Psoriasis: Una enfermedad crónica e inflamatoria de la piel

0
172
psoriasis

Se estima que entre un 2 y un 3 % de la población mundial sufre de psoriasis; variando entre las diferentes poblaciones de todo el mundo; siendo más frecuente en los países más distantes del ecuador. A pesar de que en la actualidad no existe una cura para la enfermedad, si se dispone de terapias tópicas que pueden permitir un buen control de la enfermedad.

Lo importancia de hablar sobre este tema, es que muchas veces suele afectar severamente la calidad de vida de la persona pudiendo generalizarse y afectar otros organos incluso llevar a la muerte. Es por ello que en el siguiente articulo te brindaremos recomendaciones sobre el tratamiento y como prevenir las recaídas.

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una dermatosis crónica e inflamatoria que afecta fundamentalmente piel y faneras, caracterizada por una respuesta inmunológica del cuerpo que determina una proliferación de los queratinocitos con cambios en la estructura de la dermis y epidermis.

la psoriasis

¿Cómo se produce la psoriasis?

En condiciones normales nuestro cuerpo elimina las células muertas de la piel para producir un recambio y generar células nuevas durante un periodo de aproximadamente 30 días. En la psoriasis nuestro sistema inmunologico se confunde y en vez de producir linfocitos T para combatir las infecciones, ataca son las células sanas de la piel provocando un aumento en la producción de células cutáneas sanas teniendo un recambio en apenas 3 o 4 días.

Lo que provoca enrojecimiento y, a veces lesiones pustulosas acompañado de vasos sanguíneos dilatados en las zonas afectadas por la psoriasis y otra serie de sintomatologia que veremos mas adelante.

psoriasis

¿Cuáles son las causas de la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad multifactorial compleja, y de causa desconocida. Los últimos estudios han podido comprobar que tiene un fuerte componente genético lo que genera una respuesta autoinmunitaria como se menciono anteriormente.

La herencia de esta enfermedad es posiblemente poligénica con una concordancia aproximada en gemelos monocigóticos del 60%​ y la asociación a determinados HLA.

Factores desencadenantes:

Ademas se han asociado diversos factores que pueden desencadenar tanto el origen de la enfermedad como las recaídas en las personas ya diagnosticadas con la psoriasis; entre las que podemos mencionar:

  • Infecciones: Causadas por bacterias (Streptococcus pyogenes, Staphylococcus aureus) hongos (Malassezia, Candida albicans)​ o virus (papilomavirus, retrovirus, VIH).
  • Fármacos: Tratamientos como las sales de litio, betabloqueantes, antimalariacos, AINES , IECAS​ o la retirada de los corticoesteroides.
  • Dieta y consumo de alcohol: Factores dietéticos tales como el gluten y el alcohol.
  • Traumatismos: Es muy frecuente que los pacientes psoriásicos presenten el fenómeno de kobner, y las lesiones aparezcan en la piel inicialmente sana que recibe un traumatismo, rasguño, cortaduras, rascado, quemaduras solares.
  • Factores psicológicos: Aunque no se asocia a ningún trastorno de la personalidad, el estrés emocional puede desencadenar o agravar la psoriasis.
  • Factores climáticos: Los climas fríos se asocian a empeoramientos de la enfermedad y los calurosos a la mejora. En general, los pacientes mejoran con la exposición al sol.

¿Cuáles son los síntomas de la psoriasis?

Placas de psoriasis en el codo.
  • Lesiones cutáneas: 

La lesión elemental es una papula o placa eritematosa, de tamaño diverso y tono rojo oscuro, bordes delimitados y habitualmente cubierta de escamas. El raspado de las lesiones (raspado de Brocq) permite observar tres signos característicos:

  1. Signo de la mancha de cera o de la bujía: al rascar la lesión, se desprenden multitud de escamas similares a las que se desprenderían de una vela.
  2. Fenómeno de la membrana epidérmica o membrana de Duncan-Dulckley: tras desprenderse las escamas, aparece una película transparente que recibe este nombre.
  3. Signo del roció sangrante o signo de Auspitz: al desprender la membrana de Duncan-Dulckley, aparecen petequias a consecuencia del daño vascular de las papilas dérmicas, por el desprendimiento de la epidermis que las recubre. Este signo no aparece en la psoriasis invertida, ni en la pustulosa.

