¿Por qué aparecen las varices en las piernas y cómo prevenirlas?

0
897
porque aparecen las varices

La prevalencia de la enfermedades varicosas son muy elevadas en la actualidad, según como está expuesto en la Guía de Práctica Clínica en Enfermedad Venosa Crónica, La incidencia anual de varices se encuentre entre el 25-30% de la población adulta femenina en los países occidentales y entre el 10 y el 40% de los hombres.

Por otro lado, El estudio Bonn Vein 2 refleja que un 4% de los pacientes con varices
establecidas va a progresar a un estadio superior y crónico pudiendo conllevar al estadio final de la enfermedad que es una úlcera activa pudiendo afectar la calidad de vida de la persona y estar más propenso a sufrir de infecciones; incluso más del 50% de los pacientes con úlceras requerirán un tiempo de curación superior al año. Imaginate cuan horrorosa puede ser esta enfermedad; es por ello que en el siguiente articulo aprenderas como se originan las varices y qué debes hacer para prevenirlas.

¿Qué son las varices?

Son dilataciones venosas que se caracterizan por la incapacidad de establecer un retorno eficaz de la sangre al corazón (insuficiencia venosa). Las más habituales son las de los miembros inferiores o varices en las piernas.

las varices en las piernas

¿En donde pueden aparecer las varices?

Las varices son más comunes en los miembros inferiores, pero también pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo existiendo varios tipos de varices, ya que recordemos que las venas se encuentran distribuidas por todo nuestro organismo. Los otros sitios donde aparecen son:

  • El esofago: (várices esofágicas)
  • Región Anal: (hemorroides o almorranas (venas abultadas o inflamadas de la zona del ano que al producirse esta enfermedad se ven a simple vista desde el exterior)
  • Testículos: (Varicocele)

¿Por qué se producen las varices en las piernas?

Las várices se forman cuando las válvulas venosas no cierran bien, entonces la sangre comienza a acumularse en las venas de las piernas, haciendo que se dilaten. Es por ello, que para que ocurra este proceso se van a originar ciertos cambios en nuestro cuerpo tales como:

3. Modificaciones en el sistema venoso superficial (SVS) y profundo (SVP):

En condiciones normales las varices internas están compuestas por un tejido conectivo laxo compuesto por colágeno que les da firmeza y fibras elásticas que permite que se estiren hasta cierto grado para impulsar la sangre de regreso, entonces los científicos piensan que las varices se forman cuando existe una alteración de la distensibilidad del tejido conectivo que rodea a la pared venosa, existiendo una hipertrofia de la pared venosa con un contenido en colágeno aumentando y rotura de las fibras elásticas.

2.- Cambios en la microcirculación por la hipertensión venosa:

En los pacientes con aumento de la presión venosa, los capilares están marcadamente dilatados, elongados y tortuosos. Esta hipertension o aumento de presión conlleva a un edema de las células endoteliales, activando las moléculas de adhesión de la membrana celular con factores inflamatorios como citoquinas y fibrina que van a tratar de arreglar el daño del endotelio produciendo de esta forma inflamación y dolor.

Posteriormente se produce la migración extravascular de leucocitos (células de defensa), aumentando aún más el edema y la inflamación. Existirá una disminución del gradiente de presión capilar entre el lado arteriolar y el venoso, conduciendo a un enlentecimiento del flujo sanguíneo.

3. LLegada de agentes procoagulantes:

Esta sangre estancada favorece la aparición de agentes procoagulantes, tratando de formar micro coágulos para tratar de bloquear la salida de sangre de los capilares, produciendo asi la trombosis capilar, obstruyendo por completo la salida de la sangre haciendo que esta quede estancada reduciendo el aporte nutricional y de oxígeno a la piel. La isquemia relativa de la piel y las alteraciones metabólicas del tejido celular subcutáneo junto con la persistencia de la Hipertension venosa, hace que se produzcan lesiones externas en la piel, que pueden ser espontáneas o consecuencia de mínimos traumatismos, dando por último lugar a la existencia de la úlcera venosa.

