Uretritis: Inflamación de la uretra acompañada de secreción purulenta

0
487

Hoy en día, las uretritis son consideradas una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes que puede afectar ambos sexos y que a pesar de que la mujer puede permanecer de manera asintomática; si no se trata a tiempo podría ocasionar que los gérmenes migran al cuello uterino y que posteriormente invadan todo el sistema reproductor, dando origen a complicaciones, como es el caso de la enfermedad inflamatoria pélvica (inflamación de los órganos reproductores femeninos).

Estas uretritis se presentan en su mayoría durante las edades de máxima actividad sexual y en grupos que presentan una prevalencia elevada de otras ETS, debido a que las personas ya no desean protegerse con el uso de condón, esto ocasiona que este tipo de enfermedades sean recurrentes y cueste cada vez más tratarlas, incluso las personas no suelen saber, que hasta que las dos parejas reciban tratamiento, no se va a resolver el problema y por ende la infección aparece una y otra vez. Es por ello que radica la importancia de conocer un poco más acerca de este tema para poder actuar a tiempo.

¿Qué es la uretritis?

Es una inflamación (irritación con hinchazón) de la uretra (el conducto por el que se elimina la orina del cuerpo) que si no es tratada a tiempo puede afectar a otros organos adyacentes a el, tal es el caso (vejiga, riñones, cuello uterino entre otros.

¿Quien causa la uretritis (etiología)?

Según datos obtenidos de EE.UU. la uretritis se puede clasificar en dos grupos según los agentes etiológicos:

1. Uretritis gonocócica: se produce por el mismo agente causal que causa la enfermedad de transmisión sexual de la gonorrea, tal es el caso de Neisseria gonorrhoeae. La Neisseria gonorrhoeae es un organismo frágil que no sobrevive por mucho tiempo fuera de su hospedero, el ser humano. Sólo se transmite de persona  a persona por contacto directo. Esta bacteria puede colonizar no sólo a las células del epitelio columnar de la uretra y el cérvix, sino también la superficie mucosa de garganta y recto. La manifestación más
común de gonorrea es la uretritis, pero en mujeres es frecuente un curso subclínico o la cervicitis

2. En la uretritis no gonocócica: La Chlamydia trachomatis causa el 23%-55% de los casos, seguida por el Ureaplasma urealyticum en el 20-40% de los casos. Otros microorganismos que causan uretritis, aunque menos frecuentemente, son Trichomonas vaginalís, el virus del herpes simple y la Escherichia coli.

¿Cuáles son los síntomas de la uretritis (cuadro clínico)?

Los principales sintomas de la uretritis son:

  • Disuria (Micción dolorosa)
  • Polaquiuria (aumento de la frecuencia urinaria)
  • Cistitis (infección de la vejiga)
  • En el hombre se puede evidenciar una salida de secreción purulenta a través del pene, esto casi siempre se produce cuando es una uretritis por gonococos.
  • Otras manifestaciones como: fiebre, escalofríos, dolor perineal, dolor genital y síntomas urinarios son infrecuentes por lo que su presencia debe hacernos pensar en la posibilidad de diagnósticos alternativos, como infección urinaria, epididimitis, orquitis o prostatitis

¿Como se diagnostica la uretritis?

Los rasgos clínicos de ambas uretritis pueden ser a veces similares, por lo que diagnóstico no puede establecerse con seguridad únicamente en función de las características
dinámicas, por lo que es preciso identificar el agente causal mediante la realización de pruebas de laboratorio, es por ello que el diagnóstico se lleva a cabo mediante los siguientes criterios:

1. Exploración física:

En el paciente en que se sospecha una UG deben existir evidencias objetivas de inflamación uretral. La exploración física debe incluir el examen genital, preferiblemente efectuado varias horas después de la última micción del paciente. El examen debe enfocarse en la búsqueda de secreción transuretral purulenta o mucopurulenta. Si no se observa secreción, se debe llevar a cabo una presión en la base del pene hacia el meato uretral para favorecer la descarga de la secreción.

  

2. La tinción de Gram de la secreción uretral:

Se debe llevar a cabo en todo individuo con síntomas de uretritis, aun en aquéllos que la secreción transuretral no es evidente durante la exploración. El diagnóstico de uretritis se realiza con el hallazgo de la presencia de más de cinco Polimorfonucleares por campo con un objetivo de inmersión. La tinción de Gram de la secreción transuretral, es el metodo mas rapido en el cual  se observan diplococos Gram negativos dentro de leucocitos polimorfonucleares. Este hallazgo tiene una sensibilidad de entre 90 y 95% y una especificidad del 95% en el caso de pacientes sintomáticos.