Patrones de presentación:

En general, la psoriasis es un cuadro monomorfo (es decir, presenta solo un tipo de patron o lesión a la vez), de caracter simétrico, que puede ser limitado o muy extenso. Entre las diferentes variantes tenemos:

1. Psoriasis en placas o psoriasis vulgar:

Es la forma más frecuente. Se caracteriza por la formación simétrica de placas de 1 a 30 centímetros, localizadas en cualquier zona de la piel, especialmente rodillas, codos, región lumbosacra y cuero cabelludo. Las lesiones pueden durar hasta meses, e incluso años, y en sucesivos brotes se van extendiendo al tórax y las extremidades.

2. Psoriasis en gotas:

Psoriasis en forma de gotas o pequeños puntos menores de 1 centímetro, a veces pruriticas, localizadas preferentemente en el tronco. Se da con más frecuencia en niños y en jóvenes, y suele aparecer bruscamente tras padecer una infección estreptocócica de las vías respiratorias superiores. Dura dos o tres meses y desaparece espontáneamente.

3. Psoriasis eritrodérmica:

Lesiones generalizadas que comprometen más del 90% de la extensión corporal y llegan a afectar el estado de salud del paciente por presentar fiebre, leucocitosis, desequilibrio electrolítico, déficit proteico, etcétera. Puede aparecer a partir de una psoriasis vulgar (y deja alguna zona de piel sana), tras un brote de psoriasis pustulosa, o bruscamente tras un periodo de intolerancia al tratamiento.

4. Psoriasis pustulosa generalizada o psoriasis de Von Zumbusch.

Variante aguda e infrecuente, que generalmente aparece en pacientes con otros tipos de psoriasis tras la aparición de factores desencadenantes (medicamentos, hipocalcemia, estrés, infecciones). Las placas eritematosas confluyen en pocas horas en pequeñas pústulas estériles (llenas de pus no infectado), que rápidamente se secan, desaparecen y reaparecen en nuevos brotes.

5. La psoriasis invertida o psoriasis de pliegues:

Aquella que afecta a los grandes pliegues cutáneos, principalmente los axilares, genitocrurales (las ingles), intergluteos, submamarios y el ombligo. Las lesiones son placas eritematosas de color rojo intenso, uniformes, lisas, brillantes y de bordes definidos, si bien su rasgo más característico es la ausencia de escamas. Puede haber una fisura dolorosa en el fondo del pliegue y existir, por tanto, riesgo de infección. Lo más común es que estas lesiones coexistan con la psoriasis vulgar.

6. Psoriasis del cuero cabelludo:

El cuero cabelludo presenta lesiones de forma muy frecuente en los pacientes de psoriasis, normalmente junto a lesiones cutáneas. Puede manifestarse como placas descamativas similares a las de la piel, o bien como placas gruesas de escamas adheridas al pelo (cuadro a veces denominado falsa tiña amiantácea).

7. Artropatía psoriásica:

Esta alteración, que debe tratarse multidisciplinarmente por el dermatologo y el reumatologo, es un tipo de psoriasis más invalidante que la psoriasis estrictamente cutánea. Suele comenzar entre los 35 y los 45 años, en general en pacientes previamente diagnosticados de psoriasis. Por término medio, un 7 por ciento de los pacientes con psoriasis sufren de las articulaciones.

patrones de la psoriasis

¿Cómo se realiza el diagnostico de la psoriasis?

En general, el diagnóstico de la psoriasis se basa en la apariencia de la piel y suele ser suficiente con la realización de una buena historia clínica. Las analíticas sanguíneas no son herramientas valiosas para el diagnóstico de la psoriasis. No obstante, teniendo en cuenta las diversas presentaciones clínicas y su parecido con otras enfermedades de la piel papuloescamosas, puede ser difícil su diagnóstico para los médicos no dermatólogos. En caso de duda, se puede realizar una biopsia cutánea.

