El empoderamiento de la mujer y su importancia en la sociedad del siglo XXI

0
358
EMPODERAMIENTO DE LA MUJER EN EL SIGLO XXI

La concepción de mujer como un ser frágil, sumiso y delicado ha sido dejado de lado para dar lugar al concepto de mujer como sinónimo un ser lleno de fuerza, independiente, capaz y perseverante. Sin duda, el empoderamiento de la mujer ha originado cambios importantes en la sociedad del siglo XXI, llegando a ser catalogado como el siglo de la Mujer por la ONU.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de empoderamiento?

Empoderamiento viene del inglés “empowerment” y la palabra empoderar básicamente significa “dar poder”. Cuando lo enfocamos hacia las mujeres, nos referimos a destacar, a poner en valor, a visibilizar sus capacidades y así crear igualdad de oportunidades.

Ahora, normalmente cuando hablamos de empoderar sentimos que nos referimos a una población que se encuentra en condiciones de desigualdad o subordinación frente a otra. Es así que actualmente es común escuchar expresiones que desacrediten esta necesidad de promover el empoderamiento de la mujer, argumentado que hoy esa desigualdad no está presente, que todos tenemos las mismas condiciones. Sin embargo, esto no es así y es urgente continuar visibilizando ésta iniciativa.

Si bien se han dado cambios importantes, por ejemplo respecto a la educación y aspiraciones de las mujeres desde los años 60, cuando solo recibían una educación primaria debido a que se poseía como única aspiración el lograr un matrimonio, convertirse en madre y procrear hijos, aún existen diferencias, por ejemplo podemos empezaron la relacionada a la brecha salarial.

El salario en el empoderamiento de la mujer

En el camino de empoderamiento de la mujer el tema salarial es muy importante para las mujeres pues la posibilidad de conseguir ingresos propios brinda autonomía financiera y hace posible la toma de decisiones de manera independiente. De acuerdo a datos obtenidos por el INEI, se muestra la diferencia de salarios con un 29 % menos que los hombres incluso dedicando mayores horas al trabajo. Esto ocurre con aquellas mujeres que poseen una formación académica y un puesto laboral, pero adicionalmente hoy aún existen mujeres que no pueden ni producir ni manejar el dinero de casa, donde es el esposo o pareja quien dispone de cuanta cantidad brinda o a qué se dirigen los ingresos económicos. En este punto ocurre algo curioso, pues al cuestionarlo aún se suele normalizar esta condición pero no ocurre lo mismo cuando invertimos los roles respecto a las decisiones financieras y obtenemos reacciones de extrañeza.

Contrario a lo que por lo general se piensa, este empoderamiento no tiene un impacto significativo exclusivo en las mujeres. A través del empoderamiento económico, se ha obtenido un incremento en el desarrollo económico de los países, el fin de familias sumergidas en el círculo de la pobreza y la disminución de la pobreza en general. Por ejemplo las empresas en las cuales se realizan políticas activas por la igualdad y se trabaja en pro de que las mujeres accedan a las mismas oportunidades laborales, se han registrado mayores índices de productividad. Una empresa que invierte en la promoción de igualdad para las mujeres al final obtiene mejores resultados en su desarrollo.

Sobre la violencia contra la mujer

Otro punto que llama poderosamente la atención y es tal vez lo que más despierta a la conciencia de la necesidad de empoderamiento es el referido a los temas de violencia contra la mujer. De acuerdo al Ministerio de la Mujer en el 2017 se registraron 81009 mujeres víctimas de maltrato ya sea físico, psicológico o sexual. Como es sabido gracias a las estadísticas divulgadas en medios de comunicación internacionales, los casos de agresión hacia la mujer presentan una gran diferencia respecto a los casos de agresión respecto a hombres. Algo importante de señalar es que en realidad los casos de violencia hacia la mujer se vienen dando desde hace muchos años atrás, la diferencia es que actualmente existe mayor visivilización. Actualmente se cuenta con mayores comisarias capacitadas sobre abordaje de este tipo de casuísticas, se cuenta con líneas telefónicas y centros de emergencia especializados en estos casos.

Gracias al empoderamiento de la mujer cada vez es mayor la cantidad de mujeres que se atreven a denunciar estos hechos y aun así a pesar de que actualmente existe mayor apertura para hablar de este tipo de violencia, aún se encuentra presente la resistencia a aceptar que ésta existe, pero la pregunta es ¿Si aún con estos cambios, estos hechos persisten, qué pasaría si este empoderamiento continuara retrasándose? ¿Es realmente innecesario?

Además existen logros de mujeres que no son consideradas tan importantes de divulgación o merecedoras de reconocimiento. ¿Hacemos un pequeño repaso?

Existen por ejemplo mujeres que ganaron premios nobel: Rigoberta Mencho, premio Nobel de la Paz, activista por los derechos de las mujeres en Guatemala. Malala, joven paquistaní Premio Nobel de la paz, defensora los derechos de las mujeres. También Mara Drierssen, reconocida internacionalmente como un referente acerca de la investigación sobre el síndrome de Down o Mirella del Monte, campeona olímpica de natación, mujeres que nos cuesta recordar o reconocer como personas que poseen un reconocido prestigio por sus logros, como si estos no hubieran sido tan divulgados como los obtenidos por figuras masculinas. Afortunadamente este empoderamiento poco a poco está logrando mayor reconocimiento y divulgación de estos logros con el fin de fomentar mayores aspiraciones y la certeza de que es posible superarse y llegar a desempeñar un papel importante en la sociedad.

En conclusión, entendemos por empoderamiento a las acciones dirigidas a introducir la convicción de que todos podemos lograr lo que nos proponemos y que es importante para que entendamos que tanto hombres como mujeres, sin diferencia, somos capaces de tomar nuestras decisiones libremente. Entender que las mujeres estamos preparadas, sabemos y podemos hacer cosas y podemos ocupar el lugar que nos corresponde sin ningún complejo de inferioridad y de que tenemos diferencias como todos los seres humanos pero que podemos ser capaces de muchas cosas y eso no depende de nuestro genero si no de nuestra preparación, perseverancia y demás características personales. 

Tú también puedes ser un agente de cambio, promueve el empoderamiento de la mujer hablando de tu realidad y compártela con otras mujeres y hombres, hazlo visible. No necesitas de varias cifras, solo hablar de ello y empezar el dialogo para motivar acciones que logren cambios importantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here