Comprendiendo el Autismo y sus primeros signos

0
130
autismo

El 2 de abril se celebra el día mundial de la Concienciación del Autismo, tras la entrada en vigor de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, se designó este día para recalcar la necesidad de ayudar a mejorar la vida de los niños y adultos que sufren este trastorno para que puedan llevar una vida plena y satisfactoria.

Es un trastorno del desarrollo y a pesar de todos sus avances aun sigue siendo un misterio su causa. Sus manifestaciones clínicas pueden variar mucho entre las personas que los presentan, teniendo un mayor efecto en todos los casos las habilidades para comunicarse y relacionarse con los demás.

La Organización Mundial de la Salud comunica, que uno de cada 160 niños tiene un trastorno del espectro autismo y sus síntomas suelen comenzar en la infancia y persistir hasta la adolescencia y la edad adulta. Otras estimaciones hablan de que puede afectar a uno de cada 68 niños en edad escolar.  En este artículo te enseñaremos más sobre el Trastorno del Espectro Autista.

¿Qué son los trastornos del espectro autista?

Los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo de trastornos del desarrollo que incluyen las siguientes características:

  • Problemas de larga duración con la comunicación e interacción social en diferentes contextos.
  • Comportamientos repetitivos o no querer cambios en la rutina diaria.
  • Síntomas que comienzan en la primera infancia, por lo general, en los primeros 2 años de vida.
  • Síntomas que hacen que la persona necesite ayuda en su vida diaria.

El término “espectro” se refiere a la amplia gama de síntomas, fortalezas y grados de deterioro que pueden tener las personas con estos trastornos. En la actualidad, el diagnóstico de los trastornos del espectro autista incluye estas y otras afecciones:

  • El trastorno autista.
  • El síndrome de Asperger.
  • El trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

Aunque los trastornos del espectro autista comienzan en la etapa temprana del desarrollo, pueden durar toda la vida.

¿Qué es el trastorno autista?

El autismo es un trastorno neurológico y del desarrollo que generalmente aparece durante los primeros tres años de vida. Un niño con autismo parece vivir en su propio mundo, mostrando poco interés en otros y una falta de conciencia social. El foco de un niño autista es una rutina consistente e incluye un interés en repetir conductas extrañas y peculiares. Los niños autistas con frecuencia tienen problemas en la comunicación, evitan el contacto visual y muestran apego limitado a otros.

ansiedad en niños

El autismo puede evitar que un niño establezca relaciones con otros, en parte, debido a una incapacidad de interpretar expresiones faciales y emociones. Un niño con autismo puede resistirse a ser abrazado, juega solo, se resiste a los cambios y tiene desarrollo retrasado del habla.

Las personas con autismo tienden a exhibir movimientos corporales repetidos, como agitar o mover las manos, y tienen apegos inusuales a objetos. Sin embargo, muchas personas con autismo sobresalen consistentemente en ciertas tareas mentales, como contar, medir, arte, música o memoria.

¿Cuáles son las señales y los signos del trastorno autista?

No todas las personas con autismo exhiben todos estos comportamientos, pero la mayoría tendrá varios de ellos. Por ello una de las cosas más importantes que puede hacer como padre o cuidador es aprender los primeros signos del autismo y familiarizarse con las señales del desarrollo típicos que su hijo debe alcanzar.

El momento y la intensidad de los primeros signos del autismo varían ampliamente. Algunos bebés muestran indicios en sus primeros meses. En otros, los comportamientos se vuelven obvios tan tarde como a los 2 o 3 años. Es por eso que la evaluación profesional es crucial.

A los 6 meses

  • Pocas o ninguna gran sonrisa u otras expresiones cálidas, alegres y atractivas.
  • Contacto ocular limitado o no.

A los 9 meses

  • Poco o nada de intercambio de sonidos, sonrisas u otras expresiones faciales.

A los 12 meses

  • Poco o nada de balbuceo.
  • Pequeños o ningún gesto de ida y vuelta, como señalar, mostrar, alcanzar o agitar.
  • Poca o ninguna respuesta al nombre.

A los 16 meses

  • Muy pocas o ninguna palabra

A los 24 meses

  • Muy pocas o ninguna frase significativa de dos palabras (sin incluir la imitación o la repetición)

A cualquier edad

  • Pérdida del habla, balbuceo o habilidades sociales adquiridas previamente.
  • Evitar el contacto visual.
  • Preferencia persistente por la soledad.
  • Dificultad para entender los sentimientos de otras personas.
  • Desarrollo del lenguaje retrasado.
  • Repetición persistente de palabras o frases (ecolalia)
  • Resistencia a pequeños cambios en la rutina o entorno.
  • Intereses restringidos.
  • Comportamientos repetitivos (aleteo, balanceo, giro, etc.)
  • Reacciones inusuales e intensas a sonidos, olores, sabores, texturas, luces y / o colores.

