Síndrome de Peter Pan: Los niños adultos que no quieren crecer

0
39
SINDROME-DE-PETER-PAN-PSICOLOGÍA-INMADUREZ-EMOCIONAL-HOMBRES-INMADUROS-ADULTOS-INMADUROS-PSICOLOGIA-SICOLOGIA-SICOLOGÍA

La mayoría de nosotros, tenemos a ese amigo/a que sólo vive el momento, no piensa en las consecuencias. Se involucra en actividades que no tienen sentido o evita asumir compromisos y responsabilidades más serias que aquellas que sólo están relacionados con su propio bienestar. A este conjunto de comportamientos se le conoce como “Síndrome de Peter Pan”.

Al observar estas conductas decimos frases como “Eres un niño grande”. Estos comportamientos nos pueden parecer graciosos o parte de una broma, pero cuando se mantienen y la persona se rehúsa a cambiar, puede generar gran malestar para sí mismo y para sus relaciones.

A continuación te explicamos por qué se caracteriza este síndrome, sus causas, consecuencias y maneras de superarlo.

SINDROME DE PETER PAN

Peter Pan, el niño que no quería crecer

La historia de Peter Pan es muy conocida, habla de un personaje de 10 años que vive en el país de Nunca Jamás, donde tiene aventuras con niños más pequeños que él, a los cuales inculca la idea del “No quiero crecer” pues odia y tiene miedo del mundo de los adultos.

Pues, el término “Síndrome de Peter Pan” es utilizado para describir la incapacidad para madurar que tienen muchos adultos.

SINDROME-PETER-PAN-PSICOLOGÍA

“Yo sólo vivo el momento”: Una forma moderna de evitar crecer

Es curioso, pero en nuestra sociedad del siglo XXI es cada vez más usual escuchar a adultos vivir una vida basada en el “yo solo vivo el momento”. Claro que no tomarnos todo muy en serio es saludable, pero existen adultos que tienen este lema como base de su vida todo el tiempo, o la gran mayoría del tiempo. Estos adultos, literalmente olvidan a voluntad que existe un día siguiente, muy rara vez piensan en las consecuencias de sus actos.

Esta posición en la vida parece bastante cómoda pues no se asumen consecuencias ni responsabilidades. El sentido de vida expuesto por Robin Williams en la película “La Sociedad de los Poetas Muertos”: Carpe Diem, consiste en aprovechar el día y no confiar en el mañana.

Hacer que cada día valga la pena, hacer algo que tenga sentido y un propósito valioso para nosotros hoy, pues no sabemos hasta cuándo estaremos aquí. Ésta es un filosofía de vida muy diferente y con mucho sentido; a comparación de vivir una vida impulsiva sin pensar en las consecuencias, viviendo sin rumbo ni límites.

A primera vista puede parecer divertido y tentador, pero luego de un período de tiempo este estilo de vida trae consecuencias que no son tan positivas como se pensaba. En realidad esta postura en la vida es una manera de ocultar la dificultad para  hacerse cargo de responsabilidades, planificar y alcanzar metas, entablar relaciones profundas, asumir el dolor cuando algún tipo de compromiso es tomado pero, que a pesar de los cuidados, no sale como quisiéramos.

SINDROME-DE-PETER-PAN-PSICOLOGÍA-PSICOLOGIA

¿Qué es el síndrome Peter Pan y cuáles son sus características?

El Síndrome Peter Pan fue utilizado y expuesto por primera vez por el psicólogo Dan kiley, al observar cómo muchos de sus pacientes compartían una característica en común: no aceptaban asumir las responsabilidades correspondientes a la vida adulta.

Entonces, bajo el concepto del mismo autor, el síndrome de Peter Pan hace referencia a aquellos adultos que se rehúsan o no saben cómo asumir y enfrentar los compromisos de la vida adulta, llegando a impedir el desarrollo normal de sus roles adultos (Padre, pareja, adulto).  

Características de un “Peter Pan”

El síndrome Peter Pan es un término utilizado para ayudarnos a reconocer cierto conjunto de comportamientos y aunque no se encuentra en los manuales diagnósticos, nos ayuda a identificar algunos patrones de comportamiento que llegan a ser disfuncionales un determinado momento de la vida de una persona y de quienes se relacionan con esta.

A continuación mencionamos las características más resaltantes:

  • Búsqueda constante de un/a compañero/a que se caracterice por poseer las cualidades de las que el sujeto carece: logro de metas, compromiso, prevención, cuidado de sí mismo y de los demás, estableciendo relaciones con tintes de dependencia y codependencia.
  • Problemas para asumir compromisos y hacer realidad sus promesas.
  • Se siente inseguro de asumir responsabilidades mayores a las que estén vinculadas a su cuidado personal, buscando acompañantes con un perfil de “padre o madre”, es decir con compañeros caracterizados por ser muy responsables.
  • Intolerancia a la frustración.
  • Conflictos al momento de brindar afecto a otros. Generalmente al tratar de hacerlo se experimenta rigidez, superficialidad o ambivalencia entre dar muestras de cariño y frialdad al mismo tiempo.
  • Critica el estilo de vida de los  demás, las responsabilidades o compromisos que los otros tienen, se queja y habla de ellos como inferiores o aburridos.
  • Se centra en si mismo todo el tiempo, dejando de lado el sentir de los demás, actuando de manera desconsiderada y egoísta.
  • Presenta mucha angustia ante el hecho de permanecer solo.
  • Suele caracterizarse por un comportamiento rebelde, oposicionista, el cual “rompe con lo socialmente impuesto”.
  • Necesitan recibir reconocimiento, admiración, atención y cuidado, pero no suelen reconocerlo y más bien, suelen decir que no necesitan aprobación de nadie.
  • Idealizan la juventud como una etapa en la que se puede hacer lo que se quiera y hablan constantemente del envejecimiento.
  • Si bien unos pueden generar ingresos e independizarse de la casa familiar, se presenta incapacidad para organizar el dinero y debido a estoes difícil asumir otras responsabilidades como crianza de hijos o una vida compartida.

