La Masturbación en la Pubertad: ¿Qué hacer como padres?

0
174
MASTURBACIÓN EN LA PUBERTAD

Jorge acudió a consulta y dijo con sonrojo: “No sé cómo explicarlo, siempre me dije a mí mismo que cuando pasara actuaría con naturalidad, pero terminé haciendo lo contrario. La semana pasada encontré a Daniel, mi hijo, manipulando sus genitales. Al verlo reaccioné con furia, le dije que no lo hiciera y grité, debí reaccionar de otra manera, le hice pasar un mal momento y ahora no sé cómo manejar esto”.

Todos los padres o futuros padres, en algún momento nos, que recordaremos las etapas por las que pasamos y que actuaremos de manera ecuánime cuando pase con nuestros hijos, sin embargo, cuando finalmente ocurren nos olvidamos que esto es totalmente natural y reaccionamos de manera sobre dimensionada.

Aunque esto pueda ocurrir, es fundamental que, en la medida de lo posible, los padres puedan mantener una adecuada comunicación y una relación de confianza como base para luego poder abordar de la mejor manera posible los cambios que surjan con el desarrollo de sus hijos.

Cuando los padres reaccionan con enojo, ansiedad o censura pierden tanto la habilidad para brindar la ayuda que los hijos demanden en los momentos decisivos como la confianza que los hijos pueden sentir hacia ellos para recurrir a su consejo u orientación.

La pubertad y la Masturbación

La pubertad se caracteriza por una serie de cambios morfológicos, sexuales y endocrinos que se manifiestan con el crecimiento de vello púbico, axilar, aparición de la barba en varones, cambio de voz. El despertar sexual, las erecciones y eyaculaciones en el caso de los varones y la lubricación en el caso de las mujeres, con sus respectivas sensaciones pueden generar temor o vergüenza al inicio, sobre todo si los padres no conversaron previamente sobre estos cambios y sensaciones con los hijos.

Así pues, estos cambios pueden ser tomados con temor o como una afirmación del natural desarrollo del púber dependiendo del abordaje previo de sus padres.

Aquí es donde el compañerismo y el vínculo entre padres e hijos es muy importante, pues permite no sólo compartir información sino proporcionar la orientación necesaria para que situaciones como estas no se conviertan en un conflicto del desarrollo, creando incertidumbre y timidez.

¿Cuándo la masturbación puede ser un problema?

La acción de investigar el propio cuerpo y descubrir diversas sensaciones que esto ocasiona, le permite al púber conocer su sexualidad, lo cual es natural de todo ser humano. Lo que se espera que luego de este auto conocimiento pueda pasar a una actitud frente a un objeto o sujeto externo, además de hacia el mismo.

Puede empezar a hablarse de un problema si el púber recurre a la masturbación como una especie de consuelo para dar solución a tensiones o dificultades experimentadas en el entorno donde se desarrolla.

También puede ser un indicador demandante de observación el hecho de que pueda realizar la masturbación de manera compulsiva pudiendo convertirse en dependiente de este acto, es decir, cuando experimenta una pérdida del dominio de su voluntad.

¿Cómo tratar el tema de la masturbación con nuestros hijos?

A veces, debido a que los padres no contaron con la orientación adecuada para abordar a sus hijos, éstos pueden empezar a presentar algunas dificultades respecto al desarrollo de su sexualidad.

El proceso de descubrimiento del cuerpo y la sexualidad, debido a reacciones de censura o enojo, puede convertirse en un factor que ocasiona la pérdida del dominio propio y puede ocasionar dudas, culpa y conflicto en el púber.

Para alcanzar la madurez, todo púber debe contar con una adecuada base apoyada en una relación de confianza y adecuada comunicación con sus padres. Si su familia no brinda la confianza básica, los hijos tendrán temor de afrontar el mundo y sus propios cambios físicos.

La consigna aquí es la siguiente:

A los hijos se les debe instruir acerca de conservar el adecuado cuidado e higiene de su cuerpo para que comprendan el valor que éste tiene, que es su lugar privado, su más importante pertenencia. Que por encima de todo deben cuidar de él y velar por su bienestar. Esta es una idea que los hijos deben tener siempre como base.

La importancia de que los padres se involucren

Una vez recalcada esta idea base, los padres deben tratar de ser compañeros de sus hijos, recordar que ellos también pasaron por esta etapa y que es un proceso natural para poder orientarlos sin presiones o censuras, ya que éste proceder solo logrará que los hijos reacciones con rebeldía o temor y esto les produzca mayor inseguridad y afectación en su autoestima.

Si los padres desean tener mayor detalle, pueden incluso encontrar información sobre sexualidad en libros o de manera digital, la información está al alcance de todos, pero es mejor que ésta información sea filtrada y comunicada de primera mano por los padres para absolver dudas y brindar la información de acuerdo a las dudas que los hijos deseen absolver.

Cuando los padres abordan a sus hijos sobre estos temas, los hijos sentirán menor preocupación o ansiedad por recurrir a otras fuentes de información para absolver sus dudas.

Si los padres logran una comunicación clara precisa sobre su desarrollo, los hijos tendrán una guía y por lo tanto dominio sobre su cuerpo; de éste modo, la masturbación será entendida como una práctica natural de exploración de sexualidad, mas no como algo impuro o algo a lo que recurrir para aliviar tensiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here