice Cohen.

grados del cancer de colon

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Existen varias pruebas que se usan para detectar el cáncer colorrectal. Con los síntomas que relate el paciente al médico, se realizará una historia clínica. posteriormente el médico también le hará un examen físico que incluye un tacto rectal. Con los datos obtenidos se solicitarán exploraciones complementarias o pruebas diagnósticas para confirmar el diagnóstico.

Tacto rectal

Mediante el tacto rectal se pueden palpar el 20% de los carcinomas colorrectales y valorar su grado de fijación al tejido vecino. El tacto rectal debe formar parte de cualquier exploración física de rutina en adultos mayores de 40 años, ya que sirve como prueba de detección de cáncer de próstata  en hombres, y es parte de la exploración de la pelvis en las mujeres, y una maniobra barata para detectar masas en el recto.

Si bien esta práctica es ampliamente conocida, y fácil de realizar, la mayoría de los tumores no se encuentran al alcance del dedo, y cuando estos son palpables el pronóstico ya suele ser ominoso. Quedando de esta manera otras alternativas como la solicitud de sangre oculta en materia fecal como un método más fiable y que ha demostrado disminuir la mortalidad por cáncer de colon en un 33% en algunos estudios.

Sangre oculta en las heces

La prueba de sangre oculta en las heces (PSOH) se usa para detectar sangre invisible en los excrementos. Los vasos sanguíneos que se encuentran en la superficie de los pólipos, adenomas o tumores colorrectales, frecuentemente son frágiles y se dañan fácilmente durante el paso de las heces. Los vasos dañados normalmente liberan una pequeña cantidad de sangre en el excremento.

Enema de bario con doble contraste

El sulfato de bario es una sustancia radioopaca que se usa para llenar parcialmente y abrir el colon. El sulfato de bario se administra a través de un pequeño tubo introducido en el ano. Cuando el colon está aproximadamente medio lleno de bario, se coloca al paciente sobre una mesa de rayos x para que el bario se disperse a través del colon. Luego se bombeará aire en el colon a través del mismo tubo, a fin de que se expanda. Esto produce las mejores imágenes de la mucosa del colon. Está siendo desplazado por la colonoscopia, aunque es más barato y accesible, por lo que se puede utilizar en pacientes con alta sospecha, mientras se espera a la realización de una colonoscopia. Las posibles imágenes que podemos encontrar sugerentes de cáncer colorrectal son:

  1. Imagen en “bocado de manzana”.
  2. Estenosis en “servilletero”(típica del sigma).
  3. Imágenes de lesiones vegetantes, sobre todo en colon ascendente y ciego.
  4. Defectos de repleción fijos.

Colonoscopia virtual

El paciente debe tener limpio el colon de heces al igual que en la colonoscopia o el enema de bario, mediante laxantes y enemas de limpieza. En esta prueba no se introduce contraste en el colon, sólo se insufla aire para dilatarlo. Luego se realiza una tomografía axial computarizada  especial llamada tomografía computarizada helicoidal o espiral. Este procedimiento es probablemente más preciso que el enema con bario, pero no es tan eficaz como la colonoscopia para detectar pólipos pequeños. La ventaja es que este procedimiento se puede realizar rápidamente y no requiere que se sede al paciente y a un costo menor que la colonoscopia.

¿Cuáles son las complicaciones?

Cáncer colorrectal con obstrucción aguda:

La oclusión del colon sugiere firmemente un cáncer, sobre todo en ancianos. En menos del 10% es completa. Los pacientes con obstrucción completa refieren distensión abdominal, dolor abdominal de tipo cólico (lo que sugiere que el cáncer está en el lado izquierdo que es más estrecho) y se quejan de la incapacidad para eliminar gases o heces. Requiere diagnóstico y tratamiento inmediato.

