El nido vació ¿Qué ocurre cuando los hijos se van?

0
339
El nido vació Qué ocurre cuando los hijos se van11.jpg

Cuando los hijos se van, para así crear su propia independencia y familia puede ser una experiencia muy estresante y puede sacar a flote muchas emociones en los padres, como la  tristeza, los cuales son normales en esta etapa.

La marcha de los hijos puede tener mucho más significado para las madres debido al rol que cumplen como cuidadoras principales, es decir, son más propensas que los hombres en padecer este síndrome. Pero existen otros factores que pueden hacer que estén más propensas a padecer el nido vació como la menopausia o el cuidado de sus padres ancianos.

El síndrome de nido vacío no es un diagnóstico clínico ni un trastorno mental, sino que describe un período de transición en el que muchas personas experimentan sentimientos de soledad o pérdida. Sin embargo, estas emociones disminuyen con el tiempo si el proceso de adaptación a la nueva situación familiar se produce correctamente en las siguientes líneas te contaremos más al respecto.

¿Qué es el síndrome del nido vació?

El Nido Vacío trata de un conjunto de sentimientos de carácter negativo como la tristeza, vacío y ansiedad que experimentan los padres cuando sus hijos se marchan definitivamente del hogar. Estos sentimientos pueden surgir desde las primeras semanas hasta los 3 primeros meses posteriores a la partida de los hijos y no deben estar relacionados con otro trastorno psicológico como una depresión.

El nido vació Qué ocurre cuando los hijos se van

Los padres muchas veces quieren animar a sus hijos a convertirse en adultos independientes. Sin embargo, la experiencia no siempre es agradable y puede ser más dolorosa de lo que se esperaba. A pesar de las emociones negativas también, están las emociones positivas, como por ejemplo el orgullo de que su hijo forme su propia familia, emprenda una carrera o un viaje en fin que comience a vivir nuevas experiencias.

Es necesario adaptarse a las nuevas circunstancias como una nueva etapa de la vida, aun estando en la adultez tardía se puede disfrutar de la pareja y de realizar actividades independientes de los hijos incluso existen padres que ven la marcha de sus hijos como una oportunidad o liberación para enseñarles a volar solos y puedan dedicarse a ellos mismos.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del nido vació?

Entre las personas que sufren del llamado Síndrome del Nido Vacío, existen una serie de síntomas frecuentes que lo caracterizan y ayudan a establecer la presencia de este cuadro:

  • Sentimientos de tristeza.
  • Quejas de dolores físicos.
  • Sensación de soledad, vacío y aburrimiento.
  • Sensación de no tener nada qué hacer.
  • Llanto o deseos de llorar más frecuente del habitual durante un tiempo prolongado.
  • Recuerdos constantes de los hijos cuando éstos eran niños.
  • Sentimiento de pérdida del sentido de su propia vida.
  • Problemas para dormir.
  • Emociones y sentimientos de que nunca se va a ser tan feliz como cuando los hijos estaban en casa.

Estos síntomas aparecen después de que uno de los hijos abandone el hogar entre la primera semana y los meses posteriores, además no deben estar relacionado con algún trastorno del ánimo. Se recomienda ayuda profesional si el padre está llorando excesivamente y por períodos prolongados. Se debe prestar especial atención si se obstaculiza la vida cotidiana y el trabajo.

Causas del síndrome del nido vació 

Entre sus causas podemos encontrar que si los padres tuvieron una relación de conflicto, desapego u hostilidad, maltrato se puede resaltar la partida del hijo en donde la madre o padre y los hijos sufran.

Según investigaciones algunos padres son más susceptibles que otros y tienden a tener cosas en común al igual que los factores de estar pasando por un proceso de jubilación, menopausia, o muerte del cónyuge puede hacer que se perciba la marcha del hijo como negativo y hacer que sean más propensos a desarrollarla.

Asimismo, si en el matrimonio lo único que los mantenía juntos eran los hijos pueden surgir problemas en la relación después de la partida del hijo en la que en vez de hacer que se encuentren dificulte más la relación entre los cónyuges y la transición del nido vació.

Al igual, en las familias monoparentales, puede existir mayor apego a los hijos al igual que estos a la madre, haciendo más difícil lograr la independencia debido a sentimientos de culpa ya que, no es fácil dejar a una madre o a un padre solo cuando ha dedicado toda su vida a su cuidado.

¿Cuál es el impacto del síndrome del nido vacío?

