¿Cuál es el perfil de una persona mentirosa?

0
907
perfil de una persona mentirosa

Mentir es una actividad que ocurre de manera constante en nuestro contexto social, por lo que todos en algún momento de nuestra vida hemos mentido así sea una mentira piadosa, pero existen personas que lo hacen una y otra vez, tanto que llegan a creer en su propio mundo de mentiras, no afrontando la verdad y la realidad que viven.

Una persona mentirosa puede llegar a manipular e inspirar poca confianza, haciendo sentir a los demás inseguros sobre lo que son y sienten, llegando a ser una técnica eficaz, no honesta de lograr ciertos propósitos o incluso ser aceptado por su grupo social.

Sin embargo, existen características que pueden seguir un patrón parecido al de otras personas con tendencia a decir mentiras por ello te planteamos en el siguiente artículo ¿Cómo es el perfil de una persona mentirosa?.

Entonces, ¿Qué entendemos por mentira?

La mentira se puede conocer en la sociedad como engaño, embuste, falacia, calumnia, disimular, fingir entre otras. De este modo, se entiende que la mentira es la expresión o la manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o piensa.

Una mentira puede ser una falsedad genuina o una verdad selectiva, exagerar una verdad, si la intención es engañar o causar una acción en contra de los intereses del oyente. Mentir muchas veces implica un engaño intencionado y consciente.

Las mentiras se convierten en un problema cuando la persona empieza a mentir compulsivamente en todas las áreas de su vida esto puede ser una señal de que la persona esta sufriendo de mitomanía, un trastorno psicológico.

¿Qué son las mentiras compulsivas?

Las personas que constantemente se mueven por una necesidad de fascinar, aparentar a otras personas, viviendo una vida que basado en su mentira es emocionante cuando no lo es. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, estas personas son conscientes de que su realidad es muy diferente, considerando a si su vida tediosa, desagradable, desgraciada o carente de sentido.

En este caso las mentiras ya son patológicas, además, dado que esta necesidad de mentir consiste en un rasgo de personalidad del sujeto, ya que esté mentira de forma crónica, en la que no responderá a una situación social concreta sino que toda su vida gira entorno a la mentira.

Las raíces de las mentiras

La personalidad de una persona mentirosa se manifiesta desde la juventud incluso en la niñez y puede ser una estrategia para eludir la realidad y la responsabilidad de afrontar las consecuencias de determinados actos o situaciones.

Del mismo modo, los trastornos psicológicos están vinculados con la mentira, ya que se trata de una forma de evitación, sobre todo en el caso de las adicciones, cuando la persona no desea reconocer su problema o pierde el control y recurre a la mentira para mantener su patrón adictivo.  Por otro lado, pueden ser síntomas de otra afección psicológica como del trastorno límite de personalidad, la psicopatía y el trastorno de la personalidad antisocial.

Las mentiras también, se pueden dar para obtener algún poder o ventaja puede ser material o emocional ya que de esta manera la persona puede lograr el respecto y aprobación de los demás. Asimismo, las mentiras pueden darle a la persona cierto placer dado a la descarga de la adrenalina, lo que puede fortalecer esta conducta.

¿Cómo es el perfil de una persona mentirosa?

A continuación plantearemos las siguientes características del comportamiento de una persona mentirosa que podrán describir el perfil psicológico de este tipo de personas:

1.- Baja autoestima

La necesidad de mentir suele venir por un bajo concepto y estima de si mismo dado a una incapacidad de aceptarse y aceptar su vida tal, como es. De ahí la necesidad de elaborar y expresar una idea de ellos mismos que les hagas parecer atractivos e interesantes ocultando así su inseguridad.

Por eso, en muchos casos las mentiras compulsivas se esconde un deseo de llamar la atención, que se logra creando un personaje falso que la persona va enriqueciendo con mentiras y así sentir placer.

2.- Falta de empatía 

Una persona con falta de empatía hacia los demás tiene más posibilidades de ser un mentiroso. Ya que no tienen la capacidad de comprender la vida emocional de otra persona que no sea ellos. Si utilizan la empatía seria únicamente para su beneficio y saber como responderá esa persona y estos no ser descubierto.

3.- Magnificación de la realidad

La persona mentirosa tiende a exagerar y magnificar su realidad, añadiendo mucho más cosas que lo hagan parecer interesante y atractiva. Además, estas personas tienden a gesticular de manera exagerada a la hora de acompañar sus historias.

Además de las historias que magnifican o exagera en las que se añaden mentiras, también existen las mentiras por omisión, caracterizadas porque la persona no se inventa la historia, pero omite datos relevantes y pueden hacerlo para impresionar a los demás, del mismo modo, tienden a ser el héroe o protagonista de sus propias mentiras, ya que la principal motivación de estos es deslumbrar a otras personas y conseguir así fama y admiración.

4.- El plagio

Muchas veces las personas mentirosas tienden a falsear sus historias para obtener alguna ventaja delante del otro, para obtener un beneficio. También, por otro lado el plagio se puede presentar en robo o copiar un trabajo, también el manipular la historia a favor de él. El plagio es un acto serio y puede tener grabes consecuencias.

5.- Negación

Las personas mentirosas una vez que sienten que lo han descubierto seguirá negándolo hasta que su historia ya no se sostenga por ninguna parte. Asimismo, se enfada y se victimiza, desviando así la atención de la mentira, proyectándola hacia la tristeza o hacia otra mentira.

6.- Impulsividad

También se puede caracterizar o bien por la impulsividad mentir como respuesta refleja ante el miedo a ser juzgado o, por todo lo contrario: por ser una persona fría, calculadora, negativa y oportunista que miente de una manera muy elaborada.

7.- Ansiedad

Esto se puede presentar cuando las mentiras compulsivas son tan constantes que la persona tiende a sentir frustración por la realidad de su vida y no enfrentarla con la verdad, esto también por las constantes comparaciones de su vida con lo que de verdad le gustaría que fuera realidad.

8.- Desconfiados

Las personas mentirosas tienden a desconfiar de todo el mundo, a creer que todos están mintiendo. Es verdaderamente difícil saber qué es lo que realmente una persona de estas siente o piensa.

9.- Sus expresiones no se conectan con sus palabras:

Esto es una de las características que se presentan en este tipo de personas ya que puede ser muy notable y puede haber una discordancia con lo que está hablando. Aquí existe una desconexión verbal con nuestra comunicación no verbal. Ya sea para intentar taparse la boca, o darse tiempo para pensar en su respuesta los mentirosos usan estos gestos para ocultar lo que temen decir.

relaciones tóxicas

También, existe un efecto pinocho que puede caracterizar a las personas mentirosas y es que la nariz no crece, sino que sube la temperatura de su rostro, y lo mismo ocurre con el músculo orbital de la esquina interna del ojo. Esto se debe a que cuando se realiza un esfuerzo mental considerable la temperatura de nuestro rostro cae, y cuando tenemos un ataque de ansiedad, la temperatura incrementa.

Las características que describimos con anterioridad hacen referencia a esas personas que constantemente mienten y que no pueden parar de mentir, personas que han construido una vida en base a ello, por eso es importante conocerlo y prevenirlo, del mismo modo que son solo algunas  de sus particularidades solo se puede diagnosticar si es un mitómano con un especialista de la salud mental ya que no todo padecen de los mismo síntomas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here