¿Qué medidas preventivas debes tomar al andar por la calle?

0
7

El incremento de la violencia contra la mujer, la criminalidad, la inseguridad en las calles, la impunidad de estos delitos y la deficiente participación de las entidades correspondientes en minimizar las estadísticas aumentan la inconformidad de la sociedad.

En la mayoría de los países se sufre de altos índices de violencia y actualmente las personas viven preocupadas por la inseguridad que se vive en las calles y es que ahora más que nunca, el salir a la calle es peligroso, siendo más propensas de ser víctimas las mujeres, niños y adolescentes en donde se pueden ver sometidos a maltratos, acoso, abusos, secuestros entre otros.  

El mayor número de asaltos o de violaciones ocurren en la calle; y en gran parte depende de nuestra actitud, alerta y el estar atentos a todo lo que acontece a nuestro alrededor, esto puede ser la clave de que suceda o no un evento en nuestra contra. 

Lo cierto es que para el agresor no hay sexo, edad o clase social por eso la importancia de prevenir situaciones de riesgo es la clave para poder vivir tranquilos y en paz. Estos riesgos no solo lo experimentan las mujeres, los hombres también, por eso es necesario involucrar a toda la sociedad para su prevención y saber que es una realidad que debemos cambiar.  

¿Qué hace que seas más propenso a sufrir de algún tipo de peligro en las calles?

Según estudios realizados Betty Grayson y Morris Stein plantean en  su experimento que hay una serie de características que tienen en común la mayoría de las víctimas las cuales son:

1. Paso y ritmo

Los pasos que realizaban cada víctima eran algo exageradas, pudiendo ser anormalmente largos o sumamente cortos. Esto arroja signos de inseguridad o angustia. Con respecto a la fluidez en el caminar, la selección natural enseñó a los depredadores siempre a fijarse en los más lentos de la manada. Por regla general, un ritmo lento en el caminar, falto de intencionalidad o de propósito proyecta inseguridad, miedo e indefensión.

2. Indecisión y descontento 

Esta es una de las caracteristicas en comun que muestran algunas victimas de agresiones y es el ver a todos lados como si se estuviera perdido con miradas dudosas o perpleja y regresar por el mismo camino por el cual ya transitó.

Una persona insegura en su caminar es, para los agresores más fácil de someter. Si la persona se detiene a hablar con extraños a pedir indicaciones, el transgresor pensara que eres turista o te encuentras en un barrio desconocido, lo que te hará mucho más vulnerable.

3. Tener artículos de lujo

Los expertos en criminología señalan que los delincuentes viven bajo un esquema distorsionado de valores en el que se ve a la sociedad como un sistema injusto en el que solo pocos pueden gozar de privilegios y lujos, experimentando, además, rabia contra esta sociedad. 

Por lo que demostrar públicamente tus bienes (por ejemplo, relojes caros, anillos, pulseras de oro, celulares caros, etc.) reaviva en muchas ocasiones dicha rabia. Muchas personas que en el vídeo mostraban diversos bienes eran frecuentemente escogidos como víctimas.

4. Torso y mirada

La posición del torso y la dirección de la mirada es otra características que tienen en común las víctimas. Las personas que caminan en las calles cabizbajo, con los hombros caídos y hacia adentro, encorvado y con la mirada hacia el piso, distraída o perdida eran elegidas. Estos gestos proyectan debilidad. 

5. Totalidad

Por último los gestos de las víctimas en el estudio no tenían simetría y plenitud en sus movimientos. Sus extremidades se movían como si fueran separadas o independientes del resto de su cuerpo. Por otro lado, las personas que no habían sido víctimas de ningún delito gozaban de equilibrio en relación con sus movimientos.

¿Qué medidas preventivas debes tomar al andar por la calle?

A continuación te enseñaremos algunas medidas preventivas que te ayudarán a mantener la calma y actuar lo mejor posible ante situaciones de riesgos:

