Cleptomanía: Incapacidad de dominar el impulso de robar

0
237
cleptomanía

La cleptomanía es una condición caracterizada por un impulso irrefrenable de robar, no es por avaricia, necesidad o pobreza sino por la incapacidad de poder resistirse ante la idea o pensamiento intrusivo de hurtar objetos, que por lo general, no necesita.

Esta afección es un trastorno de salud mental poco frecuente pero grave que, si no se trata, puede causar mucho dolor emocional a la persona que la padece y a sus seres queridos. A continuación, te contaremos más de este tipo de trastorno.

¿Qué es la cleptomanía?

La cleptomanía está clasificada por el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales como un trastorno perteneciente al grupo de los trastornos del control de impulsos, siendo un problema de autocontrol emocional o conductual, que se define como la incapacidad de refrenar o dominar el impulso de robar. La persona cleptómana experimenta un irresistible impulso de robar, en muchas ocasiones, con el objetivo de calmar sus emociones.

Asimismo, una peculiaridad poco conocida de la cleptomanía es que el paciente suele sentir culpabilidad tras acometer el robo. Muchos cleptómanos tienen miedo de buscar tratamiento por vergüenza o culpa. Aunque no hay una cura como tal, el tratamiento con medicamentos o la psicoterapia  pueden ayudar a detener el ciclo de robo compulsivo.

Este trastorno puede haber surgido en algún momento durante la adolescencia  y es mucho más común en mujeres que en hombres. Del mismo modo, este tipo de trastorno puede llevar a consecuencias legales significativas.  Las personas con cleptomanía pueden enfrentar arrestos, juicios y encarcelamientos como resultado de sus síntomas.

En qué se diferencia la cleptomanía de un robo normal

El cleptomano se distingue de los robos comunes porque el ladrón suele planear el robo además, de adquirir los artículos que desean porque no pueden pagarlo y los necesitan. En cambio las personas cleptómanas, hurtan espontáneamente para aliviar la tensión que va aumentando si no actúa.  

Asimismo, el ladrón no suele tener remordimientos mientras que al cleptómano, tan pronto consuma el acto, lo invaden enormes cantidades de culpa y angustia. Los ladrones buscan, generalmente, lucrarse con los bienes que hurtan los cleptómanos solo se ven motivados a aliviar la tensión interna y la gratificación, no tienen intenciones maliciosas al robar.

Comúnmente, en los ladrones se hallan algunos rasgos psicopáticos leves, mientras que en los cleptómanos no hay rasgos de algunas de las anteriores características.

La cleptomanía y otra condiciones

La cleptomanía puede ocurrir sola, pero a menudo aparece junto con otras condiciones también. Las personas con esta afección pueden ser propensas al uso de sustancias, alcohol y la  ansiedad, así como a otros trastornos asociados con el control de los impulsos.

Algunos otros trastornos que pueden ocurrir junto con la cleptomanía incluyen:

– Depresión
– Trastorno de pánico
– Ansiedad por separación
– Trastorno dismórfico corporal
– Desorden obsesivo compulsivo
– Otros trastornos del control de impulsos.

Síntomas

Los síntomas de la cleptomanía pueden comprender:

– Incapacidad para resistir a fuertes impulsos de robar artículos que no necesita
– Mayor tensión, ansiedad o excitación antes del robo
– Sentir placer, alivio o gratificación durante el robo
– Sentimientos de culpa, remordimiento, odio hacia uno mismo, vergüenza o temor de     ser arrestado después del robo
– Reaparición de los impulsos y una repetición del ciclo de cleptomanía

Por lo general, los episodios de cleptomanía se producen espontáneamente, sin planificación ni la ayuda o colaboración de otra persona. La mayoría de las personas con cleptomanía roban en lugares públicos, como tiendas y supermercados.

Algunas pueden robar a amigos o conocidos, por ejemplo, en una fiesta. A menudo, los artículos robados no tienen valor para quien padece cleptomanía, y la persona tiene los medios para comprarlos. Los artículos robados suelen esconderse, nunca se usan. Los artículos también pueden donarse, regalarse a familiares o amigos, o incluso devolverse secretamente al lugar de donde fueron robados.

Causas

Entre las posibles causas de padecer cleptomanía tenemos las biológicas y psicológicas. En donde varias teorías sugieren que ciertos cambios en el cerebro pueden ser la causa fundamental de este trastorno.

Asimismo, los problemas con una sustancia química cerebral es decir,  los neurotransmisores que se produce naturalmente llamada serotonina. La serotonina ayuda a regular los estados de ánimo y las emociones. Los niveles bajos de serotonina son frecuentes en las personas que son propensas a tener conductas impulsivas.

El robo puede causar la liberación de dopamina que provoca sentimientos placenteros, y algunas personas buscan tener esa sensación gratificante una y otra vez. Actualmente se requiere de más investigaciones para comprender mejor estas posibles causas.

Diagnóstico

La cleptomanía debe ser diagnosticada por un especialista de la salud mental. Este trastorno ocurre comúnmente con otras afecciones, por lo que son derivados a un médico por sus síntomas psiquiátricos comórbidos. El diagnóstico también puede ocurrir si los síntomas de la cleptomanía han llevado a un arresto por robo.

El diagnóstico puede implicar la utilización de entrevistas con pacientes y una revisión de registros legales. La naturaleza del trastorno, así como los sentimientos asociados de culpa y vergüenza, pueden interferir con el diagnóstico y el tratamiento. En algunos casos, las personas solo reciben un diagnóstico y tratamiento debido al contacto con el sistema legal como resultado de haber sido descubiertos cometiendo un robo.

Entre el  4 y el 24 % de los individuos detenidos por robar en tiendas se les considera hurtos cleptómanos. Su prevalencia en la población general se estima entre el 0,3 y el 0,6 %. El número de mujeres supera al de hombres en proporción de 3 de 1.

¿Cómo tratar la cleptomanía?

La cleptomanía se puede tratar en conjunto con la psicoterapia y los fármacos. En este caso la terapia cognitivo conductual como la dialéctica conductual. Este tipo de terapia logra un adecuado desarrollo en sus actividades cotidianas. Por otra parte, algunos psicoanalistas refieren que las verdaderas causas del robo compulsivo se centran en malestares reprimidos inconscientemente durante la primera infancia.

Asimismo, se administran antidepresivos con el objetivo de regular los niveles de serotonina liberados por el sujeto a la hora de cometer el acto. También, se recomienda que las personas que la padecen lo puedan compartir con sus seres queridos para así poder intervenir adecuadamente.


La intervención temprana y el tratamiento efectivo son importantes para ayudar a las personas que experimentan los síntomas de la cleptomanía a evitar la angustia innecesaria y las consecuencias legales asociadas de su condición. También es importante tratar cualquier condición concurrente que pueda estar presente con las intervenciones apropiadas.

Finalmente la cleptomanía con el tratamiento adecuado, puede encontrar maneras de combatir con sus impulsos y reemplazar los comportamientos negativos con otros más beneficiosos. Si usted, sospecha que puede tener una cleptomanía o un ser querido, consulte a su médico o a un profesional de la salud mental para determinar el plan de tratamiento que sea más adecuado para sus necesidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here