¿Cómo tratar la ansiedad en niños?

0
128
Como tratar la ansiedad en niños

Muchos niños tienen sentimientos y pensamientos de ansiedad por ello es normal que de vez en cuando se sientan tristes y desesperanzados. De esta manera en su desarrollo surgirán distintos miedos desde el más débil hasta el más intenso.

Cuando los sentimientos de miedo y tristeza son persistentes o extremos podrían deberse a la ansiedad o depresión. Por ejemplo: los niños cuando están pequeños pueden sentir miedo de separarse de sus padres a pesar de que estén seguros y al cuidado de otra persona.

Si los niños presentan estos pensamientos y sentimientos de ansiedad, una respuesta normal de los padres en sus vidas es intervenir y resolver el problema aunque muchas de las dudas y preocupaciones de los adultos es saber ¿Cómo tratar la ansiedad en niños? en este artículo te ayudaremos a responder está pregunta.

¿Cómo diferenciar entre ansiedad normal y trastorno de ansiedad en los niños?

Antes de adentrarnos al tema de ¿cómo ayudar a los niños con ansiedad? es necesario que podamos reconocer que es la ansiedad normal y cuando se vuelve patológico a un trastorno de ansiedad.

Todos los seres humanos hemos sentido ansiedad ante peligros y amenazas, esto surge para protegernos, activándose y poniéndonos en alerta para afrontar estas situaciones de estrés. Esto no es malo, en cambio nos puede motivar, o ayudarnos a evitar un peligro.

ansiedad en niños

El problema surge cuando la ansiedad se nos sale de las manos y nos paraliza. Es decir la alarma se dispara ante situaciones que no son peligrosas como puede ser ir a la escuela, separarme de mis padres, o pequeños eventos cotidianos, además se verá mantenida en el tiempo causando un gran malestar al niño o adolescente que la padece dificultando tareas y situaciones cotidianas.

En ese momento, la ansiedad normal puede haberse convertido en un trastorno de ansiedad. Eventualmente, el trastorno puede comenzar interferir con las amistades de un niño, la vida en casa y el trabajo en la escuela. Aun así, la ansiedad podría todavía no ser notoria para los padres o cuidadores.

Sin embargo, es posible que necesiten apoyo adicional cuando:

  • Se sienten ansiosos más que otros niños de edad similar.
  • La ansiedad les impide participar en actividades escolares o sociales.
  • La ansiedad interfiere con su capacidad para hacer cosas que otros niños de su edad pueden hacer.
  • Sus temores y preocupaciones parecen desproporcionados a los problemas en su vida.

¿Qué hace a algunos niños más vulnerables a la ansiedad?

La ansiedad puede establecer raíces profundas debido a una mezcla de factores como:

  • Factores biológicos, como los genes y el cableado cerebral.
  • Factores psicológicos, como el temperamento y las estrategias de afrontamiento
  • Factores ambientales, como la paternidad ansiosa o las experiencias y el entorno preocupantes de la primera infancia, la disfunción familiar,

A veces, la ansiedad es un efecto secundario de la medicina. Pregúntele a su médico acerca de esta posibilidad. Del mismo modo, esto son solo algunos, existen muchos otros factores que pueden hacer más propenso al niño a sufrir de ansiedad.

¿Cómo tratar la ansiedad en niños?

Los niños con dificultades de ansiedad tienden a carecer de confianza en sus habilidades y se sienten abrumados fácilmente, al igual que cuando se encuentran en nuevas situaciones y experiencias. Asimismo, al ayudar a los niños a evitar situaciones de miedo, estás reforzando y aumentando su ansiedad.

También se están perdiendo oportunidades para desarrollar habilidades de afrontamiento y demostrarse que pueden lidiar con el  pensamiento o sentimiento ansioso la próxima vez que surja. Por ello, es necesario que sepan lidiar con los diferentes temores y preocupaciones con apoyo de los adultos.

De esta manera te daremos 10 estrategias para ayudarlos a manejar la ansiedad:

1.- Comience por disminuir la velocidad y practicar la respiración

En situaciones estresante, anime a su hijo a respirar lenta y profundamente para calmar los efectos físicos de la ansiedad. Practiquen juntos respirando durante tres segundos, manteniéndolos durante ese tiempo y luego saliendo durante tres más. Una vez que se sienta un poco más tranquilo, pueden hablar de lo que le preocupa.

2.- Permitir la angustia

Evitar situaciones angustiantes provoca que la ansiedad se alivia temporalmente, solo que aparezca en otro lugar. Las explicaciones racionales tampoco funcionarán. Permitir un tiempo para poder lidiar con las preocupaciones puede evitar que los pensamientos de ansiedad se hagan cargo.

angustia en los niños

Puede intentar crear un espacio para que el niño dibuje o escriba sobre lo que le preocupa o causa malestar. Puede hacer que la actividad sea un poco más divertida decorando una «caja de preocupaciones» o construyendo un «muro de preocupaciones». Luego puede colocarle nombre a la ansiedad como por ejemplo: «¿Ese Bobo púrpura de dientes puntiagudos le está diciendo que nadie quiere jugar con usted?».

Etiquetar y distanciarse de la ansiedad puede ayudar a su hijo a aprender a ser el jefe de la misma.

3.- Practicar con mini-objetivos la exposición al miedo

En lugar de esquivar la situación de miedo, puede probar una técnica llamada «escalonamiento»: descomponer las preocupaciones en partes manejables y trabajar gradualmente hacia una meta.