¿Cuáles son las causas de las varices en las piernas?

  • Obesidad: Unas piernas de contextura gruesa requieren mayor aporte sanguíneo por parte de las arterias, que luego tiene que ser drenado por las venas, lo que favorece la sobrecarga de estas y el fallo precoz.
  • Sedentarismo: La bomba impulsora del retorno venoso son la almohadilla plantar y los músculos de las piernas; como el sedentarismo no favorece la contracción muscular ni la puesta en funcionamiento de la almohadilla plantar, se provoca un mayor estancamiento de sangre y una mayor sobrecarga valvular, lo que facilita la aparición de más varices.
  • Trabajos prolongados de pie: Al igual que en el caso del sedentarismo, hay poco ejercicio muscular y, además, el sistema de retorno debe trabajar siempre en contra de la gravedad. Consejo: levantar las piernas y mantenerlas en alto.
  • Pastillas Anticonceptivas: Provocan retención de líquidos y también favorecen, de forma específica, el fallo de las válvulas de las venas reticulares. Muchas mujeres notan cómo los cambios hormonales a lo largo del ciclo cambian la morfología de sus venas y muchas de ellas tienen claro que, coincidiendo con la toma de anticonceptivos, empezaron a desarrollar telangiectasias (arañitas superficiales).
  • Antecedentes personales o familiares de varices: Si algún familiar tiene varices es mas propenso a que alguna de sus generaciones también la padezca.
  • Tener antecedentes de trombosis venosa profunda: se produce cuando se forma un coágulo de sangre (trombo) en una o más venas profundas del cuerpo, generalmente en las piernas impidiendo el regreso de la sangre.
  • Tabaquismo
  • Varices en el embarazo 

¿Cuales son los síntomas de varices en los miembros inferiores?

En el año 2004 surgió una clasificación que sirve como un instrumento para facilitar la comunicación y descripción de las formas de la enfermedad varicosa. Esta clasificación se acepta de forma general en todo el mundo, y permite conocer los sintomas de las varices en donde existen 7 subclases desde la C0 en la que no hay signos visibles hasta la C6 en pacientes con úlcera activa. En este apartado se le puede añadir la “A” de asintomático o la “S” de sintomático. La cual describiremos a continuacion:

C0: Sin signos visibles ni palpables:

 Por lo general las piernas se encuentran en un estado normal sin varices visibles

C1: Telangiectasias y venas reticulares:

el sistema venoso superficial se dilata progresivamente, variando de un individuo a otro según unos factores como el ortostatismo (posición de pie), sedentarismo, obesidad, por lo general no suelen producir sintomas.

C2: Venas Varicosas o tortuosas:

Empiezan a aparecer las molestias como el calor sobretodo en la tarde y pesadez que cede al caminar, además puede existir dolor en distintas zonas del pie, hormigueo o calambres y prurito en caso de que haya una infección.

C3: Edema:

Es el signo de mayor importancia ya que representa el fracaso de los mecanismos de regulación del drenaje venoso, originando distrofias cutáneas

C4: Despigmentación de la piel:

situación de fracaso absoluto de los mecanismos de regulación del drenaje venoso, produciéndose la extravasación de los glóbulos rojos al espacio intersticial. Se producen cambios en la coloración de la piel, que se vuelve parduzca por la hemosiderina. También se producen reacciones inflamatorias de la piel, lo que hace que aumenten más las distrofias cutáneas. Hay sufrimiento del tejido subcutáneo (hipodermitis).

