Pie diabetico: ¿Cuáles son los síntomas de alerta y su tratamiento?

0
147
pie diabetico

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS); para el año 2000 ya se estimaba que alrededor de 171 millones de personas en el mundo padecían de diabetes; la cual se define como la incapacidad para regularizar los niveles de azúcar en sangre teniendo como criterio una glicemia superior a 120mg/dl en ayuna.

Uno de los problemas secundarios más graves, dado el efecto en la calidad de vida de los diabéticos, es la aparición de úlceras en los pies de estos pacientes; debido al efecto sostenido de dos entidades crónicas que esta enfermedad trae consigo las cuales son: la neuropatía periférica y la insuficiencia vascular.

Este tendrá como resultado un efecto de riesgo a infecciones pudiendo llegar incluso a la amputación. Es por ello que en el siguiente articulo de «Hoy Aprendí» conocerás como se origina el pie diabetico.

¿Qué es el pie diabetico?

Según el Consenso Internacional sobre Pie Diabético, es una infección, ulceración o destrucción de los tejidos profundos relacionados con alteraciones neurológicas y distintos grados de enfermedad vascular periférica en las extremidades inferiores que afecta a pacientes con diabetes mellitus que no ha sido o no está siendo correctamente tratada.

Es por ello, que es importante recalcar que este proceso no debe ocurrir a efectos generales en pacientes cuya diabetes esté siendo controlada adecuadamente dentro de una relativa normalidad.

pie diabetico

¿Qué tan frecuente es la aparición del pie diabético?

La prevalencia del pie diabético esta situada entre el 8% y 13% de los pacientes con diabetes mellitus. Esta entidad clínica afecta mayormente a la población diabética entre 45 y 65 años. El riesgo de amputaciones para los pacientes diabéticos es hasta
15 veces mayor que en pacientes no diabéticos; incluso se estima que la incidencia de amputaciones en pacientes diabéticos se sitúa entre 3-6 por cada 1000 pacientes al año. De allí radica la importancia de tener un buen control de la enfermedad para evitar esta complicación.

¿Cuáles son las causas que favorecen la aparición del pie diabético?

Dentro de la posible etiología distinguimos:

  • Enfermedad vascular periférica establecida.
  • Neuropatía periférica.
  • Deformidades en el pie.
  • Presión plantar elevada.
  • Callosidades.
  • Historia de úlceras previas.
  • Amputación previa.
  • Tabaquismo.
  • Edad avanzada o tiempo de evolución de enfermedad superior a 10 años.
  • Movilidad articular disminuida.
  • Mal control metabólico.
  • Calzado no adecuado.
  • Higiene deficiente de pies.
  • Nivel socioeconómico bajo.
  • Alcoholismo, aislamiento social.

Las personas que presentan uno o más factores de riesgo, deben ser controladas cada seis meses.

¿Cuáles son los grados de evolución y síntomas del pie diabetico?

Existen diversos tipos y grados de úlcera diabética según la afectación del pie. De forma habitual las úlceras están localizadas en la planta del pie (rara vez en el dorso). La clasificación más usada es la Escala de Wagner, la cual se divide de la siguiente manera:

  • Grado 0: No hay ninguna lesión pero se considera un pie de riesgo. Existen callos gruesos, cabezas metatarsianas prominentes, dedos en garra y deformidades óseas.
  • El Grado 1: Existen Úlceras superficiales con destrucción total del espesor de la piel.
  • Grado 2: Hay la presencia de ulceras profundas que penetran en la piel, grasa, ligamentos pero sin afectar al hueso.
  • El Grado 3: Existen ulceras profundas más abscesos extensos y profundos con secreción fétida (mal olor).
  • Grado 4: Gangrena limitada con necrosis (tejido muerto) de alguna parte del pie.
  • Grado 5: Gangrena extensa que afecta todo el pie afectado pudiendo tener efectos sistémicos en el cuerpo.

¡Siempre visualiza la piel del pie!

Es muy importante la exploración de la piel, ya que eso nos va indicar la presencia de úlcera. En pacientes diabéticos la piel permanecerá atrófica y sin vello, las uñas serán frágiles, quebradizas y propensa a hematomas subungueales.

En condiciones normales: la piel tiene la propiedad de la viscoelasticidad. La piel se considera viscosa, ya que tras el efecto de presión puede alterar su forma para adaptarse a soportar mejor las cargas. La piel también se considera elástica, ya que posee la capacidad de distenderse bajo efectos de presión, aumentando la superficie de contacto y distribuyendo de esta forma las cargas en una mayor superficie.

Como consecuencia de la glucosación: de estos tejidos la piel se endurece, pierde estas propiedades de forma progresiva y es proclive a endurecerse y engrosar, sobre todo la capa córnea, con la consiguiente propensión a padecer hiperqueratosis y helomas en zonas de presión llegando a generar úlceras.

pie diabetico

¿Cuál es el tratamiento del pie diabetico?

El tratamiento va a ir dirigido dependiendo del grado de afectación, dividido de la siguiente manera:

Wagner grado 0: 

  • Lavado correcto con jabón neutro, aclarado abundante y secado exhaustivo.
  • Uso de cremas de urea o de lanolina.
  • Utilizar piedra pómez para eliminar durezas.
  • Retirada de callos por podólogos.
  • Uso de prótesis de silicona, plantillas para las deformidades óseas.
  • Para evitar las uña encarnada se deben limar, no cortar.
  • Uso de zapatos que no compriman los dedos.
  • Si existe micosis (pie de atleta) Lavado de la lesión con solución salina 0’9%, secado y aplicar antimicóticos tópicos.
  • Evitar la humedad en el pie.

Wagner grado 1:

  • Reposo absoluto del pie afectado durante 3-4 semanas.
  • Lavado abundante de la lesión con solución salina al 0’9 %.
  • Desbridamiento de las flictenas (ampollas), si las hubiese.
  • No usar antisépticos locales muy concentrados y tampoco aquellos que coloreen la piel.
  • Curas cada 24-48 horas.
  • La piel periulceral habrá que mantenerla hidratada mediante ácidos grasos hiperoxigenados.

Wagner tipo 2:

  • Reposo absoluto del pie afectado.
  • Vigilancia exhaustiva de la aparición de signos locales de infección: celulitis, exudado purulento mal olor.
  • Limpieza de la lesión con solución salina fisiológica al 0’9%.
  • Exploración interna de la úlcera valorando la tunelización con un estilete.
  • Desbridamiento quirúrgico y/o cortante de esfácelos y del tejido necrótico. En aquellos en que no salgan se usarán productos con enzimas proteolíticos o hidrogeles.
  • Curas cada 24-48 horas.
  • Tratamiento antibiótico según el antibiograma.
  • Ante signos de infección estaría indicado el uso de sulfadiacina argéntica o los apósitos de plata. En lesiones muy exudativa usaríamos apósitos.

Wagner grado 3

  • Desbridamiento quirúrgico en las zonas donde halla celulitis, abscesos, osteomielitis, o signos de sepsis.
  • Tratamiento con antibióticos endovenoso.

Wagner grado 4

  • Gangrena en los dedos del pie: el paciente debe ser hospitalizado para estudiar su circulación periférica y valorar tratamiento quirúrgico por parte del servicio de Cirugía Vascular (técnicas intervencionistas como by-pass, angioplastia, amputación, entre otros).

Wagner grado 5:

  • Gangrena del pie: el paciente debe ser hospitalizado para amputación

También te podría interesar: ¿Cuáles son las complicaciones de la diabetes?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here