Lo que debe hacer todo padre para lograr una buena crianza en su hijo

0
40
Lo que deben hacer los padres para criar a niños felices 6.jpg

Los padres tienen muchas creencias con respecto a lo qué es la felicidad, pero educar y criar a un niño no siempre es fácil, ya que muchos padres intentan darle todo, hasta arreglar la vida de sus hijos, consintiendo en exceso pero realmente está manera de criar  puede afectar su personalidad y desarrollo emocional futura incluso teniendo repercusiones en su bienestar y felicidad.

La felicidad más que darle un regalo a los hijos es algo que se enseña, a veces relacionamos la felicidad con lo material o nos enfocamos de manera desproporcionada en la felicidad fugaz en vez de la duradera y real. Acaso los padres tienen el control de la felicidad de los hijos, la felicidad de los hijos no esta predeterminada, en las siguientes lineas te contaremos más sobre el tema.

¿Qué es lo que más quieren los padres para sus hijos?

La mayoría de los padres en respuesta a está pregunta expresan que solo quieren que sean felices. Lo cierto es que tratar de hacer felices a los hijos todo el tiempo ha sido imposible incluso un fracaso.

Lo que deben hacer los padres para criar a niños felices 6.jpg

Todos los niños tienen necesidades básicas que incluyen libertad, diversión y pertenencia, cuando estas necesidades no han sido satisfecha, tienden a la sentirse frustrados e infelices. La verdad es que no siempre los padres podrán cubrir todas esas necesidades. Un niño necesita poder tomar decisiones, moverse libremente y tener la capacidad de ejercer algo de voluntad.

Cuando los padres controlan y manejan en exceso a los hijos estos se sientes privados de vivir su infancia. Muchos niños no sabrán expresarlo pero si a través de sus conductas. Es necesario que los niños puedan enfrentar nuevos desafíos, que tomen riesgos y aprendan de los errores. Colocándole los límites adecuados, claro esto no incita a dejarlos solos por su cuenta, si no darles espacio y límites para que tengan la elección de lo que quieren.

Darle todo a los hijos puede lastimarlos 

Los padres tratan de hacer todo lo posible por hacer felices a sus hijos, sin embargo, los estudios realizados en la revista Journal of Child and Family Studies en esta investigación participaron padres de hijos universitarios arrojando resultados positivos para los niños pero no para su desarrollo ya que se asocia la ansiedad y la depresión.

Los efectos que tiene el control excesivo en la crianza de los hijos  tiene consecuencias ya que los jóvenes se sienten no satisfechos con respecto a la vida familiar y presentan niveles bajo de bienestar emocional.  Esto se debe a una crianza muy exigente y controlado en donde los niños no pueden ser autónomos y competentes.

Del mismo modo, los niños criados en exceso de padres tienden a tener una menor tasa de habilidades de afrontamiento, esto afectara la manera en como enfrenten la vida, al mismo tiempo que tendrán menor efectividad, superioridad y  sentido de derecho. Muchos de estos niños cuando llegan a la adultez, se encuentran estresados y tan presionados, realmente no saben qué los hace felices. Saben lo que los padres y los demás quieren para ellos  pero no saben que quieren para ellos.

¿Cómo podemos ayudar a los hijos a vivir vidas felices?

Dada a la rutina actual de los padres son pocas las oportunidades de compartir tiempo de calidad con sus hijos y de conectar con ellos. Muchas veces dado a esto los padres tratan de llenar a los hijos de cosas que realmente no necesitan o les exigen ser los mejores y esto nos lleva a preguntarnos ¿cómo podremos ayudar a nuestros hijos a vivir vidas felices?, se plasman los siguientes consejos:

Tolerar ser infelices 

Enseñarles a los hijos tolerar sus emociones, sentimientos, frustración y las decepciones en lugar de protegerlos todo el tiempo. No se tiene el control total de todo y eso esta bien, enseñarle a los niños que no siempre las cosas saldrán como lo esperan, pero es importante que aprendan que a pesar de eso pueden llevar una vida feliz.

Lo que deben hacer los padres para criar a niños felices 6.jpg

Una vez que acepte que no puede hacer que su hijo se sienta feliz (o cualquier otra emoción), estará menos inclinado a tratar de “arreglar” sus sentimientos, y es más probable que retroceda y le permita desarrollar el habilidades de afrontamiento y resistencia, ella tendrá que recuperarse de los inevitables contratiempos de la vida.

