Señales que te alertan de un accidente cerebrovascular

0
2257

Según las Federación española de ictus, el accidente cerebrovascular es la tercera causa de muerte en los países desarrollados, después de los infartos y el cáncer, representando la primera causa de incapacidad para ejercer un trabajo debido a las secuelas que esto genera. Solamente en Estados Unidos ocurre en un 5 a 10% de 10.000 personas menores de 40 años de edad y en 10 a 20% de los mayores de esta edad, siendo la mayor incidencia entre las edades de los 80 y 84 años.

Muchas veces suele cursar con síntomas precoces que pueden alarmar a la persona y a los familiares que lo rodean pudiendo acudir al área de emergencia lo más pronto posible y así evitar un daño cerebral más crónico. Recordemos que mientras más tiempo pierda el paciente en recibir tratamiento médico con un neuroprotector mayor será el daño dejando secuelas que perduraran por el resto de su vida.

Es por ello que en el siguiente artículo de “Hoy aprendí” conocerás todo lo relacionado con el accidente cerebrovascular y que debes hacer al respecto para prevenirlo.

¿Qué es un Accidente Cerebrovascular?

El “accidente cerebro vascular agudo” o también denominado (ACV), ictus cerebral o stroke, es el término clínico que describe a la lesión cerebral aguda causada por una disminución del flujo sanguíneo o hemorragia en un área del cerebro, dando como resultado isquemia (falta de oxígeno) del tejido cerebral y el correspondiente déficit neurológico.

acv

¿Cuáles son los tipos de Accidente Cerebrovascular?

El ataque cerebrovascular tiene dos formas bien diferenciadas:

  • ACV isquémico, accidente cerebrovascular isquémico o infarto cerebral (80% de los casos): Se produce una isquemia (disminución importante del flujo sanguíneo) en el cerebro, de manera anormalmente brusca, causado por trombosis cerebral, embolia cerebral (embolismo) o hipotensión severa.
  • ACV hemorragico, derrame cerebral o hemorragia cerebral (20% de los casos): La hemorragia se origina por la rotura de un vaso cerebral, tanto en el área parenquimatosa o en el espacio subaracnoideo.

¿Qué es el accidente cerebrovascular isquémico transitorio?

Un accidente isquémico transitorio, a veces conocido como “microinfarto cerebrovascular”, es un período temporal de síntomas similares a aquellos que están presentes en un accidente cerebrovascular de origen isquémico y hemorrágico. Una disminución temporal del suministro de sangre a una parte del cerebro causa accidentes isquémicos transitorios, que pueden durar tan solo unos cinco minutos.

Al igual que un accidente cerebrovascular isquémico, el accidente isquémico transitorio ocurre cuando un coágulo o partículas bloquean el flujo sanguíneo hacia una parte del sistema nervioso, pero no se produce daño permanente en los tejidos ni se manifiestan síntomas duraderos, debido a que el coágulo no era lo suficientemente grande como para quedarse alejado en la arteria de forma permanente.

Si alguna vez llegas a presentar esto, busca atención médica de emergencia, aunque los síntomas aparentemente desaparezcan”, ya que tienes mayor mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular total, que provocará un daño permanente más adelante. Si has tenido un accidente isquémico transitorio, significa que es probable que tengas una arteria que se dirige al cerebro parcialmente obstruida o estrecha o una fuente de coágulos en el corazón.

¿Cómo se origina el accidente cerebrovascular (fisiopatología)?

En condiciones normales el cerebro es el tejido metabólicamente más activo del cuerpo, este representa sólo el 2% de la masa corporal total y requiere entre el 15 y el 20% del total del gasto cardíaco que produce el corazón para que le provea de oxígeno y glucosa necesarios para su metabolismo.

Cuando el flujo sanguíneo desciende ya sea por una de las causas antes mencionadas (isquemia o hemorragia), cesa el funcionamiento. Esto trae como consecuencia una cascada de eventos que, al cesar el aporte de oxígeno y la glucosa a las neuronas del área afectada, delimiten una zona llamada penumbra isquémica trayendo como resultados una sintomatología neurológica correspondiente.

