Mi hijo no quiere ir al colegio: ¿Qué puedo hacer?

0
163
mi hijo no quiere ir al colegio

Cuando escuchamos a los padres decir “mi hijo no quiere ir al colegio”, en ocasiones esto puede ser normal, al inicio de clases, ya que apenas se está habituando a la rutina. Sin embargo, cuando esta situación está ocurriendo muy a menudo, es importante prestar mucha atención para tratar de solucionar y llegar al fondo de la situación.

De este modo, la escuela siempre ha contribuido en el desarrollo del aprendizaje y muchos niños y pre adolescentes se muestran alegres y con mucha ilusión de volver a clases, pero otros pueden sentir ansiedad o temor de asistir a clases.

Esta situación puede causar en los padres mucha preocupación y tensión en la familia, por eso en este artículo te sugerimos ¿Qué hacer si mi hijo no quiere ir al colegio?, de manera que puedas hacer frente al rechazo escolar de la mejor manera.

¿Qué es el rechazo escolar?

Muchas veces los niños se enojan mucho con la idea de ir a la escuela y no quieren asistir, algunos pueden llorar, hacer berrinches, sentir angustia y entre otras causas.

El rechazo a la escuela puede significar que los niños tienen problemas para ir a la escuela, o que no van a la escuela en absoluto. Los niños y pre adolescente que se niegan a ir a la escuela por lo general pasan el día en casa con el conocimiento de sus padres, a pesar de que sus padres se esfuerzan mucho para que asistan a la escuela.

inicio de clases

El rechazo escolar, no es un diagnóstico psiquiátrico formal. Es un nombre para un problema emocional y / o de comportamiento, el cual puede ser un signo de otras patologías sean físicas o psicológicas.

Motivos por los cuáles mi hijo no quiere ir al colegio

Rara vez hay una sola causa de rechazo escolar. Puede estar relacionado con la ansiedad por separación, fobia social o escolar, depresión, las dificultades de aprendizaje o los problemas sociales en la escuela incluso problemas o conflictos en la familia. El rechazo a la escuela puede comenzar gradualmente o suceder repentinamente. Puede suceder al mismo tiempo o después por lo tanto es necesario poner mayor atención qué causó que su hijo no quiera ir al colegio.

Al no ir a la escuela, un niño podría:

  • Evitar las cosas que dan miedo, por ejemplo, exámenes, profesores, la cantina, etc.
  • Salir de situaciones sociales con compañeros o profesores.
  • Evitar la ansiedad por separación.
  • Obtener más atención de los padres.

¿Qué hacer si mi hijo no quiere ir al colegio?

El rechazo escolar puede estar ocultando muchos motivos del por qué no quiere ir a clases su hijo. Por ello es muy importante valorar que puede estar llevando a su hijo no querer asistir a clases para así poder solucionarlo.

En este sentido, se deben considerar algunos aspectos al momento que su hijo manifiesta que no quiere ir al colegio tales como:

1.- Evaluar cuándo comenzó a no querer ir al colegio y porqué

Lo primero es indagar los motivos y reflexionar sobre el porqué, ya que partiendo de ahí vamos a poder delimitar mejor el problema y, por lo consiguiente, encontrar una mejor solución.

En muchos casos podrá ser por falta de ganas,  preferir quedarse en casa o jugando, por miedo a separarse de los padres, por vivirlo como una obligación o por falta de interés y motivación, pero también podemos estar ante una fobia escolar o la vivencia de situaciones estresantes como divorcios de los padres, nacimientos o muertes o al padecimiento de acoso escolar.

Analizar las causas que llevan a que el menor se niegue a ir a la escuela puede permitir establecer una estrategia adecuada para motivar a hacerlo o para dar solución a posibles problemáticas que pueda estar teniendo.

2.- Preguntarse si han surgido cambios recientes en el hogar

Después de tener claro cuándo comenzó el problema, debemos de relacionarlo con la situación que estaba viviendo el niño en aquel momento. Es decir, estudiar los cambio o situaciones importantes que se puedan considerar como desencadenante de el rechazo al colegio.

Por ejemplo, si el niño ha sido víctima de acoso escolar esto puede generar miedo de regresar al colegio y no querer volver a repetir ese momento. Por otro lado, la separación de los padres o divorcio puede traer una sensación de dolor o incluso la creencia de que la separación es culpa suya, o ante el nacimiento de un hermano o hermano tanto si es por celos como si es por querer protegerlos.

3.- Observar sus cambios de actitud

Es importante tomar en cuenta los cambios de actitud antes y después del colegio, ya que
los cambios de estados de ánimo de ir a la escuela pueden estar indicándonos que puede haber pasado algo en él, más aún si se niega a acudir a la escuela.

