Fobias infantiles, padres ansiosos

0
583
Fobias infantiles

La mayoría de los niños a lo largo de su infancia experimentan diversos miedos a situaciones, como la oscuridad o los animales, mayormente estos miedos son evolutivos y necesarios de alguna manera, ya que los protege de peligros reales que pudiesen presentarse, no obstante, en muchas ocasiones, el miedo es de gran intensidad al riesgo de la situación u objeto, lo cual interfiere en la vida del niño o adolescente de forma significativa convirtiéndose en una fobia u ansiedad infantil.

Las fobias infantiles van más allá, se mantienen en el tiempo, son miedos irracionales y especialmente desproporcionados al riesgo de la situación u objeto temido que, generalmente, no suponen una  amenaza real.

Pueden originar una reacción de ansiedad  y  repercutir negativamente en el desarrollo emocional del niño o adolescente y familiar. Entonces, ¿Qué entendemos por Fobias infantiles?, ¿En que se diferencia de los miedos?, ¿Cuáles son sus síntomas?.

¿Qué se entiende por fobia en los niños?

Las fobias infantiles se caracterizan por ser miedos desproporcionados, irracionales y que suelen conllevar respuestas de evitación. Una fobia es un temor extremadamente intenso frente a una situación o algo determinado. Es también un tipo de temor que no desaparece.

que es una fobia

Un niño que sufre una fobia sentirá temor de algo cada vez que vea o experimente eso. No sentirá ese temor sólo una o dos veces. Los niños que padecen fobias suelen evitar la situación o aquello que los atemoriza. En ocasiones, cuando un niño padece una fobia y se ve obligado a enfrentarse con aquello que le produce temor, puede ponerse muy nervioso y sufrir un ataque de pánico, pueden llegar a ser persistentes y debilitantes, y a influir e interferir de manera significativa en las actividades diarias habituales de un niño.

Por ejemplo, la fobia a los perros de un niño de 6 años puede volverlo tan temeroso que podría negarse por completo a salir a cualquier lugar porque podría haber un perro. Un niño de 10 años podría sentirse tan aterrorizado por los informativos sobre un asesino en serie que podría insistir en dormir con sus padres por la noche.

¿Es el miedo lo mismo que la fobia en los niño?

El miedo es una emoción que está relacionada con una función de supervivencia. Aparece ante la amenaza o ante una situación de riesgo. Nos permite actuar con precaución y evitar un peligro. Además, es una emoción natural y frecuente por lo que, en principio, no implica ningún problema psicológico.

En cambio las Fobias se dan cuando el miedo se transforma en irracional y está enfocado en un objeto en particular o en una situación real que lo provoca. La fobia hace que al niño le sea muy difícil controlar sus respuestas. La fobia pude interferir en la vida diaria del niño. Algo que no ocurre con el miedo. Por ejemplo, miedo sería si en una fiesta de disfraces a un niño le afectara y se pusiese alerta al ver a alguien con una careta. Sería fobia si la intensidad de este temor hace que el niño no quiera ir a la fiesta y evitarlo.

¿Cuáles son los síntomas de la fobia en los niños?

En las fobias infantiles podemos encontrar síntomas similares en todas ellas. Los síntomas físicos se pueden experimentar antes de encontrarse con aquello que al niño le produce temor con el contacto real. Esto se puede manifestar en los niños como:

  • Palpitaciones o aumento del ritmo cardíaco.
  • Temblores en el cuerpo, en la voz.
  • Sudoración.
  • Náuseas, vómitos y mareos.
  • Pipí muy frecuente.
  • Rostro desencajado, tics, muecas faciales.
  • Bloqueo del pensamiento.
  • Gritos.
  • Dolores de estómago o de cabeza.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Alteración o excitación psicomotriz, se eleva el tono muscular como si el cuerpo se preparara para huir o se bloquea.

Los cambios psicofisiológicas que se producen ante una fobia se suelen definir como ansiedad ya que en todos los casos se presenta un intenso malestar emocional. Cada niño manifiesta sus fobias con varios de estos síntomas, pero pueden combinarse de manera diferente en cada individuo. Los miedos que adquieren la intensidad de fobia interfieren en la vida cotidiana de la familia.

¿Por qué a los niños sufren de fobias?

Los investigadores sugieren que tanto los factores genéticos como los del entorno  familiar contribuyen a la aparición de fobias. Lo más frecuente, en el caso de las fobias infantiles, es que se den por haber observado a otras personas como una madre sobreprotectora y ansiosa responde ante una situación con un miedo intenso ante determinados estímulos o experiencias traumáticas.

No existe un único mecanismo responsable de la aparición de las fobias. Entre las causas  estarían el haber experimentado de forma directa una situación traumática, como la muerte de un padre, abuela, separación de padres entre otros.

Otra de las causas es que las respuestas de miedo o la dependencia que manifiesta el niño son reforzadas positivamente, aumentando la sensación de inseguridad y de poco control del niño, así las respuestas de miedo se manifestarán con más probabilidad por conllevar una ganancia para el niño, bien sea protección o atención de las figuras de apego.

¿Cómo tratar las fobias en los niños?

Ante la presencia persistente de varios de los síntomas mencionados se debe recurrir ante un profesional de la salud mental calificado y especialista en el área, es importante el tratamiento temprano para así evitar problemas a futuros.

El tratamiento de las fobias infantiles va depender de que tan severa sea la fobia y puede durar semanas o meses incluso se puede intervenir también a los padres de ser estos los que originaron la fobia. Es importante recordar que las fobias pueden tratarse y que los niños pueden aprender a manejarlas para sentir que tienen el control de sus vida.

tratamiento de la fobia en niños

La psicoterapia puede ayudar a los niños a aumentar la seguridad en sí mismos y ser menos temerosos. Los ejercicios de respiración y relajación también pueden ayudar a los niños en circunstancias estresantes.

¿Cómo pueden los padres abordar estas fobias?

Estas son algunas sugerencias que muchos padres encuentran útiles para sus hijos con miedos y fobias.

  • Hable con su hijo sobre sus preocupaciones y sea comprensivo. Explíquele que muchos niños tienen miedos, pero con su apoyo, él o ella puede aprender a superarlos.
  • No le reste importancia ni ridiculice los miedos, conductas de su hijo, especialmente delante de sus compañeros pero tampoco sobreproteger o prestar excesiva atención a las mismas.
  • No intente obligar a su hijo a ser valiente. Le llevará tiempo enfrentar y superar gradualmente sus ansiedades. Es importante que animemos y no obliguemos, por lo que debemos respetar sus tiempos y trabajar para motivar a querer exponerse.
  • Ofrecer reforzadores por las aproximaciones graduales que haga al estímulo fóbico. Es importante que en los niños pequeños, estos reforzadores sean elegidos por ellos y que se les dé de forma contingente.
  • No facilitar la evitación o escape de la situación temida. Es decir, en caso de que sea necesario exponerse a aquello  que le teme pero debemos permanecer junto a él, le demos seguridad y estrategias para afrontarlo.
  • Observación de las conductas que emitimos como adultos delante del niño o adolescente ya que se le puede transmitir inseguridad, temor, ansiedad y este adoptarlo lo cual puede desarrollar una fobia específica o un trastorno de ansiedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here