Claustrofobia: Terror a los espacios cerrados

0
501
Claustrofobia

La claustrofobia es un trastorno de ansiedad, en el que los espacios cerrados, sobre todo si son pequeños o no están bien iluminados, generan en las personas una ansiedad que interfiere en su vida diaria y laboral.

Basados en las investigaciones es una de las fobias más comunes en donde el 6% de la población se ve afectada puede ser activado por cosas como estar encerrado en una habitación sin ventanas, estar atrapado en un ascensor lleno de gente, o conducir en una carretera congestionada.

¿Qué es la claustrofobia?

La palabra claustrofobia proviene de la palabra griega “phobos”, que significa miedo, y la palabra latina, “claustrum”, que significa “un lugar cerrado”. Es un trastorno de ansiedad en el cual se siente un miedo irracional e involuntario de los espacios reducidos como también, puede hacer que las personas claustrofóbicos eviten los lugares de la vida cotidiana, aunque estén conscientes de que no existe ningún peligro real.

La claustrofobia hace que la persona piense que no va a poder salir, no podrá moverse o respirar puede ser en un ascensor, un autobús, un avión, un túnel, una habitación cerrada, una sala de cine, de teatro. Una persona que tiene claustrofobia sabe que el miedo es irracional, pero incluso pensar en el miedo puede crear ansiedad.

Que es la claustrofobia

Pero este miedo irracional no se debe a las características del espacio en sí, sino a las emociones y pensamientos relacionados con las consecuencias catastróficas que la persona experimenta en dichos ambientes puede darse por situaciones previas que desencadenaron la fobia, del mismo modo, derivan una sintomatología física asociada a altos niveles de ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas de la claustrofobia? 

La claustrofobia se puede manifestar con síntomas similares al trastorno de ansiedad y aparecen después de un desencadenante de la fobia, como estar en un espacio pequeño puede variar entre leve a grave según su fobia.

Los síntomas pueden incluir: 

  • Un miedo intenso o pánico.
  • Sudoración y escalofríos.
  • Falta de aliento.
  • Dolor de cabeza y entumecimiento.
  • Opresión en el pecho o dolor.
  • Náuseas.
  • Desorientación y confusión.
  • Mareos y desmayos.
  • Presión arterial alta y un ritmo cardíaco acelerado
  • Temblor
  • Volverse ansioso.
  • Palpitaciones rápidas.

Estos síntomas pueden ser leves o severos. Si eres claustrofóbico, también puedes presentar:

  • Evitar situaciones de activación, como viajar en aviones, subterráneos, ascensores o en automóviles durante el tráfico intenso.
  • Busca de forma automática y compulsiva las salidas en cada espacio que ingreses.
  • Sentir miedo de que las puertas se cierren mientras estás en una habitación.
  • Pararse cerca o directamente por las salidas mientras se encuentra en un lugar lleno de gente.

¿Por qué se produce la claustrofobia?

La claustrofobia podría estar relacionada con la disfunción de la amígdala,  es una parte  del cerebro que controla cómo procesamos el miedo y las emociones. Los factores ambientales pueden jugar un papel importante. Las personas suelen desarrollar claustrofobia durante la infancia o en la adolescencia.

Otras vivencias pueden ser un secuestro o un castigo reiterado en un cuarto oscuro, suficientes para generar una relación de miedo con los espacios cerrados. La claustrofobia, puede ocurrir cuando alguien ha sido traumatizado en una situación en la que se sintió atrapado, lo cual se puede asociar a una forma de trastorno de estrés postraumático entre estar atrapados y tener flashbacks ante la sensación de terror que tenía en ese momento.

La fobia también puede ser causada por un evento traumático del pasado o presente, como:

  • Estar atrapado en un espacio apretado o lleno de gente durante un período prolongado de tiempo.
  • Experimentando turbulencia al volar.
  • Ser castigado por estar encerrado en un espacio pequeño, como un baño.
  • Estar atrapado en el transporte público lleno de gente.
  • Ser dejado en un espacio estrecho, como un armario, por accidente.

¿Cómo tratar la claustrofobia? 

La claustrofobia se puede tratar al igual que otros tipos de fobias con métodos psicológicos y va depender de la persona.  algunos de estos métodos pueden incluir:

1.- Técnicas de exposición (Inundación)

Esta es una forma de tratamiento de exposición, donde la persona está expuesta a su desencadenante fóbico hasta que pasa el ataque de ansiedad. La comprensión de que se han encontrado con su objeto o situación más temida y que no han sufrido ningún daño real puede ser una forma poderosa de terapia.

2.- Contra acondicionamiento

Con esta técnica la persona aprende a usar técnicas específicas de relajación y visualización cuando experimenta ansiedad relacionada con la fobia. El desencadenante fóbico se introduce lentamente, paso a paso, mientras que la persona se concentra en lograr la relajación física y mental. Eventualmente, pueden enfrentar la fuente de su miedo sin sentirse ansiosos. Esto se conoce como desensibilización sistemática.

Como tratar la claustrofobia

3.- Modelado

La persona observa a otras personas enfrentar el desencadenante fóbico sin miedo y se anima a imitar esa confianza.

4.- Terapia cognitivo conductual 

Se alienta a la persona a confrontar y cambiar los pensamientos y actitudes específicos que conducen a sentimientos de miedo.

5.- La desensibilización gradual

Para esto, la persona está expuesto de manera gradual a lo que teme. Si tiene miedo de estar en una sala de cine, por ejemplo, puede sentarse primero en la fila de atrás y luego pasar gradualmente a una fila central donde está rodeado de otros espectadores. Las técnicas de terapia cognitiva conductual pueden ser útiles durante esta  relajación, respiración correcta y el desafío de los pensamientos catastróficos de la persona por parte de un terapeuta.

¿Cómo manejar la Claustrofobia?

La claustrofobia tiene muchos efectos negativos en el estilo de vida de las personas en donde muchos evitarán los espacios que desencadenan su trastorno. Lo cual puede dar resultados en el momento pero a largo plazo no funcionara ya que eventualmente  la persona se encontrara en una situación aterradora pero inevitable. Sin embargo, hay maneras de hacer frente a un ataque, como:

  • Respire lenta y profundamente mientras cuenta hasta tres con cada respiración.
  • Concéntrese en algo seguro, como pasar el tiempo en su reloj.
  • Recuerda repetidamente que tu miedo y ansiedad pasarán.
  • Desafía lo que está provocando tu ataque repitiendo que el miedo es irracional.
  • Visualice y concéntrese en un lugar o momento que lo calme.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here