Que consecuencias trae la mala alimentación en los niños

0
199
mala alimentacion en niños

Las consecuencias de una mala alimentación en los niños trae consigo graves patologías con desenlaces perjudiciales. Una buena nutrición y dieta balanceada basada en verduras y frutas es uno de los aspectos mas importantes para el desarrollo de los niños y adolescentes.

¿Qué efectos tiene una mala alimentación en los niños?

  • Problemas en el peso y la talla:

Si la talla de un niño es insuficiente en relación a su edad estaríamos hablando de un retraso del crecimiento, este retraso es consecuencia de una desnutrición recurrente o crónica asociada a una nutrición deficiente, la recurrencia de enfermedades o cuidados no apropiados para el niño, esto va a ocasionar que ellos no desarrollen plenamente su potencial físico y cognitivo.

Por otra parte, los niños que pesan menos de lo que corresponde a su edad sufren  insuficiencia ponderal. Un niño con este trastorno puede presentar a su vez retraso del crecimiento y emaciación (adelgazamiento patológico).

  • Falta de hierro:

Si no se tiene la cantidad de hierro suficiente, el organismo no puede fabricar hemoglobina y contiene una menor cantidad de glóbulos rojos. Esto conlleva a que los tejidos y los órganos no puedan recibir el oxígeno que necesitan.

El déficit de hierro afecta negativamente el proceso de crecimiento y pueden llevar a problemas de aprendizaje y comportamiento, este problema si no es corregido podría evolucionar a una anemia ferropénica.

El hierro se puede obtener de  los alimentos como la carne, verdura de hoja oscura, también se añade a algunos alimentos como la leche infantil y los cereales enriquecidos

  • Debilidad muscular o hipotonía:

Lo normal es que los músculos de los bebes posean cierto tono muscular. Los que presentan hipotonía suelen ser flácidos y al cargarlos dan la sensación de ser «muñecos de trapo», esto es consecuencia de una mala alimentación.

Dentro de los síntomas mas frecuentes de hipotonía tenemos:

  1. Deficiente control de la cabeza: No logra sostener la cabeza o cuando lo hace esta  se va a un lado.
  2. Mucha flexibilidad: Pueden arquearse hacia atrás muy a menudo
  3. Disminución de la fuerza muscular: Les cuesta mucho agarrar tu dedo o u objeto pequeño.

  • Obesidad desde la infancia:

El sobrepeso en los niños pueden ser consecuencia de la falta de control sobre el tipo de alimentos que consumen encontrándose un desequilibrio entre las calorías consumidas (demasiadas) y las calorías gastadas (insuficientes).

Cuando se abusa de alimentos envasados, embutidos, refrescos, dulces y frituras, se puede ocasionar desordenes hormonales, diabetes y complicaciones respiratorias y hepáticas.

  • Pocas proteínas o en exceso:

Las proteínas son sumamente importantes para la formación de la fibra muscular en los niños. Por eso su aporte en la dieta debe ser adecuada.

Si el niño toma demasiadas proteínas tendrá una sobrecarga en los riñones e hígado originando consecuencias negativas ya que estos órganos son los responsables de desechar sustancias nocivas que se acumulan en el organismo.

Si por el contrario presenta un déficit de proteínas podría producir agotamiento, cansancio, debilidad y atrofia muscular.

  • Déficit o abuso de carbohidratos:

Los carbohidratos son la fuente de energía más importante y fácilmente disponible del cuerpo. Los expertos médicos creen que un abuso en la ingesta de carbohidratos refinados han contribuido al incremento de la obesidad, diabetes, caries, falta de concentración e hiperactividad.

El extremo opuesto en cambio va a originar fatiga e inapetencia. Por eso es recomendable incorporar en la dieta mas granos enteros, frutas,  verduras y productos lácteos con bajo contenido de grasa.

También te puede interesar: ¿El consumo de azúcar en los niños los hace hiperactivos?

Una alimentación saludable incluye:

  • Frutas y verduras: Asegúrese de servir frutas y verduras en todas las comidas (mínimo 5 porciones diarias)
  • Refrigerios saludables: Aparte de las verduras y frutas se puede optar por el yogur o galletas integrales con queso.
  • Carnes desgrasadas y otras buenas fuentes de proteína: como el pescado, los huevos y las frutas secas.
  • Panes integrales y cereales: para que el niño ingiera más fibra.
  • Evite comidas como las papas fritas y los dulces. No los elimine por completo de su casa, pero ofrézcalos “ solo de vez en cuando”
  • Sirva sirva agua y leche descremada en vez de gaseosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here