Disfasia: Cuando el silencio en los niños es sinónimo de un trastorno

0
600
angustia en niños

La disfasia, es muy poco conocida y difícil de detectar, afecta a 1% de los niños. Se manifiesta por dificultades para expresarse y memorizar informaciones, es decir, la capacidad de hablar, comunicarse se ve alterada es difícil para el niño/a relacionarse de manera adecuada con los demás dado que puede resultar muy frustrante.

Es importante tomar en cuenta las siguientes características, que pueden ser indicios de presentar disfasia como, comportamientos evasivos, como no responder, no mirar a los ojos, vocabulario muy limitado o comunicación con gestos simples. Es importante conocer y detectar a tiempo este tipo de trastorno de lenguaje ya que, con una intervención adecuada puede tener un pronóstico positivo.

¿Qué es la disfasia?

Es un trastorno del lenguaje que afecta tanto en la expresión oral, dificultad para hablar, como en la comprensión del lenguaje, se trata de una alteración que no se puede explicar por la presencia de un déficit intelectual o sensorial, trastornos emocionales o conductuales, y privación ambiental.

que es la disfasia

Su presencia inicia cuando los niños dicen sus primeras palabras a los 3 o 4 años, no manejan casi ninguna palabra, no miran a los ojos ni tienen juegos simbólicos. Aunque esto no significa que sean poco inteligentes, hasta hace muy poco se decía que era parte del retraso mental e incluso hasta hoy se confunde con el autismo. Su evolución suele ser muy lenta si no se produce una intervención a tiempo.

Tipos de disfasia en los niños 

1.- Disfasia expresiva

En esta disfasia se encuentran errores que afectan específicamente a la producción del habla con grandes diferencias en la intensidad. Los niños que tienen este tipo de trastorno presentan menos problemas emocionales y de conducta que los que están afectados de una disfasia receptiva.

2.- Disfasia receptiva o mixta

En la disfasia receptiva, los defectos se dan en la recepción del habla, es decir, en el entendimiento del mensaje que quiere transmitir el interlocutor. Esto no está causado con una pérdida auditiva. No se diferencian correctamente los sonidos y no se hace una buena atribución de los significados de estos. Estos niños, además de presentar más problemas emocionales y de conducta, son en general menos comunicativos.

En relación al desarrollo fonológico, se da un retraso en relación con niños con un desarrollo normal, pero en ningún caso aparece desviado. El desarrollo semántico se da un considerable retraso en relación al desarrollo del vocabulario temprano.

3.- Disfasia con dificultad para la organización del significado 

Es la dificultad para estructurar frases, la cual se clasifica en el síndrome lexical sintáctico hay problemas para aprender palabras nuevas y mantener una conversación. En el síndrome semántico pragmático el niño ya posee cierta memoria auditiva, sin embargo, le cuesta comprender las palabras así como, también las preguntas tiende a descifrar

¿Cuáles son las causas de la disfasia?

La disfasia infantil está asociada con un retraso en la maduración de las estructuras del lenguaje. Aunque no hay datos concluyentes al respecto, factores que pueden influenciar en esta maduración son lesiones cerebrales producidas por:

  • Traumatismo craneoencefálico en el momento del parto.
  • Lesión cerebral o falta de oxígeno al nacer.
  • Enfermedades infecciosas que afectan al sistema nervioso central como la meningitis, la encefalitis.
  • Periodos largos de hospitalización o malestar en el ambiente familiar.

causas de la disfasia

¿Cómo reconocer la disfasia?

Los síntomas que afectan a la expresión y comprensión del lenguaje al mismo tiempo, que se dan con mayor frecuencia son los siguientes:

  • La intención comunicativa es pobre y aparecen grandes dificultades para comunicarse con los otros.
  • Escasa expresión, cuando se produce suele ser pobre y sin sentido: expresión telegráfica, oraciones simples sin orden gramatical.
  • No existe una estructuración sintáctica en sus oraciones, por lo que sus frases son incomprensibles.
  • Dificultad para manejar pronombres personales, determinantes posesivos entre otros.
  • Suelen utilizar los verbos en infinitivo ya que no saben conjugarlos. No usan morfemas de género y número.
  • Tienen un vocabulario muy reducido.
  • Presentan problemas en la escritura.
  • Tienen dificultades en la comprensión del lenguaje.
  • No entienden las palabras abstractas y temporales.
  • Presentan dificultad para repetir y recordar enunciados largos.
  • Les cuesta ordenar el discurso y sintetizar el significado de éste, cuando les hablan.
  • Reaccionan mejor a los apoyos físicos como los gestos.

Consecuencias 

los efectos de este trastorno tienen consecuencias significativas para el niño en su desarrollo socioemocional. La dificultad para comunicarse en los niños que presentan disfasia es notoria, por lo que su motivación para tener relaciones sociales es escasa. A la par, al ver tantas dificultades para relacionarse con ellos, sus iguales pierden el interés en hacerlo en muchas ocasiones.

Por todo ello, se produce un aislamiento social. Un niño con estas características y aislado socialmente puede diagnosticarse erróneamente de otros trastornos como pueden ser el autismo o la sordera. Esto afecta a su estado emocional. Estos niños, y en consecuencia de toda la problemática que arrastra, suelen presentar trastornos afectivos, ansiedad, o baja autoestima.

hiperactividad

Debido a todas estas complicaciones que sufren en los diversos ámbitos de su vida, su nivel académico también se ve afectado disminuyendo su capacidad de aprendizaje, sobre todo en la referente a la lectura y a la escritura.

Estrategias para abordar la disfasia

Algunas de las estrategias más habituales utilizadas en la intervención de la disfasia infantil son:

1.- Practicar ejercicios y praxias buco-faciales

Ayudamos al niño a que ejercite la boca, la lengua, los labios, la respiración, es decir, haciendo soplos, abrir y cerrar la boca, movimientos con la lengua, con el fin de mejorar la pronunciación de los fonemas.

2.- Ejercicios para aumentar el vocabulario

Se empieza por, aumentar su vocabulario es dando a conocer palabras conocidas para el niño y repetirlas para su asimilación del mismo modo, que se va aumentando su dificultad. Podemos utilizar las categorías o campos semánticos para ir introduciendo nuevos conceptos. También, puede ser útil acompañar esta última actividad con imágenes.

3.- Trabajar la memoria auditiva

Podemos ejercitar la memoria auditiva relacionando un sonido concreto que emitimos con un movimiento corporal que deba hacer el niño.

4.- Ejercicios de discriminación auditiva

Se enseña al niño a distinguir sonidos distintos a los que le son familiares. Haciendo, por ejemplo, que adivine de qué sonido se trata cuando se lo presentamos. La función de estos ejercicios es que aprenda a diferenciarlos y para ello se realizan grabaciones y, posteriormente, se le pide al niño que intente adivinar qué sonido es cada uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here