¿Conoces el trastorno de personalidad múltiple?

0
864
personalidad múltiple

El trastorno de Identidad Disociativo de la personalidad es un trastorno complejo afectando los procesos mentales que crean una desconexión entre los pensamientos, recuerdos y sentimientos de un individuo. El trastorno de identidad multiple fue conocido anteriormente como trastorno de personalidad múltiple.

La disociación comienza a desarrollarse en los niños en las primeras etapas de desarrollo. Además, las investigaciones sugieren que los niños de 10 años o menos desarrollarán signos y síntomas de un trastorno disociativo. Sin embargo, menos del 1%  ha sido diagnosticado con un trastorno de personalidad múltiple . En las siguientes líneas se explicará más las causas de esta trastorno.

¿Qué es el trastorno de identidad disociativo?

El trastorno de identidad disociativo se caracteriza por la presencia de uno o más estados de identidad o personalidad que controlan el comportamiento del individuo de modo recurrente, junto a una incapacidad para recordar información personal importante, que es demasiado amplia para ser explicada por el olvido ordinario.

Del mismo modo, el trastorno de identidad disociativo refleja un fracaso en la integración de varios aspectos de la identidad, la memoria y la conciencia. Generalmente hay una identidad primaria con el nombre del individuo, que es pasiva, dependiente, culpable y depresiva.

Que es el trastorno de identidad disociativo

Por lo tanto, las demás identidades poseen habitualmente diferentes nombres y rasgos que confrontan con la identidad primaria que puede ser hostil, dominante y autodestructivas.  En circunstancias muy concretas el individuo puede asumir determinadas identidades que pueden diferir en la edad, el sexo, el vocabulario, los conocimientos generales y el estado de ánimo.

A menudo, el estrés psicosocial produce la transición de una identidad a otra. El número de identidades que se han podido registrar oscila entre 2 y más de 100. Ejemplo de este tipo de trastorno tenemos el caso de Billy Milligan en la que su historia fue adaptada por  un escritor estadounidense en la novela The Minds of Billy Milligan y luego en la película Fragmentado .

¿Qué es la disociación?

La disociación es el proceso de separar el recuerdo o emoción que está directamente asociada con el trauma del Yo consciente. La disociación es una forma creativa de mantener algo inaceptable fuera de la vista. Siendo mecanismos de disociación para la superveniencia. Asimismo, favorece y mantiene el apego con el abusador. Permite que, a nivel mental, algunas emociones conflictivas se mantengan en compartimentos separados.

Síntomas 

Las manifestaciones de estos síntomas son sutiles y tienden a estar bien ocultas para la mayoría de los pacientes. Sin embargo, los síntomas manifiestos tienden a aparecer en momentos de estrés, re-traumatización o pérdida.

Por lo tanto algunos de sus síntomas son:

  • Pesadillas.
  • Alucinaciones visuales o auditivas.
  • Impulsos repentinos o emociones fuertes.
  • Entumecimiento emocional o sensación de desapego.
  • Dolores de cabeza y dolor inexplicable.
  • No tener sentido de identidad propia.
  • La persona con disociación se siente como si  estuviera poseído, tomado por un espíritu u otro ser sobrenatural.
  • Una sensación de estar en el cuerpo de otra persona o de estar fuera de su cuerpo.
  • Frecuentes huecos de memoria, tanto en el pasado reciente como en el lejano
  • Deterioro del funcionamiento en el trabajo, en la escuela y en las relaciones como resultado de estos síntomas.
  • Estados de la fuga, después de lo cual no pueden recordar lo que pasó.

Causas del trastorno de identidad disociativo

El trastorno de identidad disociativa se produce cuando el desarrollo psicológico de un niño se ve interrumpido por un traumatismo repetitivo temprano que impide los procesos normales de consolidación de un sentido central de identidad. Alrededor del 90% de las personas con trastorno disociativo han sido víctimas de maltrato graves físico, sexual o emocional, incluso ser abandonados en la infancia, sufrir bullying de forma crónica y severa.

Del mismo modo evidenciar la muerte de uno de los seres queridos de manera brutal. También la separación repetida de la persona que le cuida y que le da soporte emocional. Los traumas y abusos graves en niños suelen ser extremos y repetitivos.

Causas del trastorno de identidad disociativo

Esto es especialmente cierto para el abuso sexual y emocional. En respuesta a un trauma abrumador, el niño desarrolla múltiples estados de identidad, a menudo en conflicto para poder confrontarlo.

Sin embargo, si estos niños en situación de vulnerabilidad son suficientemente protegidos y contenidos psicológicamente por adultos que verdaderamente se preocupen por ellos, es menos probable que desarrollen un trastorno de identidad disociativo.

Trastorno de identidad disociativo en niños 

Los niños pequeños que se enfrentan a graves abusos o abusos sexuales o físicos, no tienen una forma efectiva de luchar o evitar al agresor. Para escapar de la dolorosa realidad, la única herramienta disponible durante el incidente abusivo es la de la disociación. Separar la mente de la experiencia física proporciona una sensación de protección. Además, la disociación interfiere con el proceso de codificación de la memoria, por lo que a veces hay poco o ningún recuerdo del evento traumático.

Aunque la disociación puede ayudar a los niños a lidiar con el maltrato a corto plazo, puede llegar a ser problemático. Algunos niños traumatizados utilizan la disociación para hacer frente al estrés. La disociación frecuente de recuerdos, emociones y pensamientos interfiere con el funcionamiento normal y da como resultado problemas de socialización.

Asimismo, diagnosticar con precisión a los niños con este tipo de trastorno puede ser un desafío incluso se puede desarrollar es en la adultez. Cuando se dan los diagnósticos a menudo son erróneos con enfermedades mentales más comunes, como la depresión y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, lo que lleva a un tratamiento incorrecto.

Criterios para el diagnóstico del trastorno de identidad disociativo.

Los factores que pueden facilitar el diagnóstico del trastorno de identidad son los criterios del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales:

 Criterios para el diagnóstico

  • Presencia de dos o más identidades o estados de personalidad (cada una con un patrón propio y relativamente persistente de percepción, interacción y concepción del entorno y de sí mismo).
  • Al menos  se presentas dos de estas identidades o estados de personalidad controlan de forma recurrente el comportamiento del individuo.
  • Incapacidad para recordar información personal importante, que es demasiado amplia para ser explicada por el olvido ordinario.
  • El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o a una enfermedad médica.
  • En los niños, los síntomas deben diferenciarse de los juegos fantasiosos o de compañeros de juego imaginarios.

Tratamiento

El trastorno de identidad disociativo es una condición de salud mental grave. Por lo tanto, el tratamiento puede ser difícil. Las personas con trastorno de identidad disociativo se tratan principalmente con psicoterapia.

El terapeuta puede acompañar al paciente en la exploración de las razones por las que puede estar empleando este mecanismo como defensa. Si el terapeuta aborda el tema de la disociación tan pronto y como hay algún indicio de ello, el diagnóstico llegará más fácilmente.

Las formas no verbales de psicoterapia el arte y la terapia de juego, también son comunes porque ayudan al paciente a expresar el trauma cuando es muy difícil expresarlo verbalmente esto se puede aplicar más que nada en niños y adolescentes. Asimismo, no hay medicamentos que traten específicamente los trastornos disociativos. Sin embargo, los antidepresivos y los medicamentos contra la ansiedad a veces se usan en el tratamiento del trastorno de identidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here