La influencia de los estilos de crianza en las conductas del niño

0
602
estilos de crianza

En la actualidad los padres tienen diferentes tipos de estilos de crianza, para ello se requiere de la responsabilidad y compromiso, que durará de por vida, lo cual es mucho más importante de lo que a simple vista pudiera parecer.

Los estilos de crianza constituyen uno de los elementos claves de la socialización familiar y tiene una gran influencia en el desarrollo del comportamiento de los hijos, puede desencadenar hijos con conductas agresivas o hijos con depresión. Por eso, cuando tenemos un hijo, es necesario ser conscientes del camino que se va recorrer, y de cómo hacerlo mejor.

Todos los padres en algún momento nos equivocamos, durante la educación de nuestros hijos, en ocasiones el intentar ser perfectos nos hace cometer errores como también, nos hace vernos a nosotros mismos con debilidades y sombras, es importante hacer las paces con nuestra forma de ser para ofrecer el mejor apoyo a nuestros hijos.

¿Qué se entiende por estilos de crianza?

Los estilos de crianza son estrategias que los padres utilizan para la crianza de los hijos. La forma en que los padres crían a sus hijos influye directamente en su crecimiento y en el desarrollo socio-emocional de los niños.

Basados en las investigaciones de la Psicóloga Diana Baumrind, se destacan dos elementos importantes que ayudan a la crianza exitosa de los hijos: la capacidad de respuesta de los padres y la exigencia de éstos hacia sus hijos. Usando estos elementos se reconocen tres tipos de crianza: Autoritario, permisivo y democrático. Cada uno de ellos tiene unos comportamientos totalmente distintos y así se reflejan en el carácter y comportamiento de sus hijos.

Tipos de estilos de crianza familiar 

Estilo de crianza democrático

Los padres son sensibles a las necesidades de los hijos, estimulan la expresión de sus necesidades y proporcionan espacio para la responsabilidad como para la autonomía. Estos padres otorgan a los hijos iniciativa personal, al procurar que sea él mismo el encargado de resolver los problemas que le plantea la vida cotidiana.

Se establecen normas, pero se negocian y no se muestra conflicto, en caso de cometer un error, sino que proporcionan apoyo a sus hijos a través de orientaciones. Existe respeto y reconocimiento mutuo, a la vez que se guía al hijo de forma racional. Son padres caracterizados por una comunicación frecuente y abierta, donde el diálogo es el mejor sistema para conseguir que los niños comprendan.

Es un estilo de familia bien cualificada para la educación y la crianza infantil, ya que favorece el desarrollo evolutivo del niño y la conformación de su personalidad.

 Estilo de crianza autoritario o represivo

Es un modelo rígido en donde la obediencia es considerada una virtud y en donde se favorecen las medidas de castigo o de fuerza, restringiendo la autonomía del niño. No sienten la necesidad de explicar los motivos de sus actos, por lo que se prescinde del diálogo y éste se sustituye por la rigidez en el comportamiento.

Los padres hacen uso frecuente de los castigos, reducen la iniciativa y espontaneidad del niño, a la vez que fomentan comportamientos hostiles en los hijos, por lo que la distancia y la falta de comunicación se hace cada vez mayor.

 Estilo de crianza autoritario o represivo

 Estilo de crianza permisivo 

La relación familiar es basada en la liberación del niño del control, ya que han de crecer en la espontaneidad natural, el padre actúa más como amigo que como padre empleando un estilo de disciplina con pocas palabras sin ninguna dirección o guía. Los padres evitan restricciones y castigos, no establecimiento de normas, escasa exigencia en las expectativas de madurez y responsabilidad del niño, tolerancia a todos sus impulsos y escaso aprecio al valor del esfuerzo personal.

Los padres con este estilo tienen una tendencia a ser muy amorosos y afectuosos, pero también les permiten a sus hijos resolver problemas sin la participación de estos. Para su educación no precisan de recompensas ni castigos, ni tampoco consejos u orientaciones, pues la vida es la mejor escuela, así como el aprendizaje por sí mismo.

Estilo de crianza negligente

Es un modelo en donde los padres no están involucrados en la crianza del hijo, lo cual no utilizan un estilo de disciplina particular, incluso muestran poco interés en ser padres. El padre negligente no muestra atención ni cariño y mucho menos control o reglas. La comunicación es limitada, la nutrición es baja en donde el niño, en general, tiene una libertad excesiva.

