Hoy aprendí que el amor no se mendiga

0
406

Existen muchos momentos llenan de felicidad a nuestra vida. Uno de esos momentos es aquel en el que encontramos a una persona que corresponde a nuestro amor.

Sin embargo, a veces el amor que nos llenó de felicidad puede fallar o terminar y esto nos puede doler tanto, que olvidamos que existen muchas otras razones para ser felices y nos negamos fuertemente a aceptarlo, llegando a humillarnos, rogar y olvidar que el amor no se mendiga.

Todos hemos tenido una historia de desamor en nuestras vidas, lo importante es recordar que podemos superarlo y para ello debemos re aprender algunas ideas para dejar ir sin rencores y recuperar el amor más importante: el amor propio.

No siempre nos amarán como nosotros amamos a los demás

Dar todo no significa que lo recibiremos todo. No siempre lo que ofrecemos tendrá que ser correspondido y aunque nos cueste aceptarlo está bien.

Eso no significa que haya algo malo con nosotros. Damos todo el amor que podemos dar y hacemos las cosas lo mejor que podemos.

Sin amargo, el amor nace y fluye, no se fuerza. Definitivamente aceptar que ya no nos aman es doloroso, pero es mejor sufrir durante un tiempo determinado mientras afrontamos nuestro proceso para decir adiós, a prolongar nuestro sufrimiento o dañar nuestra propia dignidad, humillándonos para hacer que el otro permanezca a nuestro lado cuando ya no es su voluntad.

El apego al pasado es siempre el problema

Tal vez muchas veces hemos escuchado que el amor no se fuerza y hemos pensado que si nos enfrentamos a una situación similar sabemos entenderlo y dejarlo ir sin embargo cuando llega el momento de afrontarlo nos damos cuenta de que cada vez que intentamos entender el amor terminó nos aferramos a todas los momentos felices y positivos que vivimos y nos obstinamos con la idea de que podemos hacer algo para que la relación continúe con tal de no dejar ir aquellos hermosos momentos que vivimos.

Pero debemos afrontar la realidad y darnos cuenta de que si alguno de los dos dejó de sentir amor, lo mejor es alejarse y ya no hay más camino por recorrer.

Aceptamos el amor que creemos merecer

Si hemos optado por perseguir o mendigar el amor de una persona, necesitamos usar esta experiencia como una especie de espejo para poder ver el amor que nos tenemos a nosotros mismos.

Es este el amor que merecemos? Queremos un amor forzado en el que tengamos que rogar y humillarnos constantemente para que puedan permanecer con nosotros? ¿Eso es lo que queremos?

Nadie en esta vida merece un amor a medias. Si algunas veces la otra persona juega con nuestros sentimientos pero en ocasiones somos nosotros quienes al negarnos a aceptar la realidad propiciamos todas las condiciones necesarias para que el otro nos hagas sufrir.

Cuando mendigamos amor también estamos demostrando que no nos amamos a nosotros mismos a veces esta situación es una oportunidad para darnos cuenta de que debemos aprender a conocer nuestro valor y aceptar con dignidad una partida en lugar de realizar esfuerzos desesperados porque no sé en el amor que ya no existe más.

El amor que buscas afuera está dentro de ti

Bendita sea la gota que derramó el vaso porque es la que te impulsa el cambio. Cuando finalmente podemos ver las cosas con claridad volvemos a mirarnos a nosotros mismos y nos damos cuenta, como dice la canción Enjoy the Silence, que todo lo que queremos, que todo lo que necesitamos está aquí entre nuestros brazos; está aquí dentro de nosotros.

Mientras más conozcamos nuestro valor y más nutramos nuestro amor propio tendremos mayor capacidad para aceptar lo que sea para nosotros y también dejar ir lo que ya no lo es.

Dejar ir para encontrar

Sólo podremos recibir lo que la vida tiene para nosotros si aprendemos a soltar aquello que ya no forma más parte de nuestras vidas.

En nuestra vida tendremos que aprender a dejar ir a muchas cosas situaciones y personas y está bien. Definitivamente todas estas dejarán una marca en nosotros o algún aprendizaje esto depende de la visión que nosotros tengamos de lo que nos ocurre.

Al inicio es muy difícil comprender pero con el paso del tiempo nos daremos cuenta de que todo lo que vivimos fue absolutamente necesario para ser quienes somos en el presente y permitir que nos haga bien que aprendamos algo positivo de esto o por el contrario que me hallé nuestra alma y nuestro corazón dependerá de nosotros , No será responsabilidad de los demás de las personas que se quedaron o se fueron de nuestras vidas.

Gracias por el tiempo que estuviste aquí

Nadie pasa por nuestras vidas sin un propósito o lección que dar. Si lo piensas incluso tú has ido dejando de acciones a través de momentos buenos y malos a muchas otras personas y tu paso por sus vidas forma parte de su crecimiento.

Como Alanis Morissette canta en “Thank you“, después del dolor finalmente llega ese momento en el que logramos entender que todo tenía un propósito. Finalmente podemos dar lar las gracias a la desilusión, a la debilidad, a las consecuencias, al silencio, al miedo. Cuando logramos ver todo el panorama finalmente podemos agradecer y con ello dejar ir para continuar nuestro camino sin rencores ni desesperanza, aprendiendo que el amor no se fuerza ni no se mendiga y re descubrimos nuestro valor y amor propio.

Artículo anterior¿Cómo afrontar el dolor emocional?
Artículo siguiente¿Eres de los que te obsesionas con la limpieza, los gérmenes y la suciedad?
Hola soy Liliana Requejo, Licenciada en Psicología. Realizo mi formación como psicoterapeuta en Terapia Familiar Sistémica en Ifasil. Actualmente desarrollo el Servicio Rural Urbano Marginal de Salud (SERUMS) como Psicóloga Clínica y escribo para el proyecto "Hoy Aprendí". Poseo conocimientos en abordaje de pacientes bajo el enfoque de la Terapia Familiar Sistémica, evaluación de la personalidad, perfil profesional y realización de talleres psicoeducativos. Además de las actividades relacionadas a mi carrera, comparto interés por las expresiones artísticas, llevando cursos de fotografía, dibujo, teatro y una diplomatura de especialización en Diseño Gráfico Digital. Me encanta el poder usar las redes de manera positiva para difundir la psicología y la reflexión con el fin promover la salud mental. Gracias por leerme.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here