¿Cómo se diferencia la epicondilitis lateral y medial?

0
212

Existen dos patologías del codo que dependiendo la localización del musclo afectado en dicha zona se presenta una serie de sintomatologia con dolor en el todo el brazo, es por ello que muchas personas suelen confundirlas, incluso suele recibir el nombre del codo del tenista y golfista, pero lo cierto es que estas patologías  no se restringue solo a los jugadores de estos deportes, cualquier persona que realice trabajos que impliquen movimientos de supinación del antebrazo, extensión de la muñeca y cerrar el puño son susceptibles a sufrir de esto.

Según como lo explica el Traumatólogo Domingo Delgado en su página web oficial, «estas dos afecciones van a afectar el epicóndilo y la epitróclea (la porción final del húmero que se divide en lateral y media para ejercer los movimientos del brazo y muñeca)». Es por ello que en el siguiente articulo de «Hoy Aprendi» aprenderas cuales son las diferencias entre las dos patologías y como se tratarlas.

¿Qué es la epicondilitis lateral y medial?

El codo es la articulación donde el húmero se une al radio y el cúbito. En la zona final del húmero, justo a la altura del codo, se localizan unas protuberancias de hueso, una en la zona interna y otra en la zona externa del codo. La protuberancia de la parte exterior del codo se denomina epicóndilo lateral, y la de la parte interior se conoce como epicóndilo medial o epitróclea.

Epicondilitis lateral (codo del tenista):

Es una lesión caracterizada por dolor en la cara externa del codo, en la región del epicóndilo lateral, eminencia ósea que se encuentra en la parte lateral y externa de la epífisis inferior del húmero.

Epicondilitis medial o epitrocleitis (codo del golfista):

Es la denominación que se le da a una enfermedad del codo en la cual se produce una tendinitis en la inserción de los músculos epitrocleares, es decir en la cara interna del codo donde esta ubicado la epitróclea.

codo del golfista y tenista

¿Cuáles son las causas de la epicondilitis lateral y medial?

La principal causa de dichas patologías es la realización de movimientos de la muñeca y de la mano de forma repetitiva, en particular al extender y doblar hacia atrás la muñeca repetidamente contra resistencia, pero también puede producirse por otras condiciones tales como:

El Codo de tenista (epicondilitis lateral):

Es provocada por movimientos repetitivos de extensión de la muñeca y supinación del antebrazo, lo que ocasiona microroturas fibrilares y reparación inadecuada de los tendones de los músculos que se originan en la región del epicóndilo, principalmente del tendón del musculo extensor radial corto del carpo.

Codo de golfista (epicondilitis medial o epitrocleitis):

Suele estar provocada por la repetición de determinados movimientos, como la flexión del codo y muñeca o pronación del antebrazo

Es decir, estas dos condiciones aparecen como resultado de patologías tales como:

  • Actividades recreativas o laborales que causan uso excesivo o daño en las coyunturas
  • Mala postura
  • Tensión de los tejidos blandos debido a una articulación o hueso posicionado incorrecta o anormalmente (como diferencias en la longitud de las piernas o artritis en una articulación)
  • Otras enfermedades o condiciones (artritis reumática, artritis gotosa, psoriasis, enfermedades de la tiroides o una reacción medicamentosa adversa).

¿Cuales son los síntomas de la epicondilitis lateral y medial?

El Codo de tenista (epicondilitis lateral):

  • Dolor en la parte externa del codo, sobre el epicóndilo
  • Presenta dolor e impotencia funcional con los movimientos de extensión de la muñeca y supinación del antebrazo.
  • Dolor a la palpación de la zona epicondílea y con acciones simples como elevar una botella o una jarra o tomar una taza de café, también en deportes, por ejemplo al ejecutar el golpe de revés en el tenis.
  • El dolor suele ceder durante la noche y con el reposo.
  • En ocasiones puede llegar a convertirse en un proceso crónico que requiere cirugía.
  • No suelen referir clínica acompañante de origen neurológico, pero el dolor puede irradiarse hacia el brazo y el antebrazo.

Codo de golfista (epicondilitis medial o epitrocleitis):

  • Provoca dolor en el codo que se localiza en la cara interna del mismo y puede extenderse hacia el borde interno del antebrazo.
  • El dolor suele disminuir con el reposo de la articulación y aumenta con los movimientos de flexión de la muñeca y los dedos.

¿Cómo se diagnostica la epicondilitis lateral y medial?

El diagnóstico es meramente clínico, siendo muy sugerentes los síntomas y signos que refiere el paciente.

En el Codo de tenista (epicondilitis lateral): A menudo habrá dolor a la palpación en la región del epicóndilo, a la presión o al solicitar al paciente ciertas maniobras que ponen en tensión la musculatura epicondílea. Hay también dolor alrededor del codo y en la zona epicondílea cuando se realiza la extensión de la muñeca y sobre todo si se realiza contra resistencia, al igual que con la extensión forzada de los dedos.

En el codo de golfista (epicondilitis medial o epitrocleitis): es menos frecuente y el dolor aparece en la cara interna del codo.

ejercicios para la epicondilitis

¿Cuál es el tratamiento de la epicondilitis lateral y medial?

