El proceso de perdonar

0
614
el proceso de perdonar

En ocasiones hacemos un gran esfuerzo por perdonar, por no apegarnos al odio, a la ira, por dejar ir a esa persona que nos ofendió o hirió, pero aun así se nos dificultad perdonar nos afecta mucho más cuando ha sido alguien tan cercano a nosotros, como, familiares, amigos y pareja. Ser capaz de perdonar es un regalo para uno mismo. Al no perdonar, la persona dañada está encadenada a la persona que le hizo el daño y, mientras no la perdone, no podrá sustraerse al poder que tiene este sobre ella.

Entonces, te pregunto ¿qué te cuesta más perdonar?, ¿Porque nos cuesta tanto dejar ir?. El perdón permite que la experiencia vivida adquiera un nuevo significado para las personas implicadas. Algunas veces, el daño una vez perdonado puede servir para contribuir al crecimiento de una relación.

¿Por qué a las personas les cuesta perdonar?

La pregunta que más nos hemos cuestionado, hay situaciones de gran magnitud que nos llevan a no perdonar según  Martin Seligman explica lo siguiente:

  1. Sienten que es injusto perdonar.
  2. Perdonar es mostrar amor al transgresor, pero no a la víctima.
  3. El perdón bloquea la venganza, que es una emoción que muchas personas mantienen firmemente.

Si bien estas razones parecen ser evidentes y comprensibles, se derivan en parte de un concepto erróneo de perdón. Algunas personas no perdonan porque sienten que sería un acto de debilidad. El no poder perdonar provoca un estado de flujo de emociones negativas que obstruye el camino de la energía hacia proyectos más constructivos. A pesar de la naturaleza terrible de los actos que soportaron, los que lograron perdonar a sus abusadores experimentaron menores niveles de ansiedad y depresión y más sentimientos de esperanza.

Es importante considerar que algunas de las cualidades necesarias para perdonar son: La humildad, empatía, valentía, integridad, sinceridad, honestidad, espiritualidad, sentido comunitario, amor, bondad, gratitud y otras cualidades igual de importantes.

¿Qué te cuesta más perdonar?

Cuando hablamos de lo que nos cuesta perdonar va depender de cada persona y de la gravedad de la situación como, por ejemplo: Infidelidad, Engaños, Crimen, homicidios, Delitos, Abusos, Maltratos y Abandono. Estas son solo algunas de las circunstancias por la que puedes cuestionarte si perdonar o no. No siempre es posible perdonar, si la otra persona no lo lamenta, tampoco ha hecho enmiendas significativas, lo cual hace que se dificulte más el perdonar, haciendo que la persona perjudicada se lastime y se llene de odio.

perdonar

A pesar de los beneficios comprobados de seguir adelante, el perdón puede ser un concepto difícil de aceptar para algunas personas. El perdón, trata de otorgarle el poder de aceptar la situación tal como es o de dejarse llevar, de superar el enojo, el dolor, así poder  mudarnos a un lugar mejor y más saludable.

Asimismo, nosotros no podemos cambiar el pasado. Tampoco podemos cambiar a las personas. El perdón no se trata de borrar el pasado. No es simplemente olvidar lo que ha sucedido. A veces es beneficioso recordar el dolor para que no tengamos que soportarlo nuevamente. No se trata de hacer que alguien más vea sus faltas o esperar que su perdón cambie sus comportamientos.

El proceso del perdón 

1.- ¿Cómo saber si es momento de perdonar?

Si el daño que se ha recibido llega más allá del hecho emocional de sentirse ofendido, maltratado del mismo modo, la búsqueda de la reparación se ha convertido en el centro de la vida del ofendido o interfiere con el seguimiento de otros valores, el perdón le permitirá poner distancia emocional para tener en cuenta todos los valores que está dejando de atender. Hay que tener en cuenta que no se trata de ponerse en riesgo de que el daño se pueda volver a repetir si no de prevenir.

 2.- Análisis y reconocimiento del daño sufrido

Es preciso reconocer que se ha recibido un daño que duele, y aceptar ese dolor, es decir tomar consciencia del daño. Se debe hacer de manera objetiva, lo que va a permitir un distanciamiento emocional y los primeros pasos para entender las motivaciones del ofensor; lo que constituye un comienzo para construir una cierta empatía hacia el otro que está en la base del perdón. También se debe analizar con detalle las circunstancias que han influido para llevarle a hacernos daño, porque una atribución externa, inestable y específica del daño contribuye al perdón frente a la atribución interna, estable y global que lo dificulta.

3.- Elegir la opción de perdonar

El perdón para la víctima es una libertad interna que la vive dentro de su piel, siendo la mejor opción, en cualquier caso. El no perdonar a alguien nos coloca en una situación permanente de sufrimiento y puede ayudar a que esta situación empeore. No se busca olvidar sino dejar ir aquellos apegos que nos llevan a seguir enganchados en el suceso incluso puede llegar a una obsesión. Por lo tanto, es importante los valores, la asertividad y la resiliencia que tenga la persona para poder tomar el camino del perdón.

aceptar para perdonar

 4.- Aceptación del sufrimiento y de la rabia

El perdón no plantea que se rechacen y esté mal tener sentimientos de rabia, de ira o deseos de venganza, aunque a algunos pueda parecerles que el perdón lo implica es erróneo. El problema no está en tener esos sentimientos o pensamientos, sino en actuar dejándose llevar por ellos en contra de los valores e intereses más importantes en ese momento que es la sanación de la persona. A veces estos sentimientos te llevan por un oscuro y atormentado camino dejando de lado tu vida y todo lo que tiene sentido a pesar de la pérdida o sufrimiento.

Lo que se propone a través del perdón es que a persona pueda abrirse a sentir el sufrimiento, la rabia, la depresión y cualquier pensamiento, sentimiento, sensación o emoción que surja asociado al daño recibido. Si se ha elegido la opción del perdón, para llevarlo a cabo es preciso aceptar, todo lo que se siente. La aceptación es un proceso que finalmente lleva al cambio; pero hay que tener en cuenta que su objetivo no es la extinción del sufrimiento, sino el compromiso con los valores y el fortalecimiento de la persona.

5.- Establecer estrategias para autoprotegerse

El perdón no implica la aceptación incondicional del peligro de que ocurra de nuevo el ataque, sino que la víctima se puede dar cuenta de cuáles eran los indicios que indican el peligro, lo que le dará más posibilidades de evitarlo en el futuro.

6.- Una expresión clara del perdón

La expresión clara del perdón es un paso importante en la que hay tomar en cuenta que es preciso volver a repetir el proceso siempre que sea necesario, ya que el ofendido no está libre de que le aparezcan de nuevo los, pensamientos, emociones, sensaciones y sentimientos asociados a la ofensa. Cada vez que surjan de nuevo los pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones asociados a la ofensa, se tienen que repetir los pasos que sean necesarios.

Cuando lo único que vez es tu dolor pierdes de vista todo lo que te queda por delante, el camino del perdón no es fácil toma tiempo, y a veces el dolor no cesa pero la actitud que tomemos frente a ella puede hacer la diferencia para afrontar con esperanza el futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here