¿El consumo de azúcar en los niños los hace hiperactivos?

0
183
consumo de azucar en los niños

El trastorno de déficit de atención con hiperactividad es una enfermedad de alta prevalencia en la actualidad donde se estima que afecta a los niños de entre los 5 años hasta los 18 años de edad en un 5,29 % de la población mundial y además representa entre el 20 % y el 40 % de las consultas en los servicios de psiquiatría infanto-juvenil. debido a que los psiquiatras estipulan que entre el 60 y el 75 % de los niños con TDAH continuarán presentando los síntomas durante la edad adulta. Es por ello que han surgido varias teorías del origen de esta enfermedad, donde se establece que el consumo de azúcar en los niños influía para que estos fueran hiperactivos.

¿Qué es el déficit de atención con hiperactividad?

Es un trastorno crónico del desarrollo neuropsiquiátrico frecuentemente diagnosticado en la infancia y que puede persistir en la edad adulta, que se caracteriza por inatención (distracción moderada a grave, períodos de atención breve), hiperactividad (inquietud motora) y comportamiento impulsivo (inestabilidad emocional y conductas impulsivas) que produce problemas en múltiples áreas de funcionamiento, dificultando el desarrollo social, emocional y cognitivo de la persona que lo padece.

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV): «Habitualmente, los síntomas empeoran en las situaciones que exigen una atención o un esfuerzo mental sostenidos o que carecen de atractivo o novedad intrínsecos (p. ej., escuchar al maestro en clase, hacer los deberes, escuchar o leer textos largos que no son de sus gustos, o trabajar en tareas monótonas o repetitivas)

déficit de atención por hiperactividad

¿Cuáles son las causas del déficit de atención con hiperactividad?

1. Herencia:

Se han demostrado factores de origen hereditario en un 80 % de los casos.

2. Historia perinatal:

Se presenta cuando los bebés tuvieron complicaciones después del nacimiento, presentaron sufrimiento fetal (hipoxia, nacimiento con fórceps), aquellas madres que sufrieron de eclampsia, los partos que duraron de 7 a 12 horas, y los bebés que tuvieron un peso menor a 2 kg por gestación menor a ocho meses.

3. Afectación del lóbulo frontal:

Los científicos han encontrado cambios negativos en el lóbulo frontal, zona del cerebro que interviene en el control de la conducta, en la solución de problemas y en la capacidad para mantener la atención. Esto explica la dificultad de los afectados para controlar el comportamiento, filtrar los estímulos y permanecer atentos. Otra región comprometida corresponde a los ganglios basales, que son agrupaciones de neuronas (células nerviosas) localizadas en la profundidad del cerebro y que trabajan de manera coordinada con el lóbulo frontal

¿Sabiendo esto, existe alguna influencia sobre el consumo de azúcar para originar la hiperactividad?

La respuesta es NO; El mito comenzó durante la década de 1970 cuando un médico de la Academia Americana de Pediatría afirmó que se había dado cuenta de que el azúcar era una de las principales causas de hiperactividad. Sin embargo, las investigaciones han demostrado lo contrario. Ya en el año

1995 el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos realizó un estudio en el que afirmaba que los aditivos de los alimentos tienen efectos que son demasiado pequeños para que sean tomados en cuenta en la mayoría de los casos de TDAH.

La sospecha se producía debido a que Los azúcares refinados (procesados) tenían cierto grado de efecto en la actividad de los niños, debido a que estos azúcares y los carbohidratos de algunos dulces al ingresar al torrente sanguíneo lo hacen muy rápidamente, actuando de igual manera como la cafeína provocando una vasodilatación y estimulando niveles dopaminérgicos en el cerebro pudiendo conllevar a que un niño se vuelva más activo, pero no lo hace en todos los niños, por lo tanto se dejó de asociar este efecto con el TDAH.

¿Cómo puedo saber que mi hijo sufre de déficit de atención con hiperactividad?

Si tu hijo presente tres o más síntomas de los que se presentan a continuación, lo más probable es que tenga esta condición, por lo que es necesario de que busques ayuda con un psicoterapeuta para ayudar a mejorar este deficit de atencion.

  • Tu hijo presenta una sensación de no lograr los propósitos, de no alcanzar los objetivos.
  • Dificultades para organizarse.
  • Realización simultánea de diversas tareas, comenzando una sin haber finalizado la anterior.
  • Tendencia a decir lo primero que pasa por la cabeza sin tener en cuenta la oportunidad o lo apropiado del comentario.
  • Una búsqueda habitual de estímulos nuevos.
  • Facilidad para distraerse, problemas para mantener la atención a lo largo del tiempo.
  • A menudo es una persona creativa, con gran iniciativa.
  • Problemas para desenvolverse a través de los cauces establecidos, siguiendo el procedimiento “adecuado”.
  • Impaciencia; dificultad para esperar.
  • Impulsividad verbal o en acción.
  • Tendencia a preocuparse innecesariamente de forma interminable.
  • Sensación de inseguridad.
  • Cambios en el estado de ánimo y en las actitudes.
  • Inquietud.
  • Tendencia a caer en adicciones (aspecto muy discutido).
  • Problemas crónicos de autoestima, relacionados con el rechazo del entorno.
  • Historial familiar de TDA, enfermedad maníacodepresiva, depresión, abuso de sustancias u otros trastornos de control de los impulsos o del estado de ánimo.
  • Arranques de ira
  • Insomnio

¿Qué recomendaciones debo tener en cuenta para limitar el consumo de azúcar en mi hijo?

Hay muchas razones para limitar el azúcar que consume un niño que no están relacionadas con el efecto sobre el nivel de actividad,y que si se ha demostrado que pueden perjudicar la salud de tu hijo, entre las cuales podemos mencionar:

  • Una dieta rica en azúcar es una importante causa de caries dental.
  • Los alimentos ricos en azúcar tienden a tener menos vitaminas y minerales. Estos alimentos pueden reemplazar a alimentos más nutritivos. Además, los alimentos ricos en azúcar tienen calorías adicionales que pueden llevar a la obesidad.
  • Algunas personas tienen alergias a colorantes y sabores. Si a un niño se le diagnostica alergia, consulte a un nutricionista.
  • Agregue fibra a la dieta del niño para mantener los niveles de azúcar en la sangre más homogéneos. Para el desayuno, la fibra se encuentra en la avena, el trigo triturado, las bayas, las bananas (bananos, plátanos) y los panqueques de granos integrales. Para el almuerzo, la fibra se encuentra en los panes integrales, los duraznos, las uvas y otras frutas frescas.
  • Comparta un «momento de tranquilidad» de modo que los niños puedan aprender a calmarse en casa.
  • Hable con su proveedor de atención médica si el niño no puede sentarse quieto cuando otros niños de su edad lo pueden hacer o no puede controlar sus impulsos.

consumo de azúcar en los niños

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here