Cáncer colorrectal con perforación:

La perforación del cáncer de colon (complicación poco frecuente) se puede producir por dos mecanismos:

  1. Como complicación de una obstrucción aguda en los tumores de colon izquierdo (fundamentalmente), y suele producirse en el segmento proximal a la obstrucción, que se encuentra distendido. La perforación es muy grave por el paso de las bacterias de la flora colónica a la cavidad peritoneal, que producen una peritonitis aguda fecal.
  2. Como perforación de la propia tumoración. Ésta suele darse en los tumores derechos, y suele cubrirse mediante la formación de un plastrón (reacción del peritoneo y epiplón), dando lugar a la formación de una peritonitis circunscrita (absceso).

Metástasis

El cáncer colorrectal puede diseminarse de cinco formas diferentes:

  • Directa: por continuidad a la pared intestinal y a través de ella, a las estructuras adyacentes. En el caso del colon izquierdo, el lugar más frecuente de propagación directa es el uréter ipsilateral.
  • Linfática: es el tipo de diseminación más importante porque se trata de uno de los criterios fundamentales a la hora de decidir la amplitud de exéresis quirúrgica. Por ello, el cirujano debe realizar sistemáticamente la exéresis total de los trayectos y vías linfáticas correspondiente al segmento intestinal en que asienta el cáncer.
  • Hemática: las metástasis hemáticas son frecuentes y se localizan fundamentalmente en hígado (a través de la vena mesentérica y la porta) y pulmón; también puede localizarse en las suprarrenales, huesos, riñones, cerebro.
  • Siembra peritoneal: la carcinomatosis peritoneal es poco frecuente, aunque muy grave, ya que significa que el cáncer es irresecable con respecto a su radicalidad. Inicialmente aparecen pequeños nódulos cerca del tumor primitivo, invadiendo en fases más avanzadas todo el peritoneo parietal, epiplón y el peritoneo de las vísceras vecinas pudiendo aparecer ascitis abundante, que puede o no ser hemorrágica.
  • Intraluminal por implantación en otros puntos del intestino: es muy frecuente que las recidivas locales ocurran en las líneas de sutura de la anastomosis intestinal, sugiriendo que se deban al injerto de células desprendidas en la luz intestinal. Otro tipo de recidiva se produciría si el cirujano dejase los bordes de la pieza quirúrgica con afectación microscópica.

¿Cuál es el tratamiento del cáncer de colon?

tratamiento del cancer de colon

El tratamiento del cáncer colorrectal puede incluir:

  • Cirugía para exterminar los pólipos o una extracción de una porción del colon afectado
  • Medicamentos o quimioterapia por vía intravenosa u oral
  • Radioterapia
  • Medicamentos para prevenir y tratar náuseas y otros efectos secundarios del tratamiento.

¿Cómo puedo prevenirlo?

La Sociedad Americana del Cáncer, recomienda tanto a hombres como mujeres a partir de los 50 años de edad, las siguientes tres opciones de prevención del cáncer y tres opciones de detección precoz del cáncer.

  • Prevención:

Colonoscopia cada 10 años (Prueba de prevención preferida). – Sigmoidoscopia flexible cada 5 años (Prueba de prevención alternativa). – Colonoscopia virtual cada 5 años (Prueba de prevención alternativa).

  • Detección:

Test de Inmunohistoquímica Fecal en sangre (FIT) anual (Prueba de detección preferida). – Prueba anual de sangre oculta en heces (PSOH) (Prueba de detección alternativa). – Test del ADN fecal cada 3 años. (Prueba de detección alternativa).

  • Someterse a pruebas de prevención y/o detección precoz de cáncer colorrectal

A una edad más joven o hacérselas con mayor frecuencia, si existe cualquiera de los siguientes factores de riesgo de cáncer colorrectal:

  • Familiares con antecedentes de cáncer o pólipos colorrectales (cáncer o pólipos en un familiar de primer grado menor de 60 años o en dos familiares de primer grado de cualquier edad).
  • Antecedentes familiares conocidos de síndromes de cáncer colorrectal hereditarios (poliposis adenomatosa familiar y cáncer colorrectal hereditario sin poliposis).
  • Tener antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos: Se recomienda colonoscopia anualmente en el caso de cáncer colorrectal y de uno a tres años en el caso de pólipos adenomatosos.
  • Un antecedente personal de enfermedad inflamatoria intestinal.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here