En este caso, no se debe acusar, señalar o ser muy invasivo, es mejor adoptar una comunicación asertiva, permitiendo que el niño se pueda expresar libremente y tenga confianza en sus padres.

4.- Tener en cuenta sus habilidades y dificultades

A veces el no querer ir al colegio viene por la ausencia de motivación para hacerlo, o por tener un problema a la hora de seguir las clases o entender y comprender algunos cursos.

Por ello es importante descartar desde el principio que esta situación no se trata de algún problema médico o psicológico. Para ello, es necesario estar atento a la serie de signos y síntomas que presenta el niño y llevarlo a un especialista.

Por otro lado, se debe considerar los intereses del niño o pre adolescente y entender qué le motiva puede ser de utilidad para optimizar sus habilidades y favorecer su desarrollo y voluntad de aprender. También, al detectar un problema se debe acudir al maestro o profesor para así llevar una orientación adecuada.

5.- Investigar si tiene algún problema en el colegio

Es necesario que los padres estén totalmente informados acerca de la situación de su hijo(a) en el colegio. Investigar cómo es la relación que tiene con sus compañeros y con sus profesores y que tan contento se siente en ese ambiente.

Asimismo, es importante mantener una comunicación fluida con el personal del colegio, de manera que si ocurre algo dicha información pueda compartirse. Esto es útil tanto a la hora de informarse como padre del niño como de cara a notificar aspectos que a los profesionales de la escuela se les hayan pasado por alto.

También permite generar estrategias para solucionar posibles problemáticas como el bullying o la presencia de vivencias estresantes. Asimismo también es importante tener en cuenta aspectos como las notas o la agenda del niño, que pueden darnos pistas de la presencia de dificultades en una o varias áreas o de problemas en clase sea con alumnos, profesores o materias.

6.- Hablar con amigos y otros padres

Por otro lado, se puede buscar otra fuente de información hablando con amigos y otros padres del colegio para saber si existe algún motivo de que nuestro hijo no quiera ir al colegio o simplemente para obtener otro punto de vista.

Tomar en cuenta, que primero se debe hablar con el niño o pre adolescente antes de acudir con un padre de familia o amigos, ya que no se trata de interrogar sobre el niño, pero a menudo pueden saber si ha ocurrido algo en clase que pueda dar respuestas ante el rechazo a ir al colegio.

7.- Mantener una comunicación fluida con tu hijo

Lo primordial en toda relación positiva es poder tener una comunicación fluida que permita tanto al niño o pre adolescente poder expresarse con sus padres sobre sus sentimientos, pensamientos, miedos con confianza y no con temor de que algo le pueda ocurrir.

8.- Fomentar su autoestima y autoeficacia

Como padres en cualquier circunstancia que este pasando nuestro hijo, lo mejor es confiar en él o ella y poder fomentar su autoestima y el pensamiento de que son capaces de hacerlo es de gran utilidad. Lo más esencial es mostrar interés y apoyo, hacerle ver y reforzar sus logros de manera incondicional y maximizar su potencial.

como afrontar el primer dia de clases

Por otro lado, la sobreexigencia favorece a un entorno de tensión y no da suficiente apoyo, al contrario los hijos pueden sentirse criticados, desvalorados y que no son suficientes y capaz. De este modo, la sobreprotección, también es negativa y puede sentir que sin ayuda de los demás no es capaz de lograr nada. Verdaderamente se trata de que el niño se vea a sí mismo como alguien válido a la par que sienta que en cualquier caso pueda recurrir a otros.

9.- Control del sueño

Entre los motivos por los cuales los hijos no quieren ir al colegio es por tener una higiene del sueño no adecuada en la que no se duermen las horas necesarias. Por ello es recomendable asegurarse de que el menor tiene suficiente tiempo de descanso y sueño durante la noche, siguiendo un horario estable.

Y no solo el horario, también es importante que el lugar donde se duerma reúna condiciones estables y favorecedoras del sueño. Resulta también recomendable que la cama se reserve para dormir y que no se haga habitual que sea un lugar para otras actividades, ya que en caso contrario el niño podría asociar la cama con estímulos que lo activen y resultar más difícil conciliar el sueño.

También te puede interesar: ¿Cuántas horas debe dormir un niño al día en la etapa escolar?.

10.- Buscar ayuda profesional

Es importante que si su hijo rechaza totalmente el colegio es necesario que busque la ayuda de un especialista sea del colegio o de otro centro. Entre estos profesionales podemos encontrar asesores, psicólogos, logopedas, fisioterapeutas o incluso abogados en algunos casos graves.

Referencias bibliográficas:

  • Oscar Castillero Mimenza. Mi hijo no quiere ir al colegio: ¿qué hacer?.  Psicología y mente.
  • Raising Children Network. (27 de febrero 2019). Rechazo escolar: niños de 5 a 8 años. Raisingchildren.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here