Esta zona de penumbra isquémica que rodea la lesión se puede observar mediante un estudio de imagen (tomografía axial computarizada) que al cabo de unas horas se puede volver un proceso reversible si recibe el tratamiento médico de manera precoz dejando a la persona sin secuelas neurológicas.

¿Cuáles son las causas predisponentes de un ACV?

  • Diabetes mellitus
  • Hipertensión arterial
  • Tabaquismo
  • Antecedentes familiares de patología vascular temprana
  • Arritmias cardíacas como la fibrilación auricular
  • Antecedentes de accidentes isquémicos transitorios
  • Infarto de miocardio reciente
  • Antecedente personal de insuficiencia cardíaca congestiva (fracción de eyección de ventrículo izquierdo < 25%)
  • Drogas (cocaína, simpático miméticos: anfetaminas, fenilpropanolamina, píldoras anticonceptivas)
  • Traumatismos cerebrales o craneales

¿Cuáles son los síntomas que me alertan de un ACV?

Los signos y síntomas neurológicos van a depender de la arteria cerebral afectada, es por ello que según el grado de afectación evidenciaremos los siguientes síntomas:

1. Arteria carótida interna:

 Irriga los hemisferios cerebrales y el diencéfalo por las arterias oftálmicas y hemisféricas ipsilaterales. Por lo que la sintomatología característica será la siguiente:

  • Hemiplejía severa y hemianestesia contralateral (parálisis de un lado del cuerpo) con hemianopsia (falta de la visión)
  • ocasionalmente amaurosis unilateral (perdida de la visión de un lado del ojo).
  • Afasia profunda (incapacidad para comunicarse) si toma hemisferio izquierdo.

2. Arteria cerebral media:

 Es la rama más grande de la arteria carótida interna; sus “ramas corticales” irrigan toda la superficie lateral del hemisferio salvo una parte del lóbulo frontal y el lóbulo occipital. Por lo que la sintomatología característica va a ser la siguiente:

  • Alteraciones en la comunicación
  • Perdida de la movilidad
  • Alteración en la percepción e interpretación del espacio.
  • Hemiplejia o hemiparesia contralateral

3. Arteria cerebral anterior:

 Irriga parte del lóbulo frontal y por sus “ramas centrales” colabora con la circulación de los núcleos “lenticular”, “caudado” y “Cápsula interna”. Por lo que la sintomatología estará

  • Labilidad emocional (llantos y risas inapropiadas)
  • Cambios de personalidad (agresividad)
  • Amnesia (no podrá recordar quien es ni donde está)
  • incontinencia urinaria
  • paresia a predominio en miembros inferiores

4. Arteria cerebral posterior:

 Irriga zonas mediales e inferiores del lóbulo temporal, el lóbulo occipital, el hipotálamo posterior y áreas receptoras visuales. Por lo que la sintomatología característica será:

  • Hemianestesia (perdida de la sensibilidad en los miembros afectados)
  • Hemianopsia homónima (alteraciones de la visión),
  • Ceguera cortical
  • Déficit de memoria.

5. Arterias vertebrales o basilares:

Irrigan tronco y cerebelo. Por lo que la sintomatología característica de esta lesión será:

  • Paresia uni o bilateral de los miembros
  • Diplopía (visión doble)
  • hemianopsia homónima
  • Náuseas, vómitos
  • Tinitus (zumbidos en los oídos)
  • Síncope (perdida pasajera del conocimiento por falta de oxigenación)
  • Disfagia (dolor para tragar)
  • Disartria (dificultad para articular palabras)
  • Confusión y somnolencia.

6. Arteria cerebelosa póstero inferior:

Irriga las porciones posteriores y laterales de la medula cortical. Por lo que los síntomas característicos serán los siguientes:

  • Síndrome de Wallenberg, disfagia, disfonía, anestesia al dolor y temperatura en cara y cornea con sensibilidad táctil conservada.
  • Síndrome de Horner ipsilateral: con perdida de la sensación termo algésica contralateral en tronco y extremidades.ataxia ipsilateral.

