Madres tóxicas: 9 características que las describen

0
3949
madres tóxicas

¿Tu madre te llama muchas veces al día?, ¿Se pone histérica si no contestas el teléfono?, ¿Te hace sentir mal cuando no haces las cosas como ella lo espera?, ¿Es absorbente y manipuladora?. 

Las madres tóxicas conscientes o inconscientemente crean vínculos nocivos con sus hijos, hacen cosas sin amor en nombre del amor, haciéndole daño a su hijo en donde faltan el respeto, controlan, no permiten que sus hijos sean autónomos o sobre exigen, es el mismo caso en los padres.

Así es como causan un gran daño emocional a sus hijos, la infancia perdida o limitada, los sentimientos de culpa y la baja autoestima son solo algunos de los efectos frecuentes de la educación tóxica. A continuación vamos explicar algunas de las características de este tipo de madre y padres, ya que es importante poder identificarlo para poder buscar la ayuda adecuada. 

¿Eres una madre tóxica?

Se trata de madres y padres que establecen un vínculo negativo con sus hijos o hijas, hasta el punto de hacer que actos, que en un principio pueden fundamentarse en el amor y el afecto, se transforma en un lazo tóxico que limita la libertad y el bienestar. Muchas veces estos actos pueden ser voluntarios o involuntarios en donde son movidas por el amor o el propio interés.

De este modo no siempre, aunque lo parezca es la responsabilidad de la madre o el padre, que la relación no sea buena. Una relación es de dos y por muy dañino que pueda verse, muchas veces  las dos personas involucradas podrían estar haciendo algo para mejorarlo.

Asimimo, a veces los hijos prefieren solo cuando son adultos irse y perder el contacto de la madre y no tratar de mejorarla ya que puede hacer revivir esos momentos dolorosos.

¿Qué hay detrás de la personalidad de las madres tóxicas?

Muchas madres no son conscientes de que son una madre tóxica, y por ello, sus conductas se deben simplemente a rasgos de su personalidad. Mayormente este tipo de madre son dominantes y fuertes por ello quieren tener todo bajo control. También suelen marcar una distancia emocional ya que es un signo de debilidad. Tienden a ser narcisistas, buscando siempre su propio interés.

Qué hay detrás de la personalidad de las madres tóxicas

Por otro lado, existe una relación de su comportamiento con miedo a la soledad, a no ser necesitados por sus hijos o hijo y quedarse solos cuando estos crezcan. Muchos niños cuando llegan a la adultez tienden a separarse y lograr su independencia, en la que algunos se terminan alejando por completo de su madre.

También, te puede gustar: “El nido vació ¿Qué ocurre cuando los hijos se van?”.

Asimismo, su personalidad puede esconder una falta de autoestima y de autosuficiencia que les obliga a ver en sus hijos esa salvación de la cual pueden modelas y controlar, de este modo ellos podrán cubrir esas carencias. En la mayoría de las madres y padres tóxicos se sustenta muchas de sus conductas por amor, y que muchas veces no se sabe gestionar de manera sana, ademas se puede dar por repetición de patrones de generación en generación en la familia. 

Consecuencias de una relación madre – hijo tóxica 

Este tipo de educación y relación tóxica entre madre y padre e hijo tiene un gran efecto negativo, en ocasiones estas heridas pueden durar para toda la vida, influyendo y siendo determinantes en la salud emocional y en la felicidad de ambos madres e hijos.

Algunas de las consecuencias de este tipo de relación para el niño son:

  • Sentimientos de culpa
  • Sentir un vacío o resentimiento
  • Inseguridad y miedo a tomar decisiones
  • Relaciones amorosas tóxicas y dependientes
  • Miedo al compromiso o entablar relaciones interpersonales estables
  • Baja autoestima
  • Depresión
  • Ansiedad

También, te puede interesar: “Lo que debe hacer todo padre para lograr una buena crianza en su hijo”. 

Características de las madres tóxicas

Saber identificar si eres una madre tóxica o si tu mamá es tóxica, es muy importante para poder detener este tipo de conductas y que no se imiten en la adultez, llevando así una cadena familiar tóxica. Lo que se busca es romper con este vinculo negativo y adoptar conductas más positivas y sanas para madres e hijos en donde se re-aprenda a educar de manera sana, al igual que la relación de padre e hijos. 