3. La identificación de N. gonorrhoeae con las sondas de amplificación de ADN:

Es el método diagnóstico más reciente que simplifican el manejo de las muestras y tienen una especificidad diagnóstica cercana al 99%, con una sensibilidad similar al cultivo.

4. Otras pruebas incluyen la amplificación de ácidos nucleicos de especímenes obtenidos de uretra u orina:

Por ejemplo, la reacción en cadena de la ligasa, la reacción en cadena de la polimerasa, y la amplificación mediada por transcripción, las cuales
tienen sensibilidades comparables o superiores a las del cultivo, aunque tienen el inconveniente de ser más costosas.

¿Cuáles son las complicaciones de la uretritis?

  • En mujeres: La gonorrea puede llevar al desarrollo de enfermedad pélvica inflamatoria que incluyen la inflamación de todos los organos del sistema reproductor femenino.
  • En hombres: Puede producir estenosis uretral, epididimitis y prostatitis aguda o crónica.
  • La complicación más frecuente extragenital: Es la artritis séptica, la cual
    es más común en mujeres y suele ser monoarticular y acompañarse de secreción transvaginal.
  • Los recién nacidos: hijos de mujeres con gonorrea pueden
    desarrollar una infección conjuntival

¿Cuál es el tratamiento de la uretritis?

La gonorrea no deja una inmunidad efectiva, ya que una persona puede presentar varias infecciones a lo largo de su vida; la explicación de ello es que se debe a la incapacidad
del sistema inmune de la persona para montar una respuesta eficiente, la N. gonorrhoeae tiene la capacidad para cambiar sus antígenos de superficie, especialmente los antígenos de sus pilii; en este caso, la Uretritis gonocócica  bacteria tienen un repertorio de cerca de un millón de variantes antigénicas

Incluso el problema actual más importante de la Uretritis es el surgimiento a partir de la década de 1970 de cepas de Neisseria gonorrhoeae resistente a penicilina; éste
fue un problema ocasionado por la producción de betalactamasas de las bacterias. Las cepas de N. gonorrhoeae tienen una gran capacidad de adaptabilidad, desarrollando resistencia simple o múltiple contra los agentes antimicrobianos utilizados en
su tratamiento. Como resultado, los antibióticos tradicionales, habitualmente de bajo costo, como la penicilina y la tetraciclina suelen ya no ser efectivos
en el tratamiento de la UG, además de que la resistencia a nuevos antimicrobianos es un fenómeno que continuamente se está desarrollando.

Es por ello que el tratamiento actualmente recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras agencias contra la gonorrea, incluye fluoroquinolonas, cefalosporinas de tercera generación, espectinomicina, y azitromicina. Como parte de este programa, entre 1990 y 1999, 2,806 cepas de N. gonorrhoeae fueron aisladas y reportadas en seis países de Sudamérica: Argentina, Uruguay, Venezuela, Colombia, Perú y Chile. La resistencia global contra la penicilina varió de 48.5% en 1993 a 25.3% en 1999; esta reducción en la resistencia se explica por un menor uso de la penicilina en el tratamiento de la UG.

¿Cuáles son las medidas preventivas de la uretritis?

La prevención y el control de estos problemas infecciosos se basan en cuatro
preceptos primordiales, estos son:

1) Educación a la población general: Con énfasis en personas o grupos de riesgo.

2) Detección de personas infectadas asintomáticas: Mediante la realizacion de examenes de rutina para descartar ciertos procesos infecciosos.

3) Diagnóstico y tratamiento efectivos: Es importante que, además de la indicación del
tratamiento se pueda asegurar la accesibilidad de los medicamentos a los pacientes, así como confirmar el cumplimiento terapéutico

4) Evaluación y tratamiento de las parejas sexuales de los individuos
infectados: En la mayoría de los casos, las parejas sexuales deben ser examinadas; cuando exista la posibilidad de exposición a una infección transmitida sexualmente diagnosticada en uno de los miembros de la pareja, debe proporcionarse el tratamiento indicado al otro miembro de la pareja aun cuando no existan síntomas clínicos de enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here