Orientación Sexual: Conocer nuestra diversidad para respetarnos como personas

0
1292
ORIENTACION SEXUAL HOMOSEXUALES HOMOSEXUALISMO

La sexualidad es inherente a nosotros como seres humanos y añadido a ello, hoy en día sabemos u oímos hablar de que en esta existe mucha diversidad. Sin embargo, existen muchos prejuicios e intolerancia respecto a ello, muchas veces debido a la falta de información. Sin duda el conocimiento es la clave para poder comprender el mundo que nos rodea, además de que es natural buscar una explicación para todo aquello que nos resulte diferente; es por ello que elaboramos este contenido con el fin de brindar información  acerca de la diversidad respecto a la orientación sexual y así ayudar a eliminar prejuicios y con ello lograr relaciones que estén basadas en el respeto por las diferencias de cada uno.

Empecemos: ¿A qué hace referencia la sexualidad?

Por un lado, existe la sexualidad basada en el sexo biológico: determinado por los genitales, los cromosomas y hormonas; por la identidad de género: Cómo se percibe a uno mismo, ya sea como hombre como mujer; y la orientación sexual: orientación del deseo o preferencia sexual, por quién se siente atraído emocional, sexual y afectivamente.

El desarrollo psicosexual

El desarrollo psicosexual hace referencia al proceso de maduración tanto biológica como de aprendizaje que se da a partir de la infancia hasta la vida adulta y hace referencia a la inclinación erótica y afectiva hacia personas del sexo opuesto, del mismo sexo o ambos sexos. Así, es el proceso a través del cual se define la identidad de género, el rol genérico y la orientación sexual.

La orientación sexual

La orientación sexual forma parte del proceso por el que se establece el sujeto hacia el cual se dirigirá los impulsos y deseos sexuales.

Tipos de orientación sexual

La diversidad sexual posee una amplia calificación que tal vez desconocemos:

  • Heterosexual: Atracción por personas del otro sexo.
  • Homosexual: Atracción por personas del mismo sexo.
  • Bisexual: Atracción por personas de ambos sexos.
  • Asexualidad: Falta de atracción sexual. Incluso se considera que no se clasifica como orientación sexual debido a la negación de alguna de atracción.
  • Pansexualidad: Atracción sexual hacia algunas personas, independientemente del sexo biológico o identidad de género.
  • Demisexualidad: Atracción sexual sólo si se estableció un fuerte vínculo emocional o íntimo previo.
  • Lithsexualidad: Con independencia de la orientación heterosexual, homosexual o bisexual, la atracción sexual se da sin tener la necesidad de ser correspondido, se prefiere una atracción platónica.
  • Autosexualidad: Atracción sexual experimentada hacia uno mismo.
  • Antrosexualidad: Ésta es una clasificación para todas aquellas personas que no se ubican en una sola clasificación o no tienen la necesidad de encontrar en alguna de ellas.
  • Polisexualidad: Atracción hacia varios grupos de personas con identidades de género concretas.

¿Qué factores influyen en la orientación sexual de una persona?

Durante muchos años al momento de investigar acerca de la orientación sexual, se inició manteniendo una postura de clasificar a todo aquello diferente a la heterosexualidad como algo anormal o enfermizo que debía ser convertido o revertido nuevamente a la heterosexualidad, considerándola como lo único sano, normal o aceptable, dando inicio a tratamientos o técnicas muchas veces inhumanas que finalmente a pesar de lo violentas que pudieron ser, no lograron tal “reversión”.

Investigaciones centradas en factores biológicos, genéticos y hormonales

Se ha encontrado que en muchas personas la definición de su orientación sexual se ha dado a muy temprana edad, evidenciando que entonces, tanto la biología, la genética y los factores hormonales tienen un rol importante respecto al establecimiento de la orientación sexual de las personas.

Los estudios basados en estos tres factores, aunque presentaron resultados que establecían diferencias entre personas con orientación sexual heterosexual en comparación con quienes presentaban otras orientaciones sexuales y viceversa, no fueron lo suficientemente significativas para ser consideradas una causa exacta de la orientación sexual de las personas, no siendo posible cambiar o manipular un factor para lograr un cambio respecto a la orientación sexual.

