Resiliencia en niños: La capacidad para lidiar con la adversidad

0
319
resiliencia en niños

Se ha demostrado que el estrés y las dificultades en la infancia, como el maltrato o el abuso, la negligencia, la exposición a la violencia y las enfermedades mentales en los cuidadores, pueden alterar la estructura cerebral de un niño en desarrollo.

Estos diversos cambios fisiológicos aumentan el riesgo de que los niños sufran problemas de salud física y mental, del mismo modo, que retrasos cognitivos y del desarrollo o el abuso de sustancias.

Sin embargo, algunas personas florecen a pesar de esas grandes probabilidades, aquí es cuando notamos que la resiliencia en es un factor determinante para que el niño pueda lidiar con la adversidad y aprender habilidades de afrontamiento en donde puedan entender que así como hay malos momentos también hay buenos y todo es un aprendizaje que lo hará ser más fuerte.

En este artículo te enseñaremos a cómo desarrollar la resiliencia en los niños y qué factores influyen para que la resiliencia en los niños prevalezca a pesar de las calamidades.

Resiliencia: La capacidad de recuperarse ante una dificultad

Sabemos la importancia que tiene la resiliencia en nuestra vida, ¿pero realmente cual es su significado?, La resiliencia es la capacidad de un niño para sobrellevar los altibajos y recuperarse de los desafíos que experimentan durante la infancia, por ejemplo, mudarse de casa, cambiar de escuela, estudiar para un examen o enfrentar la muerte de un ser querido.

Lo cierto es que la resiliencia es un concepto más amplio, no solo significa volver a la normalidad después de enfrentar una situación difícil. Significa aprender del proceso para volverse más fuerte y mejor para enfrentar el próximo desafío. Tampoco se limita a tragedias o eventos importantes de la vida. De hecho, cuando los niños responden a cualquier tipo de desafío, incluidos los problemas para aprender, se crea una oportunidad para seguir adelante. 

fortaleza en niños

La resiliencia es importante para la salud mental de los niños. Los niños con mayor capacidad de recuperación son más capaces de manejar el estrés, que es una respuesta común a los eventos difíciles. El estrés es un factor de riesgo para las condiciones de salud mental como la ansiedad y la depresión, si el nivel de estrés es grave o continuo.

¿Qué factores influyen para que un niño pueda superar un trauma?

Existen muchos factores internos y externos que determinan la capacidad de los niños de poder afrontar las diversas situaciones de estrés tales como:

  • El optimismo infantil, la alta autoestima, la inteligencia, la creatividad, el humor y la independencia, que mejoran sus habilidades de afrontamiento ante la adversidad.
  • La aceptación de los compañeros y las influencias positivas, como maestros, mentores y modelos a seguir.
  • El acceso de la familia a apoyos sociales, la estabilidad de la comunidad y el acceso a escuelas seguras y atención médica adecuada.
  • La experiencia de amor, aceptación, orientación positiva y protección de un adulto que cuida al niño, lo que fomenta la confianza en que sus padres o cuidadores proporcionarán lo que necesitan para prosperar.
  • Comunicación y escucha respetuosa de los padres o cuidadores, reglas y expectativas consistentes y oportunidades seguras que promueven la independencia.
  • Padres o cuidadores que pueden hacer frente a las tensiones de la vida cotidiana y tienen la fuerza interior para recuperarse cuando las cosas no van bien.
  • Padres o cuidadores con una red social de amigos, familiares y vecinos que brindan apoyo emocional.
  • Familias que pueden satisfacer sus propias necesidades básicas de comida, ropa, vivienda y transporte, y saber cómo acceder a servicios esenciales como guardería, atención médica y servicios de salud mental.

Los investigadores están de acuerdo en que, de todos los factores que aumentan la resiliencia, la buena crianza es a menudo el más importante ya que favorece el desarrollo saludable de los niños. Por ello más allá del de la genética de una persona, es la relación que un niño tiene con un cuidador principal consistente y protectora especialmente cuando se activan los sistemas de estrés.

¿Cómo ayudar a los niños a desarrollar la resiliencia?

Poder ayudar a los niños a construir la resiliencia es una tarea constante y el hogar es el primer entorno en donde el niño pasará más tiempo en el transcurso de la infancia. Por ello el hogar es el ambiente más importante para desarrollar la resiliencia.

Desarrollar la resiliencia ayuda a los niños no solo a lidiar con las dificultades actuales que forman parte de la vida cotidiana, sino también a desarrollar las habilidades y los hábitos básicos que los ayudarán a enfrentar los desafíos más adelante en la vida, durante la adolescencia y la edad adulta.

Las siguientes recomendaciones ayudarán a desarrollar la resiliencia de una manera saludable:

1.- Enseñando a sus hijos a cuidar de  sí mismos

Sea un buen ejemplo y enséñele a su hijo la importancia de tener tiempo para comer adecuadamente, hacer ejercicio y descansar. Asegúrese de que su hijo tenga tiempo para divertirse, y asegúrese de que no haya programado cada momento de su vida sin “tiempo libre” para relajarse. Cuidarse a sí mismo e incluso divertirse ayudará a su hijo a mantenerse equilibrado y manejar mejor los momentos estresantes.