SINDROME-DE-PETERPAN-PSICOLOGÍA

¿Ocurre tanto en hombres como en mujeres?

El síndrome de Peter Pan puede darse tanto en hombres como en mujeres, pero se ha observado con mayor frecuencia en varones. Además, nuestra sociedad y sus mensajes acerca de lo inmediato, lo fácil de consumir y dejar, con mensajes sobre hacer siempre lo que sea que queramos, fomenta que este tipo de comportamientos sea cada vez más frecuente y sea normalizado.

¿Cuáles son las causas del síndrome de Peter Pan?

La causa principal de este patrón de comportamiento, como podríamos imaginar, se encuentra en la infancia. Generalmente se ha vivido una infancia en la que o no se tuvieron límites; esto lleva al adulto a tener un recuerdo idealizado sobre el significado de la infancia y tiene el deseo de hacerla eterna; presentando problemas para dejarla ir para pasar a una etapa adulta.

Por otro lado, también está la otra cara de la moneda, en la cual el adulto experimentó una infancia infeliz, llena de sufrimiento y obligaciones, la cual, al no poder disfrutarla, se creó una idea de lo que le habría gustado y vivir y la mantiene hasta la adultez, etapa en la cual, al contar con otros recursos, planea compensar y hacer realidad.

Además existen algunos rasgos de responsabilidad, estilo de afrontamiento, déficit de habilidades sociales, rasgos de evitación, dependencia emocional que influyen y están presentes en personas que presentan este síndrome.

PETER-PAN-SINDROME-HOMBRE-INMADURO-ADULTO-INMADURO

¿Cómo tratar el síndrome de Peter Pan?

Por supuesto, la consigna será que para tener adultos maduros, debemos criar niños bajo un estilo de crianza democrático. Debemos mantener una crianza en la que los límites sean razonables, se asignen las responsabilidades adecuadas de acuerdo al crecimiento del niños y se brinde el afecto necesario.

Formas de abandonar este patrón de comportamiento

Cuestionar el concepto de “libertad” que se tiene

Es decir, reconocer que para ser libres no se debe vivir sin ninguna responsabilidad. Una persona puede ser libre si piensa antes de actuar para que decida asumir sólo las situaciones positivas para su crecimiento. A medida que uno sabe cuando detenerse y cuándo dejarse llevar, alcanza un equilibrio y por lo tanto, elige adecuadamente situaciones en las cuáles implicarse y cuáles no.

Es por esto que, con el paso del tiempo, la persona a pesar de tener compromisos, no se siente prisionera; pues supo realizar una buena elección y asumirlas no se vuelve un peso u “obligación.

SINDROME-DE-PETER-PAN-INMADUREZ-EMOCIONAL

Trabajar la tolerancia a la frustración

Debemos recordar que en la vida no todo saldrá como lo queremos. A veces las cosas pueden salir bien y otras no. En la vida experimentamos frustración y está bien, es parte de vivir.

Así como nos debemos permitir disfrutar de los placeres de la vida, también debemos tener la misma determinación para hacernos cargo de las frustraciones y responsabilidades de la vida.

SINDORME-DE-PETER-PAN-PSICOLOGÍA-HOMBRE-INMADURO-SICOLOGIA-ADULTO-INMADURO-PSICOLOGIA

Trabajar en el Desarrollo Personal

Una vez comprendido el Síndrome de Peter Pan, es necesario trabajar en los puntos en conflicto aún sin resolver. El primer paso es tomar consciencia de nuestro comportamiento. Si identificamos que es necesario, una buena alternativa es ingresar a grupos, talleres o cursos que tengan como propósito trabajar en el desarrollo personal.

Iniciar un tratamiento de psicoterapia es una manera muy recomendada de acceder a la ayuda necesaria. Además, generalmente los profesionales de psicología pueden organizar y realizar talleres grupales en los que se busca lograr el crecimiento personal. Recurrir a esta especialidad de la salud mental te pondrá en contacto con grupos de personas que tendrán como objetivo principal el crecimiento personal.

peter-pan-adultos-inmaduros-pscologia

Conclusión

La vida, implica experimentar placer y también situaciones dolorosas. La libertad significa ser capaces de afrontar ambos lados y ser capaces aprender de ello, no buscar evitar compromisos par ser “libres”. En realidad, esto nos condiciona a nuestro temor. No nos permitimos conocer qué alternativas de solución seremos capaces de hallar para darle solución a los conflictos naturales de la vida.

La clave para el desarrollo personal es alcanzar un punto medio. Cuando logramos el equilibrio entre nuestro niño interior y nuestro adulto, alcanzamos el bienestar en nuestra vida. Está en nuestras manos reconocer nuestros temores o bloqueos y decidirnos a afrontarlos.

Si estamos desempeñando el papel de Peter Pan en esta vida, es momento de decidirnos a dejarlo ir. Abandonar nuestro país de Nunca Jamás mental es necesario para empezar a vivir realmente el aquí y ahora, aprovechando el día a día lleno de sentido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here