¿Qué es el castigo según la psicología y cómo se utiliza?

0
54
castigo

Muchos padres piensan que el castigo es solo reprender físicamente, amenazar o el ejercicio de poder a sus hijos pero este no siempre es así. Este término ha sido criticado por distintas disciplinas dentro y fuera de la psicología.

El castigo tiene como finalidad disminuir una conducta y de esta manera regular el comportamiento del niño. Si este va acompañado de un razonamiento y una actitud positiva por parte de los padres y si solo se utiliza como apoyo para aumentar la eficiencia de otras tácticas disciplinarias eficaces puede traer cambios en la conducta del niño

Teniendo en cuenta que si se utiliza el castigo físico, este puede traer consecuencias en el desarrollo emocional del niño, y puede enseñar a los niños que los problemas se resuelven por medio de la violencia, por ello en este artículo te enseñaremos según la psicología ¿qué es el castigo y cómo se puede utilizar?. 

¿Qué son los castigos en la psicología?

El castigo es toda consecuencia que disminuye la frecuencia de un comportamiento anterior, esto lleva a tener una consecuencia no deseada o evitando una deseada. El concepto proviene del conductismo, de la teoría del condicionamiento operante la cual analiza cómo y cuáles son los efectos que pueden producir o eliminar una determinada conducta o acción.

También se utiliza el castigo como técnica de modificación de conducta y existen dos tipos de castigo positivo y negativo. En ambos casos el castigo debe aplicarse de manera contingente a la conducta a disminuir, de manera que pueda considerarse una consecuencia de la acción.

¿Qué son las consecuencias según la psicología?

La consecuencia es el efecto de la conducta. Es decir, es lo que se produce luego de que ocurre una acción determinada. La consecuencia puede tener dos resultados posibles y de esta manera explicaremos los tipos de castigo:

1.- Consecuencia positiva

En este caso puede hacer que dicha acción se repita, ya que refuerza la conducta y favorece su repetición. Esto puede suceder a través de dos acciones y elementos distintos:

  • Reforzador positivo

En este se presenta un estímulo agradable por ejemplo: Cuando se le da un dulce a un niño cuando ha hecho algo queremos que se repita.

  • Reforzados negativo

El reforzados negativo consiste en retirar un estímulo desagradable por ejemplo: Si a un niño le desagrada hacer las tareas del hogar, el refuerzo negativo es reducir el número de estos luego de que ha tenido un comportamiento deseado y esto hará que la conducta se repita.

2.- Consecuencia negativa

En este caso se busca por medio del castigo disminuir la acción. La consecuencia negativa es llamada también castigo y al igual que en los otros casos es necesario presentar o retirar un estímulo; sólo que en este caso, la finalidad es siempre la de extinguir, o  regular la aparición del comportamiento. Estas consecuencias pueden ocurrir de dos maneras tales como:

  • Castigo positivo

Es cuando se da un estímulo desagradable para el niño ante la realización de una conducta determinada haciendo del estímulo una consecuencia al realizarlo, con el objetivo de que el individuo disminuya la frecuencia o deje de realizar la conducta en cuestión.

De este modo, el mecanismo básico del castigo positivo es presentar un estímulo desagradable cada vez que la persona haga la conducta no deseada. Por ejemplo: Si el niño se come las uñas y aplicamos un producto amargo para que no se muerda las uñas. Se recomienda que se utilicen estímulos coherente de manera que a la conducta lo siga una consecuencia.

  • Castigo negativo

Consiste en la ausencia o retirada de un estímulo deseado cuando se realiza una conducta, de manera que el niño disminuya su frecuencia en prevención de dicha pérdida, por ejemplo: los niños que pelean por un juguete (conducta) y la madre les quita el juguete (estímulo deseado) por pelearse.

Se debe tomar en cuenta que el estímulo a retirar sea significativo para la persona, de lo contrario no tendría efecto. Entre las técnicas que se pueden utilizar como castigo negativo son: tiempo fuera, el coste de respuesta, entre otros.

¿Puede realmente funcionar los castigos?

Los castigos positivos y negativos se han utilizado en diversos contextos desde la práctica clínica, educativa, en el mundo de los negocios y a nivel jurídico. Estos tipos de castigo si son efectivos al momento de disminuir o extinguir las conductas de forma rápida. Si se aplican de manera consistente y contingente a la conducta, tomando en cuenta la gravedad del comportamiento.

El castigo suele producir un cambio superficial y basado en el miedo al castigo, no genera un verdadero cambio en las actitudes en la mayor parte de los casos.

castigos en los niños

Por otra parte, el castigo puede ocasionar que el miedo se generalice y provocar temor hacia la persona o institución que aplica el castigo, así como resentimiento hacia este. Las relaciones pueden empeorar con la persona que aplica el castigo (Padres e hijos), también se deteriora la sensación de control y la autoestima si no se comprenden las causas del castigo o qué hacer para actuar correctamente.

Muchas veces el castigo es aplicado en los hogares para obtener disciplina, respeto y buscar corregir una conducta pero realmente los niños más allá de sentir respeto sientes es miedo por temor al castigo, esto se presenta más cuando los padres aplican el castigo físico en los hijos. Si el castigo se aplica en base al miedo y la violencia no será efectiva y lo que puede producir efectos negativos en el desarrollo del niño.

También te puede interesar: “¿Cómo establecer límites a los hijos?”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here