7. Arterias cerebelosas inferior y superior:

Irrigan el cerebelo, por lo que el daño de esta zona producirá síntomas tales como:

  • Nistagmos (movimientos oculares involuntarios),
  • Disartria (dificultad para articulación de la palabra),
  • (Disfagia) trastornos deglutorios
  • movimientos incordinados de los miembros.

8. Arteria espinal anterior:

Irriga la porción anterior de la medula. Por lo que la sintomatología va a ser representada de la siguiente manera:

  • Anestesia por debajo del nivel de la lesión con “nivel sensitivo” superior y propiocepción conservada.
  • Parálisis fláccida por abajo del nivel de la lesión.

9. Arteria espinal posterior:

Irriga la porción posterior de la medula. Por lo que se presentara 3 Signos característicos:

  • Pérdida sensorial particularmente de la propiocepción
  • Vibración
  • táctil superficial y presión.

¿Cómo se diagnostica el accidente cerebrovascular?

El diagnóstico del accidente cerebrovascular va a abarcar una serie de pasos para corroborar el diagnostico e iniciar el tratamiento lo más pronto posible.

1. Examen físico:

primeramente, el examen físico es fundamental evaluando los signos vitales del paciente siendo muy importante la toma de presión arterial para ver si está muy elevada o muy baja, luego se evidencia el déficit neurológico del paciente, evaluando la fuerza muscular y los reflejos para observar si están abolidos.

2. Laboratorio:

  • Glicemia: El monitoreo es fundamental, no solo porque la hipoglucemia produce síntomas similares sino también por demostrarse mediante distintos estudios que la hiperglucemia aumenta la morbimortalidad en estos pacientes.
  • Hemograma: Evaluar posible anemia con déficit de O2, policitemia y trombocitosis como posibles factores de riesgo para iniciar un ACV.
  • Enzimas cardíacas: En el caso que el electrocardiograma muestra cambios dando indicio de un infarto como forma primaria.
  • Gases en sangre arterial: En pacientes con sospecha de hipoxemia (deficit de entrada de oxigeno a los pulmones), detecta la severidad de la misma y los trastornos ácido-base.
  • Química general: Para evaluar la función renal en caso de patologías secundarias
  • Otros: Dependiendo de la sospecha diagnóstica y medios: screening toxicológico, lipidograma, VSG, test de embarazo, ANA, FR, homocisteína, Proteína C, S, antitrombina III, FV Leyden, AC anticardiolipina, AC lúdico, Ac antifosfolipidicos.

3. Estudios de Imágenes:

Entre los estudios de imagen que se suelen usar como de primera entrada tenemos:

TAC de cerebro simple (sin contraste): es el método más utilizado, ya que básicamente diferencia los episodios isquémicos de los hemorrágicos. Además es un método relativamente veloz comparado con la RNM

diagnostico del accidente cerebrovascular

¿Cuál es el tratamiento del ACV?

El tratamiento va a ser diferente cuando se trata de un ACV isquémico o hemorrágico, ya que en el de origen isquémico estará producido por un coagulo de sangre por lo que el tratamiento ira basada en terapia anticoagulante para prevenir la formación de mas coágulos, en cambio en el hemorrágico estará producido por la ruptura de un vaso sanguíneo por lo que el tratamiento ira enfocada a una terapia procoagulante. Es por ello que lo podemos dividir de la siguiente manera:

1. Tratamiento para el ACV isquémico:

Tratamiento de emergencia con medicamentos: La terapia con medicamentos para disolver coágulos debe comenzar dentro de las 4,5 horas si se administra en la vena (y cuanto antes, mejor). Un tratamiento rápido no solo mejora las probabilidades de supervivencia, sino que también reduce las complicaciones. Es posible que te administren lo siguiente:

Inyección intravenosa de activador tisular del plasminógeno: Esta inyección de un activador tisular del plasminógeno recombinante, también llamado «alteplasa», se considera el mejor tratamiento para el accidente cerebrovascular isquémico. La inyección del activador tisular del plasminógeno se suele aplicar en una vena del brazo. Este potente medicamento para disolver coágulos se administra idealmente dentro de las tres horas. En algunas instancias, el activador tisular del plasminógeno puede administrarse hasta 4,5 horas después de que comiencen a manifestarse los síntomas del derrame cerebral.

