No puedes cambiar nada que no aceptas

0
707
No puedes cambiar nada que no aceptas

En la vida, uno de los mayores sufrimientos que tenemos los seres humanos es el deseo  de que las cosas sean distintas a como realmente lo son, en querer tener el control sobre eso y realmente no podemos hacer nada.

Lo mismo sucede, en las relaciones de pareja, cuando hay presencia de violencia, o las relaciones tóxicas, o el tener sobrepeso. La aceptación no implica no poder hacer nada y por eso tengo que aceptar vivir así, no es resignarse, es poder tener el control de nosotros y aceptar para poder estar abiertos al cambio. También, el reconocer nuestras propias emociones y pensamientos derivados de las situaciones vividas en nuestro día a día.

¿Qué es la aceptación?  

La Aceptación es la acción de aceptar y comprender la realidad tal y como es y no como nos gustaría que fuese o que hubiese sido. En este sentido, se refiere a que la persona acepte el pasado, sus errores, el trabajo, las limitaciones personales, nuestro propio cuerpo, a la forma de ser de las personas con quienes nos relacionamos.

El aceptar me permite ponerme en marcha, al tratar de comprender, entiendo que esto es lo que está ocurriendo en este momento el aquí y el ahora. La aceptación en la vida es necesaria e irremediable. No podemos vivir en un mundo de fantasías sosteniendo ideas de lo que nos gustaría, en lugar de abrir los ojos a la realidad.

De esta manera, aceptar es la clave para poder avanzar, encarar el futuro con una nueva perspectiva y aprovechar las oportunidades que nos brinda la vida, así llevara cabo los cambios de verdad. Para aceptar tenemos que asumir, ser conscientes, que en cada decisión ganamos y perdemos cosas. Que existen pérdidas necesarias como única manera de seguir adelante.

¿Aceptar es resignarse?

“Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar”.

– Dalai Lama

Cuando pensamos en la aceptación en que si debo permitir que “mi pareja me maltrata”, debo reconocer que “estoy gorda”, tengo la responsabilidad en mi de que, ¿al aceptar tengo que vivir con esto?.

Si no aceptas nunca que tu pareja te pega, te ofende, te humilla no podrás nunca buscar ayuda. Si no aceptas que tu sobrepeso está afectando tu salud y tu estima no podrás ver como opción el cambio. Al contrario si tienes el pensamiento de que esa persona va cambiar dándole el poder, el control de tu vida lo que producirá un total cansancio lo cual esto, es resignarse darse por vencido.

Resignarse es limitarte, es tener menos posibilidades de lograr lo que deseas, es también, aceptar como irremediable una situación o estado, en el que la persona deja de intentar cambiar su realidad, de buscar soluciones, de encontrar otros caminos, simplemente se rinde con una actitud negativa a los acontecimientos de su vida.

Generalmente la resignación surge, después de haber luchado para lograr algo o evitar algo. Por ello muchas veces se convierte en una desesperanza aprendida en que la persona se desmotiva, pierde interés, siente frustración finalmente, piensa que no es posible por ninguna forma lograr una meta, o remediar alguna situación que se aprecia como negativa.

Aceptarse tal como uno es 

“Nadie se ilumina imaginando figuras de luz, sino haciendo consciente su oscuridad.”

– Carl Jung 

Aceptar no es solo reconocer a las demás personas sino a nosotros mismos también. La auto aceptación es la base de una buena autoestima y se podría decir que de aquí parte el amor propio, siendo fundamental para nuestra salud mental y emocional. Aceptarse tal y como uno es implica reconocer tus fortalezas que sería tu luz pero también, tus debilidades que sería tu oscuridad.

Reconocer las carencias que tenemos es el inicio para poder transformar lo que no nos gusta de nosotros y poder construir a partir de ahí. Con respecto al aspecto físico hay cosas que podemos mejorar como el sobrepeso con un mejor estilo de vida todo puede cambiar. Pero qué pasaría si somos muy pequeños y mides 1.50 es algo que podrías realmente mejorar?.

Acepta lo que no puedes cambiar y cambia lo que no puedes aceptar 

Es necesario que podamos ver más allá de nuestro cuerpo y nuestras imperfecciones para aprender a tener una relación más saludable con nosotros mismos en donde podamos aceptar lo que si podemos mejorar, modificar y lo que no es muy importante no vernos como un ideal del ego sino como personas reales.

También habrán aspectos de tu personalidad o forma de ser que no te gustan y quisieras cambiar y otras que te encanten, pero parte de que tanto nos aceptamos a nosotros mismos parte el hecho de que tanto aceptamos las diferentes situaciones que nos suceden, pero si nunca empiezas aceptar tienden a cerrarse a limitarte y si optas por la impulsividad el no control alguno, poco podrás hacer por ti. La aceptación es algo maravilloso, así que disfruta y valora tus diferencias porque eso es precisamente lo que te hace único.

Acepta lo que no puedes cambiar, y cambia lo que no puedes aceptar 

“Dios, dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo y la sabiduría para poder diferenciarlas” 

– Reinhold Niebuhr

Para poder cambiar algo en nuestra vida y llegar a la resolución de cualquier problema primero se debe aceptar que existe, si no hacemos consciente que hay algo que debemos de cambiar es imposible que lo hagamos. Aceptar lo que no puedes cambiar es parte de la vida y de reconocer que hay cosas de las cuales no tenemos el control entonces, nos encontramos en la situación de discernir entre lo que se puede y no puede cambiar.

También forma parte de la aceptación cambiar eso que no puedes aceptar, es decir la creencias que nos hace cerrarnos, limitarnos ante los cambios. Del mismo modo si niegas algo, no puedes transformarlo, porque no lo haces consciente en ti, en cambio cuando aceptas la queja la dejas a un lado. Ya que no puedes negar lo que es, lo que existe. La aceptación requiere observación y comprensión de lo que ocurre.

Asimismo se debe descartar todo lo que esté fuera de tu control, como el carácter de tu pareja, los gustos de tu hijo, los errores del pasado. Aceptar es siempre dar el primer paso, para adaptarnos de la mejor manera ante la situación que nos sobrevino.

Aceptar para transformar 

La aceptación te da la apertura al cambio, te hace sentir mejor consigo mismos y con la situación, aprenderás a dejar ir lo que no te corresponde y asumir tus responsabilidades sin sufrimiento, con respeto y viéndote capaz de poder transformar tu vida.

El aceptar trae una sensación de confort una vez que aceptamos las situaciones de nuestra vida sea nuestro físico o que debes salir de una relación tóxica, aunque esto no nos guste nos sentimos bien, porque se acaba nuestro conflicto entre negar y aceptar que existe un problema. Independientemente de que te guste o no acepto la realidad de este momento no la puedes negar.

Aceptar para transformar 

Cuando aceptamos, nos damos cuenta de cuál es la realidad, respetando las diferencias y enfrentándose desde la tranquilidad, por ello, al llegar a la aceptación, surge el siguiente aprendizaje, el de la decisión del cambio. Por ejemplo cuando se presentan problemas en la pareja por las diferencias reprochamos, criticamos pero en cambio si aceptamos esto se desvanece.

Aquí es cuando dejamos de luchar contra la situación por cambiarlo, sino que tomamos la decisión de cambiar personalmente, planteándose otro punto de vista y la de la pareja. Mientras que cuando evitamos, no aceptamos ni afrontamos la situación, es decir, el problema sigue estando, aunque escondido. Aceptar es encontrar el equilibrio para nuestro bienestar y felicidad con lo que nos toca vivir, es encontrar la manera para solucionar, mejorar, adaptarse, respetar y ver el lado positivo de la situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here