En la calle

  • Manténte atento y vigilante de todo lo que sucede a tu alrededor; así podrás captar las señales de peligro y tener la oportunidad de huir del sitio y con esto evitarse problemas. 
  • Evita ir hablando por celular o checando tus redes sociales por la vía pública.
  • Si vas a utilizar tu celular, trata de ingresar a un lugar seguro para contestar la llamada. 
  • No camines por el borde exterior de la acera. Evita las aceras y calles sin iluminación.
  • Evita la rutina de salir siempre a la misma hora y pasar por los mismos lugares. 
  • Lleva bolsas o carteras sobre el pecho, protegidos por el brazo.
  • Cuídate de árboles gruesos, vehículos, quioscos o callejones donde puedan ocultarse los agresores.
  • Si tienes que esperar en un sitio, cambia frecuentemente de posición, usa las vidrieras como espejos, mira lo que está a tu espalda y evita aglomeraciones.
  • Desconfía de motorizados, sobre todo si circulan en pareja, en sentido contrario a la circulación correcta, o los que vienen bruscamente hacia ti.
  • No camines por la calle con mucho dinero en efectivo.
  • Si un desconocido se acerca puedes gritar para alertar a las demás personas y ahuyentar al agresor. 
  • De preferencia toma taxis formales. Antes de subir a un taxi verifica que las manijas interiores y pestillos de encuentren en buen estado. 
  • Si no recuerdas alguna calle o dudas de tu camino, entra a un café o tienda a pedir indicaciones.
  • Evita pedir ayuda a desconocidos y hablar con ellos.

En el auto

  • Ten las llaves listas en la mano, mira al interior del vehículo antes de abrirlo, evita calles oscuras.
  • No te detengas si tu vehículo es chocado levemente o sufre algún percance, menos si es de noche y en un sitio solitario. Trata de llegar a una estación de servicio o un sitio poblado.
  • No dejes documentos importantes ni objetos valiosos en el auto y, al estacionar, conserva tus llaves.
  • Cuando bajes de tu carro, no lo dejes encendido.
  • Si quieres ayudar a personas accidentadas, no te detengas, notifica su ubicación a la autoridad más cercana.

En cajeros automáticos

  • Solicita al personal del banco toda la información que necesites y sea necesaria.
  • Cambia el código de identificación o contraseña personal asignada por la entidad.
  • No divulgues el número de clave personal ni lo escribas en la tarjeta magnética.
  • No digites la clave personal en presencia de personas ajenas, aun cuando pretendan ayudarte, no facilites la tarjeta magnética a terceros, ya que ella es de uso personal.
  • No utilices los cajeros automáticos cuando se encuentren mensajes o situaciones de operación anormales.
  • No olvides retirar la tarjeta magnética al finalizar las operaciones.
  • Si el cajero te retiene la tarjeta o no emite el comprobante correspondiente, comunicar de inmediato al banco con el que se opera y al banco administrador del cajero automático.
  • En caso de pérdida o robo de tu tarjeta, denuncia de inmediato esta situación al banco que te otorgó la tarjeta.

En casa

  • Coordina con tus familiares y vecinos un sistema de alarma y ayuda mutua.
  • Reconoce la identidad de la persona que llama a tu puerta antes de abrir.
  • Evita dar todo tipo de información por teléfono. Instruye a los niños y al personal doméstico.
  • Anota las características de personas o vehículos sospechosos que merodean tu domicilio. Coordina con tus vecinos las acciones necesarias.
  • Asegura las puertas y ventanas de tu domicilio en las noches.
  • Ten a la mano la relación de teléfonos de emergencia. (Policía, Serenazgo, Bomberos, Unidad de explosivos, Centro Antirrábico, grúas, Hospitales y otros.)
  • Ten una buena iluminación fuera de casa.
  • Si al regresar a tu domicilio adviertes alguna anormalidad. Verifica los hechos y de ser necesario solicita ayuda a la policía

Por último, es recomendable que tengas en tu cartera un spray de gas pimienta para protegerse si es necesario. También toma en cuenta que antes de salir del trabajo, de clases o de cualquier lugar comuniques a un familiar y hazle saber donde y con quién te encuentras. 

Puedes también practicar la defensa personal y así reforzar tu seguridad, pero ojo no para ejercerlo cuando un atacante te pida tus pertenencias, ya que en este caso, siempre lo más prudente será evitar cualquier confrontación, sino porque está demostrado que llevar un curso de defensa personal afecta poderosamente nuestra confianza ante una situación de peligro.

Por lo tanto la confianza repercute de manera muy positiva en nuestro lenguaje corporal y aumenta tu conciencia sobre el entorno. Por tanto, reduce la probabilidad de lucir como una potencial víctima.

Referencias bibliográfica:

  • Grayson, B. and Stein, M. I. (1981), Attracting Assault: Victims’Nonverbal Cues. Journal of Communication, 31: 68–75. doi: 10.1111/j.1460-2466.1981.tb01206.
  • Ricardo Vásquez Cigarroa. “Lenguaje corporal clave para evitar ser víctima de delitos”. Psicología y mente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here