Los padres que tienen este estilo no pasan poco tiempo con sus hijos y mayormente los hijos los dejan con la televisión y los videojuegos.  Los hijos de padres negligentes pueden tener problemas de conducta debido a la falta de autocontrol. Las habilidades de comunicación también pueden no desarrollarse completamente.

¿Cuál es la importancia de los estilos de crianza?

Las prácticas de crianza son una guía importante en todo el mundo, según la Asociación Americana de Psicología, hay tres objetivos principales que poseen: garantizar la salud y seguridad de los niños, prepararlos para la vida como adultos productivos y transmitir valores culturales.

Las investigaciones han encontrado vínculos consistentes entre la crianza de los hijos y el ajuste del comportamiento del niño. Los niños que crecen en ambientes familiares regidos por el apoyo y la atención tienden a desarrollar un mejor desarrollo psicológico y mayores índices de autoestima. La comunicación, el apoyo y el cariño estimulan el desarrollo positivo del niño.

De los estilos de crianza citados, cabe destacar que no todos los padres encajan en una sola categoría, ya que lo más habitual es tener rasgos de diferentes estilos de crianza.

¿Cómo influyen los estilos de crianza en nuestros hijos? 

Es cierto que los estilos de crianza son importantes y son una guía al momento de criar nuestros hijos pero hay factores que influyen también en el comportamiento de los hijos que no solo recalcan en estos estilos por ejemplo: puede suceder que tu padre es autoritario y no te mostraba tanto amor pero llegaste a tu adultez sin tener conductas agresivas o sufrir depresión, va depender de factores como el temperamento, el ambiente social, incluso la presencia de los demás miembros de la familia que compensen esa conducta  de entre otros.

Un estilo parental caracterizado por bajos niveles de supervisión y disciplina junto con un bajo nivel de apoyo parental favorecen la conducta agresiva de los niños sobre todo si  estos presencian violencia en su entorno y provocación por parte de otros como, por ejemplo: Acoso escolar ser los victimarios o víctimas, o violencia por parte de los padres.

Como influyen los estilos de crianza en nuestros hijos

En los estilos de crianza permisivo los hijos son más propensos a sufrir depresión, además, se relaciona con el abuso de drogas, la delincuencia y la promiscuidad. Muchos de los hijos que han sido criados bajo este estilo piensan realmente que sus padres no los aman por la falta y ausencia de control.

Otros efectos dañinos de la crianza permisiva y negligente incluyen:

  • Inseguridad en niños por falta de límites establecidos.
  • Habilidades sociales deficientes, como compartir, por falta de disciplina.
  • Egocentrismo.
  • Escaso éxito académico por falta de motivación.
  • Choque con la autoridad.
  • Bajo rendimiento académico.
  • Conductas agresivas.
  • Conductas impulsivas.
  • Falta de autocontrol.
  • Problemas para establecer relaciones interpersonales saludables.

Si su hijo presenta conductas agresivas como efecto de su estilo de crianza puede consultar el siguiente artículo. ¿Por qué mi hijo es agresivo?.

Asimismo, es importante que el padre permisivo comience a establecer límites y reglas para su hijo, mientras sigue respondiendo antes de que sea demasiado tarde. El niño necesita para su desarrollo un ambiente estructurado y referentes claros que le hagan ver que no todo está permitido. La no existencia de un adulto que se comprometa a ser un modelo de identificación y referente en la educación de los hijos es perjudicial en su desarrollo.

Estrategias para poder obtener un buen estilo de crianza

Partiendo de que la familia es el elemento más importante para el crecimiento y desarrollo óptimo del niño es importante tomar en cuenta las siguientes recomendaciones para poder obtener un buen estilo de crianza las cuáles podemos considerar:

  1. La comunicación frecuente y satisfactoria entre padres e hijos.
  2. Incentivar la colaboración mutua entre todos los integrantes del hogar.
  3. Demostraciones efectivas de afecto.
  4. La reunión familiar para establecer las normas, dar y recibir afecto y compartir.
  5. Estimular la confianza.
  6. Propiciar la asertividad.
  7. Tomar en cuenta la recreación como parte de la vida.
  8. Establecer en el hogar de forma clara y precisa, los deberes y derechos de cada uno de los integrantes de la familia y exponer la responsabilidad de asumir las consecuencias de los actos cometidos.
  9. Aplicar de forma adecuada el binomio afecto-autoridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here