Basados en las investigaciones pasadas se planteaba que los padres que se enfrentaban al síndrome del nido vacío presentaban un sentimiento de pérdida profundo que podía hacerlos vulnerables a sufrir de depresión, el alcoholismo, la crisis de identidad y los conflictos matrimoniales.

Sin embargo, algunos estudios recientes indican que el síndrome del nido vacío puede reducir los conflictos familiares y laborales, y que puede ofrecerle a los padres muchos otros beneficios. Cuando el último hijo abandona el hogar, los padres tienen una nueva oportunidad para encontrarse uno con el otro, mejorar la calidad de su matrimonio y reavivar los intereses para los cuales antes no tenían tiempo.

¿Cómo tratar el síndrome del nido vació?

El tratamiento para poder manejar el nido vació es con un profesional de la salud mental esto se recomienda si la depresión y la tristeza son tan abrumadores que afecte la vida de la madre o padre. La psicoterapia es beneficiosa a la hora de controlar los síntomas.

Sin embargo, lidiar con el nido vacío puede ser simple para algunos. Un padre puede mantenerse en contacto con su hijo a través de mensajes de texto semanales, correo electrónico o llamadas telefónicas. En tiempos de estrés y soledad, también puede ser útil buscar apoyo social. Además, se recomienda un cuidado personal diligente, en forma de una dieta saludable, con mucho sueño, ejercicio y tiempo de inactividad.

En lugar de centrar la atención en la partida del niño, algunas personas hacen frente a la transición a través de pasatiempos, viajes, amistades y objetivos profesionales o educativos.

Algunos consejos que pueden ayudar a superar la angustia del nido vacío son: 

Tomar conciencia y refuerza lo positivo

Es necesario poder ver realmente la situación siendo conscientes de cómo te sientes y no te asustes por las sensaciones que te genera esta nueva situación familiar. Es normal que en un inicio te sientas triste, pero en lugar de enfocarte en lo negativo de este hecho, trata de buscar los puntos positivos y piensa, sobre todo, en que es una decisión tomada por tu hijo, con la que él será feliz y estará bien, por lo que tú también debes de serlo y alegrarte por él.

Tu función como padre o madre continúa

El hecho de que tu hijo se marche de casa y sea totalmente independiente, no quiere decir que vayas a perder el contacto con él o que ya no vayas a poder ejercer tu rol de padre o madre. En esta nueva etapa, puedes buscar nuevas formas de satisfacer las necesidades de tus hijos en su nueva vida independiente y mantener un contacto continuo que te permita seguir sintiéndolos cerca de ti.

Exterioriza tus sentimientos

En todos los problemas siempre es importante expresar lo que sentimos y hablar con otras personas de lo que nos preocupa. Desahógate con tu pareja o con las personas de tu entorno con las que tengas confianza, ya que ellos pueden ayudarte, y mucho, a afrontar esta situación.

Aprovecha el momento para hacer lo que te gusta

Muchas veces dado a las ocupaciones, el cuidado de la familia y las exigencias diarias no nos dejan tiempo para hacer aquellas actividades que realmente nos agradan y nos resultan placenteras. Ahora puede ser el momento perfecto para retomar esas actividades que tanto te gustan y dedicarte tiempo a ti mismo/a. Esto te ayudará mantener la mente ocupada evitando que los sentimientos de soledad y tristeza afloren tan fácilmente.

Céntrate en tu relación de pareja

La partida de los hijos puede ser un buen momento para reencontrarte con tu pareja o de no tenerla conocer nuevas personas. Se puede aprovechar esta nueva etapa para mejorar la comunicación con la pareja y encontrar apoyo en ella, realizando cosas juntos y disfrutar de nuevos momentos de intimidad en el hogar.

La relación con tus hijos puede mejorar

Muchas veces el hecho de que los hijos se marchen puede hacer que la convivencia mejore y disminuyan los conflictos familiares ahora que hay cierta distancia de por medio y que cada uno dispone de su propio hogar.

Igualmente puede visitar a tus hijos cuando quieras siempre y cuando fijando esos encuentros con ellos para evitar no invadir su espacio e intimidad. También es bueno organizar encuentros familiares de manera periódica para que toda la familia se reúna y se reencuentre de vez en cuando.

Los padres tienen que cambiar la mirada hacia sus hijos. Tienen que aceptar que han crecido y que desean vivir de forma independiente, como ellos hicieron.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here