El objetivo del tratamiento es aliviar o eliminar el dolor y la inflamación. Las diferentes posibilidades son las siguientes:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES): administrados por vía oral en forma de comprimidos, o por vía tópica en forma de cremas o geles.
  • Reposo de la articulación: Implica reducción de las actividades que provoquen el dolor, disminuyendo el tiempo de actividad y la intensidad del esfuerzo.
  • Infiltración para la epicondilitis: Últimamente se ha demostrado que la infiltración con Plasma rico en plaquetas es superior a la infiltración con corticoides en estudios al azar, reduciendo el dolor y mejorando la capacidad funcional.
  • Evita el factor agravante en el trabajo: Es recomendable limitar los movimientos que producen la patología. Un estudio ergonómico del puesto de trabajo para evitar los movimientos repetitivos que provocan la enfermedad puede ser la clave de su curación.
  • Cirugía para la epicondilitis: Está recomendada en ciertos casos que no responden a ninguna de las medidas anteriores. Puede realizarse mediante incisión abierta o con la técnica de artroscopia.

¿Qué material ortopédico se puede usar para la epicondilitis?

Existen tres tipos de material ortopédico que tienen la misma finalidad sobre el tendón y el musculo, que al ejercer una cierta presión sobre él hacen que las fibras del mismo se relajen y no reciban toda la fuerza del músculo, por lo que consiguen relajarse y curarse antes de tiempo, las cuales podemos detallar a continuacion:

1. Cincha epicondilitis neopreno Mueller:

De muy fácil colocación y talla única. La cincha para epicondilitis de neopreno de Mueller ha de colocarse aproximadamente dos centímetros por debajo del codo, en la zona donde se encuentra el tendón del músculo. Para saberlo exactamente lo mejor es hacer movimientos de extensión de muñeca, y en la zona mencionada se contraerá un músculo. Ahí es donde hay que colocar la almohadilla para ejercer la presión.

Cincha epicondilitis neopreno Mueller - Coderas para epicondilitis

2. Banda epicondilitis Epipoint:

Tiene el mismo sistema de colocación que la cincha anterior. La banda de epicondilitis Epipoint tiene una almohadilla viscoelástica que ayuda a una mejor presión. Para saber exactamente donde hay que colocar la almohadilla lo mejor es hacer movimientos de extensión de muñeca, y en la zona mencionada se contraerá un músculo. Ahí es donde hay que colocar la almohadilla para ejercer la presión. Es ambidiestra ya que la almohadilla puede moverse. Sirve tanto para epicondilitis como epitrocleitis, dependiendo en que lado se coloque la almohadilla.

Banda de epicondilitis Epipoint - Coderas para epicondilitis

1. Codera epicondilitis Futuro:

La codera para epicondilitis Futuro ofrece un apoyo firme para contribuir a aliviar el dolor en caso de irritaciones, síndromes por uso excesivo y codo de tenista o codo de golfista. Es ideal para la prevención, en caso de ser propenso a tener epicondilitis.

Codera para epicondilitis Futuro - Coderas para epicondilitis

¡Ejercicios para la epicondilitis lateral y medial!

Los ejercicios para el codo de tenista ayudan a disminuir el dolor del codo, el antebrazo, la muñeca y la mano. También ayudan a fortalecer los músculos del brazo y prevenir más lesiones. Empiece con estos ejercicios lentamente. Haga los ejercicios con ambos brazos. Deténgase si siente dolor y además puede implementar otros ejercicios que también se utilizan para el sindrome de tunel carpiano que tienen la misma finalidad de aliviar y prevenir el dolor.

  • Flexión del bíceps: Coloque la mano debajo del codo lesionado como soporte. Voltee la palma para que apunte hacia arriba y sostenga una pesa en la mano. Consulte con su médico cuánto peso debería usar. Lentamente flexione y estire el codo 30 veces.
    CURL DE BÍCEPS
  • Agarre: Sostenga una pelota de goma suave o una pelota de tenis en la mano. Exprima la pelota tan fuerte como pueda y mantenga esta posición. Pregúntele a su médico por cuánto tiempo tiene que mantener esta posición. Repita estos pasos como se lo haya indicado su médico.

¿Se puede realizar fisioterapia para  la epicondilitis lateral y medial?

Mediante los ultrasonidos, electroterapia, láser, técnicas de masaje para estimular los músculos de la muñeca, ondas de choque, realización de ciertos ejercicios y otras técnicas. Existen en general pocos estudios que demuestren la superioridad terapéutica de alguno de estos procedimientos sobre el resto pero también se puede aplicar calor local siguiendo las siguientes indicaciones:

Frío: 

Las compresas frías pueden ayudarle a reducir la inflamación inicial y el dolor en condiciones agudas (severas pero de corta duración). La terapia fría es generalmente más efectiva durante las primeras 48 horas después de iniciada la inflamación. Los lineamientos para la terapia de frío son las siguientes:

  • Use un paquete frío, una bolsa con hielo o incluso una bolsa de verduras congeladas.
  • Envuelva el paquete en una toalla si el frío le causa dolor.
  • Ponga el paquete sobre el área afectada por 20 minutos, tres o cuatro veces al día.
  • Frote un cubo de hielo sobre áreas adoloridas más pequeñas por menos tiempo.

Calor:

Después de 48 horas de dolor crónico (a largo plazo), puede que el calor, seco o húmedo, le sea más benéfico que las compresas frías. Siga los siguientes consejos:

  • Utilice un paquete caliente, una bolsa caliente o una toalla calentada en el microondas (asegúrese de que no esté tan caliente como para causarle quemaduras).
  • Coloque un paquete caliente sobre el área sensible de 15-20 minutos, tres o cuatro veces al día.
  • Jamás use cremas analgésicas o ungüentos con las bolsas calientes porque la combinación puede quemarle la piel seriamente.
  • Dése un baño o una ducha caliente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here