Digamos que su hijo le tiene miedo al agua y a nadar. En lugar de evitar la piscina, cree algunos mini-objetivos para construir su confianza. Comience simplemente sentándose y mirando a otros niños nadando. A medida que se sientan más cómodos, intente colgar sus piernas en el agua, luego de pie en el extremo poco profundo, y así sucesivamente.

4.- Fomentar el pensamiento positivo

Muchos de los niños con ansiedad a menudo se quedan estancados en el peor de los casos o «qué pasaría si» en cualquier situación. Puedes ayudarlos a cambiar estos patrones de pensamiento de la siguiente manera:

Recordándoles las ocasiones en las que trataron problemas similares en el pasado y cómo funcionaron bien. Ayudándole a desafiar el pensamiento aterrador con hechos y evidencia. Por ejemplo, sabemos que los cocodrilos no pueden sobrevivir debajo de nuestra cama. Haga un plan sobre cómo responderán si las cosas no salen como les gustaría.

5.- Enseñarle que no somos perfectos y que poco a poco va ir mejorando

Los niños ansiosos a menudo se preocupan por cometer errores o por no tener las cosas perfectas. Esto puede llevarlos a evitar situaciones o actividades ya que prefieren quedarse fuera en lugar de hacerlo mal. Haga hincapié en probar cosas nuevas y divertirse sobre si algo, más que en el resultado final ya que el haberlo intentado ya en sí es un éxito.

6.- Ayude a su hijo a hacerse cargo

Piense en lo que puede hacer para que su hijo sienta que tiene algún control sobre la situación de miedo. Por ejemplo, si su hijo se siente ansioso por los intrusos, haga que cerrar y cerrar la ventana de su dormitorio sea parte de sus responsabilidades nocturnas.

Por otro lado puede ayudar a través de un cuento, historia o narrativa donde se le permita construir, por ejemplo:¿Es el mundo un lugar seguro o un lugar peligroso donde tengo que estar en guardia todo el tiempo?'»

7.- Sea directo y sincero

Muchos niños se preocupan por la muerte, la guerra, el terrorismo o las cosas que ven en las noticias. Todo esto es realmente normal. Habla a través de sus miedos y responde cualquier pregunta con sinceridad. No cubra con azúcar los hechos, trate de explicar lo que está sucediendo de una manera que ponga sus temores en perspectiva pero no de forma que lo atemorice sino dándole apoyo y empatía al momento de ser directo.

8.- Es esencial que los padres evalúen y reflexionen sobre su propio comportamiento.

Los niños captan todo tipo de señales de los adultos en sus vidas, así que piensen en los mensajes que están enviando. Los miembros de la familia que están sobreprotectores pueden reforzar inadvertidamente los temores de los niños de que el mundo es un lugar peligroso donde todo puede lastimarte. Del mismo modo, los padres que «ayudan demasiado» subconscientemente les están diciendo a sus hijos que no pueden hacer nada sin el apoyo de un adulto.

Si es propenso a ‘viajar en helicóptero’, intente dar un paso atrás y esperar la próxima vez antes de saltar. Puede ser difícil ver a su hijo angustiado, pero descubrir las cosas por sí mismos es un paso importante para desarrollar la resiliencia.

9.- Construir una caja de herramientas de afrontamiento

Una Caja de herramientas de habilidades de afrontamiento puede ayudar a capacitar a su hijo para trabajar y calmar sus preocupaciones y miedos. También, puede ayudar a los niños ansiosos es tener una lista concreta de estrategias para usar en un momento de ansiedad. Mientras que algunos pueden memorizar una lista de estrategias, otros pueden necesitar escribirlas por ejemplo:

  1. Respiración profunda
  2. Relajación muscular progresiva
  3. Pelota estresante
  4. Escribirlo
  5. Habla de nuevo a las preocupaciones y replantea los pensamientos.
  6. Obtener ayuda de un adulto

10.- Construyendo sobre la valentía

El progreso de su hijo se desarrolla a partir de mucho trabajo duro. Aprender a manejar la ansiedad es como hacer ejercicio, su hijo necesita «mantenerse en forma» y practicar sus habilidades con regularidad como un hábito.

como manejar la ansiedad en niños

No se desanime si su hijo tiene lapsos y vuelve a los viejos comportamientos de vez en cuando, lo que puede suceder durante tiempos o transiciones particularmente estresantes. Esto es normal, y solo significa que una o dos herramientas en la caja de herramientas deben ser practicadas nuevamente. Recuerde, hacer frente a la ansiedad es un proceso de por vida.

De vez en cuando, recuérdale lo que no pudo hacer antes de aprender a lidiar con la ansiedad y los miedos. Puede ser muy alentador para su hijo ver cuán lejos ha llegado.

Conclusión:

Se que como padre o madre debes sentir temor o preocupación por no saber cómo abordar los sentimientos y pensamientos de ansiedad que presenta tu hijo, y la mejor manera de ayudarlo es aprender a manejar la ansiedad, trabajando juntos en las habilidades de afrontamiento y de resolución de problemas.

Del mismo modo, pudimos observar que existen muchas variables que pueden volver vulnerable al niño de sufrir ansiedad, de esta manera para poder ayudarlos, se debe trabajar la angustia a veces inconsciente de los padres que muchas veces es lo que ocasiona esta reacción.

Por ello en este artículo pudiste conocer la ansiedad y cómo ayudar a tu hijo, tomando en cuenta que si está emoción interrumpe en su desarrollo y equilibrio emocional es necesario buscar la ayuda adecuada que junto a un terapeuta y los padres se pueda combatir.

Referencias Bibliográficas:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here