Las personas con un trastorno del espectro autista pueden tener otras dificultades, como sensibilidad sensorial (sensibilidad a la luz, el ruido, las texturas de la ropa o la temperatura), trastornos del sueño, problemas de digestión e irritabilidad.

También pueden tener muchas fortalezas y habilidades. Por ejemplo, las personas con un trastorno del espectro autista pueden:

  • Tener una inteligencia superior a la media.
  • Ser capaces de aprender cosas en detalle y recordar la información por largos períodos.
  • Tener una gran memoria visual y auditiva.
  • Sobresalir en matemáticas, ciencia, música y arte ¿Cómo se diagnostican los trastornos del espectro autista?.

¿Quiénes se ven afectados por el Trastorno Autista?

El trastorno Autista afectan a muchas personas. En los últimos años, se ha observado un aumento en los casos diagnosticados. Hay más niños que niñas diagnosticados con estos trastornos.

¿Qué causa los trastornos del espectro autista?

Los científicos no conocen la causa del autismo. La investigación sugiere que el autismo es una condición genética, también de los genes y  el medio ambiente pueden desempeñar una función importante.

  • Los investigadores están comenzando a identificar los genes que pueden aumentar el riesgo de los trastornos del espectro autista.
  • Los trastornos del espectro autista ocurren con más frecuencia en las personas con ciertas enfermedades genéticas, como el síndrome del cromosoma X frágil o la esclerosis tuberosa.
  • Muchos investigadores se están concentrando en cómo los genes interactúan entre sí y con factores ambientales, tales como los problemas médicos familiares, la edad de los padres y otros factores demográficos, y las complicaciones durante el parto o el embarazo.
  • En la actualidad, no existen estudios científicos que hayan vinculado los trastornos del espectro autista con las vacunas.

Factores de riesgo de trastornos del espectro autista

La investigación también muestra que ciertas influencias ambientales pueden aumentar o reducir el riesgo de autismo en personas genéticamente predispuestas al trastorno. Es importante destacar que el aumento o la disminución del riesgo parece ser pequeño para cualquiera de estos factores de riesgo:

  1. Aumento del riesgo
  2. Edad avanzada del padre  (cualquiera de los padres).
  3. Embarazo y complicaciones en el parto (por ejemplo, prematuridad antes de las 26 semanas, bajo peso al nacer, embarazos múltiples (gemelos, trillizos, etc).
  4. Embarazos espaciados con  menos de un año de diferencia.
  5. Riesgo decreciente.
  6. Vitaminas prenatales que  contienen ácido fólico, antes y después de la concepción y durante el embarazo.
  7. Ningún efecto sobre el riesgo.

¿Cómo se diagnostican los trastornos del espectro autista?

Los médicos diagnostican los trastornos del espectro autista al observar el comportamiento y el desarrollo del niño. Los niños pequeños con alguno de estos trastornos se pueden diagnosticar con certeza a los 2 años. En el pasado, el diagnóstico del autismo no se hacía sino hasta la edad preescolar tardía o después.

Algunos de los síntomas de estos trastornos en los adultos pueden coincidir con los síntomas de otros trastornos de salud mental, como la esquizofrenia o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Sin embargo, lograr un diagnóstico correcto de un trastorno del espectro autista en un adulto puede ayudar a esa persona a entender ciertas dificultades que haya tenido en el pasado, identificar sus fortalezas y obtener el tipo adecuado de ayuda.

Diagnóstico en los niños pequeños

El diagnóstico en los niños pequeños suele ser un proceso de dos etapas:

1.- Evaluación del desarrollo general durante los chequeos periódicos del niño

Todo niño debe tener chequeos periódicos con un pediatra o un proveedor de atención médica de la primera infancia. La evaluación específica para los trastornos del espectro autista debe hacerse en las consultas de los 18 y los 24 meses.

Es posible que se requiera una evaluación más temprana si el niño tiene un alto riesgo de algún trastorno del espectro autista o de otros problemas del desarrollo.

Los que tienen un alto riesgo incluye aquellos que:

  • Tienen algún hermano u otro familiar con un trastorno del espectro autista
  • Muestran algunos de los comportamientos de los trastornos del espectro autista
  • Nacieron prematuros o temprano, o tuvieron un bajo peso al nacer

Las experiencias e inquietudes de los padres son muy importantes en el proceso de evaluación de los niños pequeños. A veces, el médico les hará preguntas sobre el comportamiento del niño y usará esa información junto con sus propias observaciones. Los niños que muestran ciertos problemas de desarrollo durante este proceso de evaluación se remiten para una siguiente etapa de evaluación.

