¿Cómo manejar el mal humor?

0
135
mal humor

Muchas veces en el día a día experimentamos vivencias enriquecedoras en la que puedes sentirte alegre y en otras tenemos pensamientos o circunstancias que de repente nos hacen sentir de mal humor y esto nos hace sentir mal, tristes, enojados, angustiados o pensativos.

El mal humor puede ser causado por las situaciones que experimenta la persona y las interpreta como negativas. También puede aparecer independientemente de lo que suceda a su alrededor incluso a veces puede tener mal humor sin motivo. Pero esto no significa que no podamos intervenir en las situaciones que nos pasen para así sentirnos mejor.

Por ello, en este artículo te daremos algunas recomendaciones para poder manejar el mal humor.

¿Qué es el mal humor?

Antes de definir el mal humor es necesario conocer que Los estados de ánimo son estados psicológicos básicos que pueden suceder como una reacción a un evento o pueden surgir sin causa aparente externa. El mal humor es un estado de ánimo que está enlazado a las emociones.

Estas son respuestas psicofisiológicas que resultan de un estímulo o unas sensaciones que vienen de lo que percibimos o escuchamos. El mal humor puede condicionar a la persona ya que la manera en que interpretan y ven el mundo cambia y este humor puede dirigir su comportamiento.

mal caracter

Asimismo, el mal genio puede ser generado por un patrón emocional que pone en alerta a la persona, esto hace que establezca resistencias o barreras para defenderse frente a una amenaza real o imaginaria.

¿Cómo afecta el mal humor sobre la salud?

A continuación te enseñaremos los efectos del mal humor según estudios.

¿El mal humor puede ser un signo de una patología?

Si, los cambios de humor pueden reflejar un trastorno psiquiátrico. Y el mal humor puede estar relacionado con la depresión por presentar síntomas similares como: irritabilidad, tristeza, ansiedad, pérdida de interés y placer.

También estos cambios pueden deberse a una afección médica o incluso debido a un trastorno del sueño por ello debemos prestar atención a nuestros diversos cambios de ánimo incluso de nuestro mal humor que nos puede estar indicando una patología.

Es importante estar atentos cuando el mal humor está afectando nuestro bienestar e incluso a los demás, cuando está se vuelve constante en el tiempo se vuelve un padecimiento complejo y negativo.

Deja de cumplir una función ante un hecho puntual para convertirse en un malestar crónico que afecta la vida de quien lo padece, afectando así su salud de manera negativa y positiva, siendo necesario buscar ayuda de un especialista de la salud mental.

¿El mal humor puede ser positiva para nuestra vida?

Según estudios realizados por Joseph Forgas, profesor de psicología de la Universidad Nueva Gales, Australia. Llevó a cabo una serie de experimentos en donde manipulaba los estados de ánimo de los participantes por medio de películas y recuerdos negativos o positivos.

En donde encontró que estar de mal humor nos ayuda a pensar de manera más clara y objetiva, al contrario de las personas con optimismo exagerado. El mal humor puede hacer que la gente tome mejores decisiones y tienden a ser más incrédulos.

El profesor afirma que “El mal humor mejora la capacidad de juzgar a los otros y también incrementa la memoria”. Asimismo, explica en su artículo que mientras un estado de ánimo positivo facilita la creatividad, la flexibilidad y la cooperación, el mal humor mejora la atención y facilita un pensamiento más prudente.

También las personas malhumoradas, gruñonas y de mal carácter tienden  a tener una mejor capacidad para afrontar las situaciones complicadas porque su cerebro promueve estrategias de procesamiento de la información más adaptativas.

¿El mal humor puede estar relacionado con la inteligencia?

Si, el profesor Forgas en el estudio explica que las personas con un estado de ánimo más decaído poseen mayor capacidad de argumentar sus opiniones por escrito.

Además en la sensatez es cuando nuestra mente procesa mejor el razonamiento y el sentido común. El mismo estudio concluye que un estado de ánimo moderadamente negativo tiene un efecto positivo en el estilo de comunicación.

Las causas del mal humor

Es cierto que hay pocas investigaciones que pueden explicar los motivos por los que alguien cree enfadarse, a pesar de la poca lógica, si hay factores que pueden explicar estos estados emocionales.

Los principales factores son:

1.- Ausencia de sueño

El sueño tiene un papel importante en nuestro pensamiento y en nuestras emociones. Cuando dormimos poco o con interrupciones frecuentes, nuestro cerebro no se recupera del todo, y eso hace que deba enfrentarse a las tareas del día a día con unos recursos muy limitados y de mala manera.

el alzheimer

Esto facilita que estemos de mal humor y tengamos dificultad para gestionar bien nuestra atención. Por eso muchas veces reaccionamos mal ante la necesidad de utilizar nuevamente nuestro cerebro, lo que también hace que las personas en vez de gritar se queje.

2.- Cuando el estrés es crónico  

El estrés cuando es mantenido durante mucho tiempo puede hacer que aparezca el mal humor. La persona cuando se ve sometida a niveles altos de ansiedad durante días tiende a tener malestar psicológico, lo que conlleva a sentirse mal y originar mal humor.

3.- Mal humor por nuestra propia filosofía

Un estado negativo no solo se debe a factores fisiológicos sino que a veces es porque aprendemos a interpretar nuestras experiencias de esta manera. Muchas veces el modo en que interpretamos nuestra realidad es irracional y nos lleva adoptar conductas no saludables para nuestra vida.

Las personas con este pensamiento o filosofía de vida siguen su vida a través de un esquema mental que las predispone hacia el pesimismo por ejemplo cuando las personas se acostumbran a cepillarse los dientes cada mañana o noche.

