Parejas adultas y parejas infantiles ¿En que tipo de relación estas?

0
299
Parejas adultas y parejas infantiles

Cuando hablamos de relaciones de parejas, en un inicio del romance, enamoramiento todo puede ser color de rosa. Pero con el tiempo este encanto se va desvaneciendo para formar una relación estable y más comprometida. Aquí es cuando nos damos cuenta si nuestra relación va prosperar o no.

Si en la relación de pareja se generan caídas, apegos, manipulación, disputas, fracasos o sientes que estás en un nivel más bajo que cuando comenzaste es decir, que no han avanzado. Esto no es una relación madura y realmente aquí es cuando las parejas infantiles e inmaduras caen ya que no lo saben manejar.

Las parejas adultas son signos de madurez, de comunicación franca, flexibilidad para aceptar la historia y los tiempos del otro; el poder acordar cuando existen diferencias. Las relaciones de pareja no es solo estar enamorados, es una decisión ya que el amor no es algo en lo que tu solo caes si no algo que hacemos crecer y alimentamos. Parejas adultas y parejas infantiles, ¿En que tipo de relación estas?

¿Qué se entiende en las relaciones de pareja por “Madurez”?

Muchas parejas pueden confundir que madurez es cumplir con ciertas normas establecidas por la sociedad como  trabajo, complementariedad entre las partes, construcción de un hogar y de una familia, adaptarse en forma rígida y repetitiva a la rutina.

Este tipo de parejas tienden a seguir con lo establecido dejando aun lado su propio propósito, deseos. Considerando que al conocer a esa persona especial puede ser su media naranja o alma gemela estás idealizando tanto el amor como a esa persona aquí radican muchos de los problemas de pareja.

Se requiere de más, que la pareja sea ese complemento, ya que esto lleva a pensar que la esencia es la falta que lo completa. ¿Entonces acaso antes de esa persona no era completa?. En realidad no existe ninguna falta, ni el lazo amoroso ni el amor completa ninguna falta. En todo caso, son dos personas independientes, diferentes, con una forma de ser, historia, deseos distintas, siendo esta unión dinámica y   pasible de ser modificada.

Entonces, dado a esta creencia sobre la madurez, nos da entender que la pareja por solo estar juntos deben asumir responsabilidades a costa de su propio bienestar  y de cualquier adversidad.

Parejas adultas

Una pareja adulta es igualdad, en donde cada uno se nutre de sí mismo y del otro. Si uno de los miembros anula o reprime sus deseos por complacer o llenar al otro lo que tarde o temprano traerá problemas y frustraciones a la relación.

Cuando estamos dentro de una relación de pareja adulta se tiene claros los deseos, principios, valores y propósitos propios y del otro no se minimizan ni se hacen menos. De este mismo modo, se plante la madurez emocional en donde existen investigaciones que plantean que las personas maduras tienen la capacidad para pensar en los objetivos que queremos cumplir a medio y largo plazo.


Esto se debe, en parte, a la manera en la que madura nuestro sistema nervioso ya que, a medida que crecemos nuestra capacidad para pensar de manera abstracta se va consolidando, con ella, nuestra propensión a tener en cuenta objetivos a largo plazo y de alcance más amplio.

Las parejas maduras se identifican por:

  • Apertura y respeto hacia el mundo del otro.
  • La esencia de la pareja es la simetría, es decir, la paridad.
  • Acuerdo democrático para repartir actividades y la economía del vínculo.
  • No aceptar el control, reclamos, demandas y mucho menos situaciones de violencia.
  • Acordar o respetar los desacuerdos.
  • Romper con la rutina en general y la sexual.
  • Dejar espacios para la intimidad.
  • Asumir las responsabilidades sin hacer cargo al otro de las mismas.
  • Mantener y defender el sentido del humor.
  • Se responsabiliza y construye
  • Busca un equilibrio
  • Se compromete analiza y propone
  • Confronta y negocia
  • Asume sus emociones y busca transformarlas
  • Comunicación abierta y sincera

Las parejas infantiles

La pareja infantil e inmadura nos lleva a pensar en jóvenes que no toman ningún compromiso. Lo cual no está muy ajeno a la realidad, el problema es que se llega a una cierta edad en donde aún se sigue actuando así.

Uno de los mayores problemas en las parejas es que muchas veces se aman pero no se sabe traducir o gestionar el amor en acciones que puedan sustentarse con el tiempo. Por eso muchas veces luego de la fase del enamoramiento, muchas relaciones terminan no logran llevar una relación en donde ambos se sientan a gustos sin dejar de ser quienes son.

Las emociones y los sentimientos pueden jugar en contra en donde no permitan que los pensamientos se organicen para tratar de llevar una relación saludable. La inmadurez no es falta de racionalidad, es considerar que el otro debe completar una falta siempre existente y nunca saciada.

Arrojando así un estado de insatisfacción ante la demanda, la dependencia la posesión y el control sobre la vida del otro. Los vínculos inmaduros pierden la esencia de igualdad, convirtiéndose en desiguales.

Este tipo de relaciones nos lleva a la dependencia del otro de su existir, llegando a exigir siempre que esté bajo a cualquier precio. También puede suceder  que la pareja sea totalmente independiente y ninguno de los dos ceda con el fin del crecimiento de la relación y de sus proyectos. Esto dado por la necesidad del otro pero sin dejar el pensar propio, el vínculo no encuentra la forma de lograr cierta armonía.

Las parejas inmaduras se identifican por:

  • Se ama pero no se puede expresar en conductas de unión.
  • Se le pide al otro más de lo que está dispuesto a dar.
  • Las emociones superan cualquier intento de racionalidad o de control sobre las mismas.
  • Los celos, la necesidad de saber y de controlar, hacen daño a la confianza y mantiene al vínculo en estado de “alerta”.
  • Están aquellos que pretenden estar en pareja pero no asumen el más mínimo compromiso.
  • Los desacuerdos siempre provocan crisis.
  • Se dejan de lado amistades o proyectos personales porque el otro lo pide, o la parte cuestionada cede por temor a perderlo.
  • Uso del sexo para resolver la crisis que no se puede solucionar de otra manera.
  • Se niegan los conflictos para seguir estando juntos.
  • Acusa al otro de ser el causante de todos sus problemas
  • Se sumerge en sus emociones se esconde
  • Amenaza y juega con el otro
  • La comunicación se vuelve escasa, limitada a las situaciones de crisis.

Para concluir, el amor en sí es uno de los sentimientos más puros en donde muchas veces no sabemos como manejarlo y cuando se trata de amar a otra persona tiende a complicarse más ya que no sabemos cómo gestionarlo y accionar antes las adversidades para poder sostenerlo.

Por eso es importante poder detectar en la relación esas conductas infantiles e inmaduras que no están haciendo evolucionar a  la pareja, para así adoptar conductas más racionales, maduras que llevan al crecimiento y bienestar de ambos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here