¿Por qué cuando tengo relaciones sexuales me arde y duele?

0
22670

Una de las disfunciones sexuales más frecuentes en la actualidad es la dispareunia o lo que es lo mismo, dolor o ardor al momento de tener relaciones sexuales. Según los expertos, su promedio de aparición es de cerca del 30% y a pesar de que la mayoría de las veces su causa suele ser orgánica, es decir, en el mismo lugar del órgano reproductor, también puede deberse a otro problemas, los cuales te describiremos mas adelante.

La dispareunia puede ser desde una simple irritación vaginal postcoital hasta un profundo dolor que puede persistir hasta después de la relación sexual, y puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Según algunos autores en los hombres afecta hasta el 4% de la población y a pesar de que es muy baja la prevalencia en el género masculino no debe considerarse un trastorno únicamente femenino, como algunos piensan. Es por ello que es de vital importancia saber cuales son las causas que lo ocasionan y que hacer al respecto.

¿Qué es la dispareunia?

Como ya lo mencionamos anteriormente, este término hace referencia al dolor o molestia antes, después o durante la unión sexual. En los hombres se produce al momento de la eyaculacion y a las mujeres al momento de la introducción del pene en la vagina.

¿Por qué cuando tengo relaciones sexuales me arde y duele?, el término medico que suele usarse es la dispareunia

¿Cuáles son las causas de dispareunia?

1. Lubricación insuficiente:

La mayoría de las veces puede deberse a una disminución en los niveles de estrógeno tras la menopausia, el parto o durante la lactancia, en otros casos cuando el hombre quiere introducir el pene sin haber estimulado primeramente el área vaginal donde se encuentran las glándulas de bartolino que son las encargadas de lubricar la vagina al momento de las relaciones sexuales.

Por otro lado tenemos algunos medicamentos que pueden afectar el deseo sexual o la excitación, lo que puede disminuir la lubricación y hacer que el sexo sea doloroso. Entre ellos, los antidepresivos, los medicamentos para la presión arterial alta, los sedantes, los antihistamínicos y algunas pastillas anticonceptivas.

2. Lesiones y traumatismos:

Esto comprende lesiones o irritación por un accidente, cirugía pélvica, circuncisión femenina o cortes realizados durante el parto para agrandar el canal de nacimiento (episiotomía); recordemos que el área vaginal tiene muchas terminales nerviosas y si ocurre un proceso de cicatrización inadecuado puede verse afectado la capacidad para tener relaciones sexuales placenteras

3. Infecciones:

Una infección en la zona genital o en las vías urinarias puede causar dolor durante las relaciones sexuales. tal el es caso de la candidiasis, vaginosis mixta, trichomonas, uretritis o cistitis entre otras, es por ello que en este caso debes acudir al medico para que con el respectivo examen físico y exámenes de laboratorio te indique el tratamiento pertinente.

Otra de las infecciones de piel incluyen los eccemas, herpes genital o abscesos los cuales pueden afectar las terminales nerviosas produciendo mucho dolor e impidiendo asi la realizaciones de relaciones sexuales.

4. Vaginismo: 

Es la dificultad de realizar el coito, debido a la contracción involuntaria de los músculos del tercio inferior de la vagina, las mujeres que padecen vaginismo pueden gozar de los juegos sexuales pudiendo alcanzar el orgasmo ya que esta disfunción no está relacionada con la respuesta sexual, casi siempre es debido a una causa psicológica por el miedo a que la introducción del pene en el área vaginal le provoque un daño.

5. Anomalía congénita: 

Un problema presente al nacer, como una vagina no formada completamente (agenesia vaginal) o el desarrollo de una membrana que bloquea la abertura vaginal (imperforación del himen), podría causar dispareunia.

6. Endometriosis:

Consiste en la aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica como en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria o en el intestino. Su causa aun es desconocida y suele afectar entre el 10 -15% de las mujeres en edad fértil, desde la menarquia hasta la menopausia.

7. Prolapso uterino:

Es una forma de descenso genital femenino. La causa más común es trauma al dar a luz, en particular en partos múltiples o complicados. Alrededor del 50% de las mujeres que han tenido hijos desarrollan alguna forma de prolapso uterino en su vida. Es más común conforme las mujeres envejecen, particularmente en las que han pasado la menopausia.

8. Miomatosis uterina: 

Un mioma uterino es un tumor benigno y no canceroso que crece en el tejido muscular del útero o miometrio en las mujeres. Su nombre real es leiomioma uterino, ya que proceden de tejido muscular liso del miometrio. Se estima que aproximadamente una de cada cuatro a cinco mujeres de más de 35 años de edad hasta llegar a la menopausia padecen de este tipo de tumor, siendo más común en las personas de raza negra que las personas de raza blanca.

