Asertividad: Una herramienta para comunicarnos mejor

0
349
asertividad

La asertividad, es una de las herramientas comunicativas y una de las habilidades sociales que le permiten a la persona expresar sus deseos, ahora te pregunto ¿Cómo comunicas lo que quieres?. La manera en cómo nos comunicamos dice mucho de nosotros, puede ser pasiva, agresiva o asertiva, es decir, cuando interactuamos con los demás muy habitualmente tendemos a adoptar algunas de estas posturas. Expresarse de forma inapropiada, insegura suele ser el resultado de falta de confianza en uno mismo.

Asimismo, la asertividad no se considera pasiva ni agresiva, sino que se trata de una conducta equilibrada, en donde la persona  respecta el punto de vista, pensamientos creencias  del otro, pero defendiendo asertivamente los suyos. Entonces, ser asertivo implica un buen autoconocimiento propio, ser empáticos y tener buenas relaciones interpersonales.

Si alguno de estos aspectos no está bien, nos costará en la mayoría de las veces expresarnos adecuadamente y defender nuestros derechos, para eso te hablaremos de lo siguiente:

¿Qué entendemos por asertividad? 

La Asertividad se define como, la habilidad de expresar deseos, pensamientos y creencias de forma amable, honesta, abierta, directa y correcta, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ello su cumplimiento. La asertividad está ubicada entre la pasividad y la agresividad.

Emplear la asertividad es saber pedir, saber negarse, negociar y ser flexible para poder conseguir lo que se quiere, respetando los derechos del otro y expresando nuestros sentimientos de forma clara. La asertividad consiste también en hacer y recibir cumplidos, y en hacer y aceptar quejas.

Comunicación pasiva

las personas pasivas, evitan decir o pedir lo que quieren o lo que les gusta, muestran escasa ambición, pocos deseos y principios. Tienden a defender a los demás dejando a un lado sus intereses personales. Su comportamiento viene caracterizado con una voz baja, su habla no es fluida y evitan el contacto visual.

La comunicación pasiva denota una importante inseguridad sobre todo en su discurso como, por ejemplo: “Está bien puedo hacerlo así”, “Lo que pienso decir no es importante”, “No participo porque no quiero molestar”, “Nadie me entiende”. La mayoría de las personas pasivas tienen sentimientos como, impotencia, culpa, frustración y la baja autoestima.

Comunicación agresiva

Las personas agresivas defienden sus derechos e intereses personales en exceso y lo hacen de forma violenta, sin tener en cuenta los de los demás. En ocasiones, este tipo de comunicación se da por que la persona no tiene la habilidad para afrontar ciertas situaciones.  El comportamiento que a menudo observamos desde este estilo comunicativo es un tono de voz elevado, un habla tajante, un ritmo de conversación rápido y precipitado, un contacto ocular retador, y una clara tendencia al contraataque.

Algunos de los pensamientos que puede presentar la persona agresiva son: “lo que tú pienses no me interesa, únicamente importo yo”, “no cometo errores” y  “Debes hacer lo que te dije porque si”. La ansiedad creciente, la soledad, la culpa, la sensación de falta de control, la frustración y la baja autoestima son sentimientos que están íntimamente ligados.

¿Por qué es importante la asertividad?

La asertividad no solo se trata de comunicarnos de manera adecuada, clara y honesta sino también en cómo lo hacemos, estableciendo límites de respeto sin llegar a ser agresivos y atentar contra el otro. Para esto necesitamos ser conscientes de que mejores resultados se obtienen aplicando la asertividad que la agresividad por eso la importancia de esta habilidad, ya que es algo vamos mejorando y desarrollando con el tiempo, no sabemos con ella.

Cuando hablamos de la comunicación asertiva al aprenderlo mejoramos nuestro autoconocimiento y a poder gestionar mejor nuestras emociones. También, nos permite resolver conflictos y evitar que los problemas se magnifiquen fruto de la no expresión de las necesidades y las emociones de uno mismo. Por último la asertividad ayuda a mejorar las relaciones interpersonales y lograr el bienestar de ambas partes.

¿A qué se debe la falta de comunicación asertiva?

La falta de comunicación asertiva se puede dar, porque la persona no ha aprendido a ser asertivo o lo ha hecho de un modo inadecuado. Las conductas o habilidades para ser asertivo se aprenden; son hábitos o patrones de conducta. No existe una personalidad innata de ser asertivo.

la falta de comunicacion asertiva

Del mismo lado la conducta asertiva se puede aprender por imitación y refuerzo, pudo ser por parte de los padres, abuelos entre otros. Por otro lado, se pudo recibir el refuerzo de una conducta asertiva o una falta de refuerzo a las mismas o que el refuerzo hacia las conductas pasivas o agresivas haya sido mayor. Por otra parte, puede ser porque  la persona no conoce o rechaza sus derechos, siendo un fruto de la educación desde casa.

¿Cómo podemos desarrollar la asertividad?

Para poder desarrollar la asertividad debemos relacionarnos con las siguientes frases asertivas:  “Yo pienso”, “Mi opinión es” y “me gustaría”. A partir de aquí ya estamos dando paso para poder desarrollarla. Ahora te daremos algunas claves para completar, las cuales son:

1.- Debemos comprender que las personas no leen tu mente

La mayoría de las personas pasivas creen y suponen que la gente sabe que sucede en su interior. Sin embargo, la gente no suele tener ni idea de lo que te molesta o de lo que realmente esperas de ellos. Así pues, no utilices el argumento de que ya saben lo que quieres como excusa para no dar un paso al frente, porque es falso. Si quieres que las demás personas te entiendan y vean tu punto de vista deberás expresarte adecuadamente.

2.- Identifica tus objetivos, y lo que quieres alcanzar 

Es importante iniciar con saber qué es lo que se quiere desde tus propias necesidades, deseos, metas u objetivos, en un principio no será fácil saber lo que se quiere, así que te recomiendo que antes lo pienses detenidamente. Cuanto más claro tengas lo que quieres, más probable será que lo consigas, no esperes que los demás lo hagan por ti, encuentra la forma de conseguir lo que quieres sin afectar a nadie, y si necesitas ayuda pídela abiertamente.

3.- Practicar la escucha activa

Para poder ser asertivos debemos aprender a escucha de forma correcta y activa, esto es posible tomando una actitud abierta ante el otro que es diferente y por lo tanto piensa distinto a ti y es igual de importante.

4.- Aprender a decir “No”

Cuando nos comunicamos con el otro debemos establecer límites y ser conscientes de nuestros derechos, sin sentirnos culpables ni obligados a nada. Somos libres de elegir lo que más nos parezca, del mismo modo que los medas tienen derecho a decir no a nosotros.

5.- Cambia tus pensamientos y emociones negativas 

Sabemos que no podemos cambiar nuestras emociones, pero sí la manera en cómo las interpretamos, por ello si crees tener el derecho de expresar tus sentimientos y defender tus ideas podrás hacerlo, pero sin herir a nadie. De igual manera los pensamientos tóxicos cambiarlos el “yo no puedo” por el “sí puedo”, el creer y confiar en tus principios y en lo importante que eres te ayudarán a ser más asertivo.

Para concluir te recuerdo que la asertividad al aplicarla en tu vida te traerá múltiples beneficios desde lo emocional hasta lo físico. Te ayudará a construir relaciones más sanas y alejar a las personas tóxicas de tu vida, aumentará tu autoestima y tu seguridad, estas son solo algunas de sus beneficios te invito a que pongas en práctica esta valiosa herramienta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here