Nuevas Masculinidades: Hombres libres de roles de género construyendo igualdad

0
179
NUEVAS MASCULINIDADES

Los eventos lamentables de agresión han impulsado acciones para erradicar las diferencias y la violencia que se ejercen contra las mujeres. Inicialmente las acciones sólo se centraron en empoderar a las mujeres, pero con el paso del tiempo se ha reconocido también el grado de responsabilidad de los hombres en la permanencia de ésta problemática.

Es por ello que en la actualidad se realizan acciones enfocadas en romper los mandatos masculinos impuestos durante años y lograr que los hombres puedan tomar conciencia de ello para trabajar juntos y cambiar las relaciones de poder y obtener nuevas relaciones basadas en la igualdad. Ésta perspectiva, como respuesta a la crisis social que vivimos, nos habla de las Nuevas Masculinidades.

¿Qué son las Nuevas Masculinidades?

Las Nuevas Masculinidades, aunque su nombre haga referencia a algo inédito o reciente, en realidad se refiere a la visibilización de casos u opiniones de hombres que siempre fueron conscientes de las diferencias presentes en el respeto de los derechos de hombres y mujeres o que en realidad no se sentían de acuerdo con actitudes o roles que debían asumir para ser aceptados en la sociedad como “hombres”.

Hoy existe una diferencia

Finalmente, estos hombres son validados para expresar su desacuerdo respecto al significado de “ser hombres”, en lugar de ser censurados.

Las Nuevas Masculinidades entonces, hacen posible el cambio de actitudes y formas de proceder o comportamiento que poseen los hombres, tanto de manera individual como colectiva.

¿Qué significa ser hombre?

Cuando pensamos en lo que “es un hombre” tal vez muchos puedan pensar que definitivamente esto significa ser:

  • Fuertes (Siempre)
  • Aguerridos (Porque si él no lo es, ¿Quién más lo puede a ser?, ¿Las mujeres?)
  • Violentos (toma de riesgos, vivir al límite, ser atrevido y atacar para solucionar problemas o hacerse respetar)
  • Autoritarios (Se debe hacer lo que ellos dicen)
  • Diligentes
  • Cabezas de Familia (Proveedores de dinero, quien se encarga de la crianza sólo solo son las mujeres)
  • El que siempre toma la iniciativa
  • No son emocionales (Los hombres no lloran ni son cariñosos, se restringen emocionalmente)
  • Obsesión por conseguir logros

El modelo instaurado de Masculinidad

En este modelo de “hombre”, se deja de lado y se niegan totalmente las conductas o actitudes relacionadas a la femenidad como una manera de demostrar a los demás que no es una mujer, que puede hacerse cargo que no es homosexual.

Éstas concepciones generan la perpetuación de ideas rígidas que mantienen las relaciones asimétricas, de control, de poder y competencia, además de reforzar la idea de que se debe sancionar o censurar a aquél hombre o mujer que adopte actitudes y conductas que se encuentren fuera de lo “establecido”.

¿Ésto es real? ¿Existe una sola manera de ser hombre?

En primer lugar, el significado de “ser hombre” en realidad varía de acuerdo a las normas y el contexto social en el que se encuentre la persona. Ésta identidad no es una sola y definitiva, no existe un molde exacto en el cual se debe calzar. Son las condiciones de la sociedad donde se vive, las que moldean la masculinidad.

Por ejemplo, no es lo mismo “ser hombre” en Europa, África o América. Ni es lo mismo ser hombre en la ciudad y ser hombre en provincia.

Por lo tanto

No existe una sola manera de ser hombre. Existen tantos matices de acuerdo a cada contexto que, entonces no se puede hablar de un solo modelo o manera ser. Realmente podemos de “masculinidades” no de “masculinidad”.

La idea de una sola Masculinidad y la violencia

Debido a la rigidez de las ideas sobe lo que significa “ser hombre”, aquél que tenga alguna dificultad para calzar en este modelo experimenta mucha frustración y miedo de ser ridiculizado o considerado símbolo de feminidad, incapacidad u homosexualidad.