Reconocer y manejar sus emociones 

Los padres tienden ayudar a sus hijos a dominar ciertas habilidades y disciplinas como el fútbol o la danza, la verdad es que al igual que estas, enseñar a los niños a manejar sus sentimientos es una habilidad que debe practicarse siempre y es fundamental para su crecimiento y desarrollo.

Una forma de poder criar a los hijos sobre los sentimientos es que los padres manejen bien sus emociones frente ellos así los podrán ayudar y ellos modelar el manejo positivo. Esto es algo que les servirá para toda su vida, por lo tanto los niños que saben regular sus emociones podrán enfrentar  de mejor manera las adversidades de la vida.

Conectar y conocer a sus hijos 

No hay dos niños iguales, como tampoco hay dos personas iguales. Los padres deben escuchar a sus hijos y dedicarles tiempo, para conocerlos, saber qué piensan, que les gusta, qué les preocupa, qué les conmueve y qué les motiva.

Los niños necesitan ser felices no los mejores3

Conocerlos implica también respetarlos en sus preferencias y opiniones, y no pretender transformarlos y hacer de ellos niños distintos. No podemos obligarlos a ir a clases de fútbol si lo que ellos quieren es participar de un taller de origami.

Reforzar la autoestima

No comparar a nuestros hijos con sus hermanos ni con otros niños, sino solo con ellos mismos. Tampoco debemos etiquetarlos: si les decimos que son malos, desobedientes o llorones, estaremos generando una predisposición a moldear su actitud para encajar en este perfil.

Manifestar sentimientos de amor, ternura y cariño hacia nuestros hijos, celebrar cuando hacen algo bien, ayudarlos y acompañarlos cuando no logran sus metas, hará que se sientan más seguros.

El compartir familiar 

Evitemos que cada miembro de la familia se aísle en su habitación o detrás de una pantalla de televisión o computador. Procurar generar una rutina en la que al menos una comida al día se comparta en familia, y hacer panoramas que impliquen compartir y divertirse juntos. No es necesario contar con un gran presupuesto para ir a una plaza, hacer un picnic, salir a andar en bicicleta o cocinar juntos.

No compensar con regalos

Muchos padres se sienten culpables por no pasar más tiempo con ellos, y luego tratan de demostrarles cuánto los quieren comprando regalos o consintiendo caprichos. Esta forma de actuar es perjudicial para los niños y les transmitimos mensajes que son nocivos para su formación.

Establecer límites claros

Los niños deben saber desde muy pequeños que en la casa, y fuera de ella, existen unos límites que deben respetar. Esto les dará seguridad ya que les permitirá saber a qué atenerse en cada circunstancia.

cómo establecer límites a los hijos
Es fundamental que exista acuerdo y consistencia entre los distintos cuidadores del niño. Los padres y los otros adultos, incluidos los profesores, deben transmitir las mismas  pautas educativas: delimitar qué se va a permitir, qué horarios establecer, qué prohibir y qué negociar.

Fomentar la autonomía

Incentivarlos a que actúen y piensen por su cuenta, que expresen deseos y se comuniquen con los demás. Animarlos a asumir retos según sus capacidades y evitar expresiones despectivas o descalificaciones que lo desmotiven. Por ejemplo, si por primera vez hace su cama, felicitarlo, aunque no le haya quedado del todo bien. Si destacamos lo que hizo mal, no volverá a intentarlo.

Observar cuáles son sus cualidades y talentos y crear ambientes para que los desarrolle. Los niños se sienten más satisfechos si consiguen sus objetivos por sus propios méritos. Debemos animarles en este sentido.

Inculcar valores  

Los niños amables, que dan las gracias y están atentos a ayudar al que lo necesita, experimentan más satisfacción y energía, son más cariñosos y agradables, y gozan de una mayor aceptación social.

Esto se puede favorecer fomentando amistades, juegos y actividades que impliquen compartir y ser solidarios, pero es indudable que lo fundamental será el ejemplo de los propios padres.

Cuidar la salud física y emocional

Cuidar nuestra salud y la de nuestros hijos. Para esto, mantener una alimentación saludable y nutritiva, hacer actividad física y vida al aire libre, preocuparnos de nuestra presentación personal y estar muy atentos a detectar y tratar a tiempo cualquier enfermedad que podamos presentar, no sólo en el  ámbito físico, sino que también mental.

Recordar también que a nadie le enseñan a ser padre o madre, por lo que no es señal de debilidad si nos reconocemos sobrepasados con la crianza y pedimos ayuda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here