ITU: Una infección que puede afectar cualquier parte del sistema urinario

0
652
infección urinaria

Las infecciones urinarias (ITU) son consideradas una de las enfermedades con más prevalencia en la actualidad. Ya que puede afectar a cualquier persona sin distinguir ni raza ni sexo; por ejemplo: en los lactantes se debe a las posibles malformaciones del tracto urinario. En el caso de las mujeres adultas, se debe a el aumento en la actividad sexual, teniendo una mayor susceptibilidad durante el embarazo.

Y si hablamos de las personas de la tercera edad de ambos sexos, son el tercer grupo con mayor incidencia de la enfermedad. Debido al estrechamiento de las vías urinarias por la degeneración relacionada con la edad, tales como la hiperplasia prostática en hombres y trastornos del útero en mujeres. De allí radica la importancia de conocer todo lo relacionado a este tema. Para poner en práctica las medidas de protección y así evitar las complicaciones que estas infecciones traen consigo.

¿Qué son las infecciones urinarias o ITU?

Este término hace referencia a la existencia de gérmenes patógenos. Presentes en la orina y que pueden ocasionar un síndrome (conjunto de signos y síntomas) que afectan a todo el sistema urinario. Tal como la: uretra, vejiga, riñón y/o próstata.

Desde el punto de vista microbiológico: para hacer el diagnóstico de una infección urinaria se necesita un crecimiento de 10.000 unidades formadoras de colonia por mililitro (ufc/ml) en una muestra de orina bien recogida.

infeccion del tracto urinario

¿Cuáles son las causas de la ITU?

Muchos gérmenes son los que pueden invadir el tracto urinario, pero los microorganismos más frecuentes son los:

1. Bacterias gramnegativas tales como como:

  • Escherichia coli: Provoca el 80 % de las infecciones urinarias agudas en general.
  • Proteus y Klebsiella: son las bacterias aisladas con más frecuencia en personas con litiasis.
  • Enterobacter, Serratia y Pseudomonas

2. Entre las bacterias Gram positivas encontramos:

  • Staphylococcus saprophyticus
  • Streptococcus agalactiae
  • Enterococcus: Indica infección mixta o patología urinaria orgánica.
  • Staphylococcus aureus: Cuando está presente debe descartarse la contaminación urinaria por vía hematógena si el paciente no es portador de sonda urinaria.

3. Entre los hongos encontramos:

Candida: Es el hongo más frecuente en pacientes con diabetes mellitus, pacientes con sonda urinaria y pacientes que han recibido tratamiento antibiótico previamente.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la ITU?

Las infecciones urinarias son frecuentes en las mujeres debido a varios factores los cuales te mostraremos a continuacion:

  • Anatomía femenina: Las mujeres tienen la uretra más corta que los hombres, lo que acorta la distancia que las bacterias deben atravesar para alcanzar la vejiga.
  • Actividad sexual: Las mujeres sexualmente activas son proclives a tener más infecciones urinarias que las que no lo están. Tener una nueva pareja sexual también incrementa el riesgo.
  • Ciertos tipos de anticonceptivos: Las mujeres que usan diafragmas como método anticonceptivo pueden tener un riesgo más elevado, al igual que las mujeres que usan espermicidas.
  • Menopausia: Después de la menopausia, la disminución del estrógeno circulante produce cambios en las vías urinarias que te vuelven más vulnerable a la infección.