C5: Úlcera cicatrizada:

Presencia de ulceraciones de la piel debido a las distrofias que se encuentran de ya estado de regeneración y que no necesitan limpieza de la misma

C6: Úlcera varicosa activa:

Muchas veces las personas que tienen varices en los pies, piensa que la lesión principal se encuentra en dicha zona, pero lo cierto es que esto es la consecuencia final de las alteraciones anteriores, apareciendo ulceraciones dolorosas principalmente en la región perimaleolar interna. A veces se sobreinfectan y aparecen reacciones eczematosas amplias. Estas necesitan estar vendadas con realización de curas interdiarias dependiendo de la decisión del medico para evitar las sobreinfecciones y que siga avanzando la cronicidad de la enfermedad

tipos de varices

¿Cómo se diagnostican las varices?

Se determinan tres niveles de actuación:

• Nivel I: visita en consulta externa con historia clínica y examen físico que puede complementarse con Doppler de bolsillo o ecoDoppler color. Válido para los estadios C0 y C1 de la clasificación clínica de CEAP: sin signos visibles o palpables
de enfermedad venosa, presencia de telangiectasias o venas reticulares.

• Nivel II: utilización de laboratorio vascular no invasivo con examen ecoDoppler detallado, con o sin utilización de pletismografía. El nivel II (ecoDoppler) se emplea en la mayoría de pacientes y es imprescindible en aquellos tributarios de cirugía. La ecoDoppler es superior a la flebografía y se considera el gold standard para detectar el reflujo en cualquier segmento venoso.

• Nivel III: se añaden a los anteriores exámenes invasivos y estudios de imagen complejos como flebografía ascendente o por punción transfemoral (anterógrada o retrógrada), flebografía, varicografía, medida de presión venosa, TC venosa, RM venosa, o ultrasonidos intravascular (IVUS).

¿Cúal es el tratamiento de las varices?

El tratamiento debe ser impartido por un especialista en varices (cirujano vascular) el cual evaluara al paciente y dependiendo de la severidad y el grado de afectación en  la que se encuentre se podrán impartir los siguientes tratamientos:

  • Medicamentos para las varices:

Para las molestias, los especialistas suelen indicar pastillas para las varices en forma de tónicos venosos los cuales consisten en estimular y fortificar los órganos débiles, restablecer su normal funcionamiento, recuperar su energía y fuerza vital. Un tónico mejora el tono físico y la vitalidad del organismo, en este caso mejoraria la hipertension venosa.

  • Termocoagulación:

Aplicación de calor en la vena para que se necrose. Solo para varículas y pequeñas varicosidades.

  • Tratamiento esclerosante:

Consiste en la inyección de un esclerosante para que se necrose la vena. Se usa solo para varículas y pequeñas varicosidades, nunca en varices tronculares.

  • Tratamiento con microespuma esclerosante: 

Evolución del anterior, consiste en la punción de la varice e inyección de una microespuma esclerosante que anula la vena, haciendo que el propio organismo la anule. En la actualidad se tratan todo tipo de varices con este tratamiento, que se considera menos agresivo que la cirugía o el láser y no requiere postoperatorio.

  • Tratamiento quirúrgico (cirugía de varices):

Tratar el síndrome varicoso y la insuficiencia de los cayados. El tratamiento clásico consiste en el stripping y/o operación de las varices de la vena safena más la extirpación de los paquetes varicosos existentes más la extirpación ligadura de los paquetes con venas perforantes o colaterales para de esta manera curar las varices.

  • Láser: 

El láser es actualmente el método más eficaz y menos invasivo, para la solución de los problemas vasculares. El uso de láser en el tratamiento de las venas varicosas puede mejorar el 90% de los casos. El procedimiento es menos invasivo y permite una recuperación más rápida. El uso del láser elimina la necesidad de extirpar las venas varicosas, como se hace con la técnica tradicional. El tratamiento con láser es adecuado para tratar várices de mayor tamaño en las venas de las piernas, como la safena (safenectomía). La técnica consiste en introducir una delgada fibra óptica que recorre la vena afectada, la cual la va sellando a medida que la recorre lentamente, quedando la vena inutilizada.

