Terapia cognitivo conductual para prevenir una crisis de angustia

0
630

Muchas veces nos hemos preguntado qué terapias son las más indicadas para la ansiedad, angustia, depresión incluso podemos estar pasando por momentos desbordantes y no saber realmente qué nos sucede. La terapia cognitivo conductual tiene como hipótesis que tanto nuestros pensamientos como nuestros comportamientos tienen un efecto sobre nosotros mismos y también sobre los demás.

La terapia cognitivo-conductual es una de las importantes dentro de la psicología aplicada. Permite abordar problemáticas diferentes y cuenta con sustento científico. Ahora te explicaremos más sobre esta terapia.

¿Qué es la terapia cognitivo conductual?

Las terapias cognitivo-conductuales están enfocadas en la vinculación del pensamiento y la conducta, recogen los aportes de distintas corrientes dentro de la psicología científica, siendo una fusión de ambas como el enfoque cognitivo y el comportamiento. 

Este tipo de terapia, le puede ayudar a cambiar la forma cómo piensa cognitivamente y cómo actúa conductualmente. Estos cambios le pueden ayudar a sentirse mejor y a comprender que los pensamientos y sentimientos influyen en su comportamiento. La terapia examina los comportamientos aprendidos y patrones de pensamiento negativos para transformarlos en positivos.  La terapia se centra en problemas y dificultades del “aquí y ahora”, busca maneras de mejorar su estado anímico.

¿Cuáles son los fundamentos de la terapia cognitivo conductual? 

La base de esta terapia surge, por un lado, del conductismo radical de B.F. Skinner que sirvió como ejemplo de metodología, por el otro lado, la terapia cognitiva enfatiza la necesidad de no renunciar a la consideración de los procesos mentales inobservables, ya que gran parte de la utilidad de una terapia recae en el bienestar subjetivo de los pacientes y este factor no tiene por qué poder ser registrado a través del puro análisis de la conducta.

terapia psicologica

Nuestros pensamientos y sentimientos juegan un papel importante en nuestra conducta, por ejemplo: Una persona que piensa todo el tiempo en accidentes aéreos, u otros desastres puede estar evitando los viajes. El objetivo de esta terapia recae en enseñar a los pacientes a tener control sobre cómo interpretar y manejar las cosas que lo rodean. Se ha demostrado que la terapia cognitivo conductual ayuda a los pacientes a superar eficazmente una amplia variedad de conductas inadaptadas.

¿Cómo funciona la terapia cognitivo conductual?

La terapia cognitivo conductual trabaja primeramente enseñando a reconocer los estilos de sus pensamientos que influyen a que el paciente llegue a conclusiones poco útiles o pensamientos negativos. Para lograr esto es necesario entrenar a la persona para que sea capaz de reflexionar acerca de su propia manera de pensar y plantearse qué puntos son conflictivos y cuáles no lo son.

Lo importante es que la persona reconozca los aspectos cognitivos que le producen malestar y pueda actuar sobre ellos. El terapeuta no guía al paciente en este proceso, sino que más bien le plantea preguntas y que el propio paciente o cliente ha hecho para que este último vaya profundizando en el estudio de su propio pensamiento.

Por último, se busca intervenir sobre los focos cognitivos, esto conlleva a fijar objetivos concretos a cumplir. Es decir se entrena a la persona para que sea capaz de determinar desde su punto de vista las estrategias que lo acercan y lo alejan de esta meta. Cumplir los objetivos al pasar por varias sesiones de terapia cognitivo conductual puede dar como resultado el reducir significativamente los efectos de una fobia, angustia o terminar con una adicción.

¿Para qué es indicada la terapia cognitivo conductual?

Este tipo de terapia está indicada y es útil para aquellos con problemas específicos. Ya que es muy práctica y se enfoca en encontrar soluciones. Por esta razón, la terapia funciona bien para aquellos que:

  • Sufren depresión y / o ansiedad.
  • Trastornos alimenticios.
  • Sufren de trastorno de estrés postraumático.
  • Una adicción.
  • Quieren cambiar su comportamiento.
  • Problemas del manejo y control de la ira.
  • Sufren de insomnio.
  • Tienen una fobia.
  • Sufren de comportamiento obsesivo compulsivo.

Los beneficios 

Se considera que la terapia cognitivo conductual es uno de los tratamientos más eficaces. Para trastornos donde la ansiedad o la depresión es el principal problema. También es eficaz de tratamiento psicológico para casos moderados y graves de depresión.

Es también muy adecuada para personas que buscan una opción de tratamiento a corto plazo. Que no necesariamente implica medicación farmacológica. Uno de los mayores beneficios de la terapia cognitivo-conductual es que ayuda a los pacientes a desarrollar habilidades de afrontamiento que pueden ser útiles tanto en la actualidad como en el futuro.

La terapia cognitiva conductual es a menudo la más adecuada para los pacientes que se sienten cómodos con la introspección. La persona debe estar dispuesta a dedicar tiempo y esfuerzo en analizar sus pensamientos y sentimientos. Este auto-análisis puede ser difícil, pero es una gran manera de aprender cómo el comportamiento interno de la mente influye en la vida real.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here