Existe otros factores de riesgo para que las personas desarrollen infecciones urinarias tales como:

  • Anormalidades en las vías urinarias: Los bebés que nacen con anormalidades en las vías urinarias que no permiten que la orina salga del cuerpo con normalidad o que provocan que la orina retroceda a la uretra tienen riesgo elevado de infecciones urinarias.
  • Obstrucciones en las vías urinarias: Los cálculos renales o una próstata agrandada pueden provocar que la orina quede atrapada en la vejiga y aumentar el riesgo de infecciones urinarias.
  • Sistema inmunitario deprimido: La diabetes y otras enfermedades que deterioran el sistema inmunitario (las defensas del organismo contra los gérmenes) pueden aumentar el riesgo de infecciones urinarias.
  • Uso de catéter a través de la uretra: Las personas que no pueden orinar por sí solas y usan un tubo (catéter) para hacerlo tienen riesgo elevado de infecciones urinarias. Esto puede comprender a las personas que están hospitalizadas. Las que tienen problemas neurológicos que hacen difícil controlar su habilidad para orinar y las personas que están paralizadas.
  • Procedimiento urinario reciente: La cirugía urinaria, como también un examen de las vías urinarias que comprenda el uso de instrumental médico, puede aumentar el riesgo de padecer una infección urinaria.

¿Cómo ocurre la ITU (patogenia)?

Una infección del tracto urinario se produce en el 95-98 % de casos con aumento de agentes microbianos instalados a través de la uretra. En los demás casos, la infección del tracto urogenital se instala a través del torrente sanguíneo.

Entonces, El agente causal que generalmente son bacterias, provienen es del mismo cuerpo, fundamentalmente de la flora intestinal normal.

Debido a que estas bacterias una vez que se ponen en contacto con la uretra inducen la formación de una cápsula bacteriana. La producción de hemolisina para la disolución de los glóbulos rojos y dan origen a filamentos pilosos celulares que permiten la fijación de las bacterias a la superficie del tejido de las vías urinarias

Que posteriormente viajan por la uretra hasta la vejiga, donde se instala una inflamación de la vejiga llamada cistitis.

Cuando la colonización asciende en dirección al riñón, puede conducir a la inflamación de la pelvis renal, incluyendo la infección del propio tejido renal (pielonefritis), y, por último, colonización de la sangre (urosepsis).

sistema urinario

¿Cómo se clasifica la ITU?

Según la localización principal de la infección en el tracto urinario, se consideran 4 procesos principales tales como:

1. Uretritis:

Este tipo de infección urinaria puede ocurrir cuando las bacterias en el tubo gastrointestinal se propagan desde el ano hacia la uretra. Asimismo, debido a que la uretra femenina está cerca de la vagina, las infecciones de transmisión sexual tales como: herpes, gonorrea, clamidia y micoplasma pueden causar uretritis.

2. Cistitis:

Por lo general, este tipo de infección urinaria es causado por la Escherichia coli (E. coli), un tipo de bacteria que se encuentra frecuentemente en el tubo gastrointestinal. Sin embargo, algunas veces son responsables otras bacterias. Las relaciones sexuales pueden ocasionar cistitis, pero no hace falta ser sexualmente activo para padecerla. Todas las mujeres están en riesgo de padecer cistitis debido a su anatomía; específicamente, por la corta distancia desde la uretra hasta el ano y del orificio uretral a la vejiga.

3. Pielonefritis:

La pielonefritis es una infección del tracto urinario alto que abarca el riñón, involucrando el parénquima renal, la pelvis renal y los cálices renales. Normalmente, los microorganismos que la producen, ascienden desde la vejiga hasta el parénquima produciendo síntomas mas fuertes que los de una infección urinaria aguda.

4.Prostatitis:

La prostatitis es una inflamación de la próstata, suele aparecer en adultos jóvenes o varones de edad media y es considerada la infección urinaria más frecuente en el varón entre la segunda y cuarta décadas de la vida. Hay que resaltar que la prostatitis es exclusiva del varón, ya que las mujeres no tienen próstata.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la ITU (cuadro clínico)?

Las infecciones de las vías urinarias no siempre causan signos y síntomas, algunas son consideradas asintomáticas pero cuando llegan a producir sintomas va a depender del sitio de la localización tal como:

Vejiga (cistitis): Presión en el abdomen inferior, Micciones frecuentes y dolorosas (polaquiuria y disuria), puede haber sangre en la orina

sintomas de la itu

Riñones (pielonefritis aguda): Dolor en la parte superior de la espalda y en un costado (flanco), Fiebre alta de 39 y 40C. recurrente, Temblor y escalofríos, Náuseas y Vómitos

Uretra (uretritis): Ardor al orinar(disuria), y secreción blanquecina a través de la misma.