Del mismo modo, la relación tóxica entre madre e hija no siempre se va presentar igual en todas y de este modo no tendrán las mismas características, lo importante es trabajarlo en conjunto y poder encontrar una solución.

Estas son algunos de sus rasgos: 

1.- Son excesivamente controladoras

Habitualmente la madre o padre tóxico intenta controlar todos los ámbitos de la vida de su hijo. Muchas veces ejercer este control es su manera de expresar amor y afecto,  por lo tanto lo ve como algo positivo y necesario en la relación con su hijo. Puede llegar a la sobreprotección, impidiendo con ello que sus hijos sean  autónomos, capaces y valiente, también que no aprendan de sus errores.

madres excesivamente controladoras

Ejemplo de este tipo de conductas es: “Yo te hago la vida fácil controlando tus cosas para que seas feliz”, “Yo solo quiero lo mejor para ti, y por ello evito que puedas equivocarte”.

Casi siempre las madres tóxicas utilizan el chantaje emocional y más cuando los hijos intentan ser independientes, pueden sentirse ofendidas y expresan que se sienten rechazadas.

Por otro lado, con la manipulación consiguen ser siempre el centro de atención de sus hijos y que esta sea más importante que cualquier otra cosa. Esto puede llegar hasta inventar enfermedades o padecimientos para que los hijos se queden con ella y estén atentos allí.

Con esto consiguen que el hijo, ante la posibilidad de hacer daño a su madre, cambie de conducta o que lo haga a escondidas para no hacerla sufrir. De esta manera, en muchos casos los hijos hacen cosas que no desean acumulando un resentimiento contra su madre por obligarle a  tomar esas decisiones.

4.- Son autoritaria

Muchas de estas madres piensan que todo se debe hacer según a su criterio y no admiten que los hijos puedan tener su propia opinión o elijan otras alternativas. Pueden también, entrometerse entre las relaciones de pareja o amigos, trabajo entre otros.  Esto suele provocar enfrentamientos si el hijo empieza a desvincularse de la relación y a mostrar una mayor independencia.

5.- Desconfianza de los amigos 

Las madres pueden a veces asumir el rol de proteger a sus hijos de todas aquellas personas que se acercan a sus hijos y de este modo considerarlas como sospechosas, así sea por la apariencia o por que le roba la atención, ya que pueden considerar que sea una amenaza.

Esto, por supuesto, produce una frustración intensa en los niños, que pueden aprender que las amistades se llevan en secreto, creando así un cerco entre el círculo de amistades y la familia que en la vida adulta puede conllevar el aislamiento de este último.

6.-  Actitud pasivo-agresiva

Las madres tóxicas no se adaptan al hecho de que el modo en el que tratan de criar a sus hijos sea rechazado por lo que intentara a toda costa seguir haciéndolo. Constantemente puede intentar cambiar de actitud y de animo pasar de pasiva a agresiva para ver si así puede obtener lo que busca. Para esto se requiere a veces de apoyo en donde la madre pueda ver desde otro punto de vista que sus actos están haciendo daño y de este modo intentar otros medios por los cuales la madre e hijo se puedan relacionar sanamente.

7.- Indiferencia y abandono

De este modo, muchas madres en vez de ser controladoras o sobreproteger a sus hijos se comportan de manera diferente con apatía, en donde pueden aparentar ser madres permisivas, lo que en realidad es indiferencia o pocas ganas de gestionar choques de intereses entre ellas y los niños.

Esto puede generar serias consecuencias desde problemas en la vida adulta, baja tolerancia, ansiedad, depresión entre otros.

8.- Utilizan el maltrato físico o psicológico 

En muchos casos, la relación disfuncional puede derivar a cualquier tipo de maltrato. Como consecuencia, este hecho puede ser para algunos niños más dramáticas y duraderas que en otros, dejando grandes heridas.

9.- Exigentes y críticas en exceso

Es habitual que para este tipo de madres y padres nada de lo que haga su hijo sea del todo correcto, por lo que abusan de la crítica destructiva en todos los aspectos de su vida. Este comportamiento se convierte en otra forma frecuente de atacar su autoestima. Tienden a mostrar enfado y descontento por el tipo de familia por sus hijos y piensa que merecen algo mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here