Herpes zóster: un virus que vive latente en tu organismo

0
921

La mayoría de las personas han escuchado hablar de este tema, incluso muchos hacen caso omiso a ello, porque dicen que nunca les ha pasado, que para que quieren información si se sienten sanos; pero a la hora del té, todo ese conocimiento tiende a salir por la ventana cuando ven esas protuberancias en un lugar donde hay protuberancias. Así es, ese tipo de ampollas o bultos es causado por un virus denominado el herpes zóster y se puede manifestar en diferentes partes del cuerpo

¿Qué es el herpes zóster?

Conocido también como culebrilla o culebrón, es una enfermedad producida por una reactivación del virus de varicela-zóster el cual se encontraba latente (oculto) y que al momento de expresarse en el organismo afecta a los nervios periféricos provocando una neuropatia gangliorradicular y a la piel, donde puede producir pequeñas ampollas dolorosas en forma de anillo agrupadas a lo largo de un dermatoma (nervios que se extienden hasta la piel).

virus del herpes zoster

¿Cómo se transmite el herpes?

Las ampollas del herpes zoster son contagiosas por contacto directo, normalmente en los primeros 7 días, y pueden pasar de una persona a otra. Si el virus pasa de una persona con herpes zóster a otra que nunca ha tenido contacto con el virus, el cuadro que le produce es una varicela.

El virus no se contagia a través de la respiración, la tos o el contacto casual. Por ello, la enfermedad sólo es contagiosa en fase ampollosa, y no en las fases inicial, cicatricial o posherpética

¿Qué tan frecuente es esta enfermedad (Epidemiología)?

El herpes zóster es una enfermedad distribuida mundialmente y que a diferencia de la varicela, el herpes zóster no presenta estacionalidad (es decir, puede ocurrir en cualquier época del año). Se calcula que afecta alrededor del 20 % de la población, presentando un mayor riesgo las personas caucásicas. Puede aparecer a todas las edades, aunque es más común en personas mayores de 50 años.

Aproximadamente, el 4 % de los enfermos padecen un segundo episodio de herpes zóster, y en algunos pacientes se han descrito más casos.

Incluso Se estima que 776,000 personas en los EE. UU. Contraen nuevas infecciones cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Y el 15.7 por ciento de las personas en los Estados Unidos de entre 14 y 49 años de edad actualmente tienen herpes genital; sin embargo, este número probablemente sea mucho más alto ya que una cuarta parte de las personas que tienen herpes no lo saben.

¿Cuales son los factores de riesgo?

  • El estrés
  • La exposición a inmunotoxinas
  • Traumatismos que dejan una puerta de entrada para el virus.

¿Quien es el causante de esta enfermedad (Etiología)?

El herpes zóster es causado por el virus de la varicela zoster (VVZ). Se trata de un virus de la familia de los herpesvirus “herpesviridae”, en concreto clasificado como virus del herpes humano 3 (HHV-3). Su único reservorio es el ser humano y posee un solo serotipo.

El virus ingresa al organismo al momento de que se encuentra en contacto con la varicela la cual enfermedad cutánea clásicamente infantil. Cuando se remite la varicela, el organismo no es capaz de eliminar completamente el virus, por lo que este queda latente en:

  • Los ganglios sensitivos de la raíz dorsal
  • Ganglios de la médula espinal
  • El ganglio de gasser del trigémino
  • Otros pares craneales.

El virus inactivo no causa daño y no se multiplica, aunque puede volver a ser infeccioso. Por ello, el herpes zóster tiene una mayor incidencia en individuos de edad avanzada y en aquellos que tienen alterada su respuesta inmune debido a enfermedades o a estar sometidos a tratamientos inmunosupresores

virus del herpes

¿Cuales son los síntomas (Cuadro clínico)?

  • Los primeros síntomas son inespecíficos: incluyen cefaleas, fotosensibilidad, fiebre, malestar general que puede durar algunos días.
  • Posteriormente:​ le continua el prurito, hormigueo y dolor que puede llegar a ser extremo, todo ello en la zona del nervio afectado, donde aparecerá la erupción cutánea. Este dolor puede presentar múltiples características, como punzante, ardiente, picante, etcétera, además, el paciente muestra sensibilidad en el dermatoma afectado.
  • La fase posterior comienza a las 12-24 horas:  constituye el desarrollo del característico sarpullido cutáneo. Las lesiones comienzan como manchas eritematosas que pasan a vesículas distribuidas en  dermatomas, comúnmente en un patrón que simula un cinturón y sin pasar la línea media del cuerpo. Las regiones más comunes son la región media del tórax.
  • Al tercer día: Las vesículas se van transformando en ampollas llenas de un fluido seroso, generalmente dolorosas y acompañadas de ansiedad acompañado de los mismos sintomas que se iniciaron. Estas se secan, permaneciendo como costras durante 2 o 3 semanas.
  • A los 7-10 días: El contenido de las vesículas puede estallar y puede ser un liquido hemorrágico; cuando esto ocurre, resuelven con cicatriz e hiperpigmentación.

culebrilla

¿Cómo se diagnostica el herpes?

Se trata de una enfermedad de fácil diagnóstico si se desarrollan todos los síntomas, ya que el patrón de distribución de las lesiones es característico y que no suele aparecer en otras enfermedades. Además, pueden realizarse diferentes pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico como las siguientes:

  • Anticuerpos IgM específicos del virus del herpes zoster en la sangre: Estos aparecen durante el curso del herpes zóster y la varicela, pero no se encuentran mientras el virus está latente.
  • PCR: donde los fluidos son recogidos de una ampolla y pueden usarse para realizar comparaciones con un patrón de ADN del virus de la varicela zóster.
  • Cultivo del virus en líneas celulares: se usa para aislar las partículas víricas e identificarlas con un microscopio electrónico.

¿Cuáles son las complicaciones del herpes?

El herpes zóster puede presentar diferentes complicaciones según los nervios afectados, sobre todo en individuos inmunosuprimidos entre los que cabe destacar:

  • Parálisis motora o facial
  • Insuficiencia respiratoria
  • Infecciones bacterianas secundarias

¿Cuál es el tratamiento del herpes?

No existe ningún tratamiento curativo, ni es posible la eliminación del virus del organismo. Sin embargo, existen tratamientos que pueden paliar los síntomas, y disminuir la duración y gravedad del proceso.

El tratamiento suele ser necesario para la complicación de la neuralgia posherpética. Sin embargo, algunos estudios reflejan que el dolor se quita cuando ceden las ampollas del organismo. Pero entre los tratamientos habituales que suelen usar están:

el tratamiento para el herpes zóster se trata de antivirales para tratar y prevenir la enfermedad

  • Analgesicos:  Los pacientes con dolor de leve a moderado pueden ser tratados con analegsicos de venta libre. La administración de gabapentina con antivirales puede producir un alivio de la neuralgia posherpética. y las lociones tópicas con calamina podrían servir para calmar el prurito en la varicela.
  • Antivirales: El aciclovir inhibe la replicación del ADN viral y se usa tanto como tratamiento, como para la prevención. Durante la fase aguda, se recomienda este fármaco vía oral, ya que se ha mostrado como el más efectivo en disminuir la progresión de los síntomas, y en prevenir la neuralgia posherpética.

El valaciclovir tiene una eficacia similar al aciclovir, pero es mejor con respecto a la reducción de la incidencia y la duración de la neuralgia posherpética. El famciclovir no ofrece mejoras en el dolor agudo o crónico, pero sí acelera la cicatrización de las lesiones

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here