Síndrome de piernas inquietas: Síntomas y tratamiento

0
1089
pies inquietos

El sindrome de piernas inquietas (SPI), también llamada enfermedad de Willis-Ekbom, es una afección que causa sensaciones desagradables o incómodas en las piernas y una necesidad irresistible de moverlas. El SPI ocurre tanto en hombres como en mujeres, aunque las mujeres tienen más probabilidades de tenerlo. Puede comenzar a cualquier edad. Muchas personas que están gravemente afectadas son de mediana edad o mayores, y los síntomas generalmente se vuelven más frecuentes y duran más con la edad.

Que causa el síndrome de piernas inquietas:

En algunos casos, la causa es desconocida, o puede ser causada o empeorada por otros problemas de salud o medicamentos. Esto puede incluir:

Herencia

Algunas veces, el sindrome de piernas inquietas se ejecuta en familias, especialmente si la condición comienza antes de los 40 años. Los investigadores han identificado sitios en los cromosomas donde pueden estar presentes los genes para el SPI.

Bajos niveles de hierro

Esto puede causar problemas con la comunicación de las células del cerebro que pueden llevar al sindrome de piernas inquietas. Si cree que tiene el síndrome de piernas inquietas causado por el bajo nivel de hierro, hable con su médico y no intente tomar suplementos por su cuenta.

Diabetes

Esta afección de por vida puede dañar los vasos sanguíneos y los nervios que afectan los músculos de las piernas y causar el síndrome de piernas inquietas. Al controlar adecuadamente su diabetes, puede ayudar a prevenir o mejorar su síndrome de piernas inquietas.

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden causar el síndrome de piernas inquietas o empeorarlo:

  • Medicamentos para la alergia
  • Antidepresivos
  • Antihistamínicos y ayudas para dormir de venta libre.

síntomas de las piernas inquietas

Síntomas y signos de piernas inquietas:

  • Necesidad irresistible de moverse, que se acompaña de sensaciones incómodas en sus extremidades inferiores que son diferentes a las sensaciones normales que experimentan las personas sin el trastorno. Las sensaciones en sus piernas a menudo son difíciles de definir, pero pueden describirse como palpitaciones, tirones, picazón.
  •  Los síntomas empeoran por la noche con un período distinto de ausencia de síntomas en la madrugada, lo que permite un sueño más reparador en ese momento.
  • Algunas personas con síndrome de piernas inquietas tienen dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormidas.
  • Alivio con el movimiento: La sensación del sindrome de piernas inquietas disminuye con el movimiento, como estirar, mover las piernas o caminar.

Diagnostico del síndrome de piernas inquietas:

Dado que no existe una prueba específica, la condición se diagnostica mediante la evaluación de un médico. Los cinco criterios básicos para diagnosticar clínicamente el trastorno son:

  • Una fuerte necesidad de mover las piernas que a menudo se asocia con sensaciones anormales, desagradables o incómodas.
  • La necesidad de mover las piernas empeora durante el descanso o la inactividad.
  • Es al menos temporalmente y parcialmente o totalmente aliviada por los movimientos.
  • La necesidad de mover las piernas comienza o se agrava en la noche.
  • Las cuatro características anteriores no se deben a ninguna otra condición médica o de comportamiento.

El médico evaluara principalmente las descripciones de los síntomas, los factores desencadenantes y los factores de alivio del individuo, así como la presencia o ausencia de síntomas a lo largo del día.

Un examen neurológico y físico, además de la información del historial médico y familiar de la persona y la lista de medicamentos actuales, puede ser útil.

 Las pruebas de laboratorio pueden descartar otras afecciones, como insuficiencia renal, anemia por deficiencia de hierro (que es una afección separada relacionada con la deficiencia de hierro) o embarazo que puede estar causando los síntomas del sindrome de piernas inquietas.

Los análisis de sangre pueden identificar deficiencias de hierro, así como otros trastornos médicos asociados con el síndrome.

Tratamiento

1. Cambios de comportamiento

Los cambios de comportamiento para ayudar al síndrome de piernas inquietas incluyen:

Ejercicio

El ejercicio regular, como caminar o montar en bicicleta, puede aliviar los síntomas, hacer ejercicio en exceso o con una intensidad demasiado alta puede aumentar los síntomas.

Técnicas de reducción de estrés

El estrés puede agravar el síndrome de piernas inquietas. Las actividades que promueven la relajación, como el yoga, la meditación u otras técnicas pueden reducir los síntomas.

Tambien te puede interesar: Las mejores técnicas de relajación para combatir el estrés

Dejar de fumar y beber menos cafeína y alcohol

 Al evitar estas sustancias, es posible que pueda ayudar a su síndrome de piernas inquietas.

Masajea tus piernas o sumérgete en un baño caliente.

Ambos pueden ayudar a relajar los músculos y aliviar los síntomas.

2. Medicamentos

Hay una variedad de medicamentos disponibles para tratar el síndrome de piernas inquietas:

Pastillas para dormir

Las pastillas para dormir hipnóticas pueden ayudarlo a quedarse dormido más fácilmente.

Analgésicos narcóticos

Los opoides, como la codeína u oxicodona, pueden aliviar los síntomas, estas drogas tienen un riesgo de adicción.

Tratamiento de hierro

Si las pruebas muestran que tiene una deficiencia de hierro, un médico puede recomendarle que tome un suplemento.

*No tome ningún tipo de tratamiento sin el consejo de un médico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here