¿Cuál es el tratamiento de la psoriasis?

El curso crónico y la dificultad del tratamiento de la enfermedad hacen que sea importante una buena relación médico-paciente para conseguir un buen entendimiento. Es importante comprender que la curación sólo es parcial, ya que la enfermedad no se cura pudiendo tener recaidas. Entre los tratamientos mas comunes tenemos:

1. Tratamiento tópico:

Consiste en la aplicación directa de productos sobre la piel. Aunque tienen menos efectos secundarios que los tratamientos sistémicos, su eficiencia también es menor. Es por ello que se reservan para pacientes con formas más leves de la enfermedad, en general con menos de un 25 % de la superficie corporal afectada. Existen numerosas opciones disponibles:

Las propiedades del áloe vera son especialmente aptas para aliviar los síntomas de psoriasis y contribuir a la regeneración de los tejidos de la zona afectada. Por una parte, el uso tópico de áloe vera ayuda a calmar la picazón, gracias a las antraquinonas contenidas en esta planta. Además, el ácido crisofánico, presente en el gel de aloe vera, es muy utilizado en tratamientos de psoriasis, así como la lignina y otras sustancias que también contiene.

2. Fototerapia:

La fototerapia consiste en la utilización de radiaciones electromagneticas no ionizantes, especialmente del espectro ultravioleta B (UVB) y A (UVA). En general es un tratamiento bastante efectivo, salvo en las formas pustulosas y eritrodérmica. Sin embargo, no es recomendable usar tratamientos prolongados, pues aumenta la incidencia de cancer de piel, sobre todo del cáncer escamoso y el melanoma.

3. Tratamientos sistémicos:

Incluyen todos los tratamientos que se suministran por vía oral o inyectados, y que actúan sobre todo el organismo. Suelen presentar mayores efectos secundarios que los tratamientos tópicos, por lo que se reservan para casos de psoriasis graves, incapacitantes, resistentes al tratamiento, y para las formas eritrodérmica y pustulosas. No se recomienda el uso de corticoides orales, debido a que pueden provocar un brote de psoriasis pustulosa mortal. Entre los mas comunes tenemos el metrotexato, acitrecino.

4. Dieta:

Aunque muchos dermatólogos a menudo pasan por alto el papel de la nutrición en el tratamiento de la psoriasis, en determinados grupos de pacientes las intervenciones nutricionales pueden ayudar a mejorar su calidad de vida. Es importante la investigación en este campo, puesto que estos tratamientos son baratos y más seguros que los inmunosupresores y los tratamientos biológicos. Por ejemplo el consumo de omega-3 contenido en los pescados ha tenido buenos resultados en la mejoria de los sintomas de los pacientes con psoriasis.

tratamiento de la psoriasis

¿Cómo se puede prevenir las recaídas por la psoriasis?

El conocimiento de la forma en que los factores ambientales afectan a los pacientes permite establecer una serie de medidas que mejorarán (aunque levemente) la calidad de vida del paciente.

  • Tomar el sol: (con moderación y evitando las horas centrales del día), ya que los rayos ultravioleta tienen acción antiinflamatoria.
  • Tomar baños en el mar: debido a que los iones y sales que contiene el agua de mar presentan propiedades positivas para la piel. También son útiles los baños en lodo.
  • Dejar al aire las heridas.
  • Los productos hidratantes: ayudan a mitigar los efectos de sequedad e irritación con los que cursa la psoriasis. No curan la psoriasis, sólo palían sus síntomas. Además se debe realizar hidratación tomando agua y utilizando cremas para la hidratación de la piel.
  • Se deben evitar todas las carnes y grasas: como la de cerdo, adoptando una dieta rica en vegetales, frutas y legumbres y evitando el alcohol y el tabaco. Evitar también el estrés en la medida de lo posible.

También te podría interesar: Lupus eritematoso sistemico ¿cuales son los sintomas de alarma?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here