Otitis: Inflamación del conducto auditivo causado por virus y bacterias

0
306
otitis

En el transcurso de los años, hemos tenido la mala experiencia de vivir esa sensación de dolor de oído, que para algunos puede ser algo pasajero, para otros no lo es tanto y es que, a pesar de que la otitis es una de las enfermedades más frecuentes en la edad pediátrica, esta puede afectar a cualquier edad, si no se cumple con las medidas preventivas correspondientes.

Esta patología es tan común que según las estadísticas de la OMS afirma que, más del 80 por ciento de los niños padecerán al menos un episodio de otitis media antes de los 3 años de edad y que además de ser una de las principales motivos de consulta de pediatría; la persistencia de este proceso durante varios meses podría dar lugar a la pérdida de audición en los niños. De allí radica la importancia de conocer un poco más sobre el tema para poder identificarlo a tiempo y evitar de esta manera complicaciones a futuro.

¿Qué es la otitis?

El término otitis hace referencia a la inflamación del oído.

¿Cuáles son los tipos de otitis?

Existen dos tipos de otitis:

Otitis externa:

También llamado “oído del nadador” es la inflamación del conducto auditivo externo y se debe a la infección que se presenta en la piel y en los tejidos blandos que rodean a la parte externa del oído en conjunto con el pabellón auricular. Algunos síntomas de la otitis son: inflamación, infecciones virales, dificultad al escuchar, dolor, fiebre; entre otros. El tratamiento consiste generalmente en antibióticos y analgésicos y suele ceder al cabo de unos dias:

Otitis media:

Es la más común y es la que detallaremos más a continuación; esta se produce por una inflamación en el oído medio que es causado como consecuencia de un resfrío, un dolor de garganta o una infección respiratoria. Esta a su vez se subdivide según el tiempo de evolución en:

  • Otitis media aguda (OMA): El proceso dura menos de tres semanas. Es decir, es de corta duración y normalmente de súbita aparición. Es la más frecuente y se caracteriza por perforación del epitímpano, con supuración fétida y en general poco abundante. Se acompaña con peligro de una complicación endocraneana grave, aún sin agudización.
  • La Otitis Media Subaguda o Supurativa (OME): La infección perdura de tres semanas a tres meses y se caracteriza porque el líquido (supuración) y el moco siguen acumulándose en el oído medio después que disminuye la infección inicial. El niño puede experimentar pérdida de la audición y la sensación de tener el oído colmado.
  • Otitis media Crónica Supurativa (COME): La enfermedad se prolonga más de tres meses y se  caracteriza por perforación mesotimpánica con secreción mucopurulenta abundante pero no fétida a diferencia de la aguda y no se presentan complicaciones endocraneanas a no ser que se produzca una reagudización.

¿Por qué se produce la otitis (patogenia)?

Casi todos los procesos de otitis se producen por la obstrucción de la Trompa de Eustaquio (conducto que une el oído medio con la zona de la garganta y que ayuda a equilibrar la presión entre el oído externo y el oído medio).

Primeramente ocurre una infección viral de las vías respiratorias superiores o por agentes alérgenos, esto conduce a la hinchazón de las membranas mucosas en la nasofaringe​ Debido a la obstrucción de la trompa de Eustaquio.

El volumen de aire en el oído medio es atrapado y partes de ella son absorbidos lentamente por los tejidos circundantes, lo que lleva a un leve vacío en el oído medio.

Finalmente, el vacío puede llegar a un punto en el que el líquido de los tejidos circundantes se aspira a la cavidad del oído medio (también llamada cavidad timpánica), provocando el derrame del oído medio y asi provocando la otitis.

¿Cuáles son las causas de la otitis media (etiopatogenia)?

Como lo mencionamos anteriormente, la otitis se producirá como resultado de un mal funcionamiento de la trompa de Eustaquio, Si este conducto no funciona de manera apropiada, no se produce el drenaje normal de líquido del oído medio, que tiene como consecuencia la acumulación de este líquido detrás del tímpano. A continuacion te mencionaremos las causas mas comunes por las que se produce la otitis:

  • Resfriado o alergia: que puede conducir a la hinchazón y congestión del recubrimiento de la nariz, la garganta y la trompa de Eustaquio (esta hinchazón impide el flujo normal de líquidos).
  • Malformación de la trompa de Eustaquio.
  • Infecciones de la vía respiratoria alta (resfriados).
  • El humo del tabaco y otros irritantes.
  • En el caso de los bebés, el exceso de moco y de saliva que se produce durante la dentición.
  • Trastorno de la función ciliar del epitelio respiratorio: las vías respiratorias están recubiertas con cilios, similares a los cabellos, y que extraen microbios y residuos, a modo de “escoba”. Esta es una enfermedad poco frecuente que aparece en niños en los que predominan los problemas respiratorios y otitis de repetición.

¿Cuáles son los síntomas (cuadro clínico)?

Síntomas de la otitis media aguda: El síntoma principal es la presencia de dolor de oído (otalgia) de 24 -48horas de duración acompañado o no de supuración (otorrea). Estos pueden ir acompañados de otros síntomas asociados como fiebre, malestar general, irritabilidad, llanto constante. Posteriormente el medico lo evaluará evidenciando abombamiento del tímpano y /o enrojecimiento lo que hará la confirmación del diagnóstico.

dolor de oido

Los sintomas de la otitis media crónica: estos síntomas pueden ser constantes o intermitentes. Se añade, además, fiebre generalmente baja y molestia en el oído que se siente como una presión. Además, la pérdida de audición puede ser a veces el único síntoma de la otitis media crónica con efusión de líquido.