9. Factores emocionales

Las emociones están íntimamente conectadas con la actividad sexual, por lo tanto, pueden ser un factor en el dolor durante las relaciones sexuales. Los factores emocionales comprenden los siguientes:

  • Problemas psicológicos: Ansiedad, depresión, preocupaciones sobre la apariencia física, miedo a la intimidad o problemas en la relación pueden contribuir a un bajo nivel de excitación y, en consecuencia, a la incomodidad o el dolor.
  • Estrés: Los músculos del suelo pélvico tienden a tensarse como respuesta al estrés que sientes en tu vida. Esto puede contribuir al dolor durante las relaciones sexuales.
  • Antecedentes de abuso sexual: No todas las mujeres con dispareunia tienen antecedentes de abuso sexual, pero, si has sufrido abuso, esto puede influir.

Puede ser difícil determinar si hay factores emocionales asociados a la dispareunia. El dolor inicial puede causar miedo de tener dolor recurrente, lo que hace difícil que te relajes, y esto puede causar más dolor. Puede que comiences a evitar el acto sexual si lo relacionas con el dolor, asi que en este caso, lo que debes hacer relajarte y decirle a tu pareja que tenga paciencia para que todo surja de la mejor manera.

¿Cómo se diagnostica la dispareunia?

Historia clínica:

Las mujeres raramente experimentan sólo dispareunia ya que suele ir acompañada por síntomas que deben detectarse mediante el interrogatorio detallado o directo. Si la paciente expresa voluntariamente que el problema principal es el dolor durante el coito es un indicio de que se va a obtener información útil. Sin embargo, lo habitual es la dificultad con la que se obtiene la información sobre la dispareunia. Como la mayoría de las pacientes se presta muy bien a hablar de su dolor pélvico, ésta la mejor manera de abordar el tema de la dispareunia, sobre todo en el consultorio de atención primaria. Es por eso que es muy útil que las pacientes concurran al especialista con la mayor cantidad de información posible. Solicitando a la paciente que relate sus preocupaciones o problemas a menudo se puede descubrir el problema real.

Examen físico abdominal:

Inspeccionar si hay cicatrices o evidencia de laparoscopias previas o de cirugía abdominal mayor. Preguntar antes de la palpación para evitar despertar más dolor sobre las áreas doloridas. Tomar nota de las zonas mencionadas y comenzar la palpación solo con la aprobación de la paciente. Luego palpar cualquier tumoración importante, especialmente fibromas uterinos o quistes ováricos grandes, evaluando también su sensibilidad y movilidad.

Examen físico vaginal:

Como en cualquier examen ginecológico, el tacto y la sensibilidad hacia el problema de la paciente es de gran importancia. Cuando se examina a una paciente con dispareunia es muy importante tener el máximo cuidado de considerar una amplia gama de causas para hacer el examen correspondiente. Como se dijo antes, el antecedente de abuso sexual o de disfunción sexual podría acompañarse de sintomatología, lo cual puede hacer que el examen sea doloroso para la paciente sin aportar información al médico, pudiendo dañar la relación médico-paciente e impedir el manejo de las estrategias adecuadas.

¿Cual es el tratamiento de la dispareunia?

Cuando hay una causa definida, el tratamiento de la dispareunia puede ser un proceso relativamente sencillo. Una vez corregida la causa se debe controlar el retorno de la paciente a la actividad sexual normal lo que certifica que la resolución del problema se mantiene ya que no se admite que el problema ha sido corregido hasta haberlo comprobarlo. 

1. Manejo psicosexual

Es muy importante que si el ginecólogo nota algún daño a nivel psicológico trabaje en conjunto con el psicoterapeuta o el psiquiatra para ayudar a mejorar los sintomas en caso de que haya un trasfondo emocional.

2. Tratamiento médico:

El tratamiento de la dispareunia incluye:

  • Un abordaje conservador con su pareja: aconsejando a la paciente tomarse suficiente tiempo para la excitación previa y la lubricación necesaria

  • Evitar las posiciones sexuales que ocasionan dolor: por ello es recomendable hacer las posiciones clásicas hasta que ceda el dolor de la dispareunia.
  • Lubricantes acuosos locales: los que deben ser usados después de un juego sexual previo
  • Fármacos para mejorar el libido: Con andrógenos externos puede ayudar a la excitación y la capacidad de respuesta del clítoris pero no ataca directamente la causa de la dispareunia. El sildenafil y otros fármacos similares mejoran el flujo sanguíneo y podría relajar el músculo liso vaginal pero hay poca evidencia de que ayude a resolver la dispareunia. Los estrógenos sistémicos o locales mejoran el recambio celular de la mucosa vaginal en las mujeres peri y posmenopáusicas, reduciendo la sequedad vaginal, los síntomas de prolapso y la dispareunia.
  • Cirugía: Es raro que se necesite cirugía para tratar la dispareunia. En general, la cirugía está limitada al tratamiento de los factores vulvares y vaginales como los granulomas y el tejido cicatrizal a partir del parto, las anormalidades del desarrollo y la mutilación genital femenina. Podría requerirse la cirugía pélvica para la extirpación de la endometriosis, el desbridamiento y la eliminación de quistes u otros tumores benignos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here