Investigaciones realizadas desde la  Psicología

También se realizaron investigaciones desde la ciencia de la psicología, específicamente el estudio realizado por la psicóloga Evelyn Hooker en 1956, empleó una muestra constituida por 60 personas, que estaba dividida por 30 personas con orientación sexual heterosexual y otras 30 con orientación sexual homosexual, demostrando que la homosexualidad no es una patología, debido a que se les aplicó una serie de pruebas de personalidad y entrevistas para indagar acerca de su historia de vida con el objetivo de establecer diferencias que definieran la causa de una orientación sexual específica, pero no se obtuvo ninguna diferencia significativa.

Así mismo, el sociólogo Michael Schofield en su estudio realizado en 1985 llegó a la conclusión de que en sí la homosexualidad (o cualquier otra orientación sexual) no es una condición que afecte el desarrollo de la personalidad y que, al contrario, las actitudes de rechazo de las demás personas hacia quien posee una orientación sexual diferente a la heterosexual, es la causante de daño en la personalidad, autoestima e integración de la persona en su comunidad.

En conclusión

De acuerdo a los resultados de los diversos estudios es necesario reconocer que existen diversos factores en cada caso que influyen en la definición de la orientación sexual de la persona y que no son definitivos para todos los casos y que no se puede determinar una sola causa definitiva para una determinada orientación sexual.

¿Las orientaciones sexuales diferentes a la heterosexualidad son una enfermedad?

La homosexualidad, como otras orientaciones, es una condición no una enfermedad y quienes tiene esta orientación tienen las mismas probabilidades de vivenciar su sexualidad de una manera tan sana o patológica como lo haría una persona heterosexual.

Lo que genera la incapacidad para adaptarse al grupo social no es es esta condición, sino el estigma, el rechazo y la discriminación recibida de parte de quienes no toleran esta diversidad.

Finalmente, la orientación sexual hace referencia, como lo habíamos mencionado antes, a las preferencias, a los sujetos a quienes es dirigida la atracción sexual. La heterosexualidad, la homosexual, la bisexualidad y demás orientaciones solo hacen referencia a una característica del resto de las otras características de una persona. Ésta orientación no define a la persona por completo, ésta no determina su personalidad, su ideología, sus valores, etc.

¿Nos hemos preguntado con tanta urgencia cuáles son las causas de la heterosexualidad?

Cuando se realizan tantas preguntas y estigma acerca de qué causa la homosexualidad, bisexualidad y demás orientaciones consideradas “anormales”, ¿nos detenemos a pensar también acerca de qué determina que tengamos una orientación heterosexual? ¿Por qué nos interesa tanto saber cuales son las causas de la homosexualidad y demás y no el mismo interés por conocer la causa de la heterosexualidad? ¿Acaso saber cuáles son las causas de la homosexualidad y demás cambiará la actitud que tengamos frente a éstas?

Respetar nuestras diferencias significa respetarnos como personas

La mayoría de personas, al parecer, presentan una orientación heterosexual y generalmente, en el día a día no las etiquetamos como “heterosexuales” solo decimos que son “personas” a menos que se esté hablando específicamente acerca de qué orientación poseen. Aquí su orientación sexual es algo secundario, no es algo que las define o las excluya de ningún derecho.

En la realidad, existen personas heterosexuales, homosexuales, bisexuales, etc; de la misma manera como existen personas con distintas características físicas, de personalidad o con una gran variedad de gustos o preferencias. Una persona no es quien es solo por su preferencia sexual, lo que no nos da derecho ni validez para mantener una actitud de rechazo hacia quienes presentan orientaciones diferentes a la que consideramos “normal”.

Hacia una sociedad que respeta la diferencia

Afortunadamente, en la actualidad una gran parte de las investigaciones y organizaciones están realizando esfuerzos por encontrar nuevas formas de fomentar el conocimiento y el respeto de las distintas orientaciones sexuales para poder brindar igualdad de condiciones para el desarrollo equitativo y una adecuada calidad de vida para todas las personas, sin ser excluidas por algo tan sencillo como las preferencias sexuales que poseen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here