¿Por qué mi hijo es agresivo?

0
1291
por que mi hijo es agresivo

¿Por qué mi hijo es agresivo?, es un problema que se ha vuelto un fenómeno social en donde la familia constituye el lugar por excelencia en donde los hijos aprenden a comportarse consigo mismos y con los demás, es decir es un agente de socialización infantil. Es la agresividad, una de las formas de conducta que se aprenden en el hogar, y en donde las relaciones intrafamiliares ejercen una influencia en su generación y mantenimiento.

En ocasiones nuestros hijos tienen actitudes difíciles, intratables, que evitan los deberes son rebeldes, hacen daño, se  encogen de hombros cuando los llaman la atención rechazan los acercamientos amistosos y se encierran en sí mismo, en donde es difícil para los padres poder manejarlo. Lo que hace que se convierta en un tema de gran interés para investigar e intervenir, debido a que empuja a la violencia y a la ruptura de relaciones interpersonales.

¿Qué es la agresividad?

La agresividad es una emoción, en su mayor parte aprendida, generalmente aparece como reacción a alguna situación que la persona percibe como injusta. En el caso de la agresividad en los niños, la agresión suele presentarse de forma directa, como un acto violento contra una persona.

Este acto de violencia puede ser físico (patadas, empujones, pellizcos). Pero también podemos encontrar agresividad indirecta o desplazada, según la cual el niño agrede contra los objetos de la persona que ha sido el origen del conflicto, o agresividad contenida según la cual el niño gesticula, grita o produce expresiones faciales de frustración. La agresividad en los niños es la consecuencia de su propia frustración o de la interpretación de lo ocurrido como algo negativo.

Características de la agresividad juvenil

La agresividad en los niños se puede manifestar de diferente manera algunas, de sus características son: El exceso de ira, rabia, amenazas verbales, actos de desobediencia ante la autoridad y las normas del hogar, daños a objetos materiales o a personas, baja tolerancia a las frustraciones, entre otros.

Caracteristicas de la agresividad juvenil

Todas estas características deben presentarse en una frecuencia, intensidad y duración adecuados para pensar se trate de un patrón conductual.

¿Por qué los niños son agresivos?

El niño en ocasiones cuando no es escuchado y no logra transmitir lo que quiere comunicar. puede ser que quiera llamar su atención, sin embargo, hay conductas que transmiten una búsqueda de afirmación, de compresión y de solidaridad que, al no encontrarlo en el mundo del adulto, el niño lo experimenta como falta.

Dicha realidad perjudica la autoestima y al percibir como una humillación, reacciona con agresividad. al no niño no sentirse amado ni protegido en su hogar tiende a utilizar la negación y la proyección como mecanismo de defensa, también, la falta de autocontrol volviéndose más impulsivos.

Por último podemos agregar que otras de las causas de la agresividad se debe a una connotación mental o neurológica como: Trastornos del estado de ánimo, psicosis, trastornos de déficit de atención con hiperactividad, lesiones orgánicas, finalmente hay momentos en que la agresividad en niños es provocada por factores estresantes en su situación. Debemos tomar en cuenta que, cuando la agresión comienza a ocurrir con mayor frecuencia, podría representar un problema emocional en los niños.

¿Cuáles son los factores que influyen en la conducta agresiva del niño?

Hay ciertos factores que influyen en la conducta del niño en que su forma de reaccionar dependerá de su experiencia previa particular, es decir, el niño puede aprender a comportarse de forma agresiva porque lo imita de los padres, otros adultos o compañeros. Siendo así el elemento más importante en el ámbito sociocultural del niño, la familia.

Se ha demostrado que tanto un padre poco exigente como uno con actitudes hostiles que desaprueba constantemente al niño, fomentan el comportamiento agresivo en los niños. Otro factor familiar influyente en la agresividad en los hijos es la incongruencia en el comportamiento de los padres. Incongruencia se da cuando los padres desaprueban la agresión castigándose con su propia agresión física o amenazante hacia el niño.

¿Cómo manejar la agresividad en los niños?

Es fundamental que para poder manejar la agresividad en los hijos se incremente la convivencia entre padres e hijos con una comunicación asertiva y cálida para que la formación de lazos afectivos se refuerce y que ello haga posible la transmisión de valores y al mismo tiempo fomenten la empatía.

Como manejar la agresividad en los niños

Es necesario que los padres sean conscientes de los factores de riesgo que pueden estar acumulándose detrás de la manifestación de la agresividad de su hijo, para poder comprender e intervenir adecuadamente.

Algunas pautas básicas que pueden ayudar a gestionar la agresividad infantil son:

1.- Tiempo de espera

El tiempo de espera enseña a los niños a calmarse. El objetivo final del tiempo de espera debe ser que los niños se pongan un tiempo de espera antes de atacar agresivamente.

2.- Restitución

Si su hijo lastima a alguien, la restitución debe ser parte de la consecuencia. La restitución puede implicar prestarle su juguete favorito a la víctima o hacer tareas adicionales para pagar el daño. La restitución puede ayudar a reparar la relación y darle a su hijo la oportunidad de enmendarse.

3.- La pérdida de privilegios

Retire la posesión o actividad favorita de su hijo durante 24 horas. La pérdida de dispositivos electrónicos o la posibilidad de ir a la casa de un amigo puede ser un recordatorio eficaz para no lastimar a nadie.

4.- Sobrecorrección

En donde el niño haga algo que al mismo tiempo de corregirlo le proporciona un modo positivo de actuar. Esta técnica se debe aplicar de inmediato cuando surge la mala conducta por ejemplo, si su hijo de 4 años tira reiteradamente la comida al suelo, le pediremos que recoja todo lo que ha tirado y nos ayude a limpiar la cocina. 

5.- Sistemas de recompensa

Si el niño muestra agresividad con frecuencia, establezca un sistema de recompensa. Proporcionar refuerzo positivo para el buen comportamiento, como toques suaves. Un sistema de economía de fichas  también puede eliminar la agresión rápidamente. Se debe considerar que al momento de elegir algunas de estas técnicas constituya una disciplina y no un castigo. 

Por último, es importante que si la conducta agresiva sigue aumentando y se mantiene se debe acudir a una ayuda especializada como: Terapia cognitivo conductual, técnicas de modificación de conducta todas impartidas por un psicólogo. Es importante que si usted observa un comportamiento agresivo en su hijo pueda abordarlo de inmediato ya que puede desencadenar sucesos lamentables para todos los involucrados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here