2.-  Evaluación adicional

La evaluación adicional la realiza un equipo de médicos y otros profesionales de la salud con una gran variedad de especialidades, que son expertos en el diagnóstico de los trastornos del espectro autista. Este equipo puede incluir a los siguientes especialistas:

  • Un pediatra del desarrollo, que es un médico con formación especial en el desarrollo infantil.
  • Un psicólogo o psiquiatra infantil, que es un doctor que se especializa en el desarrollo del cerebro y el comportamiento.
  • Un patólogo del habla-lenguaje, que es un profesional de la salud con capacitación especial en los problemas de la comunicación.

diagnostico en niños autistas

La evaluación puede medir las siguientes habilidades:

  • Cognitivas o del pensamiento
  • Del lenguaje y
  • Las necesarias para realizar las actividades diarias de forma independiente y apropiada para la edad, como comer, vestirse o ir al baño

Diagnóstico en niños más grandes y adolescentes

A menudo, el equipo de educación especial de la escuela reconoce y evalúa por primera vez a los niños más grandes que comienzan a mostrar síntomas de los trastornos del espectro autista después de comenzar la escuela y los puede remitir a un profesional de la salud.

Los padres pueden hablar con el pediatra acerca de las dificultades que tiene su hijo con la interacción social, entre ellas, problemas con la comunicación sutil, como comprender el tono de voz o las expresiones faciales, el lenguaje corporal, y no comprender el sentido figurado del habla, el humor o el sarcasmo.

Los padres también pueden notar que su hijo tiene problemas para hacer amistades con sus compañeros. En este punto, el pediatra, o un psicólogo o psiquiatra infantil experto en los trastornos del espectro autista, puede evaluar al niño y referir a la familia a una evaluación adicional y tratamiento.

Diagnóstico en los adultos

Los adultos que notan las señales y los síntomas de los trastornos del espectro autista deben hablar con un médico y pedir que los envíen para una evaluación de estos trastornos.

Si bien todavía se están refinando estas pruebas en los adultos, se los puede enviar a un psicólogo o un psiquiatra experto en los trastornos del espectro autista. Este profesional preguntará acerca de sus inquietudes, tales como la interacción social y los problemas de comunicación, los problemas sensoriales, las conductas repetitivas y los intereses limitados.

La información sobre los antecedentes del desarrollo del adulto ayudará a hacer un diagnóstico preciso, por lo que una evaluación para detectar un trastorno del espectro autista puede incluir comunicarse con los padres y otros familiares.

¿Cómo se trata el trastorno autista?

El tratamiento temprano y la atención adecuada pueden disminuir los problemas y aumentar la capacidad de una persona para aumentar lo máximo posible sus fortalezas y aprender nuevas habilidades. Si bien no hay un solo tratamiento que sea el mejor para los trastornos del espectro autista, es importante tener una colaboración estrecha con el médico para encontrar el programa de tratamiento adecuado.

Del mismo modo, existen los programas conductuales y educativos especializados están diseñados para tratar el autismo. La terapia conductual es utilizada para enseñar destrezas sociales, destrezas motrices y destrezas cognitivas (de pensamiento). La modificación de la conducta es también útil en la reducción o eliminación de conductas de inadaptación. Se considera que la terapia conductual intensiva durante la infancia temprana y la capacitación en enfoques basados en el hogar y el involucramiento de los padres producen los mejores resultados.

También, los programas de educación especial que están altamente estructurados se enfocan en desarrollar destrezas sociales, habla, lenguaje, autocuidado y destrezas laborales.

Medicamentos

Hay unas pocas clases de medicamentos que los médicos pueden utilizar para tratar algunos problemas frecuentes de los trastornos del espectro autista. Con los medicamentos, una persona con uno de estos trastornos puede tener menos problemas de:

  • Irritabilidad
  • Agresión
  • Comportamientos repetitivos
  • Hiperactividad
  • Problemas de atención
  • Ansiedad y depresión

Conclusión

Para concluir hemos conocido que el trastorno del espectro autista, incluye otras afecciones en donde es necesario que los padres y los cuidadores puedan detectarlo a tiempo y así tener un tratamiento adecuado.

Comprender el Autismo aún es un tema con altos y bajos para los padres siendo un trastorno del desarrollo de por vida que afecta la forma en que los niños y adultos se comunican e interactúan con el mundo.

Actualmente existen muchos tratamientos y opciones para poder abordar y manejar estas problemáticas, lo más importante es aceptar que se requiere la ayuda para que los niños puedan ser atendidos desde pequeños y no se vea como una discapacidad ya que no se busca etiquetar al niño sino encontrar la forma de ayudarlo a entender lo que le sucede y para ello es esencial el apoyo de los cuidadores.

Referencias Bibliográficas:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here