Sin embargo existen muchos casos o situaciones en los que no es fácil determinar qué ha provocado un cambio de humor repentino. Lo que controla y ocasiona las emociones se ve afectado por muchos factores que  a veces es difícil saber exactamente que nos afectó.

Claves para manejar el mal humor

El mal humor es difícil de cambiar o manejar porque exige asumir un compromiso de cambio personal a medio y largo plazo en la que se debe mejorar los hábitos y formas de pensar y hacer las cosas.

A continuación te enseñaremos algunas claves para poder combatir el mal humor y poder manejarla:

1.- Aceptar las emociones

Es importante que las personas con estado de humor negativo puedan aceptar las emociones y pensamientos negativos. Según estudios realizados, las personas que aceptan en lugar de juzgar sus experiencias mentales pueden lograr una mejor salud psicológica, en parte porque la aceptación les ayuda a experimentar emociones más negativas en respuesta a los factores estresantes.

La aceptación ayuda a evitar que los individuos reaccionen es decir, se irriten o se enojen por sus experiencias negativas. Con el tiempo, experimentar una emoción negativa debe promover la salud psicológica.

2.- Dormir las horas adecuadas a tu edad

Para poder combatir con el mal humor  es necesario descartar si no se está descansando las horas adecuadas, ya que el sueño regula todo lo que pasa en nuestro cerebro y si no se cumple  como consecuencia la persona puede experimentar diferentes cambios en su humor o estado de ánimo. Por lo tanto vigilar la eficacia de los horarios que usamos para dormir puede solucionar muchas cosas.

También te puede interesar: «11 Técnicas para conseguir el sueño lo más rápido posible».

3.- No siempre se tiene el control de todo

Aceptar que  a veces no tenemos el control de todo y mucho menos de lo que hagan o piensen los demás. Hay muchas situaciones que no saldrán como tu las tenias previsto y en definitiva no podrás controlar. Esto requiere de paciencia, fortaleza y mucha firmeza.

mal genio

Lo más saludable es aceptar que hay situaciones que no nos pertenecen y esto nos puede ayudar a combatir el mal humor y lograr transformar esto en un crecimiento personal.

4.- Establecer una serie de rutinas saludables

Establecer rutinas como dormir las horas adecuadas, practicar un deporte o realizar ejercicios, técnicas de relajación, comer saludable y a las horas son pilares para nuestras emociones y cumplir nuestras necesidades fisiológicas son esenciales para nuestra vida.

Por lo tanto, es recomendable encontrar una serie de rutinas o lugares con los cuales te sientas agusto y estén a tu alcance para así estabilizar nuestras emociones.

Una vez identificada nuestra rutina ideal debemos practicarla todos los días para así combatir con los diversos cambios de humor negativos. Poco a poco se convertirá en una especie de ritual que nos ayudará cada vez más.

5.- Maneja el rechazo

En ocasiones el mal humor se puede dar por la interpretación que le damos a las situaciones que nos suceden. Incluso que las cosas no suceden como lo esperamos puede tener un efecto en nuestro humor. Por ejemplo, el simple hecho de que alguien no conteste a los mensajes o a tus demandas.

Asimismo el pesimismo defensivo, que implica anticipar lo peor para estar preparados si eso sucede. Es decir, esto hace que el mal humor sea como un mecanismo de defensa y ya sea tan aceptado que sea normal para la persona reaccionar así.  Por ello se requiere reestructurar los pensamientos negativos por unos que sean más adaptativos y saludables.

6.- Realiza actividades que te enriquecen

A menudo, el mal humor puede hacer que nos anclemos en las mismas rutinas o en las dinámicas de relación social que nos afectan negativamente. De esta manera las personas malhumorado tenderán a aislarse más socialmente, no buscar el contacto físico y rehuir de situaciones potencialmente estresantes. Tenderá a olvidar sus necesidades sociales y las repercusiones emocionales que esto conlleva.

Por ello realizar actividades que realmente te enriquecen es clave para que el humor mejore, del mismo modo que relacionarte con personas que te aporten algo positivo.

El tipo de actividades estimulantes que puedes realizar son: ir al teatro acompañados, salir a correr, hacer excursiones, etc.

7.-  Buscar un especialista en salud mental

Es importante que si estás experimentando un exceso de mal humor junto con otros cambios de humor significativos que duran más de unas pocas semanas, o si nota esto en un ser querido, es probable que sea el momento de ver a un especialista en salud mental.

También si solo desea platicar a alguien sobre sus sentimientos y pensamientos puede acudir a un psicólogo o a un familiar amigo de confianza. Sino buscamos la ayuda y el mal humor se mantiene y está afectando su vida puede ser que los sentimientos de angustia se intensifiquen más.

Por lo tanto, es importante buscar ayuda profesional y que un especialista en psicología o salud mental nos guíe y ayude a gestionar estos altibajos.

Referencias bibliográficas

1.- Guy Winch Ph.D. 29 de septiembre de 2014. 10 maneras rápidas para salir de un mal humor. Disponible en línea en: https://www.psychologytoday.com/intl/blog/the-squeaky-wheel/201409/10-quick-ways-get-out-bad-mood

2.- Harvard Health Publishing. (Agosto, 2014). ¿Es ese cambio de humor un signo de algo más serio?. Disponible en línea en: https://www.health.harvard.edu/mind-and-mood/is-that-mood-change-a-sign-of-something-more-serious

3.- Joseph P. Forgas.  (9 june 2013). “Don’t Worry, Be Sad! On the Cognitive, Motivational, and Interpersonal Benefits of Negative Mood”. Disponible en línea en: http://www.robertswoap.com/download/Current-Direction-2013-Forgas-on-benefits-of-neg-mood.pdf

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here