¿Cómo afrontar las rabietas de los niños y no volverse loco en el intento?

1
411

En alguna ocasión hemos escuchado a los padres expresar ¡mi hijo no me hace caso!, ¡esta incontrolable!, ¡Mi hijo cuando no hago lo que él quiere llora!, ¡Cuando le digo que no patalea y grita! Ha esto llamamos rabietas de los niños o infantiles, las cuales pueden ser frustrantes para los padres por no saber controlarlas. ¿Ahora bien, nosotros como padres, como podemos actuar ante estas rabietas sin perder la cordura?

Primeramente, expliquemos ¿Qué son las rabietas?

Las rabietas de los niños  son muestra de frustración, ira y enojo en los niños cuando no se cumple un deseo o demanda, y como aun es un pequeño no sabe cómo canalizar el enojo de manera que lo expresa así. Algunas de estas rabietas se muestran como gritos, llanto, conductas oposicionistas, patalear, echarse en el piso, incluso salir corriendo.

La etapa en que surge con mayor fuerza estas rabietas es a partir de los 2 años hasta los 4 años siendo normal en la etapa de desarrollo del niño. El problema surge que como padres no sabemos actuar en esta etapa y llegamos a pensar en que no tiene solución incluso que por ser normal se les pasara y al contrario se debe actuar en el momento.

las rabietas de los niños incluye conducta oposicionistas en donde el objetivo es hacer lo que desean

   ¿Cómo surgen estas rabietas?

Surgen ante situaciones de frustración que siente el niño al no satisfacer alguna necesidad como hambre, sed, sueño que en ese momento no podemos como adultos cumplir. También por la falta de comprensión que sucede a su alrededor por consecuencia de no conseguir lo que desean. Del mismo modo los niños necesitan descargar las emociones, tensiones que sientan y aprovechan cualquier situación para llorar cuando realmente lo que sienten es miedo o frustración por algo.

Asimismo, en esta etapa quieren mostrar autonomía e independencia y por no obtenerlo actúan de manera negativa es decir lo que llamamos las rabietas de los niños. si han recibido alguna respuesta positiva pueden llegar a la manipulación ya que saben que podrán obtener así lo que desean.

Es decir, si esta conducta se da con mucha frecuencia es porque el niño ha logrado por medio de estos actos lo que quería y si no se controlan en el momento que surgió podrá seguir persistiendo en los años incluso desarrollar conductas problemáticas en la adolescencia y adultez, allí la importancia de saber afrontarlos.

   ¿Cómo afrontarlas?

Para iniciar padres debemos entender que esta es una etapa de aprendizaje para el niño por lo que necesitan controlar la intensidad de sus emociones negativas como ira, rabia y enojo, para así saber autorregularlas no eliminarlas dado que es un mecanismo normal de expresar estas emociones, por lo que se busca hacerlo de manera sana. Estas serían las mejores opciones para afrontar las rabietas de los niños:

Pasando tiempo de calidad con nuestros hijos:

Plantear pautas claras de lo que deben hacer y que es lo que se espera que ellos hagan, también ajustar los límites y normas.

El pasar mas tiempo con tus hijos disminuye las rabietas de los niños

Debemos dejar que se expresen

Mostrarles que esa actitud no está bien y no nos permite entenderlo, dejando claro que cuando cese esa actitud podrá hablar y expresarse mejor.

Estar atentos de que no se lastime así mismo

Con golpes, de que no agreda a nadie, ni dañe nada. Debemos protegerlos.

Autorregula las emociones con tus hijos

Ya que son modelo de conducta para ellos. No debemos perder el control dado que aquí los razonables y conscientes somos nosotros. Como cuando llegamos al supermercado y nuestro hijo quiere un juguete y le decimos que NO y en seguida hay llanto pataleta ¿qué hacer? No debemos gritar o pegar es contradictorio   más que calmarlo lo confunde y puede hacer más intensa y duradera la rabieta.

No aplicar chantajes emocionales como:

¡si sigues llorando papa no te querrá! si no le estaríamos enseñando que nuestro amor hacia él depende de su conducta.

Tener seguridad y firmeza ante la crisis de berrinches

Es decir no siempre como padres debemos ceder y debemos ser congruentes con los que decimos y actuamos para ellos estar seguros. Como cuando el niño llora por querer ir al parque y le decimos que sí, pero solo por media hora y este al pasar el tiempo quiere jugar más. ¿Qué podemos hacer? Podemos negociar ya que no podemos cumplir todo lo que desean ni dejarlos hacer lo que quieran, como ¡ya sé que quieres quedarte más tiempo en el parque, pero no podemos porque es tarde, si quieres podemos…!

Por ultimo una vez pasada la rabieta podemos explicarle cual es la conducta adecuada y los motivos

El porque no se cumplió lo que deseaban, también poner palabras a sus emociones y acciones así podrán ir reconociendo cada una de las situaciones y podrán expresarlas de manera correcta.

Para concluir padres, las rabietas son una etapa en la vida de los niños en las que si tomamos en cuentas estas opciones y creamos un buen clima familiar en donde abunde comprensión, cariño, valores y comunicación, se podrá afrontar de la mejor manera. De lo contrario nuestros hijos crecerán sin poder discernir entre lo bueno y lo malo por eso la importantes de poder gestionar adecuadamente estos berrinches.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here