Es por ello que en un intento desesperado por defenderse y recuperar su “masculinidad”, puede reaccionar de manera violenta contra los demás.

Atacar para hacerse “respetar”

Aquellos hombres que mantienen la idea de una  sola masculinidad, creen que bajo ninguna circunstancia deben demostrar debilidad y que para ser respetados deben defenderse a través de la agresión.

La idea base es “No te dejes” y para lograr ésto, recurren a la violencia, evitando el diálogo ya que de acuerdo a su ideología, el recurrir al diálogo es considerado un comportamiento demasiado femenino y ésto los haría verse ridículos.

Frustración al no saber cómo solucionar sus problemas

Cuando se cree que existe una sola masculinidad y ésta está basada en un patrón de afectividad restringida, control, poder y agresividad, no se trabaja en la práctica de habilidades sociales para la solución de problemas.

Cuando tienen que afrontar problemas, experimentan frustración por no saber cómo proceder y sólo actúan con violencia tratar de imponer su voluntad y no permitir mayor cuestionamiento o mayor exposición al problema.

Redefinir las masculinidades

Terminar con las relaciones asimétricas no sólo depende uno de los implicados en el problema, en este caso las mujeres. Para lograr un cambio real, es necesario que los hombres sean conscientes de la parte de responsabilidad que les corresponde en esta problemática.

El cambio inicia

Por desechar antiguas creencias, por ejemplo la creencia de que “los hombres no lloran”. Los hombres, como las mujeres, son seres humanos que poseen emociones y al mostrarlas podrán crear nuevos recursos y desarrollarán una mejor inteligencia emocional.

Esto será beneficioso tanto para las mujeres que se relaciones con ellos como para ellos mismos pues tendrán nuevas herramientas para afrontar sus problemas y sus relaciones mejorarán.

Construir nuevas masculinidades: Desaprender para aprender

Cuando hablamos de construir nuevas masculinidades no nos referimos a eliminar por completo las actitudes y comportamientos que se fomentaron en ellos durante años. Como todo en la vida, ésto tiene un lado positivo y otro por mejorar.

Lo que se desea es mantener aquellas características que son funcionales para la sociedad, regular aquellas que son llevadas a los extremos y enseñar nuevas habilidades para crear relaciones más equitativas y sanas.

El objetivo de las Nuevas Masculinidades

De acuerdo a lo expuesto por la Página Oficial de la Presidencia del Gobierno de México, la construcción de nuevas masculinidades persigue los siguientes objetivos:

Aceptar su propia vulnerabilidad:

Aceptar que no siempre podrán con todo les permitirá quitarse una gran carga de auto exigencia y estrés, lo que facilitará una mejor actitud hacia la vida, hacia sí mismos y hacia los demás.

Aprender a exteriorizar y manejar emociones y sentimientos

Aceptar y expresar la emociones como miedo, tristeza, vergüenza, además de cólera.

Ser capaces de pedir ayuda y apoyo

Aprender a delegar responsabilidades, considerando a otros tan capaces como ellos, independientemente del género que se posea, generando así relaciones simétricas y abandonando la idea del poder.

Aprender a afrontar los problemas

Adquirir técnicas de resolución de conflictos como la comunicación asertiva, etc; reemplazando el uso de  la violencia.

Aprender a valorar actitudes identificadas como “sólo femeninas” de manera positiva

De modo que puedan comprender que en realidad muchas de éstas actitudes o comportamientos son útiles para un desarrollo integral y que no existe razón alguna para evitarlas o ridiculizarlas.

Nuevas Masculinidades como vía para la evolución social

Las nuevas masculinidades representan una solución a la problemática en las relaciones de nuestra sociedad actual.

No sólo provocarán la erradicación de la violencia en las relaciones entre hombres y mujeres, también representan una oportunidad de crecimiento personal para muchos hombres.

El fin de estas nuevas masculinidades es, además de lograr el bienestar individual de los hombres, prolongar el crecimiento hacia las mujeres y a la sociedad de la que formamos parte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here