Hipocondríaco: Preocupación permanente por el estado de tu salud.

1
1019
Hipocondríaco

La hipocondría tiende a ser una creencia de que los síntomas físicos son un signo grave de enfermedad, incluso luego de realizarse pruebas médicas que indiquen lo contrario. Se ha convertido en una enfermedad cada vez más radicada en el mundo, en la que ha influenciado el uso del Internet para la búsqueda de los síntomas y luego creer que se tiene una enfermedad.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos dos de cada diez individuos con trastorno de ansiedad por enfermedad, es decir una persona hipocondríaca decide automedicarse por los resultados de sus búsquedas en internet, lo que puede tener graves consecuencias.

El hipocondríaco se preocupa excesivamente por estar enfermo, hasta el punto en que la ansiedad en sí misma es debilitante. Sin embargo, todos hemos sentido temor ante la posibilidad de estar enfermos o hemos pensado lo peor mientras esperábamos el resultado de una prueba médica en el hospital, por eso en las siguientes lineas sabremos identificar lo que es realmente la hipocondría.

¿Qué es la hipocondría o ansiedad por enfermedad? 

La hipocondría es el miedo, temor o creencia persistente de padecer una enfermedad grave a partir de la interpretación personal y errónea de sensaciones corporales o síntomas.

La persona con hipocondríaco tiende a sentir todo tipo de sensaciones corporales más intensamente que la persona promedio. Del mismo modo, los síntomas pasan a ser reales, es decir son somatizados. Los conflictos psicológicos se convierten en experiencias corporales que pueden ir desde palpitaciones del corazón hasta parálisis de una extremidad.

Basados en el manual de referencia de los trastornos de la salud mental, el DSM-V en donde el trastorno hipocondríaco reflejado pasa a llamarse trastorno de ansiedad por enfermedad. En donde se caracteriza principalmente a esta problemática no por el estado de salud física de la persona, sino la ansiedad que desarrolla por el temor a la ausencia de la misma.

¿Causas de la hipocondría?

Existen antecedentes de que el estrés psicosocial, la muerte de alguna persona cercana, y las enfermedades graves sufridas en la infancia son indicadores importantes que precipitan la aparición del trastorno. Asimismo, durante su desarrollo se observa una comorbilidad con  otros trastornos mentales como, la ansiedad, la depresión y los trastornos somatomorfos.

En la hipocondría implica la necesidad de un control continuo, ya que la persona busca tranquilidad. Estos comportamientos de seguridad quieren decir, que el paciente desea recuperar su bienestar y tener la certeza sobre su futuro. Sin embargo, esto puede terminar empeorando los problemas que se supone deben reducir.

Al mantener la ansiedad y evitar que estos temores se rompan, estos comportamientos mantienen la atención de la persona enfocada en una posible enfermedad grave. Dado que las personas con hipocondría recurren a su médico en vez de consultar un especialista en la salud mental siendo posible que nunca reciban un diagnóstico de trastorno de síntomas somáticos.

¿Cuáles son los síntomas de la hipocondría?

Cognitivos

  • Preocupación excesiva, exagerada por el propio cuerpo y por padecer diferentes enfermedades.
  • Pensamientos obsesivos y de angustia sobre síntomas, salud, enfermedad y sus consecuencias.
  • Autobservación excesiva de las funciones del cuerpo y tendencia a verlas como señal de enfermedad.
  • Más atención a las posibles consecuencias negativas, dejando a un lado los aspectos más saludables de uno mismo y de la vida.

Emocional-fisiológicos

  • Ansiedad.
  • Temores sin correspondencia con el peligro real.
  • Cambios en el estado de ánimo.

Conductuales

  • Hablar a propios y extraños de las varias dolencias y síntomas.
  • Búsqueda de información en diferentes fuentes como, enciclopedias, otros enfermos, familiares.
  • Autoobservaciones, exposición repetida y manipulación de diferentes partes del cuerpo para comprobaciones médicas.
  • Aumento de las visitas a médicos, especialistas, y deterioro de las relaciones con éstos.
  • Disminución de otras actividades personales, familiares, social o laboral.

Es habitual que la persona tenga pensamientos de tipo catastrofica, y que experimente un intenso temor relacionado con la muerte. El hipocondriaco siente que siempre está en riesgo, amenazado por la enfermedad, lo que le provoca una profunda angustia. Es por ello que la hipocondriasis afecta gravemente a la persona que la sufre y provoca gran malestar e interferencia en su vida cotidiana.

Cuándo comienza la hipocondría

La hipocondría de los síntomas somáticos y ansiedad generalmente comienza en la adultez temprana y puede aparecer durante la recuperación de una enfermedad grave, o después de que un ser querido o un amigo cercano se enferme o muera. Una condición médica subyacente puede desencadenar un trastorno de los síntomas somáticos.

Otros factores incluyen un mayor estrés o una mayor exposición a la información sobre una enfermedad en los medios de comunicación. A veces, una persona puede comenzar a preocuparse excesivamente por su salud a medida que se acerca a la edad en que murió uno de sus padres, especialmente si la muerte del padre fue prematura.

Su diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se puede dar después de 6 meses en donde se presenten los síntomas ya antes mencionados. Su gravedad puede depender de la edad, la tendencia de la persona a preocuparse y la cantidad de estrés que enfrentan.

El tratamiento de la hipocondría o ansiedad por enfermedad es psicológico, aunque cuando se presentan los casos en donde también hay problemas de ansiedad o depresión se puede combinar la terapia con la medicación.

En donde se muestra al paciente que “estar enfermo” puede ser una forma de expresar sufrimiento o conflicto más aceptable que la confrontación directa, por lo que se hace necesario un entrenamiento en gestión emocional, en formas alternativas de encarar la ansiedad e incluso en habilidades sociales.

Así el paciente hipocondríaco desarrolla sus propias herramientas para gestionar los temores que parecen surgir de forma automática, cuestionar las interpretaciones y comprobar como los síntomas no nos llevan necesariamente a una situación sin salida. Se trata de identificar y conocer nuestras emociones, aprender a aceptar las sensaciones que interpretamos como amenazantes.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here