¿Cómo se diagnostica la ITU?

Las pruebas y procedimientos utilizados para diagnosticar las infecciones urinarias comprenden:

1. Análisis de una muestra de orina:

El médico solicitará una muestra de orina para evaluar los niveles de glóbulos blancos y glóbulos rojos. O la presencia de bacterias mediante análisis de laboratorio. Para evitar la contaminación potencial de la muestra, te pueden indicar que primero limpies la zona genital con una compresa antiséptica y recojas la orina en la mitad de su curso.

2. Cultivo de las bacterias de las vías urinarias en un laboratorio:

Después de los análisis de laboratorio, a veces se realiza un cultivo de orina. Este análisis le revela al médico qué bacterias están causando la infección y qué medicamentos serán los más efectivos.

3. Ecografía con énfasis renal

Si el médico piensa que las infecciones que has tenido con frecuencia pueden ser causadas por una anormalidad en las vías urinarias. Puede pedirte una ecografía, una exploración por tomografía computarizada o una resonancia magnética. Para estos procedimientos, también es probable que utilicen un tinte de contraste para resaltar las estructuras de las vías urinarias.

4. Uso de un endoscopio para observar el interior de la vejiga:

Si tienes infecciones urinarias recurrentes. El médico puede realizar una cistoscopia usando un tubo largo y delgado provisto de una lente (cistoscopio) para ver dentro de la uretra y la vejiga. El cistoscopio se introduce en la uretra y pasa hasta la vejiga.

¿Cual es el tratamiento de la ITU?

Antibióticos:

Para la erradicación de la infección urinaria se usa antibioticoterapia. Pero para ello va a depender mucho de la edad del paciente, las patologías de base, el el embarazo entre otros factores, pero los antibióticos mas comunes son:

  • Trimetoprima/sulfametoxazol (Bactrim, Septra u otros)
  • Nitrofurantoína (Macrodantina, Macrobid)
  • Cefalexina (Keflex)
  • Ceftriaxona (en ampollas endovenoso o Intramuscular en caso de que el tratamiento vía oral no haga efecto
  • Se podría usar las quinolonas como la ciprofloxacina o la levofloxacina pero en aquellos casos donde la mujer no este embarazada o no se trate de un paciente pediátrico

Por lo general, los síntomas desaparecen al cabo de unos pocos días de tratamiento. Sin embargo, es posible que tengas que continuar con los antibióticos durante una semana o más. Completa todo el tratamiento con antibióticos según lo recetado.

Analgésicos:

El médico también puede recetarte un medicamento para el dolor (analgésico). Que insensibiliza la vejiga y la uretra para aliviar el ardor al orinar. Pero generalmente el dolor se calma poco después de comenzar con el antibiótico.

¿Cuáles son las medidas preventivas de la ITU?

  • Beber mucho líquido, especialmente agua: Beber agua ayuda a diluir la orina y garantiza que orinarás con mayor frecuencia, lo que permite expulsar las bacterias de las vías urinarias antes de que pueda comenzar la infección.
  • Límpiate desde adelante hacia atrás: Hacerlo de esta forma después de orinar y evacuar los intestinos ayuda a evitar que las bacterias de la región anal se propaguen a la vagina y la uretra.
  • Vacía la vejiga poco después de tener relaciones sexuales: También bebe un vaso lleno de agua para ayudar a expulsar las bacterias.
  • Evita utilizar productos femeninos potencialmente irritantes: El uso de desodorantes en aerosol u otros productos femeninos (como las duchas y los talcos) en la zona genital puede irritar la uretra.
  • Cambia tu método anticonceptivo: Los diafragmas o los preservativos sin lubricante o con espermicida pueden contribuir al crecimiento de bacterias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here