2.- Haga conexiones

Enseñe a su hijo cómo hacer amigos, incluida la habilidad de empatía o sentir el dolor de otra persona. Anime a su hijo a ser un amigo para tener amigos. Construya una red familiar fuerte para apoyar a su hijo a través de sus inevitables decepciones y heridas. En la escuela, asegúrese de que un niño no esté aislado. Conectarse con las personas proporciona apoyo social y fortalece la resiliencia.

3.- Avance hacia sus metas

Enseñe a su hijo a establecer metas razonables y luego avance hacia ellas paso a paso. Avanzar hacia esa meta, incluso si es un paso pequeño, y recibir elogios por hacerlo centrará a su hijo en lo que ha logrado en lugar de en lo que no se ha logrado, y puede ayudar a desarrollar la capacidad de recuperación para avanzar en la Frente a los retos. En la escuela, divida las tareas grandes en metas pequeñas y alcanzables para los niños más pequeños, y para los niños mayores, reconozca los logros en el camino hacia metas más grandes.

4.- Leer juntos

Compartir libros e historias tiene numerosos beneficios para los niños y los padres, incluido el aprendizaje de la lengua y la alfabetización, la creación de rutinas y el fomento del amor por el aprendizaje y el descubrimiento a través de los libros. Los libros también son excelentes herramientas que pueden abrir y apoyar conversaciones sobre sentimientos positivos y eventos difíciles experimentados por el niño o la familia.

5.- Fomentar las habilidades sociales

Enseñar a los niños a hacer amigos y acercarse a sus propios amigos puede ayudar a su hijo a ver lo que significa ser amigable y aprender a llevarse bien con los demás. Dedique tiempo y anime a los niños a jugar con sus compañeros y participar en actividades grupales positivas como deportes o clubes.

enseñar a los niños ser resilientes

6.- Mantener una rutina diaria

Saber qué esperar puede ser reconfortante para niños y adultos. Mantener una rutina y seguir rituales diarios simples, como leer un cuento cada noche juntos antes de acostarse, puede ayudar en el desarrollo emocional del niño.

7.- Fomente una autoestima positiva

Ayude a su hijo a recordar las formas en que ha manejado con éxito las dificultades en el pasado y luego ayúdale a comprender que estos desafíos pasados ​​lo ayudan a desarrollar la fuerza para manejar los desafíos futuros. Ayude a su hijo a aprender a confiar en sí mismo para resolver problemas y tomar decisiones apropiadas. Enseñe a su hijo a ver el humor en la vida y la capacidad de reírse de uno mismo. En la escuela, ayude a los niños a ver cómo sus logros individuales contribuyen al bienestar de la clase en general.

8.- Practicar la auto-reflexión

tomarse el tiempo para reflexionar sobre la vida es una de las cosas más importantes que los padres pueden hacer para obtener una perspectiva y resolver problemas. Algunas formas de cultivar la auto-reflexión productiva incluyen mantener un diario o hablar con otros sobre eventos positivos o sobrellevar tiempos difíciles. Los proyectos creativos, como tomar fotos, crear obras de arte o hacer música y compartir esas formas de arte con niños, brindan oportunidades significativas para la reflexión y la comunicación en toda la familia.

9.- Aceptar que el cambio es parte de la vida

El cambio a menudo puede ser aterrador para los niños y adolescentes. Ayude a su hijo a ver que el cambio es parte de la vida y los nuevos objetivos pueden reemplazar los objetivos que se han vuelto inalcanzables. En la escuela, señala cómo han cambiado los estudiantes a medida que avanzaron en los niveles de grado y discuta cómo ese cambio ha tenido un impacto en los estudiantes.

10.- No saltar para arreglar las cosas.

Cuando las cosas no van bien, su hijo puede necesitar su apoyo. Pero eso no significa resolver el problema para ella . Dele a su hijo orientación. Pero también deja que su espacio encuentre sus propias soluciones y estrategias antes de saltar con el tuyo. Una cierta cantidad de frustración puede llevar a resultados positivos, que pueden ayudar a construir la persistencia.

11.- Construir resiliencia no siempre es fácil

Incluso cuando su hijo aprende de sus desafíos, puede ser frustrante. Ayúdale a aprender formas constructivas de lidiar con su frustración . Dale un feedback honesto y elogió el trabajo duro que realiza. Además, inspira compartiendo historias sobre las muchas personas exitosas con problemas de aprendizaje y atención.

Conclusión

En este artículo pudiste reconocer la resiliencia como la capacidad de lidiar con la adversidad, y como padres o cuidador es importante que sepas que las diversas situaciones de riesgo pueden hacer que los niños se vuelvan más resilientes como puede afectar de manera negativa en su desarrollo cognitivo y emocional sino se desarrollan.

Por ello, es vital que tu puedas apoyar y ayudar a tu hijo/a a desarrollar estas   habilidades de afrontamiento y así de esta manera podrán estar más actos para hacer frente a los diferentes desafíos de la vida.

Referencias bibliográficas:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here