  • Oxigenación hiperbárica:

La oxigenación en cámara hiperbárica combate el dolor y la inflamación, a la vez que provoca una mejor circulación sanguínea. Con esto proporciona al paciente una mejor calidad de vida.

¿Cómo se pueden prevenir las varices en las piernas?

  • Mantén un peso dentro de los parámetros normales
  • Evita estar sentada(o) por tiempos prolongados
  • Evitar estar parada(o) por tiempos prolongados
  • No uses ropa ajustada
  • Eleva la cama en donde están los pies al menos unos 15 cm
  • Si ya tienes varices usa calcetines o medias para várices, mediana o alta compresión dependiendo del grado de CEAP que tengas
  • No fumes
  • Eleva los pies durante el día 15 cm por 10 minutos cada 8 horas

¿Se pueden realizar ejercicios para aliviar el dolor por las varices?

Según los fisioterapeutas y los cirujanos vasculares expresan que una forma que puede ayudar a aliviar el dolor de las varices es la realización del ejercicio, ya que existen movimientos específicos para fortalecer los músculos de las piernas y favorecer el retorno venoso; es decir, te ayudan a mejorar la circulación sanguínea, a la vez que te permiten lucir unas piernas torneadas y más sexys.

Entre los más usados están:

1. Separación de piernas: Sentada en una silla, abre ligeramente tus piernas a la altura de tus hombros. Junta y separa las puntas de los pies. Realiza 20 repeticiones de este ejercicio.

2. Flexiones de los pies: Sentada en una silla, con los talones apoyados en el suelo, levanta la punta de los pies, luego bájala y levanta los talones. Repetir el ejercicio 20 veces.

3. Talón-punta: De pie, en tu mismo lugar, levanta las puntas de los pies sin separar los talones del piso. Repite 20 veces. Luego, el movimiento contrario, levanta los talones sin despegar las puntas. Repite el mismo número de veces.

4. Bicicleta: Recostada boca arriba sobre algún tapete o alfombra, realiza movimientos de pedaleo con ambas piernas durante 1 minuto. Las primeras veces trata de llevar un ritmo lento, conforme repitas incrementa la “velocidad” de los movimiento.

5. Círculos: De pie, equilibra tu peso sobre una pierna, mientras que levantas ligeramente del suelo la otra para describir pequeños círculos en el aire, manteniendo estirada la punta del pie. Realiza 20 movimientos y luego descansa el pie. Alterna con la siguiente pierna.

 

¿Existen remedios naturales para las varices?

Según los científicos, los tratamientos naturales no tienen ningún efecto que vaya a evitar la evolución de las varices, por lo general este tipo de tratamiento va fundamentando en evitar la inflamación y el dolor pero no a curar la enfermedad como tal. Entre los mas comunes están:

1. El ajo:

Es una especie natural que es efectiva para luchar contra las varices, sus propiedades curativas ayudan a mejorar la circulación desinflamando las varices inflamadas. No hace falta usar el ajo como ingrediente para una mezcla, basta con consumir en la dieta diaria o utilizar los dientes de ajo aplastados para hacer una pomada con gotas de alcohol. Este tratamiento debe aplicarse al menos cuatro veces por semana.

2. El aloe vera:

Es un extracto sacado de la planta de sábila muy útil para la belleza y enfermedades de cualquier tipo. En el caso de las varices es recomendable usar el aloe vera en forma de compresas para colocar en la zona afectada durante toda la noche hasta el día siguiente. Como dato extra el aloe vera caliente actúa mejor en sus funciones.

3. El vinagre de manzana:

Es otro líquido beneficioso contra las varices. Se debe aplicar con un paño limpio mojado con el vinagre para colocar directamente en la zona afectada. De forma opcional, se pueden aplicar masajes en la zona de abajo hacia arriba sin hacer presión sobre el área.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here