Este medicamento restaura el flujo sanguíneo disolviendo el coágulo que provocó el accidente cerebrovascular y puede ayudar a las personas que sufrieron accidentes cerebrovasculares a recuperarse por completo. El médico considerará ciertos riesgos, como un posible sangrado en el cerebro, para determinar si el activador tisular del plasminógeno es adecuado para ti.

2. El tratamiento para el ACV hemorrágico:

El tratamiento de emergencia de un accidente cerebrovascular hemorrágico se centra en controlar el sangrado y reducir la presión en el cerebro. También podrías necesitar cirugía para ayudar a reducir el riesgo futuro.

  • Medidas de emergencia: Se podrán administrar medicamentos para favorecer los medicamentos procoagulantes, reducir la presión en el cerebro (presión intracraneal), disminuir la presión arterial, o prevenir vasoespasmos o convulsiones. Una vez que se detenga el sangrado en el cerebro, el tratamiento suele implicar atención médica de apoyo mientras el cuerpo absorbe la sangre. Curarse es similar a lo que ocurre cuando un gran moretón desaparece. Si la zona del sangrado es grande, el médico puede realizar una cirugía para extraer la sangre y liberar la presión del cerebro.
  • Reparación quirúrgica de vasos sanguíneos: La cirugía se puede utilizar para reparar anomalías en los vasos sanguíneos asociadas a los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos. El médico puede recomendar uno de los siguientes procedimientos después de un accidente cerebrovascular, o en caso de que un aneurisma, una malformación arteriovenosa u otro tipo de malformación vascular hubieran provocado el accidente cerebrovascular hemorrágico.

¿Cómo se puede prevenir un ACV?

Muchas estrategias de prevención de accidentes cerebrovasculares son las mismas que las de prevención de enfermedades cardíacas. En general, las recomendaciones para un estilo de vida saludable son las siguientes:

1. Controla tu presión arterial alta (hipertensión):

 Esta es una de las cosas más importantes que puedes hacer para reducir el riesgo de tener un accidente cerebrovascular. Si has tenido un accidente cerebrovascular, reducir la presión arterial puede ayudarte a prevenir un accidente isquémico transitorio o un accidente cerebrovascular posterior.

2. Reduce la cantidad de colesterol y grasas saturadas de tu dieta:

 Consumir menos colesterol y grasa, especialmente grasas saturadas y grasas trans, puede ayudar a reducir la placa en las arterias. Si no puedes controlar el colesterol solo por medio de cambios en la dieta, el médico puede recetarte una medicación para reducir el colesterol.

3. Deja de fumar cigarrillos: 

Fumar eleva el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares para fumadores y fumadores pasivos.

4. Controla la diabetes: 

Puedes controlar la diabetes con dieta, ejercicio, control de peso y medicamentos.

5. Mantén un peso saludable:

Tener obesidad se suma a otros factores de riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares, como presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares y diabetes. Adelgazar al menos 10 libras (4,5 kg) puede reducir la presión arterial y mejorar los niveles de colesterol.

6. Haz ejercicio en forma regular:

Los ejercicios aeróbicos o cardiovasculares reducen el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares de muchas maneras. El ejercicio puede reducir la presión arterial, aumentar el nivel de colesterol de lipoproteínas de alta densidad, y mejorar la salud general de los vasos sanguíneos y el corazón. También ayuda a adelgazar, controlar la diabetes y reducir el estrés. Haz gradualmente hasta 30 minutos de actividad (como caminar, trotar, nadar o andar en bicicleta) la mayoría de los días de la semana (si es que no puedes todos).

7. Evita las drogas ilegales: 

Algunas drogas, como la cocaína y las metanfetaminas, son factores de riesgo establecidos para un accidente isquémico transitorio o un accidente cerebrovascular. La cocaína reduce el flujo sanguíneo y puede estrechar las arterias.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here