En el caso de los bebés y los niños muy pequeños: el signo más claro es la irritabilidad y el llanto constante. En ocasiones, también se presentan fiebre, problemas para dormir y rechazo al alimento.

¿Cuáles son las complicaciones de la otitis media?

Aunque la infección de oído es un problema médico menor que en el 90% de los casos mejora sin complicaciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de que la otitis media puede llegar a provocar daños permanentes e incluso pérdida de audición, por eso la importancia de la detección precoz y el tratamiento adecuado:

Las complicaciones más leves y frecuentes son:

  • Secreciones continuas desde un agujero en el tímpano que no sana o después de la
  • inserción de tubos para el oído.
  • Quistes en el oído medio (colesteatoma).
  • Endurecimiento del tejido en el oído medio (timpanoesclerosis).
  • Daño o desgaste de los huesos del oído medio que ayudan con la audición.

Complicaciones más graves, pero menos frecuentes son:

  • Parálisis facial
  • Mastoiditis aguda. Es cuando el proceso infeccioso del oído se extiende hacia el hueso que hay detrás de la oreja (edema retroauricular).
  • Laberintitis. Es la aparición de vértigo
  • Meningitis.
  • Absceso cerebral. Se produce por extensión de la infección local a los huesos del cráneo, y es muy grave.

¿Cómo se diagnostica la otitis media?

Anamnesis y examen físico: Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, el médico de su hijo examinará los oídos externos y tímpanos del niño con un otoscopio, instrumento provisto de una luz que le permite ver dentro del oído. Un otoscopio neumático echa un soplo de aire en el oído para analizar el movimiento del tímpano.

diagnostico de la otitis

La timpanometría: es un examen que puede realizarse en la mayoría de los consultorios médicos y que ayuda a determinar el funcionamiento del oído medio. No define si el niño oye o no, pero facilita la detección de cualquier cambio en la presión del oído medio. Es un examen difícil de realizar en niños pequeños ya que deben permanecer inmóviles y no llorar ni hablar.

Audiometria: en casos severos donde los niños que tienen infecciones del oído frecuentes y pierden la audición pero esto solo se realizara despues de pasado el proceso infeccioso.

¿Cuál es el tratamiento de la otitis?

El tratamiento específico para la otitis media será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • La gravedad del trastorno
  • La tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • Las expectativas respecto de la evolución del trastorno
  • Su opinión o preferencia

El tratamiento puede incluir:

  • Antibióticos: Los más usados son las quinolonas en gotas o si es el caso de pediatría se pueden usar penicilinas vía oral como primera elección.
  • Analgesicos: Ibuprofeno o paracetamol son los mas usados ya sea en gotas o en tabletas vía oral
  • Miringotomia: Consiste en realizar una pequeña abertura en el tímpano para drenar el líquido y aliviar la presión del oído medio. Se coloca un pequeño tubo en la abertura del tímpano para ventilar el oído medio e impedir la acumulación de líquido. Una vez que se drena el líquido, el niño recupera la audición. Los tubos normalmente se caen por sí solos entre seis y doce meses después de su colocación.
  • Extirpación de las adenoides: Tejido linfático situado en el espacio por encima del paladar blando de la boca, también llamado nasofaringe, si están infectadas. Este procedimiento ha demostrado resultar beneficioso para algunos niños con otitis media.

Es importante acotar que alrededor del 80% o el 90% de los casos de otitis media aguda se cura de forma espontánea y que la prescripción de antibióticos en la infancia por esta causa está provocando el aumento de la resistencia de las bacterias, los expertos españoles proponen tratar precozmente con antibióticos solamente a los niños con mala evolución o factores de riesgo. Para estos casos, se recomienda amoxicilina o amoxicilina-ácido clavulánico. El tratamiento con estos antibióticos, según el caso, puede durar de siete a diez días o reducirse a cinco.

¿Cuáles son las medidas preventivas de la otitis media?

1. Lleva al día su calendario de vacunaciones.

Tenerlo actualizado y ser consciente de cuándo debe recibir cada vacuna ayudará a evitar infecciones causadas por bacterias.

2. Fomenta la lactancia materna.

Cuanto más tiempo tome el niño la leche materna, mejor.  Es la forma óptima de transmitir al bebé nuestras defensas, y así tendrá menos episodios infecciosos.

3. Manos y juguetes limpios.

Con el paso del tiempo, los gérmenes se van acumulando en los juguetes, por eso es importante lavarlos a menudo, así como lavar aún más frecuentemente las manos del menor con el fin de reducir el riesgo de infecciones.

4. Evita que se introduzca objetos en el oído.

Hay que impedir que los niños se metan cosas en los oídos, También debemos abstenernos de limpiárselos a ellos o a nosotros mismos con bastoncillos de algodón. En su lugar, utilizaremos agua y jabón y nos aseguraremos de secar bien los oídos después.

¿Es bueno limpiarse los oídos usando los hisopos?

No, limpiarse los oídos con bastoncillos de algodón puede resultar, de hecho, bastante perjudicial. Se trata de uno de los principales motivos de rotura de tímpano y, además, el bastoncillo no es adecuado para extraer la cera porque en vez de sacarla, podemos acabar empujándola hacia el interior del conducto auditivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here